Archives

Pedro Páramo de Juan Rulfo

Résultat de recherche d'images pour "juan rulfo"Juan Rulfo es el nombre de pluma de Juan Nepomuceno Carlos Pérez-Rulfo Vizcaíno, un gran escritor, guionista y fotógrafo mexicano (Pulco, localidad de Jalisco 1917-México DF 1986). Rulfo estudió Filosofía y Letras. El autor nos dejó sólo dos obras Pedro Páramo y El llano en llamas, un notable compendio de cuentos publicado en 1953.

Pedro Páramo (1955) es su única y primera novela, escrita en 5 meses, pero que estaba en gestación desde 1947 cuando Rulfo la menciona a su esposa en dos cartas y con el título de Una estrella junto a la luna, una bella frase que encontraremos en la novela Pedro Páramo; más tarde la llamará Los murmullos para finalizar con Pedro Páramo.

Tenemos una obra importante, densa, compleja, un arquetipo de narración in media res, un primer texto  del realismo mágico, una obra faro en el desarrollo de este género, un libro ensalzado por literatos de primer orden como Carlos Fuentes, Gabriel García Márquez, Jorge Luis Borges. La obra está incluída en la lista de las 100 mejores novelas en español del siglo XX por el diario El Mundo de España.

LA OBRA :

Elementos paratextuales : Pedro Páramo nos envía desde el título un mensaje sub liminal. Pedro viene de piedra, de dureza, de aridez, de mineral y la palabra piedra aparece 10 veces en la novela. El vocablo páramo nos lleva a un paisaje yermo, estéril, inhabitado y generalmente elevado.

El pueblo de Comala conlleva un simbolismo porque situado sobre las laderas del volcán Fuego de Colima y colima en nahuatl quiere decir « el lugar sobre las brasas » lo que nos sitúa desde un comienzo con el elemento fuego y por ende, con las llamas del infierno; en cuanto a Comala, provendría también del nahuatl (comali, comal = un disco de barro cóncavo sobre el que se cuecen las tortillas). Según el autor, Comala tiene algunas semejanzas con Jalisco, pueblo donde vivió Rulfo.

El libro no tiene ningún orden cronológico sino que consta de unos 70 fragmentos sin ilación, separados por blancos activos o pausas. Con la lectura de estos fragmentos el lector (a duras penas) irá reconstituyendo la historia de Comala y de Pedro Páramo.

En el libro hay dos espacios narrativos o dos cuentos centrales o dos tramas paralelas : el de Pedro Páramo (que llamaremos PP para más comodidad) y el de Juan Preciado. Dentro de estas dos temáticas centrales hay varios cuentos menores intercalados en los cuentos centrales como por ejemplo la relación de Juan Preciado con su madre, la relación de PP con Susana San Juan, la relación de PP con sus hombres de armas, etc. Este procedimiento descoloca al lector que se detiene y empieza a releer lo leído para entender el texto.

Con los fragmentos cambian las voces narrativas y la historia : hay una primera persona narrativa que corresponde a Juan Preciado y una tercera persona que narra la vida de Pedro Páramo y de un Comala edénico. Tenemos también un monólogo interior (Susana San Juan) y fragmentos intercalados (Doloritas Preciado).

LA TRAMA:

El libro parte con el viaje de Juan Preciado hacia Comala en búsqueda de su padre Pedro Páramo que desposó a Doloritas Preciado sin amor, solo por codicia, por apoderarse de sus tierras y porque a ella le debía las mayores sumas de dinero. Al morir Doloritas, le pide a su hijo Juan que vuelva a Comala para exigir a su padre que le devuelva lo suyo. PP fue pobre y poco a poco se fue adueñando de todas las tierras aledañas hasta convertirse en un cacique poderoso y cruel que además exigía el derecho de pernada a las mujeres del pueblo.

Juan Preciado llega al pueblo que parece inhabitado y en sus cercanías cruza a un arriero que lo guiará  y le dará consejos para encontrar cobijo en casa de Eduviges. El arriero se llama Abundio y le dice a Juan que él también es un hijo de PP, como todos los del pueblo.

En Comala Juan toca la puerta de doña Eduviges Dyada y aquí comienzan las cosas fantasmagóricas porque poco a poco iremos entendiendo que Juan Preciado llegó al reino de los muertos, pero no sabemos si él mismo está muerto,  es otro espectro más o está aún vivo. Juan Preciado llama a una imaginaria puerta de aire y recibe el permiso de entrar al inframundo. Desde que Juan Preciado entra en Comala siente sueño y a partir de ese momento ni él ni el lector saben lo que le sucede, lo que siente, si es real u onírico, si es una sombra o se trata de un muerto. Eduviges juega el rol de medium que permite de comunicar con las ánimas y con los que aún están en su cuerpo físico. ¿Es que Juan Preciado ya estaba muerto y es su teyolia (=su espíritu) que llega a Comala o es que se va a morir de espanto cuando comprenda que está rodeado de muertos? En la novela Pedro Páramo se convive con los muertos : convive el protagonista, convive el lector y conviven los muertos entre ellos.

Al mismo tiempo, y a salto de mata, iremos conociendo la vida de PP y de muchos otros personajes de Comala que van a dar vida a la memoria colectiva del pueblo. Los personajes secundarios están envueltos en una culpa que los devuelve al barro primigenio y a la soledad eterna. Sólo conocen la felicidad en los sueños y en ese pasado remoto cuando Comala fue un paraíso o casi. Por los fragmentos intercalados de Doloritas Preciado sabremos que otrora el pueblo de Comala fue un lugar edénico, lleno de vida, de colores y de olores. Esto resaltará con una prosa lírica preciosa hecha de pocas palabras y con vocablos que se repiten.

¿Qué entendemos con el viaje de Juan? Que Juan Preciado realiza un viaje iniciático, una experiencia y una verdadera bajada a los infiernos con la llegada a Comala. Que Comala está lleno de fantasmas que cobran vida para luego desvanecerse, pero que murmuran, que parecen, que aparentan y que no hay posibilidad de salvación para nadie (fatalismo). Que Juan Preciado parte en pos de un padre que no conoció, o sea, que parte en pos de su propia identidad. Comala es un infierno, pero otrora fue un paraíso, hoy perdido.

LIRISMO EN LA OBRA :

En la reverberación del sol, la llanura parecía una laguna transparente, deshecha en vapores por donde se traslucía un horizonte gris. Y más allá, una línea de montañas. Y todavía más allá, la más remota lejanía…Al recorrerse las nubes, el sol sacaba luz a las piedras, irisaba todo de colores, se bebía el agua de la tierra, jugaba con el aire dándole brillo a las hojas con que jugaba el aire… Llanuras verdes. Ver subir y bajar el horizonte con el viento que mueve las espigas, el rizar de la tarde con una lluvia de triples rizos. El color de la tierra, el olor de la alfalfa y del pan. Un pueblo que huele a miel derramada…Por el techo abierto al cielo vi pasar parvadas de tordos, esos pájaros que vuelan al atardecer antes de que la oscuridad les cierre los caminos. Luego, unas cuantas nubes ya desmenuzadas por el viento que viene a llevarse el día…



Es un libro de lectura difícil porque están rotas las constantes del espacio y del tiempo que no es lineal. Don Juan Rulfo dijo  que se necesita leer el libro tres veces para entenderlo mejor…y que habrán tantas versiones como lectores del libro. Dijo también en una entrevista de 45 min. concedida a RTVE en 1977 (« A fondo » con Joaquín Soler Serrano) que sus personajes eran irracionales y en constantes contradicciones. Por eso el lector se siente tan perdido por momentos como Juan Preciado en Comala. Es un libro que conlleva humor a pesar del tema, por ejemplo cuando el padre Rentería se pone a contar santos para dormir, como otro contaría ovejas o cuando los revolucionarios están levantados y no saben por qué o los comentarios entre los espectros para decir cuan grata es la muerte sin el peso de la consciencia que es una pesadez porque en la tumba hay recuerdos, pero no hay remordimientos…

Cabe destacar también que en Pedro Páramo hay una crítica abierta hacia la religión católica que se pliega al dinero y no a los pobres necesitados. La Iglesia y sus representantes han condenado a todo un pueblo a vagar penando eternamente. Es una religiosidad injusta que manda al infierno a todo aquel que no puede comprar su salvación.

En Pedro Páramo hay muchos centros de interés: Rulfo hace una síntesis del atavismo mexicano con la descripción de la sociedad rural, arcaica y feudal. Es una novela social sobre un México profundo con sus costumbres, sus creencias, sus supersticiones. Pero también una novela histórica con alusiones a la Revolución Mexicana de los años 1910-1920 y a la Insurrección de los Cristeros (1926-28). Y es un texto muy poético con algunos párrafos de una belleza casi hiperestésica. El texto tiene algo del género fantástico porque el relato es un flujo permanente entre la consciencia y lo onírico y  la narrativa de Rulfo se ha comparado con la de Faulkner y la de Joyce. Pero también se puede ver como un relato psicoanalítico porque es un viaje hacia el interior de si mismo en búsqueda de sus propios orígenes hasta llegar al barro primigenio.

Existe un interesante trabajo de Cristina Bartolomé Martínez (cf El largo camino de Juan Preciado hacia el Mictlán) que enriqueció notablemente este billete y que interpreta la obra de Rulfo bajo el significado de los mitos. Los mitos europeizantes grecorromanos de la búsqueda del padre, o la tradición judeo-cristiana de la búsqueda del paraíso perdido, o el mito de la bajada al Mictlán, la tierra de los muertos en la mitología azteca : Quetzacoatl baja al Mictlán para robar los huesos de los hombres que servirán a dar vida de nuevo a la raza humana. Es el origen del hombre. En la mitología azteca existe el habla entre los muertos,  las ánimas en pena, los ruidos y ecos del inframundo o Mictlán, con sus 9 niveles del infierno, un viaje largo que exige una verdadera experiencia al alma para reencontrarse consigo misma.

El mito azteca de la bajada al Mictlán esconde el temor a la muerte y al viaje al otro mundo cuando el alma abandona al cuerpo material (la separación  espíritu-materia); el cuerpo físico es lo que parte primero. En la mitología nahuatl el teyolia es una entidad anímica que viaja al reino de los muertos y que se identificó desde la época de la Colonia con la palabra « ánima ». Al fallecer el cuerpo, la separación del alma no era inmediata y el centro de consciencia se quedaba unos días cerca del cadáver, razón por la cual cremaban los cuerpos después de varios días.

Las líneas interpretativas de PP pueden ser entonces varias : la grecorromana, la judeo-cristiana o la precolombiana. Hay muchos estudios sobre PP que se han situado en líneas de interpretación muy diferentes utilizando un punto de vista formalista, o sociológico, o polifónico o el mítico (cf la complejidad de la obra).

Lo podemos interpretar como un viaje telemáquico= un Telémaco buscando a Ulises; y el arriero Abundio , hijo natural de PP es un Caronte encargado de guiar las sombras errantes de los difuntos hacia el inframundo. El viaje de Juan Preciado podría ser el arquetipo universal del alma que regresa a la profundidad del ser en un viaje introspectivo que encuentra mitos en todas las culturas que poseen una cosmovisión.

Los murmullos, sombras, ecos, ruidos y sonidos espectrales de Comala son « los aires de noche » de la mitología nahuatl.

Juan Rulfo trabajó más de 20 años en el Instituto indigenista, de manera que tuvo que leer crónicas antiguas con cuadros costumbristas, sobre la mentalidad de la gente y hasta el modo de hablar de los mexicanos del pasado.

Escribe Cristina Bartolomé Martínez … el escritor no puede representar todo a la vez como un pintor y que por eso Rulfo recurre a la técnica de yuxtaposición y contrastes que rompen la progresión temporal.

Juan Rulfo instaura con el lector una literatura de duda y de ambigüedad lo que favorece la pluralidad de lecturas y utiliza un lenguaje lleno de simbolismos que ya vislumbramos en el título, pero que es patente en la elección de los nombres de los personajes del libro que tienen gran riqueza semántica : 43 personajes, es un libro polifónico.


Es una obra que ha sido varias veces adaptada al cine; una primera versión en 1967 dirigida por Carlos Velo (España) que se puede ver integralmente en Youtube y que es muy interesante aunque (como a menudo) es una libre adaptación del libro. En la película las secuencias fragmentadas tratan de contarnos la historia de Pedro Páramo y del pueblo de Comala y el relato parece más lineal; pero la parte importante que se le da al lector en el libro no aparece en el filme y también el realismo mágico de la obra escrita es menos patente; también se le da una connotación mucho más concreta a la extraña relación de Susana San Juan con su padre. Aquí va un enlace para ver una excelente versión de esta obra cumbre:

Hay otra version fílmica dirigida por el mexicano Mateo Gil en 2009 que no he visto y que me gustaría comparar con la versión de Velo.

Una lectura compleja que deja algo anonadada por su densidad y que seguramente deja mil caminos por explorar. Gracias a la amiga Graciela por haber encontrado algunas fuentes de inspiración de primera importancia.

PEDRO PÁRAMO, Booket 1999,  ISBN 84-08-02671-2

Le Tour d’Écrou de Henry James

Résultat de recherche d'images pour "henry james images"

Henry James est un écrivain américain (New York 1843-Angleterre 1916), naturalisé britannique en 1915. C’est une figure du réalisme littéraire du XIXè  et un maître du roman et des nouvelles.  Il avait reçu une éducation cosmopolite et soignée entre l’Europe et les États Unis, avec notamment des études francophones en France et à Genève. Cette découverte précoce de l’Europe l’a nourri en littérature. Il a commencé des études de Droit à Harvard qu’il a abandonnées pour se consacrer entièrement à l’écriture.  Il fût un voyageur impénitent, un « citoyen du monde » : Angleterre, France, Suisse, Italie surtout. En 1876, après un échec d’installation à Paris, il s’installera à Londres jusqu’à sa mort en 1916.

C’est pendant ces 40 années londoniennes qu’Henry James va écrire l’essentiel de son oeuvre (20 romans et 112 nouvelles !): un auteur prolixe et une œuvre très riche qui s’inspire en partie d’une bourgeoisie raffinée et de la découverte de l’Europe par des riches américains oisifs en formation culturelle dans ce qu’ils appelaient le Grand Tour. De son vivant il a eu un succès d’estime auprès de la riche et cultivée société de Boston, mais limité au cercle familial et aux amis; son théâtre n’a pas connu de succès mais à Londres il fut un écrivain reconnu pour ses qualités littéraires et l’exigence morale de son oeuvre.

L’expert d’Henry James, Franck Aigon (professeur de philosophie) a écrit très justement que la confrontation de la naïveté américaine et de l’expérience européenne n’est qu’un aspect d’une écriture qui s’emploie à sonder les cœurs en donnant toute leur place aux impressions et à la variation des points de vue (un peu à la façon d’un Sandor Márai, je trouve).

J’ai déjà commenté les romans suivants: Confiance en mars 2017, Washington Square en mai 2017,  Les papiers d’Aspern en juillet 2017 et Ce que savait Maisie en novembre 2017.

Le Tour d’Écrou (The Turn of the Screw, 1898) a été publié sous forme de feuilleton dans un magazine populaire américain et aurait été qualifié par l’auteur d’amusette, d’oeuvre alimentaire, mais en 1898 lorsque paraît le livre, la presse se déchaîne et qualifie cette histoire de dépravée voire pire. Il faut dire que Monsieur James a eu le toupet de sortir un brûlot d’allure psychanalytique avant même la sortie du brûlot freudien de 1905 (Trois essais sur la théorie sexuelle).

Le livre fut adapté en opéra en 1954 par Benjamin Britten et plusieurs fois au cinéma et pour la TV. Je garde un très bon souvenir du film Les Autres, adapté de ce livre en 2001 par Alejandro Amenábar avec Nicole Kidman dans le rôle de la préceptrice.

Résultat de recherche d'images

Le Tour d’Écrou est une oeuvre à part, une histoire de fantômes, un récit fantastique narré à la première personne par la préceptrice de deux enfants qui est la seule à percevoir des choses étranges au manoir et le lecteur vient à douter assez vite sur l’état mental de cette jeune personne quelque peu « exaltée » : fabulation? hystérie?, folie?, poids des responsabilités?, burn-out syndrome?(pour faire moderne), perturbation de l’histoire précédente sur un psychisme fragile? Ce n’est pas une histoire banale de fantômes mais plutôt une histoire de fantasmes très personnels, une histoire menée avec maitrise par James car elle abonde en non-dits et c’est au lecteur de se creuser les méninges pour interpréter ce texte qui aurait plusieurs niveaux de lecture.

LA TRAME :Un riche propriétaire paye les services d’une jeune institutrice pour s’occuper de l’éducation d’un neveu (10 ans) et d’une nièce (5 ans) dont les parents sont décédés en Inde deux ans auparavant. Il installe ce petit monde dans un magnifique manoir, isolé à souhait où ils seront servis et choyés mais où rapidement la préceptrice aura des visions étranges. Il faut dire que la précédente éducatrice ainsi qu’un serviteur du manoir ont eu une affaire qualifiée de « perverse » et que les enfants en ont subi probablement quelques retombées. Le lecteur ne saura jamais le fond de l’affaire et le doute surgit même sur l’innocence des enfants.

C’est un livre sournoisement ambigu, d’une noirceur  certaine sous des aspects de digressions sans fin de la part de la narratrice. Aussi j’ai trouvé que le langage tenu par Miles, le garçon de 10 ans, dépasse largement le cadre de l’enfance, notamment vers la fin de l’histoire, lorsqu’il donne du « ma chère » à sa préceptrice. Quant à sa soeur, Flora, elle est si parfaitement angélique que le lecteur doute de son innocence.

Ce livre est considéré pour certains comme le chef d’oeuvre d’Henry James.

LE TOUR D’ÉCROU, Omnibus 2013, (HJ 1898),  ISBN 978-2-258-09877-0