Archives

El equilibrista de Andrés Neuman

Afficher l'image d'origineAndrés Neuman es un escritor argentino (Buenos Aires 1977) afincado en Granada, España,  donde se licenció en Filología Hispánica. Su especialidad son los relatos breves y los aforismos que él maneja con maestría. Su bibliografía comienza a ser contundente ; he reseñado en este blog cuatro de sus publicaciones. Tengo muchas ganas de leer El viajero del siglo, libro que fue premiado y que pude leer en francés, pero prefiero, de lejos, leerlo en la lengua vernácula.

Este joven escritor ha sido destacado entre los 7 mejores escritores argentinos y entre los 22 mejores latinoamericanos por la Revista inglesa Granta. Felicitaciones.

El equilibrista es un precioso librito de apenas 140 páginas con aforismos, pensamientos y microensayos que se leen  bien y que hay que saborear. Yo cerraba los ojos y trataba de aplicar lo leído a mi experiencia. Me pregunté varias veces cuánto tiempo de reflexión por aforismo le costó al escritor; probablemente bastante tiempo hasta afinar el concepto, contrastando con la voracidad de lectura del lector …

Hice una pequeña selección de aforismos, totalmente subjetiva y personal. Aquí va…

Nos hacemos mayores cuando nos damos cuenta de lo fácil que resulta que las cosas salgan mal.

Toda sinceridad tiene su dosis de demagogia.

Amar es una obra de arte.

Hay más literatura en la vida de cualquier lector que en las lecturas de cualquier vida.

Corregir es el aprendizaje más terrible: ¿cómo es posible que, para escribir apenas un poco mejor, tengamos que entender que escribimos tan mal?

EL EQUILIBRISTA, El Acantilado III (2005),  ISBN 84-96489-07-8

Las huellas del equilibrista de Antonio Fernández Molina

Capture d’écran 2015-03-09 à 11.36.18

Antonio Fernández Molina fue un poeta, narrador, ensayista, aforista, traductor, dramaturgo, crítico de arte y artista plástico español (Alcázar de San Juan 1929-Zaragoza 2005). Su novela más conocida es El león recién salido de la peluquería (1971).

Se le vincula al postismo, un movimiento marginal que nació en Madrid en 1945 y cuyo nombre proviene de la contracción de postsurrealismo y que quiso significar « el ismo que viene de todos los ismos » o la síntesis de todas las vanguardias literarias precedentes. Es el único movimiento español que asumió las vanguardias europeas tras la Guerra Civil y donde figuraron nombres conocidos del ámbito artístico-literario. El movimiento estuvo vigente hasta 1950 con un declive debido a la incomprensión literaria y la cerrazón ideológica. Las influencias más notables del postismo vienen del dadaísmo francés, del cual surgió el surrealismo, pero los postistas consideran su movimiento como « una locura controlada » frente a la « escritura automática » surrealista.

Tomé este libro de la Biblioteca Cervantes porque eran textos cortos y los microrrelatos me seducen por la necesaria síntesis del pensamiento del autor con un mensaje claro e hipersintético donde reina el lítotes.Y me gusta sacar provecho de mis lecturas : en conocimientos,  en emociones diversas. Pero con la lectura de este libro no saqué nada, no aprendí nada, no me distraje, no me quedó nada después de la lectura y lo terminé por respeto. La larga introducción, de parte del Señor Calvo Carilla (¿un amigo?) fue releída una segunda vez tras terminar el libro,  lo que arroja cierta comprensión al texto surrealista, (¿postista ?), a veces poético, pero totalmente tirado por los pelos para mi.

Escribe José Luis Calvo Carilla en su introito que ese niño sabio que fue Fernández Molina, supo crear una obra original propinando de paso una pedorreta y un travieso pasagonzalo a la tradición canónica e institucional de la literatura y del arte.  El hombre de letras habría sacrificado su vida en aras de la sublimidad y de la exquisitez del ideal poético… Con todo, la vocación de escritor de microrrelatos fue la mas temprana y la que cultivó con asiduidad, llevado por sus convicciones de considerarlo el género más próximo a la aventura lírica en la que se hallaba embarcado. Fernández Molina debe mucho a Kafka, Borges, Cortázar y Gómez de la Serna. Los cimientos del mundo fernandezmoliniano se sustentan en toda la historia de la pintura y el cine contemporáneos, los cuales contribuyen a configurar unos espacios narrativos y unas metamorfosis en quien se considera como « un pintor que escribe ». Pero ante todo, Fernández Molina es un poeta que escribe relatos porque un lirismo inunda el universo narrado y crea un halo de magia que hace posible una mirada insólita sobre la realidad. Es redundante señalar que la narrativa del  escritor ciudadrealeño se aparta voluntariamente de cualquier convención realista. Vamos con un ejemplo.

CÓMO AMAESTRAR, DISTRAER, CONVENCER A UNA SARDINA

La idea de que las sardinas son irresponsables es falsa. Las sardinas son susceptibles de recibir una educación.

Cójase una sardina y colóquesela desnuda en una palangana, cuidando antes de poner sal en el agua. Después se la puede amaestrar con mucha paciencia.Váyanse anotando los progresos cada siete horas, no se cambie de educador ni se la deje abandonada durante más de setenta y cinco minutos. Cuando la sardina retrocede en sus progresos es muy difícil hacerla avanzar.

Al mismo tiempo hay que evitar que la sardina se aburra, darle el clima apropiado y cuidar de que asista a espectáculos que la reconforten.

Convencer a una sardina se la convence con facilidad. Basta encontrar a la persona adecuada. Nace una cada ciento siete años. Usted pone un anuncio y espera la contestación.

(Vaya chifladura ! Léase al segundo grado so pena de sentirse objeto de una tomadura de pelo ! Prefiero los microrrelatos del argentino Andrés Neuman).

LAS HUELLAS DEL EQUILIBRISTA, Menoscuarto 2005,  ISBN 84-933823-9-6

Temporada de fantasmas de Ana María Shua

Escritora argentina (Buenos Aires 1951) cuyo verdadero apellido es Schoua; obtuvo una maestría en Artes y Literatura en la Universidad de Buenos Aires. Escribe microrrelatos , literatura infantil y guiones de cine, adaptando varias de sus novelas al cine: « Los amores de Laurita » y « Soy paciente« . Se la conoce como « la reina de la minificción« . Su novela La muerte como efecto secundario fue seleccionada como una de las 100 mejores novelas publicadas en español durante los últimos 25 años, lista publicada por la revista colombiana Semana en pos de un Congreso en Cartagena (2007) que reunió 81 expertos.

Temporada de fantasmas es un libro de 99 microrrelatos, divididos en 9 cabezas de capítulos intitulados: « En pareja », « Misterios de la ficción », « De la vida real », « Capricho divino », « Enfermedades », « Otros pueblos,otros mitos », « Dormir, soñar », « De la galera » y « El desorden sobrenatural de las cosas ».

Tenía gran expectativa por leer esta autora argentina…pero no me gustaron mucho estos microrrelatos, encontrándoles mucho morbo, a veces patos, y demasiada fantasía- fantasiosa, los encontré poco « asibles » y rápidamente olvidables…Aunque reconociéndole a la escritora cierta erudición, especialmente con el vocabulario y hasta a veces una chispa de reflexión .

En materia de microrrelatos, prefiero los del escritor argentino Andrés Neuman que encuentro mucho más « aterrizados », más concretos, más interesantes.

Para dar  ejemplos, citaré un par de microrrelatos. Uno  del capítulo « Otros pueblos, otros mitos », intitulado La luna y la vida: LE-EYO fue uno de los primeros hombres, del que descienden los masai. Para evitarle la muerte, el semi-diós Naiteru-kop le ordenó que cuando arrojara el primer cadáver, tenía que decir así: « Hombre, muere y vuelve a la vida, luna muere y no vuelvas más ». Un niño murió poco después, pero como no era uno de sus propios hijos, Le-eyo se dijo: « Este niño no es mío; cuando arroje su cuerpo diré « Hombre, muere y no vuelvas más; luna, muere y vuelve a la vida ». Pero más tarde, cuando murió uno de sus propios hijos, fue inútil que pronunciara las palabras mágicas tal como se las habían enseñado. El niño no revivió. Por eso, desde entonces, el hombre muere y la luna renace. No odiemos a Le-eyo. ¿qué hombre sería capaz de renunciar para siempre a la luna por un hijo ajeno?

Y este otro del capítulo « Dormir, soñar » intitulado Sueños de niños Si tu casa es un laberinto y en cada habitación Algo te espera, si cobran vida los garabatos que dibujaste (tan mal) con tiza en la pared de tu pieza, y en el living la cabeza de tu hermana ensucia de sangre la pana del sillón verde; si hay Cosas jugando con tus animales de plástico en la bañadera, no te preocupes, hijita, son solamente pesadillas infantiles, ya vas a crecer, y después vas a envejecer y después no vas a tener más sueños feos, ni te vas a volver a despertar con angustia, no vas a tener más sueños, hijita, ni te vas a volver a despertar.

Sería interesante aplicarles un sicoanálisis a estos microrrelatos. Existe probablemente un back-ground espeso detrás de ellos.

Veremos qué impresiones me depara otra futura lectura de esta escritora, antes de formular una opinión definitiva sobre sus libros .

TEMPORADA DE FANTASMAS, Páginas de Espuma 40 (2004),  ISBN 4-95642-40-9