Archives

La caverna de las ideas de José Carlos Somoza

Résultat de recherche d'images pour "la caverna de las ideas jose carlos somoza"  José Carlos Somoza es un escritor español de origen cubano (1959). Cursó estudios de Medicina especializándose en Psiquiatría, pero se dedica de lleno a la escritura desde 1994. Ha sido galardonado con varios premios literarios.

Le he leído varios libros : La ventana pintada (Premio Café Gijón 1998) un libro original y bien escrito con 2 relatos sobrepuestos e imbricados: el protagonista es un hombre apocado y lacónico que vive muy mal la leucemia de su hijo y la incomunicación con su mujer al cabo de 15 años de matrimonio. Al mismo tiempo este hombre es un fanático de cine a tal punto que pierde pie con la realidad y termina loco viendo una ventana pintada en los muros, una transposición de su retina después de haber visto tanta pantalla. Clara y la penumbra (Premio Fernando Lara 2001) un libro original y documentado sobre el arte futurista : lienzos humanos y objetos de arte vivos. Clara vive para ser una obra inmortal en manos de un gran Maestro y para ello está dispuesta a cualquier sacrificio. Es una novela bastante brillante con un toque policial que postula que el Arte es solo business y manipulación. Dafné desvanecida ( Finalista Nadal 2000) una novela con una permanente puesta en abismo y tomada de pelo ¿qué es la literatura? ¿qué es la vida? ¿qué es la gente? Aquí todo es falso, hasta el narrador es falso. A veces la intriga está perfecta, a veces el lector se pierde en un laberinto de especulaciones.(Encuentro que José Carlos Somoza tiene el don de otorgar lindos títulos a sus libros…)

La caverna de las ideas (2000), una novela ganadora de The Macallan Gold Award 2002 (The Athenian Murders), premio británico a la mejor novela policial del año; otra novela original y muy metaliteraria porque con el método de las cajas chinas, Somoza ofrece dos novelas imbricadas (algo recurrente en su temática): una novela policial que transcurre en la Grecia Antigua de Platón, la Hélade, justo después de la guerra del Peloponeso más una novela actual con un traductor de La caverna de las ideas que seguiremos al pie de página. Es interesante constatar que en el transcurso de la novela, serán las notas al pie de página que tomarán el  protagonismo, comienza así una segunda novela con el traductor sin nombre.

En la Hélade los efebos (entre infancia y adolescencia) se preparaban para su mayoría o efebía en retórica y artes marciales en la Academia dirigida por tutores de gran nivel. En la Academia de Platón (cuyo verdadero nombre era Aristocles),  y que duró unos 900 años ! sucederán tres muertes sospechosas en tres amigos y efebos. El tutor de ellos, Diágoras de Medonte contratará à Heracles Póntor, un equivalente de detective que en la época llamaban « descifrador de enigmas » y que con un puro método deductivo tratará de resolver el caso ( nótese que Heracles Póntor  recuerda al gran sabueso de Agatha Christie, Hércules Poirot…). Y en esos tiempos remotos de la fundación de la Academia platónica (387 a J) la sociedad helena ya en decadencia, verá pulular las sectas (como las sectas dionisíacas o la secta de Lykaion) corrompiendo a la juventud y socavando las ideas para llevar al Hombre a un estado animal.

La caverna de las ideas, alusión al mito de la caverna y a la teoría de las ideas que es una explicación metafórica realizada por Platón en el libro VII de la República sobre la situación del ser humano frente al conocimiento,(las ideas pilares de la filosofía platónica).

El escritor Somoza irá hasta inventar una palabra, una figura literaria que llamará eidesis (asimilable al concepto de esteganografía), una técnica que permite ocultar mensajes u objetos dentro de otros sin que se note.

La otra historia dentro del libro la lleva el traductor moderno que no tiene nombre, quien descubrirá rápidamente que el secreto eidético son los 12 trabajos de Hércules, uno por cada capítulo de la novela. A mitad de la novela el traductor será raptado y forzado a continuar la traducción porque queriendo encontrar una prueba de la teoría platónica de las ideas, encontrará su contrario : las ideas no existen, son solo personajes de la obra escrita  por un compañero de Platón, Filotexto de Quersoneso en la obra La caverna de las ideas

Muy buen aporte y probablemente bien documentado sobre la Grecia de aquel entonces, con mil detalles y vocabulario adecuado, sin jamás caer en el pedantismo. Fascinante.

Esta novela, junto con Cartas de un asesino insignificante (1999) y Dafné desvanecida (2000), constituyen una especie de trilogía donde Somoza explora el aspecto lúdico de la literatura.

¿Quieren escuchar música de la Grecia Antigua? por el director madrileño Gregorio Paniagua (según expertos, no se trata de Anakrousis, pero poco importa, se trata de escuchar sonidos que nos vienen del alba de nuestra civilización):

LA CAVERNA, Alfaguara 2000,  ISBN 84-204-7872-3

Publicités

El azar y viceversa de Felipe Benítez Reyes

Résultat de recherche d'images pour "el azar y viceversa"  Felipe Benítez Reyes es un escritor español (Rota, 1960)con estudios de Filología Hispánica. Es un escritor polivalente entre poesía, novelas, ensayos, relatos y artículos, y que ha sido muchas veces premiado :  Premio Nadal 2007 por Mercado de espejismos y el Premio de la Crítica 1996 por Vidas improbables, entre otros.

Es un autor que no había leído y ahora puedo valorar la magnitud de lo que me perdí : es un autor excelente y maneja la lengua como pocos, es como un fuego artificial con las palabras que brotan encadenadas las unas con las otras produciendo encandilamiento y hasta embobamiento con el lector. Ahora, debo confesar que al cabo de 500 páginas me vino cierto mareo con tanto soliloquio, cierto cansancio, eh?. Pero al principio del libro estaba tan encandilada y maravillada con la lectura, que frené expresamente el débito para que no se me terminara tan pronto esta lectura…no me sucede a menudo, vaya.

Traté de leer su novela Mercado de espejismos (Premio Nadal 2007), una novela muy paródica y abandoné el intento por encontrarla enrevesada, engorrosa y hasta farragosa por momentos, a pesar de tener excelente vocabulario y « metacultura » hasta por los codos, con ese deje que le reconozco ahora al autor de reflexión metafísica y burla permanente.

El azar y viceversa (2016) es un libraco con un estilo increíble de más de 500 páginas que le tomó al parecer unos 9 años de trabajo; se puede catalogar de novela picaresca, pero también de novela de aprendizaje, de metaliteratura : la historia de un buscavidas optimista y al mismo tiempo melancólico, que siempre está filosofando. Es realmente una novela escrita con las llaves de lo picaresco (cf El lazarillo de Tormes), es decir, con los temas centrales del viaje, del servicio a muchos  amos y con una autobiografía del personaje a la primera persona que se dirige directamente al lector tomándolo de testigo.

El buscavidas es un pelirrojo llamado Antonio Jesús Escribano Rángel y en el relato llevará muchos apodos según vaya cambiando de amos y de ambientes. Es un chico, se puede decir, con mala suerte,  nacido en Rota (Provincia de Cádiz) que pierde tempranamente a un padre muy querido, que tiene una madre que se las apaña como puede y hasta donde puede con ínfulas de grande de España aunque sea pescadera…Antonio tendrá que salir muy temprano a trabajar para ayudar a su madre e irá de amo en amo, de oficio en oficio, de fracaso en fracaso, pero sin jamás sumirse en la amargura total, al contrario, tiene afanes de superación y trata de leer aunque sea el Diccionario Covarrubias para aprender vocablos nuevos. Antonio es en realidad un personaje bastante complejo con paradojas e incongruencias y una inmensa necesidad de amor. Con el tiempo, ante el lector, Antonio va adquiriendo una entidad real y palpable gracias al talento inmenso del escritor.

El personaje conocerá más bajos que altos en su vida, pero tendrá suerte porque siempre encontrará algo y a la larga su paciencia y buena leche harán que la historia, por fin, tenga un final feliz aunque sea corto (pero la felicidad no puede durar, verdad? tiene que ser efímera para valer…).

Cabe destacar la calidad excepcional de los personajes secundarios que son legión en esta novela de aprendizaje y que están delineados con maestría. Esta gran variedad de personajes entregan una infinidad de perfiles humanos y proponen una radiografía social, cultural, poética, política y generacional de la España entre los años 60 y los tiempos actuales con tela de fondo en Rota, Cádiz, Sevilla, Jerez de la Frontera, etc La extensa novela empieza y acaba en Rota, cerrando el ciclo. Muy acertado.

Aunque la novela es triste, el estilo es tan fantástico que el lector se la pasa cuando no sonriendo, francamente carcajeando.  Hay en el libro unas locuciones tan graciosas y que no había cruzado nunca. Por ejemplo página 136 se lee (habla Antonio)…me puse a leer « Ética y psicoanálisis », un libro de Erich Fromm que le había comprado al librero Gutiérrez (Antonio siempre muerto de hambre, pero comprando libros) y que resultó ser más aburrido que contar lentejas a la pata coja en mitad del desierto de Atacama… O este otro…aún no tenía la experiencia lectora suficiente como para refutar aquel dictamen célebre y optimista de Plinio el Viejo según el cual no hay libro malo que no contenga algo valioso, ya que hay libros que son una mierda los mires por donde los mires

Qué talento.

EL AZAR Y VICEVERSA, Ediciones Destino 2016,  ISBN 978-84-233-4991-3

Mac y su contratiempo de Enrique Vila-Matas

Résultat de recherche d'images pour "enrique vila matas mac y su contratiempo"

Escritor español (Barcelona 1948) con vasta bibliografía entre novelas y ensayos; estudió Derecho y Periodismo. Ha sido reconocido con numerosos premios literarios, entre ellos el Premio Rómulo Gallegos 2001 de Venezuela (concedido cada dos años) y el Médicis 2003 en Francia. Su obra ha sido traducida a más de 25 idiomas.

Su narrativa es innovadora porque ha fundado un nuevo género en el que el relato se pierde en el ensayo. Su obra entremezcla realidad y ficción y nos brinda lo mejor de cada género; está considerado también como un adalid de la metaliteratura y su universo comporta humor, ironía, erudición e inteligencia. Me encantan las incesantes pasarelas del autor hacia otros libros, hacia otros autores, hacia la pintura, hacia la música.

Es un autor no tan fácil de leer, pero el esfuerzo vale la pena. El lado metaliterario de este libro es impresionante, lo que denota mucha lectura. Y cita a autores clásicos, pero también a valores nuevos e innovadores como el chileno Alejandro Zambra o la argentina Samanta Schweblin, y tantos otros.

Publiqué en este blog 2 reseñas de libros suyos : el muy original Kassel no invita a la lógica (2014) en octubre 2014  y el fantástico El viaje vertical (1999) en agosto 2015. Ambos libros me gustaron.

Mac y su contratiempo (2017) resume la quintaesencia de lo que Vila-Matas sabe hacer, es decir, un magma de metaliteratura, autoficción, o ficción en una mezcolanza de géneros literarios sabiamente dosificados y que tiran al lector  por la pera: ensayo, novela, catálogo de lecturas, diario…Pero va más allá esta vez porque hay en el libro como un desdoblamiento de los personajes que en el fondo podrían ser uno solo porque van aportando argumentaciones de puntos de vista diferentes para, in fine, darnos un paseo mastodóntico por el mundo literario con la participación de un ventrilocuo. Hay unas simetrías opuestas a veces con los personajes que podrían ser también  facetas diferentes de los mismos personajes. Interesante.

Es un libro sobre la repetición (tema introducido en el tercer capítulo) tan frecuente en literatura porque lo excepcional es hallar una voz propia (pero eso no quita para que lo excepcional no tenga que ser lo más deseable, pues nadie puede eludir la visión de esa brecha que separa al escritor con voz propia del aborregado coro literario de la gran fosa común de los escritores nulos, por mucho que, en el fondo, al final del gran camino, haya un único plato glacial para todos (página 33).

La trama es inenarrable y enrevesada, compleja e inteligente.

El protagonista se hace llamar Mac (Mac en referencia a una película de John Ford), Mac está en paro después de los sesenta, pero no en dificultades económicas. Quiere reescribir 30 años después un libro, Walter y su contratiempo de un conocido autor barcelonés, Ander Sánchez ( ¿alter ego?), quien además es un vecino de barrio puesto que vive en un edificio colindante y que Mac cruza a menudo.  ( Y Ander Sánchez se pregunta 30 años después cómo pudo escribir este libro lleno de incongruencias, errores, dislates, sobre todo habiendo estado tan borracho de gin-tonics…). Esta imperfecta novela de Sánchez comprende 10 relatos escritos « a la manera de » muchos otros escritores.

Pero Mac quiere reescribirlo como un diario iniciático, póstumo o inacabado (« un diario secreto de iniciación« ) donde no solo va a reescribir el libro, sino que va a introducirse al mundo de la literatura;  Mac anotará hechos del diario vivir aunque sean muy pedestres y los incorporará en el relato. Surgen personajes atípicos como el falso sobrino del afamado escritor llamado Julio que es un tipo que sólo sirve para rebajar al sólido y reconocido escritor Sánchez como para bajarle los humos, es el sobrino odiador de la novela, es la maldad personificada según Vila-Matas. O la bella y pechugona Ana Turner, una dependienta de la librería La Súbita, la única del barrio, barrio que se llama El Coyote como un homenaje a José Mallorquí un popular autor de más de 200 novelas de la serie El Coyote durante los años de la posguerra. O como Carmen , la esposa de Mac que no le entiende su preocupación por reescribir un libro, ella que fue disléxica, no ama los libros que los relaciona con una « dichosa patata de la literatura« .

Y Mac comenta y reescribe el libro de Sánchez y al mismo tiempo vive en carne propia la historia que el libro narra; aquí tenemos un ejemplo flagrante de desdoblamiento. También Mac se deja influenciar por el horóscopo del periódico escrito bajo el pseudónimo de Peggy Day, una mujer que conoció 40 años atrás; él cree que la pitonisa los escribe justo para él (vaya ego). Mac lo llama Puthoroscopo en alusión al Whoroscope de Samuel Beckett. Y se lo cree a pie juntillas, a tal punto que condiciona los acontecimientos para que le resulten como Peggy lo predijo. (Lo que me hace pensar que los políticos como los escritores suelen ser bastante supersticiosos…)

Entre cháchara y cháchara el personaje de Mac le va a arreglar cuentas a varias cosas, entre ellas a la noción de vecindad, de vecinos. Nada más singular que un vecino. El infierno son los vecinos. La noción de barrio, en este caso ficticio de El Coyote, está fuertemente anclada en la novela como si el barrio se pudiera superponer a la noción tan española de pueblo. El barrio es como el pueblo, todos se conocen, hay rituales cotidianos, costumbres establecidas y rutinas. El barrio es toda su familia (para Mac y para Ander Sánchez).

Una lectura endemoniada, un melting-pot de literatura deslumbrante de inteligencia que deja al lector KO, perdido en suposiciones, pero con la idea positiva de haber aprendido algo. Un libro sobre el desdoblamiento de los personajes, sobre la (ineludible)repetición en literatura. Es un libro que da para varios niveles de lectura que los apasionados del tema pueden saborear con delicias. Un libro original y muy divertido por momentos. Da la impresión  que Vila-Matas  se rie un poco del lector, le toma el pelo de manera elegante, lo descoloca.

MAC Y SU CONTARTIEMPO, Seix Barral 2017,  ISBN 978-84-322-2988-6

La isla del padre de Fernando Marías

Afficher l'image d'origineFernando Marías es un escritor y guionista de cine español (Bilbao 1958), licenciado en Ciencias de la Información. Es el fundador del colectivo artístico de Mary Shelley, una agrupación que imita la mítica noche del 16 de junio de 1816 en la que, en Suiza, un grupo de amigos se contaron historias de miedo. (Allí se le ocurrió a Mary Shelley la idea de escribir Frankenstein). Traté de leer el libro que le valió el Premio Nadal 2001, El niño de los coroneles, pero tuve que abandonar la lectura por ardua, pesada, un tanto hermética.

La isla del padre se inscribe en la corriente literaria llamada literatura del « yo », en la que un autor hace de su vida su material literario y se desnuda ante los lectores. Es la misma onda que el libro de Marcos Giralt Torrente Tiempo de vida que comenté en este blog en diciembre 2012. Es un ejemplo de la literatura utilizada como un instrumento de redención del pasado. Al parecer Fernando Marías  pudo escribir esta novela gracias al psicoanálisis , otro ejercicio de introspección. Es un libro sobre la fascinación que en los niños provoca la vida imaginada o imaginaria de los mayores.

La isla del padre es el mejor regalo póstumo que un padre pueda recibir de un hijo:  un canto de amor filial para paliar una ausencia. Un ejemplo hasta dónde puede llegar la buena metaliteratura (opinión de José Luis Muñoz). En la portada del libro tenemos una fotografía del padre y del hijo Fernando, aún pequeño que pueden apreciar más abajo.

La isla del padre recibió el Premio Biblioteca Breve 2015 y el título viene del hecho que con un padre navegante, éste dio el nombre de cada uno de sus tres hijos a unas islas frente a la costa mexicana. Así, Fernando tuvo « su » isla, la isla del padre.

El escritor escribe sobre  su padre, un mecánico de buques de la marina mercante, un padre que pasó la vida surcando  mares y marcando una ausencia lo que no permitió ver crecer a sus hijos, Fernando siendo el mayor de los tres. La columna vertebral del libro es el miedo mutuo que se profesan padre e hijo porque no se conocen y sin conocerse, se temen.

El libro es también un homenaje al cine, una vieja pasión de Fernando Marías, quien es un cinéfilo experimentado.

El hijo se sentirá autorizado para escribir su historia y en paralelo la historia de su padre, cuando éste morirá de un cancer al estómago. Escribirá la historia en el seno mismo de la casa familiar que los acogió a todos desde que sus abuelos se instalaron en el piso en 1912. Fernando Marías será el último morador de esta casa antes de que los nuevos propietarios tomen posesión de ella.

Es un libro que baña en un ansia de reencontrar al padre, de entenderlo, de proyectarse en cierto modo con él, de rencontrarse consigo mismo y con los recuerdos. Es un libro por el que navegan barcos y atraviesan trenes. Los barcos de la vida navegable del padre y los trenes de Fernando Marías que recorren la línea Bilbao-Madrid.

Para terminar, una citación de José Camilo Cela, de su libro Oficio de tinieblas 5 :ésto no es una novela, sino la purga de un corazón.Afficher l'image d'origine

LA ISLA DEL PADRE, Seix Barral 2015,  ISBN978-84-322-2465-2

Kassel no invita a la lógica de Enrique Vila-Matas

Afficher l'image d'origineEnrique Vila-Matas es un escritor español (Barcelona 1948) con vasta bibliografía entre novelas y ensayos; estudió derecho y periodismo. Ha sido reconocido con numerosos premios literarios, entre ellos el Premio Rómulo Gallegos en Venezuela (concedido cada dos años) y el Médicis en Francia. Su obra ha sido traducida a más de 25 idiomas. El escritor es o fue gran amigo de latinoamericanos como Bolaño, Sergio Pitol, Ricardo Piglia, Villoro, etc.

Su narrativa es innovadora porque ha fundado un nuevo género en el que el relato se pierde en el ensayo. Su obra entremezcla realidad y ficción y nos brinda lo mejor de cada género; está considerado también como un adalid de la metaliteratura y su universo comporta humor, ironía, erudición e inteligencia. Me encantan las incesantes pasarelas del autor hacia otros libros, hacia otros autores, hacia la pintura, hacia la música, hacia tantas cosas: tenemos un hombre del Renacimiento porque en aquella época se podía abarcar casi todo el conocimiento.

Le he leído varios libros y a pesar de su relativa complejidad, han logrado interesarme a fondo porque se sitúan en un universo muy literario, donde la literatura está llevada a su cúspide. Los voy a citar por orden cronológico de publicación, y no de lectura : Suicidios ejemplares (1991), un conjunto de 12 relatos de excelente factura, alrededor del tema de la muerte y del suicidio. Dos de los relatos me gustaron particularmente, « El arte de desaparecer« (un tema recurrente?) donde el protagonista, Anatol ,se instala en la isla de Umbertha donde todo se escribe con « hache »; Anatol escribe a escondidas para no exponerse y al llegar a la jubilación, descubre que le agrada ser reconocido por lo que lega todos sus escritos, muy denigrantes, a la isla de Umbertha, y decide  desaparecer. Otro relato que me gustó fue « Los amores que duran toda la vida » donde abuela y nieta se cuentan historias. La historia de la nieta es terrible y además verdadera porque ella está implicada en la historia.

Lei la trilogîa fantásticamente metaliteraria sobre las patologías de la escritura : Bartleby y Compañia (2000), donde Vila-Matas toma el nombre de Bartleby,  un oficinista de un relato de Herman Melville, un hombre que nunca leyó, que nunca hizo nada como los demás, que no va a ninguna parte y que nunca dijo quien realmente era. Un bartleby es un ser habitado por una profunda negación del mundo. El protagonista de la novela de Vila-Matas es un jorobado que rastrea el mal endémico de las letras contemporáneas, la pulsión negativa o la atracción por la nada. Y  Vila-Matas nos enumera hasta 86 autores que se pasearon por el laberinto del NO escribir. Hay una mezcla sabia de erudición y ficción que perturba al simple lector. El segundo tomo de la trilogía es El mal de Montano  (2002) que obtuvo el Premio Herralde del mismo año: el mal de Montano es una enfermedad que se llama literatosis. El protagonista de la novela es un crítico literario, que se inventará un hijo que padece este mal y cuya vida será marcada por referencias y personajes  literarios; el meollo del asunto es que el crítico literario se sabe enfermo de lo mismo y quiere salir de este embrollo  para entrar en el mundo real. El libro está lleno de referencias metaliterarias y curiosamente una parte del relato sucede en Chile, en un balneario llamado Tunquén que realmente existe y que pertenece a las comunas de Algarrobo y Casablanca de la zona central chilena. El último opus de esta brillante trilogía es Doctor Pasavento (2005), un libro denso y profundo, un aluvión de citaciones  literarias. La obra se articula alrededor de un autor suizo-alemán, Robert Walser, que existió realmente y murió durante un paseo estando  hospitalizado por depresión nerviosa. Doctor Pasavento es el seudónimo del protagonista quien decide  desaparecer cuando se dirige hacia Sevilla para dar una conferencia porque está obseso con la idea de desaparecer y de que todos lo busquen. El problema es que nadie lo busca y poco a poco su ser y su personalidad se esfuman en la nada. Entonces toma el seudónimo de Doctor Pasavento o de Doctor Pyncho, siquiatra,  y sigue las huellas del escritor Robert Walser. Pasavento busca aislarse en el extranjero, pero nadie puede huir de si mismo y de su pasado. Tengo varias citaciones guardadas de este libro que es de una riqueza increíble.  Les cito sólo una: Y envejecer sirve para comprobar que hemos caminado y que el tiempo ha caminado con nosotros.

Solo me queda citar Dublinesca (2010), que es otro libro tan complejo que es difícil de resumir. Tiene un argumento estupendo: Samuel Riba es editor desde hace treinta años y se retira, convencido que es el final de la literatura tradicional y el advenimiento de la era « numerizada ». Quiere volver a Dublin siguiendo las huellas  de Joyce y organizar el entierro de « la vieja literatura ». El relato tiene múltiples pasarelas hacia tópicos diversos y un humor corrosivo. Aquí descubrí el significado de la palabra japonesa HIKIKOMORI o sujeto que vive de noche pegado a Internet y duerme de dia desconectado del mundo (un zombi?).

Kassel no invita a la lógica (2014) tiene un título enigmático que vamos a analizar. Al parecer Vila-Matas se inspiró de Italo Calvino, quien afirmaba que Turin invitaba a la logica, pero esta lógica lleva a la locura. Kassel es una ciudad alemana de la región de Hesse, conocida por ser el lugar donde los hermanos Grimm recopilaron la mayor parte de sus cuentos y donde acaece, cada cinco años, una importante manifestación de arte moderno vanguardista, muy vanguardista, llamada dOCUMENTA,  con minúscula en la « d » y luego todo en mayúscula. El libro transcurre durante dOCUMENTA  13; la treceava manifestación del evento, que tiene sus detractores  que la llaman Detrimenta o NOcumenta. Esta feria de arte moderno dura 100 dias, en el paįs más importante para el arte moderno en Europa, que es la opulenta Alemania; esta feria existe desde 1955; es una revancha del arte moderno frente al totalitarismo. La muestra 13 reunió más de 200 artistas, filósofos, científicos, críticos y escritores con eventos que trascendieron la ciudad de Kassel y se dieron hasta Canadá y Afganistán.

Después de la guerra la gran reconstrucción de Kassel no llegó hasta 1955, cuando sus ciudadanos optaron con mucho coraje por un camino más inseguro que el elegido por otros compatriotas y decidieron, en lugar de un desarrollo industrial, un renacer de tipo cultural, y le encargaron a Arnold Brode, arquitecto y profesor, la primera dOCUMENTA, que tuvo un carácter claramente reparador: Alemania, que bajo la dictadura de Hitler había calificado al arte contemporáneo de degenerado y había expulsado y asesinado a sus artistas, le rindió homenaje al arte de los años veinte y treinta, con una exposicion  que, según palabras de Bode, « acercaba finalmente el arte a los obreros ». Nada era descartable en un lugar como Kassel, que, al abrir sus puertas a las ideas de la vanguardia, estaba rechazando implícitamente cualquier invitación  a la lógica. Pues Kassel no destacaba precisamente por bailar al son de lo lógico.

dOCUMENTA 13 no es una exposición como las demás, pues no está pensada solo para ser contemplada, sino que también para ser vivida. En arte no se innova ya que eso ocurre en una industria. El arte ni es creativo ni innovador. Eso es para el mundo del zapato, de los coches, de la aeronáutica, es un vocabulario industrial.  Y dOCUMENTA iba más allá de una gran exposición; era, en realidad, una disposición de ánimo.

Durante esta manifestación, un escritor catalán que podría ser Enrique Vila-Matas, es invitado para posar como una escultura viviente en un restaurante chino de los alrededores (porque la manifestación es tan grande que desborda hacia las afueras de la pequeña ciudad de Kassel): el escritor debe sentarse en una mesa bajo el rótulo « Writer in residence » y escribir y hacer parte del decorado para que la gente se acerque y vea una escultura viviente en pleno trabajo creativo.

El personaje central del libro es un ser lleno de manías, con una tremenda  fobia a la senescencia, él encuentra « la forma » gracias a fármacos que le procura un « buen » doctor , pero cae cada atardecer en una profunda angustia existencial.   Y tiene una manía muy divertida que consiste a sacar a veces en la conversación un « macguffin », que podria  definirse como una frase totalmente ilógica que no tiene nada que ver con el contexto y que podría ser la representación de lo que no se quiere nombrar (en chileno coloquial dicen « una cabeza de pescado »).

La literatura y el arte son objeto de reflexiones interesantes, página 44 Vila-Matas escribe sobre literatura: porque contrariamente a lo que creen tantos, no se escribe para entretener, aunque la literatura sea de las cosas más entretenidas que hay, ni se escribe para eso que se llama « contar historias », aunque la literatura está llena de relatos geniales. No. Se escribe para atar al lector, para adueñarse de él, para seducirlo, para subyugarlo, para entrar en el espíritu de otro y quedarse allí, para conmocionarlo, para conquistarlo…Y sobre arte, página 230 leemos :en Kassel seguro que se veían cosas que no parecían muy estéticas, pero que aportan conocimiento. Hay personas que van en busca del conocimiento, personas creativas que circulan por el lado menos práctico de la vida; personas que intentan inventar un mundo nuevo.

Un libro realmente original donde Vila-Matas mezcla magistralmente realidad, conocimientos y ficción de tal manera que el lector se pierde entre los géneros, pero se divierte y aprende.

En epígrafe les cito el intelectual verso de Martinus von Biberach citado en el libro (en  lengua vernacular), y en traducción española :  Vengo de no sé dónde / soy no sé quien / muero no sé cuándo, / voy a no sé dónde, / me asombro de estar tan alegre. Este verso se puede leer en la tumba de von Biberach y estaba en una de las obras presentadas en dOCUMENTA 13, del berlinés Bastian Schneider intitulada The last Season of the Avant-Gards.

KASSEL…, Seix Barral Breve 2014,  ISBN 978-84-322-2113-2