Archives

Eloy de Carlos Droguett

Descubre a nuestros autores | Malpaso Ediciones Carlos Droguett fue un novelista y cuentista chileno (Santiago 1920-Suiza 1996); hace parte de la Generación Literaria de 1938, una generación que ponía en vitrina los conflictos sociales. El escritor fue un personaje alejado de los círculos literarios y su fama internacional llegó tras la publicación de Eloy en Argentina en 1960. Recibió el Premio Nacional de Literatura en 1970 por su renovadora técnica narrativa  (haría estallar la estructura del relato convencional, dijo un día Mauricio Electorat, otro escritor chileno).

La novela Eloy se inspira de un suceso real de 1941 donde Eloy Hernández Astudillo, alias el Ñato Eloy, un bandolero asesino y campesino, asoló la zona central de Chile con por lo menos 20 muertes.

En 1969 se rodó en Argentina una película basada en el libro bajo la dirección de Humberto Ríos y con Raul Parini en el rol estelar. Se puede ver en blanco y negro  integralmente en Youtube (90 min): es una buena opción para quien no quiera comprometerse con la lectura. Los flash backs de la memoria están muy bien logrados y se entiende mejor el texto al cual le faltaría la poesía que brota con la lectura, con la riqueza del léxico. Al final de la película Eloy sabe que el amanecer será su fin y dice…la violencia es mi única venganza frente a los poderosos y a la injusticia. Yo no escogí mi destino.

La película aquí abajo:

Eloy (1959) relata las últimas 12 horas del bandolero, acosado y cercado por la policía en un estilo narrativo polifónico, entre la consciencia del forajido quien con un diálogo interior incesante cuenta sus cuitas ayudándose de la memoria ; tenemos dos temas : el acoso y la memoria pasada del asesino. Es una obra transgresora, singular y desconcertante.

Esta ha sido, y de lejos, la lectura más difícil últimamente; debí recomenzar páginas enteras por haber perdido el hilo aunque no es el relato lo importante sino la semi modorra que resulta de esta prosa tan singular. Hay una gran riqueza lexical con sinónimos y metáforas, por lo que resulta, in fine, una lectura ardua pero interesante. No hay párrafos, no hay diálogos y pocas comas o puntos seguidos: hay solo 14 puntos aparte en 200 páginas.

En mayo del 2018 Marcelo Mercado y Bernardo Cienfuegos (cf La república de las Letras) explicaban que fue en su tiempo una obra mal recibida porque rompió el canon literario de la época, en un momento en que dominaba el realismo con novelas bien estructuradas. Y con Eloy, Droguett muestra una novela con un montaje literario que existía solo en el cine con saltos entre el narrador omnisciente y otro objetivo.

Eloy soy yo,  dijo un día Carlos Droguett, a la par que Flaubert con su Madame Bovary.

Tenemos en el texto las técnicas llamadas corriente o flujo de la consciencia, o sea, asistimos directamente a la actividad mental del personaje con un relato que resulta totalmente caótico a la lectura. Droguett reconoció tener una influencia de la prosa poética sobre la suya, esa prosa hispanoamericana que se nutrió de los logros de la vanguardia poética de literatos como de Rokha, Borges, Rulfo, Lezama, etc donde aprendió el modo oblicuo de integrar la realidad al cuerpo discursivo. El escritor utiliza el estilo indirecto libre por momentos.

Este modo narrativo o flujo de consciencia lo encontramos también en obras como La muerte de Artemio Cruz de Carlos Fuentes, La última niebla de María Luisa Bombal, A la recherche du temps perdu de Marcel Proust, Martereau de Nathalie Sarraute, Ulyses de James Joyce, Mrs Dolloway de Virginia Woolf, etc.

La temática básica de Eloy es la violencia y la soledad con un corolario, el silencio (la escritura es metafórica, metonímica).

Es una lectura terriblemente difícil (de lejos la más difícil para mi desde que no recuerdo…tuve que releer páginas enteras para poder enrielar con la narración). No hay párrafos, no hay diálogos y pocas comas o puntos seguidos, hay solo 14 puntos aparte en 200 páginas (me repito). Hay una sola frase que quisiera abarcar todo lo que no permite distanciar a los narradores con sus modos temporales y espaciales, entonces las acciones se confunden.

La prosa, la riqueza lexical de Droguett son de una inmensa calidad, a la cual se añade la originalidad y la dificultad de lectura de este caos narrativo.

En un coloquio internacional en 1981 llevado por el Profesor Alain Sicard (experto en asuntos latinoamericanos) y con la valiosa presencia de Droguett, se dijo que la escritura droguettiana (su innovación le valió nada menos que un epíteto para la posteridad) es un serio compromiso humano y social, un universo violento donde la muerte está constantemente presente. La catedrática francesa Soledad Bianchi resaltó que las novelas de Droguett expresan el grito, la protesta, la palabra de personajes marginados de la sociedad porque molestan, porque hablan de las injusticias, de  la pobreza, del dolor, del sufrimiento, de la diferencia. Otra académica francesa, Maryse Renaud señaló que la obra de Carlos Droguett no puede dejar indiferente, irrita a veces, pero siempre depara sorpresas y seduce.

Si, una lectura muy difícil, pero un embrujo con la prosa. Me produjo el mismo ensimismamiento o modorra que la prosa densa y bella de Proust (pero ésta es más estética),  donde la mente erra por los limbos de un predicado envolvente, entre lírico y metafísico. El corolario de este tipo de lectura es la duración porque hay que releer a veces la página entera para reconectarse con el relato. En todo caso, la escritura de Droguett es muy, pero muy particular. No se la había leído a nadie de esta manera. Y curiosamente, leyendo una entrevista póstuma del escritor, encontré que su manera de hablar era muy similar a su prosa, con repeticiones, metáforas y otras aliteraciones (cf Leo Wetli en 1996 para Punto Final ).

En el prólogo de este libro, por el Profesor Alain Sicard (Investigaciones Latinoamericanas de Poitiers) se lee que la soledad es lo que produce a los personajes de Droguett y que produce, por ende, el texto. Y que con palabras la soledad droguettiana es un espacio textual y la noche de Eloy, una noche de palabras. Y que el verdadero protagonista de la novela es el lenguaje, y en ello estoy muy de acuerdo con la frase que se alarga, que se desborda como si quisiera con una sola e inmensa palabra colmar tanta soledad, tanto abismo (...soy el abismo, cualquier abismo decía Droguett).

El bandido Eloy se sabe acosado, sabe que morirá en la redada y se juzga a si mismo…soy un bandido, se sonreía a veces para si, tratando de comprender y abarcar su destino, un bandido sin alma y sin entrañas, un salteador infame que rompe puertas, ventanas, gente, alguna gente, he muerto a muchos que ya no me acuerdo y mataré a muchos más todavía que no sé por dónde andan ni lo que hacen, ni lo que me van a hacer, ni los que les voy a hacer, soy malo empedernido, repugnante y sanguinario, cada vez más cruel, cada día y hora más perdido y hundido en la sangre, dicen los diarios, la radio, el vecindario…

Es un bandido cruel con las mujeres, no les tiene respeto…no, no podré venir a verla  el sábado sin pegarle, hay que darles tupido, con motivo y sin motivo, a las mujeres y a las hembras, para amoldarlas a tu carácter y tu pensamiento, meterlas bien adentro en tu vida y que encajen en tus manos y en el movimiento de tus manos (página 147); …la mujer es el pan y el agua, la mujer es una enfermedad incurable, una enfermedad social muy propagada (página 162); …carne y vino son las mujeres, ellas son la vida, la única vida, la inmensa vida, el inmenso amor lleno de gente llorando o riendo, cuando las matas o las dejas, matas la vida, la calle, la ventana, se muere la vida con ellas, ellas la tejen y destejen, distribuyen, reparten, adornan, pintan, tergiversan, la tapan con lágrimas o con sangre, la hacen terrible y digna y la prolongan aunque la corten (página 163).

Página 43, un ejemplo de la prosa de Droguett…no hay flor más mujer que la violeta, enferma, delicada, frágil, transparente de lágrimas, trémula y trágica, presente y ausente, real e irreal, ni más hembra, directa, sensual de repente y sin aviso, ardiente y carnal, llameando y llamando, que la rosa real de la vida, sólo real, la mujer es lo que piensas. se había sentido sentenciado, inseguro y fatalizado y era nada más porque estuvo inmovilizado e inmóvil, solo en la pieza, solo sin nadie, perfectamente solo, vacío y vago, a merced de los recuerdos, para que te picoteen, te escarben, te tricen, con el remordimiento y el anzuelo del viejito lacrimoso y teatral y la mujer resplandeciendo y ardiendo para nada,  para ninguna aventura y desventura con esos ojos enormes de balde que le quería mostrar y ofertar, para que adivinara todas sus dolorosas e inconsolables caídas y recaídas en ellos...(Un ejemplo de prosa que usa un adjetivo y su contrario, la repetición iterativa para trepanarnos la síquis con el discurso).

Otro ejemplo página 81…porque las palabras existen con seguridad, te lo juro, mi amor querido, nada más  para eso, para irte por ellas y sacártelas usadas y manchadas para siempre  de los desmayos, sopores, suspiros, taras, olvidos, fallas y desilusiones, que todo el tiempo sin falta, todas las horas contadas del día y de la noche…

Realmente una lectura desconcertante, a ninguna otra comparable y que necesita madurez y concentración para asimilarla. Me dejó KO con el corazón encogido de estupor. La película también me conmovió.

Eloy

El afiche de la película de Humberto Ríos (1969).

ELOY, Editorial Universitaria 1994 ((CD 1959),  ISBN956-11-1010-5

 

La Beatriz Ovalle de Jorge Marchant Lazcano

Résultat de recherche d'images pour "jorge marchant lazcano" Jorge Marchant Lazcano es un escritor, dramaturgo y periodista chileno (Santiago 1950). La Beatriz Ovalle es su primera novela, publicada en Buenos Aires en 1977 con gran éxito y con la idea genial de transformar el título original de Beatriz Ovalle (anodino) en el actual, mucho más representativo del mensaje que conlleva la novela.

Me ha encantado esta lectura porque da cuenta perfecta de un personaje femenino arquetípico de la burguesía chilena. Y en tela de fondo un excelente análisis histórico de la sociedad chilena en la época abarcada en esta historia.

La Beatriz Ovalle, un título muy adecuado y que ilustra esa manera tan chilena/coloquial de hablar que tiene la gente (al parecer sucede también en otros países de Latinoamérica): cuando habla, la gente pone un artículo determinado a los nombres propios; esta muletilla abarca todas las clases sociales. No hablan de Beatriz Ovalle sino de la Beatriz Ovalle, no hablan de Beatriz, sino de la Beatriz sin que haya ninguna intención peyorativa hacia la persona, es una muletilla nacional y por cierto, poco elegante. Esto concuerda con otra manía de los chilenos que consiste en poner motes a la gente, por lo general refiriéndose a defectos físicos como « el gordo o la gorda », el « negro o la negra », « el chico » (por lo petiso), etc, etc.

Entonces, la Beatriz Ovalle es una niña mimada de la clase media-alta (aunque no del mejor pelaje, pero en todo caso con dinero) que nos inicia en su vida íntima : sus años de colegio selecto, sus frecuentaciones, sus primeros amoríos, su vida casera, sus padres y hermanas, su primer noviazgo y la ruptura cuando ella encuentra al « hombre de su vida », un anulado en matrimonio (en la época del relato no existía el divorcio en Chile,  había que recurrir a una anulación pasando por Roma, acto estrictamente reservado a la clase alta). A todas luces su primer novio la frecuentó sólo para salvar las apariencias y poder exhibir una heterosexualidad, en condiciones que el texto insinúa que el jovencito tiene otras tendencias.

La Beatriz Ovalle creerá encontrar al amor de su vida en brazos de este hombre « diferente », pero no podrá adaptarse a una vida sexual libre y sin complejos en el seno de su pareja. No lo podrá vivir porque no ha sido preparada ni por su familia ni por la sociedad a vivir las cosas del sexo de manera libre. Va a fracasar en su unión y tendrá que emigrar a otros cielos (Argentina) para poder vivir libremente una sexualidad, fuera del sacrosanto matrimonio, de la familia y del país.

La pobre Beatriz Ovalle estaba condenada al fracaso de todas maneras : con su primer novio que reunía todas las condiciones deseadas por la familia : apellido, clase social, amistades, educación, belleza, pero cuya naturaleza íntima estaba escondida. Y con su segundo novio que la encandiló por su desparpajo frente a las cosas del sexo, pero que ella no pudo asimilar porque estaba definitivamente con un « formato » impreso en su personalidad y dictado por su educación.

Tenemos un análisis de la condición femenina, familiar y societal estupendo que explica muy bien la alta tasa de matrimonios insatisfechos y de fracasos matrimoniales de la época.

Hoy en día en que las cosas parecieran haber cambiado en la sociedad chilena, por lo menos por lo que se logra leer en publicaciones y sucesos sociales, la tasa de éxito en la pareja , sigue mediocre y trastabillante. Acaso, a pesar de tantos cambios a todos los niveles, en el fondo, las mentalidades no han cambiado mucho.

Un libro que se lee muy bien, interesante, bien escrito. El descubrimiento de un autor, lo que me incita a leerle más obras.

LA BEATRIZ OVALLE, Tajamar Editores 2017 (JML 1997),  ISBN 978-956-9043-45-1

Derrumbe de José Leandro Urbina

 

Résultat de recherche d'images pour "josé leandro urbina"

Leandro Urbina es un escritor y docente universitario chileno (Santiago 1949), radicado en Canada y EEUU durante décadas; tiene un doctorado en letras Hispanoamericanas de la Universidad Católica de Washington D.C.

Como su nombre lo indica, Derrumbe desarrolla en 51 relatos cortos y microrrelatos, una situación de derrumbe social en una clase social chilena modesta, pero que conserva aún cierta dignidad y con una visión global/nacional más que desencantada, el todo relatado con una prosa donde abunda el humor corrosivo. No hay ninguna historia o relato que salve a otro porque son historias negras, morbosas, a veces amorales hasta  con la sacro-santa familia bastante vapuleada.

El estilo es muy de « páginas amarillas », muy periodístico-descriptivo  indagando algunos sucesos y como sacando a relucir los « trapitos sucios » más inspirantes. El espacio preferente de estos relatos es el barrio santiaguino actual  de Independencia, otrora llamado La Chimba, de donde el autor es originario, donde, al parecer, ha ocurrido un verdadero derrumbe histórico con el remplazo de un paisaje armónico/urbano por un paisaje urbano sin alma ni eje, deshumanizado.

Una lectura que no me produjo ningún goce.

DERRUMBE, LOM 2015,  ISBN 978-956-00-0615-8

La nada cotidiana de Zoé Valdés

Afficher l’image source Zoé Valdés (La Habana 1956) es una escritora cubana de poesia, novela, ensayo y guiones cinematográficos. Su escritura es de calidad con un estilo que se podría tildar de caribeño, es decir, a fuerte potencial erótico.

Le he leído varios libros : El pie de mi padre (2002)  con un excelente don de narración, tenemos la historia de una chica vapuleada por la vida y que huye de Cuba en condiciones muy difíciles; el relato puede resultar muy jocoso por momentos y en otros momentos es altamente dramático.  A Querido primer novio (1999) no le encontré ningún interés, un libro latoso con una jerga muy cubana para narrar la historia de una mujer que huye de su hogar porque se da cuenta que ama a otra mujer  desde hace tiempo; no pude leer más allá del tercio del libro. El todo cotidiano (2010)  es  la secuela  de La nada cotidiana, un libro entretenido que narra la historia de una exiliada cubana, escritora (alter ego?) con personajes cubanos pintorescos hasta la caricatura y con esa situación moral del exiliado que navega entre añoranzas y recuerdos mezclados con una cotidianedad dura y cruel; abunda el vocabulario cubano.

La nada cotidiana (1995) es una novela realista e intimista escrita en Paris cuando tras unas charlas de la escritora sobre José Martí, decidió exiliarse. Después de su publicación, el régimen castrista prohibió toda publicación de la autora en la isla.

La novela narra la historia de Patria/Yocandra/(Zoé ?) oponente al  régimen totalitario cubano que controla TODO en las vidas ajenas; Patria encuentra en la cotidianedad una forma de resistencia, de supervivencia. La obra se escribió durante lo que llamaron el « período especial », es decir, entre los años 80-90 cuando caen el muro de Berlín y la Unión Soviética con una crisis económica cubana sin precedente: cortes de electricidad, carencias de alimentos, crisis de los balseros, etc. La novela está escrita a la tercera persona y con una prosa lírica (Zoé Valdés ha sido varias veces premiada por su poesía). Y el libro comienza y termina con esta frase evocadora « ella viene de una isla que quiso construir el paraíso ».

Este período especial va a traer formas diferentes de expresión en literatura cubana que se centran en un desencanto de la utopía, en un desarraigo, en cierto nihilismo para muchos : ya no hay NADA en qué creer, solo hay miedo.

En La nada cotidiana, la protagonista Patria/Yocandra/Zoé va a testimoniar sobre su vida y sus condiciones de vida, cuando las cubanas estaban confrontadas a esa trinidad socialista de « cuna, cocina y cola ».

El nacimiento de la protagonista tiene gran simbolismo. Su progenitora embarazada, Aída, recibió de manos del Che Guevara una bandera cubana con la cual le cubrió el vientre hinchado. Y el padre, un guajiro convencido de la revolución, la bautizó Patria.  Aída encarna la nueva mujer cubana revolucionaria y Patria va a encarnar la negación del proyecto revolucionario cubano. Aída es un personaje culto, formada al arte, pero que se casó con un guajiro con quien solo comparte los temas revolucionarios.

Patria se cambiará de nombre por amor al Traidor, su primer amor y adoptará el de Yocandra. El Traidor es un escritor comunista adepto al régimen castrista por oportunismo, pero en el fondo critica y desprecia la revolución. Se casará con Yocandra porque necesita una compañera para salir al extranjero con un puesto diplomático. Durante 4 años Yocandra será su mujer sumisa e infeliz. Gracias al Traidor ella obtendrá un título universitario « pagado » y con excelentes notas.

Luego tendremos la historia con el Nihilista, un artista que ya no cree en nada. Los amores con el Nihilista son tórridos y el erotismo desplegado por la escritora en sus escenas, muchos lo han catalogado como pornográfico. Aquí la práctica del sexo es liberadora; una de las pocas cosas que se logran practicar con cierta libertad.

Yocandra/Zoé pretende escribir una gran novela exitosa para mandársela a la Gusana, una amiga que pudo escapar de la isla gracias al matrimonio contraído con un viejo español.

En el libro el mar tiene un papel importante para la protagonista. A menudo ella lo contempla absorta desde su ventana; existe probablemente un simbolismo con el mar porque es el elemento que separa y acerca, que va desde la libertad hasta la prisión, que representa el furor o la paz.

Una novela conmovedora y sincera. Los temas de Zoé Valdés se repiten en torno al infierno del diario vivir en la isla, el exilio anhelado, los deslices del régimen, y el amor carnal como única consolación asequible.

LA NADA COTIDIANA, Emecé Editores 1998, ISBN 84-7888-448-3

Ordesa de Manuel Vilas

Résultat de recherche d'images pour "ordesa manuel vilas"

Manuel Vilas es un escritor y poeta español (Huesca 1962).

Ordesa (2018) vendría siendo su sexta novela y ha sido un fenómeno literario en España desde su publicación en enero 2018, va por la 14-ava edición y más de 100 000 ejemplares vendidos ! Ha sido catalogado como libro del año por varios periódicos.

Ordesa es el nombre de un hermoso valle pirenaico, frontera natural entre Francia y España, de belleza sobrecogedora y  que Manuel Vilas solía visitar con su padre en coche en los años 60-70 porque su padre amaba este lugar.

¿Cómo explicar un tal éxito?  Primero que nada es un relato autobiográfico, una muy moderna autobiografía donde el autor  escogió la total sinceridad, sin tapujos ni interpretaciones para hablar de su familia y de si mismo. Y resulta que poniendo sus verdades al alcance de todos, detiene la universalidad de un tema que nos incumbe por algún lado : el amor que se profesa la gente al interior de la célula familiar. Lejos de esto los cánones de conducta, cada familia tiene sus códigos y secretos.

Otro punto que ha impactado en España es el relato conmovedor de esta familia española de clase media-baja que podría simbolizar el naufragio de toda una clase media española en las dos últimas décadas.

Estos dos puntos hacen que sea una obra más que autobiográfica, una obra de memoria casi colectiva.

Manuel Vilas hizo de este libro una oda de amor hacia sus padres. Aunque es una obra que viene tarde porque ellos ya no están y se fueron sin saber que su hijo Manuel los quería tanto. Las cosas antes se decían menos, las cosas se especulaban.

Y a los 50 años, cuando el autor se encontrará solo y desamparado tras el fallecimiento de su madre en 2014, a la vez que divorciado, con un trabajo flaqueando, un problema de alcohol y con los hijos crecidos, cada vez más ausentes y poco efusivos, entonces todo se le viene abajo y decide escribir este libro sobre su niñez (feliz) con lo poco que sabe de su familia y allegados. Es una verdadera catarsis.

Esta familia era bastante original, se hablaban poco, cada uno en su esfera personal con sus fobias y polaridades. Un poco cada uno por su lado. Lo que si recuerda Vilas era lo feliz que se sentía de tener dos padres tan guapos y lo feliz y protegido que se sentía cuando estaba con ellos. Resulta curioso constatar cómo las situaciones se repiten en las familias, así por ejemplo, en esta familia la situación de Manuel Vilas con sus padres está reproduciéndose con sus hijos.

Me llamó la atención en el libro la excesiva presencia de la muerte, invocada demasiado a menudo, macabra. Pero el estado de ánimo del autor debía estar muy deteriorado y sumergido en la depresión para pensar tanto en este trámite que por lo demás es muy fugaz.

Es un libro bonito, hecho de sinceridad, de verdad, de emoción,  con un retrato de España en los años 60-70 y de la ciudad de Zaragoza.

« Somos lo que recordamos » dice en un momento Manuel Vilas (pero también lo que olvidamos, agrego yo).

Tiene el autor el gusto exquisito de citar la bella canción de Violeta Parra que pueden escuchar al final de esta reseña porque le va como un guante.

Violeta Parra – Gracias a la Vida (Thanks to life)En directPlaylist (0)Mix (50+)

ORDESA, Alfaguara 2018,  ISBN 978-84-204-3169-7

El juguete rabioso de Roberto Arlt

Résultat de recherche d'images pour "roberto arlt"Roberto Arlt fue un novelista, cuentista, dramaturgo, periodista e inventor argentino (Buenos Aires 1900-1942). Es el componente más destacado del grupo de escritores de Boedo.

La producción literaria argentina de los años 1920-30 estaba dividida en dos grupos llamados Florida y Boedo, nombre de las calles en que se situaban sus revistas respectivamente: el grupo Florida (Revista Martín Fierro) planteaba lo literario a partir de la estética, de lo formal y alrededor de las avanzadas de las vanguardias europeas. El grupo Boedo (Revista Claridad) pensaba lo literario desde lo social, enaltecía el contenido antes que la forma y creía en la revolución proletaria.

El juguete rabioso, publicado en 1926 fue la primera novela de Roberto Arlt, pero tenía otro título: La vida puerca, un título que su amigo Güiraldes (del grupo Florida) le aconsejó cambiar por El juguete rabioso, pensando que La vida puerca tenía una connotación demasiado violenta para los eventuales lectores. Se dice que este libro sería la más autobiográfica de las obras de Arlt, situada en los barrios pobres de inmigrantes de Buenos Aires, especialmente el barrio Flores, de donde provenía la familia de Arlt.

Curiosamente, la publicación de El juguete rabioso fue rechazada por Castelnuovo, el máximo representante del grupo Boedo, pero fue aceptada por el grupo Florida.

Es una novela importante, una novela de aprendizaje que marca el comienzo de la novela moderna en Argentina. Es una novela  donde los personajes están menos descritos que los lugares y los entornos de los lugares. Es una novela llena de diálogos coloquiales ricos en lunfardo (=jerga porteña del hampa) y en cocoliche (=jerga mezcla de español y de diversos dialectos italianos). Yo tenía cierta aprensión con la posible dificultad de lectura, pero muy al contrario, la novela se lee muy bien, es interesante y no ha envejecido ni un ápice.

El libro fue adaptado dos veces al cine : en 1984 por José María Paolantonio y Aníbal di Salvo y en 1998 por Javier Torre (aquí abajo el afiche de la película de 1984).Image associée

LA NOVELA :  Roberto Arlt, en 4 capítulos nos cuenta la vida de un adolescente que lucha por escapar a la miseria y a la ignorancia a la cuales está irremediablemente destinado por su origen social. El adolescente-narrador es un antihéroe, es Silvio Astier y su fracaso permanente por surgir de su condición. A los 16 años, su madre le significa que debe trabajar para ayudar a la manutención de la familia, a pesar de la sed de conocimientos, la inteligencia de Silvio y su aptitud innata para los estudios. La literatura es para Silvio el camino del aprendizaje, la supervivencia en el mundo del hampa.

Hay 4 capítulos  independientes en la obra:

  1.   Los ladrones: Silvio y dos amigos fundan el Club de los Caballeros de la Media Noche que se dedica al robo  en el barrio hasta que se les pilla en plena fechoría y deciden abandonar la experiencia. El ultimo robo planeado por el trío (robo de libros a una biblioteca) tiene alto valor simbólico porque es el acceso por la fuerza y la deshonestidad, al mundo de la  cultura al cual Silvio no tiene acceso por sus apremios económicos y familiares. Otro valor simbólico en la obra es la permanente alusión al bandido folletinesco Rocambole, el personaje de Ponson de Terrail, un criminal  que empezó sus fechorías muy temprano y que buscó la redención como justiciero social.
  2.  Los trabajos y los días : Silvio se ubica en una librería de viejo como factótum, donde sufre humillaciones y vejaciones, a tal punto que trata de prender fuego al cuchitril donde vive y trabaja, pero fracasa.
  3.   El juguete rabioso: Silvio se presenta como candidato en mecánica a la Escuela de Aviación, es enrolado porque les parece un joven muy despierto, pero será finalmente despedido sin ningún miramiento y con la frase lapidaria « no se necesitan mecánicos inteligentes, sino brutos para el trabajo ».  Silvio Astier tratará de enrolarse en un barco  que lo lleve a Europa y también va a fracasar. Enseguida vivirá una situación extraña con un travesti en un hotel de mala muerte. Desesperado, tratará de suicidarse, pero fracasará. Tanto fracaso y desesperanza harán de Silvio Astier un ente vil, maleado por la vida.
  4.  Judas Iscariote : Silvio trabaja como vendedor de papel, pero no es feliz, trabaja como bruto y gana poco. Conoce a El Rengo, un marginal cuidador de carros en la feria de Flores (barrio natal de Arlt) quien le propone un robo a gran escala, pero Silvio lo va a traicionar transformándose en un Judas Iscariote, un traidor. Con el éxito del delito, Silvio pudo alcanzar su sueño y salir de su miserable caos existencial, pero prefiere traicionar a un amigo, a su clase social y traicionarse a si mismo. El único momento  en que Silvio no fracasa es cuando delata al Rengo y comete un acto socialmente bueno, pero individualmente malo.

Los personajes de Arlt se acercan algo a la novela picaresca donde el pícaro (Silvio Astier) ocupa el centro del relato en condiciones que los amos y señores están relegados a planos secundarios.

La última frase del libro esclarece la situación moral de Silvio Astier con la frase final: « tropecé con una silla…y salí » queriendo decir que se equivocó, juzgó mal, traicionó y que su caso no tiene remedio.

EL JUGUETE RABIOSO, DEBOLSILLO (2019), (RA 1926),  ISBN 978-987-725-331-3

Los buenos amigos de Use Lahoz

Résultat de recherche d'images pour "los buenos amigos use lahoz"Use Lahoz (Barcelona 1976) es licenciado en Humanidades, colaborador de diversos medios de comunicación, autor de varios libros y de poemarios.

Le leí  El año que me enamoré de todas (2013) una novela con un título enigmático porque no tiene nada que ver con el libro que le valió el premio Primavera 2013: una novela al gusto de hoy , de corte romántico y moderno con personajes treintañeros « empantanados » que el autor tilda de « generación perdida ». Un libro que no me gustó del todo.

Los buenos amigos (2016) es un libro lindo, frondoso con más de 700 páginas que me costó tener en mano por lo pesado (un real problema físico). Es un libro que se puede considerar como el último de una trilogía junto con Los Baldrich (2009) y La estación perdida (2011). Un libro que tiene 4 partes que se podrían leer separadamente. Es una novela de aprendizaje o de formación, de un gran realismo sobre muchos temas como el éxodo rural hacia Barcelona, sobre el ascenso social y el precio que hay que pagar por ello, sobre la fragilidad de la amistad y del amor.

Los buenos amigos son Sixto y Vicente. Un narrador omnisciente tiene como objetivo contarnos la historia entre los 8 y los 50 años de Sixto Baladia, un chico originario del pueblo ficticio de Espalión que terminará en un orfanato de Barcelona tras la muerte en un incendio de los padres.  El narrador no juzgará a los personajes y plantea al lector el dilema moral de cada uno de ellos; todos los personajes tienen profundidad psicológica. En el orfanato, regido por monjas, conocerá a Vicente Cástaras, un chico un poco mayor que lo tomará bajo su ala y lo protegerá, como un hermano mayor. Pero Sixto y Vicente son como las dos caras de una moneda: por un lado la marginalidad y la mala leche de Vicente y por el otro, el afán de surgir y de ser derecho en su vida de Sixto. Porque Vicente hará de su vida todo lo que Sixto quería evitar : chanchullos, mentiras, trapicheos, deshonestidades y traiciones.

En esta novela resalta una vez más esa noción tan española de « pueblo », el terruño del cual emana cada uno, las raíces profundas de cada español, es un puro e impactante atavismo.

Los dos muchachos serán inseparables, pero se van a distanciar cuando la monja Lucía despertará su sexualidad. Sixto dejará el orfanato muy temprano, a penas adolescente gracias a la tía Guillermina que lo ayudará a obtener un puesto de botones en un palacio barcelonés. Ahí empezará el ascenso social de Sixto, sin falla y con esfuerzo.

La novela es muy detallista con todo, a veces son detalles ínfimos, pero que dan al relato alta dosis de verosimilitud. Un relato que tiene una estructura circular del texto que resultará redondo y no del todo cerrado porque el final es sorprendente y cada lector va a especular de manera diferente : triunfa el mal o triunfa el bien ?

La tela de fondo es muy ambiciosa porque nos brinda un retrato de España desde fines de los años 50 hasta los años 90, más o menos, con tópicos candentes como el imán que ejerce Barcelona sobre las provincias más pobres, el ambiente político y social del final del franquismo, la Transición española, el Destape con el auge de los sex shops, el hipismo, el auge económico de los años 80, el crecimiento urbano, la especulación inmobiliaria, etc, etc

Un libro bonito, lleno de enseñanzas buenas y malas, como la vida misma. Las 700 páginas vuelan al ritmo de una lectura atrapante, a veces pícara, a veces triste. Tan realista…Y me recuerda un par de libros leídos, también novelas de formación, como Las manos pequeñas de Andrés Barba (2008) un libro sobre el mundo despiadado de la infancia, comentado en octubre 2015 y El azar y viceversa de Felipe Benítez Reyes (2016) comentado en septiembre 2017, otro tocho pero nada de insufrible.

LOS BUENOS AMIGOS, Destino 2016,  ISBN 978-84-233-5142-8