Archives

Un mundo de monstruos y de fuego de José María Arguedas

Résultat de recherche d'images pour "jose maria arguedas"

José Maria Arguedas fue un escritor, poeta, traductor, antropólogo y etnólogo peruano (Andahuaylas 1911-Lima 1969). Es un autor de cuentos y novelas y uno de los tres representantes de la narrativa indigenista del Perú junto con Enrique López Albújar y Ciro Alegría Bazán. En su obra resalta el antagonismo de dos culturas : la quechua y la occidental. El escritor, sujeto a la depresión, se suicidó en 1969.

La narrativa indigenista :  el indigenismo es una reacción al occidentalismo, una ideología de la oligarquía en los países andinos que pretendía excluír todo lo vernacular del patrimonio cultural del país.( Ej : « Cuentos andinos » de López Albújar o  » El mundo es ancho y ajeno  » de Ciro Alegría).

En un interesante artículo por Saniel E. Lozano encontré resumidas las características del indigenismo según Arguedas : 1) un realismo físico, geográfico, social, económico y político;  2) la presencia de la naturaleza: la sierra andina peruana;  3)  un valor documental con su carácter vivencial y testimonial;  4)  una intención docente para enseñar una realidad injusta;  5)  el esquema rígido, antagónico y de oposición entre terratenientes explotadores/campesinos explotados, indios/blancos, sierra/costa.

La prosa de Arguedas aporta además :  1) la intensificación del sentimiento lírico que aporta ternura y afectividad al relato;  2)  la utilización del realismo mágico porque Arguedas hace parte de la generación de narradores latinoamericanos incorporados al movimiento de lo « real maravilloso »;  3)  la presencia de la comunidad indígena con sus valores tradicionales;  4)  la ampliación del problema racial indígena;  5)  el énfasis en la capacidad creadora indígena :canto (huaynos), bailes, tradiciones, etc.

Se dice que ningún otro escritor peruano conoció tan profundamente a los indios andinos ni fue capaz, como Arguedas, de traducirnos su alma colectiva.

Su obra maestra es Los ríos profundos (1958), una novela autobiográfica que leí y que me costó leer porque lleva mucho quechua y mucha explicación. Cuenta la historia de Arguedas, cuando erraba por la sierra peruana acompañando a su padre, un abogado-escribiente-itinerante. Él sabe hablar quechua porque se crió con los indios y les tiene amor y reconocimiento. Le tocará vivir la sublevación de estos indios contra los militares, que en realidad son otros indios al servicio de los blancos dominantes. Ambos mundos son incompenetrables y herméticos, se cruzan, pero no se interpenetran. Hay mucho lirismo en el libro para describir la sierra y sus paisajes sublimes. El título emana de la idea que los ríos nacen en la sierra donde son fuertes y tumultuosos y van a la costa transformados en riachuelos casi secos. Y así, como las costumbres indias son fuertes y poderosas terminan anémicas en la costa donde predomina el Blanco.

Un mundo de monstruos y de fuego es una recopilación de textos (5) por Abelardo Oquendo en 1993 y el título emanaría del propio Arguedas quien puso todo su empeño en representar, con la mayor autenticidad posible, el « mundo cargado de monstruos y de fuego ». En Los ríos profundos puede leerse este párrafo…y mientras en Chalhuanca, cuando hablara con los nuevos amigos, en su calidad de forastero recién llegado, sentiría mi ausencia, yo exploraría palmo a palmo el gran valle y el pueblo; recibiría la corriente poderosa y triste que golpea a los niños, cuando deben enfrentarse solos a un mundo cargado de monstruos y de fuego, y de grandes ríos que cantan con la música más hermosa al chocar contra las piedras y las islas.

El libro es muy bonito y describe a la perfección la simbiosis de la gente del altiplano entre ellos, el paisaje y la fauna, que ellos veneran. También resalta el amor que estos indios le brindaron cuando se encontró solo y abandonado por su familia. El último texto es un diario de vida que Arguedas escribió antes de suicidarse por bala y donde explica las razones de su depresión.

Un párrafo escogido al azar, página 45 : sobre las pampas frías, junto al ischu (paja) silbador, recibiendo el agua y la nieve de los temporales, las vicuñitas gritan, mirando tristemente a los viajeros que pasan por el camino. Los indios tienen corazón para este animalito, le quieren; en sus ojos turbios prende una ternura muy dulce cuando se la quedan mirando, allá, sobre los cerros blancos de la puna mientras ellas gritan con su voz triste y delgada.

UN MUNDO, Tierra Firme 1993, sin ISBN

Canon (Cenizas y diamantes de la narrativa chilena) de Camilo Marks

Résultat de recherche d'images pour "camilo marks" Camilo Marks es un abogado, académico, escritor y crítico literario chileno (Santiago 1948). La grafía original de su apellido emana del francés Marcques, pronunciado Marks en español.

Canon (2010) es un libro que me ha encantado porque habla de lo que me fascina : los libros. Son críticas literarias desde autores decimonónicos hasta autores modernos. Y Marks entra en la polémica dando su opinión personal autorizada, teniendo en cuenta todo lo que ha leído. Gracias a este libro he podido medir hasta donde conozco en materia de literatura chilena y todo  lo que me queda por leer, que no es poco. Desde ya hice una lista de lecturas que iluminarán los tiempos venideros.

El Señor Marks da una opinión subjetiva sobre sus planteamientos y sus lecturas, lo que es normal. Es un temido y respetado crítico literario, una autoridad en la materia.  No siempre he concordado con sus aseveraciones, pero si en gran mayoría; sus puntos de vista están casi siempre desarrollados y se pueden entender. Me llamó la atención que no citara entre los modernos a Alejandro Zambra a quien reconozco dones innovadores con su prosa telegráfica y precisa, con una temática bien personal y algo diferente en el paisaje chileno.

La larga y estrecha faja de tierra que se llama Chile ha entrado en la globalización en materia de publicaciones literarias;  leí en este libro que las hay en demasía. Bueno, aquí en Europa es la inflación permanente ya que se estiman (Francia) +/-  casi 800 publicaciones cada otoño, que es la fecha de los premios literarios que son muchos. Más los libros que se publican fuera de los corsos para los premios literarios, o sea, libros que no están destinados a la competición pero que son numerosos también.  A esto se le llama plétora. Aquí la gente lee aunque se dice que cada vez menos porque no hay tiempo; hay que tener en cuenta que comparativamente en Europa el costo de los libros está al alcance de muchos, sin contar que al cabo de 1- 2 años son publicados en ediciones de bolsillo; mucho más asequibles y que hay bibliotecas por todas partes (estoy inscrita en tres).

Me encantó que el autor destacara con un capítulo especial a dos autoras chilenas que tengo por sobresalientes : María Luisa Bombal y Marta Brunet, dos coetáneas.

La Bombal deslumbra por lo moderna, lo intemporal de su obra. No hay que olvidar que vivió los « años locos » en Paris, que convivió con los surrealistas y una frenesía cultural y social única. La desgraciadamente escasa obra de la Bombal está impregnada de surrealismo. Tal como lo escribe Marks, los cortos libros de María Luisa se prestan a varias lecturas por los variados niveles de análisis posibles.

La obra de Marta Brunet es también descollante. Una prosa perfecta, rica, precisa y personajes ahondados a la perfección. Solo le he leído un libro que me dejó impresionada (Humo hacia el Sur de 1946), pero espero poder leer más.

El autor consagra un capítulo exclusivo al « niño terrible » de las letras chilenas, Roberto Bolaño. Es verdad que es un escritor terriblemente metaliterario que leyó a destajo y lo hizo saber en su literatura, lo que lo diferencia en años luz, de sus colegas chilenos. Y como dice Marks, el niño Bolaño no se consideraba muy chileno en su pedigree de escritor, por un lado porque vivió fuera de Chile mucho tiempo y por otro porque estimaba que los colegas llevaban un handicap en lecturas universales.

Un libro interesante, prolijo, para releer y meditar y comparar a medida que se vayan conociendo los autores y las publicaciones.

CANON, Debate 2010,  ISBN 978-956-8410-37-7

Cuentos venezolanos. Antología II (varios autores)

Résultat de recherche d'images pour "cuentos venezolanos" Hay un prólogo, una selección y notas de Rafael Ramón Castellanos (nacido en 1931 en Trujillo. Es doctor en Filosofía y Letras y licenciado en Periodismo; historiador, ensayista, crítico de literatura y biógrafo).  El libro comprende 14 autores y sus cuentos : Arturo Uslar Petri, Raúl Valera, Alfredo Armas Alfonso, Horacio Cárdenas Becerra, Gustavo Díaz Solís, Oscar Guaramato, Antonio Márquez Salas, Humberto Rivas Mijares, Oswaldo Trejo, David Alizo, Salvador Garmendía, Adriano González León, Francisco Massiani y Argenis Rodríguez.

Es un libro que me regalaron y que quise leer porque me faltan autores venezolanos. Sólo conocía a Uslar Petri a quien le leí Las lanzas coloradas y La isla de Róbinson (excelente).

De los 14 cuentos sólo destaco el de Arturo Uslar Petri Simeón Calamaris que cuenta la historia de un estudiante de Medicina que debe hacer la autopsia de un desconocido sobre el cual él quisiera saber algo más y parte en pos de alguna información. Es un relato con mucha tensión y realismo. El otro cuento que me gustó fue Mañana si será de Raúl Valera que encontré muy representativo del campo venezolano.

De los cuentos resaltan varias cosas : la omnipresencia de la muerte y bajo varios aspectos, concerniente a seres y animales y la importancia de la naturaleza bella y variada que deja huellas en el relato.

Una lectura de mediano interés.

CUENTOS VENEZOLANOS, Publicaciones Españolas S.A. 1975,  ISBN 84-399-4019-X

Un curé d’enfer de Jørn Riel

Résultat de recherche d'images pour "jorn riel"

Jørn Riel est un écrivain Danois (Odense 1931) qui vécut 16 années au Groenland sur l’île d’Ella avec une mission scientifique. De ce séjour, il publiera une dizaine de tomes humoristiques sur l’Arctique. (il est préférable de les lire dans l’ordre car les personnages sont introduits peu à peu et les aventures font allusion aux aventures précédentes). Il a été couronné en 2010 par le Prix de l’Académie Danoise.

Ce livre, Des racontars arctiques de la collection 10/18 est une compilation de 4 tomes comportant chacun plusieurs histoires assez courtes. J’ai publié un billet en avril 2017 sur La Vierge froide et autres racontars (1974), en mai 2017 sur Safari en Arctique (1976), en juin 2017 sur La passion secrète de Fjordur (1976) et voici le dernier de cette compilation.

Un curé d’enfer (1977) ce sont encore des histoires désopilantes avec ces chasseurs du nord du Groenland, des hommes aguerris qui bravent des conditions extrêmes pendant des mois. Malgré leur isolement énorme, ce sont des gens qui baignent dans une grande humanité et tolérance parce que cet isolement les rend solidaires, même si les différences entre les uns et les autres sont bien perçues.

Ce sont sept histoires dont quelques unes assez fortes tout de même. Dans ces histoires, le capitaine Olsen aura un rôle très secondaire et effacé.

UN CADAVRE BIEN CONSERVÉ est désopilante et dramatique à la fois car le camarade décédé pose un problème de conservation malgré la fraîcheur climatique. Le dénuement bon enfant est tellement drôle quoique dramatique.

LE CHIEN QUI PERDIT LA VOIX est une belle histoire terriblement émouvante qui montre bien la symbiose qui existe entre les chiens de cordée et le trappeur, surtout avec le chien de tête de cordée. Ici c’est l’histoire du couple inséparable de Fjordur et sa chienne Miss Dietrich.

EL DEDO DEL DIABLO est très drôle avec ce mec qui débarque d’un pays chaud et qui se prend pour Indiana Jones sauf qu’on est dans l’Arctique. La fin est inénarrable, tellement elle est inattendue.

LE PETIT PEDERSEN est une histoire pleine d’humanité et de psychologie. Comment le chevronné Lodvig arrivera à faire mûrir le petit Pedersen, tellement complexé.

UNE ÉPOPÉE LITTÉRAIRE se pourrait qu’elle mette en lumière le cas de Riel qui commence à écrire ses histoires vraies sur l’Arctique et les chasseurs, dans l’histoire il se fait appeler Anton. La fin est très drôle.

LA PUCE est une histoire désopilante car narrée par la puce elle même. Toute une saga pour arriver jusqu’aux chasseurs et la puce peut mener une vie de patachon. Ce que l’histoire ne nous raconte pas, c’est comment cette puce s’est fait engrosser…

UN CURÉ D’ENFER est la dernière histoire et elle finit de façon tout à fait inattendue. Franchement, il faut qu’elle soit vraie parce qu’une histoire comme celle là, c’est difficile à inventer. On dirait un dessin animé.

Un pur régal que ces histoires arctiques. Elles font oublier la morosité ambiante et bien des malheurs.

UN CURÉ D’ENFER, 10/18 2012 (JR 1977),  ISBN 978-2-264-05851-5

Cuentos de la generación del 50 (Chile) de Enrique Lafourcade

Este libro tiene para mi un doble valor. Primero un valor sentimental porque me viene de lejos y de parte de Francisco L. y enseguida un valor intelectual porque tenía muchas ganas de leer acerca de esta , hoy un poco olvidada Generación chilena del 50, llamada también « Generación del Parque Forestal » porque era un lugar común de reunión para todos estos literatos.

Enrique Lafourcade Valdenegro (Santiago 1927) es un escritor, crítico, periodista y animador TV chileno. Estudió Historia del Arte en Paris y fue agregado cultural en la Embajada chilena en España.  Ha recibido varios premios en el ámbito nacional.

Publicó TRES antologías del cuento chileno de su generación, de las cuales este libro sería la segunda publicación. Las otras son Antología del nuevo cuento chileno de 1954 y Antología de cuentistas chilenos de 1960. Su obra más conocida es Palomita blanca de 1971, llevada al cine bajo el mismo nombre por Raúl Ruiz y con una banda sonora de Los Jaivas. Es la novela más comprada por los chilenos; en 2012, en su 64-ava edición, alcanzó el millón de ejemplares vendidos.

Sobre la Generación del 50 Lafourcade escribió: » Queríamos explorar el mundo porque pensábamos que la vida estaba más allá de las rutinas familiares y domésticas. Bohemios de pan con queso y tacitas de té en El Bosco, pasábamos el día metidos en la Biblioteca Nacional y charlando en el Parque Forestal. Un grupo de jóvenes que soñó con ser artistas« .

Según otro miembro de esta generación , el escritor Alejandro Jodorowski, la cultura chilena de los años 50 se armó gracias al fuerte predominio homosexual de los artistas de la época (El Periodista, marzo 2003).

Jorge Edwards, otro escritor chileno, quien escribió un libro sobre el poeta chileno Enrique Lihn ( La casa de Dovstoiewski), ambos de la Generación del 50, señala que el problema de la generación del 50 chilena fue su incapacidad de asumir el compromiso en muchas cosas: en la política, en el amor.

Rolando Gabrielli (literato chileno) en julio 2008 escribe que en los 50, la narrativa chilena, salvo rarísimas excepciones no sonaba ni tronaba; sólo los poetas históricos que le « enmendarían la página generacional », hipopótamos en la charquita de Chile. También escribe que Lafourcade es un polémico escritor, conservador de primer orden, que se adjudica la creación de la Generación del 50 ó Generación « del Parque Forestal ».(Homines.com,2008).

Eva Valcárcel de la Universidad de Coruña escribió cosas interesantes sobre esta generación en el prólogo del libro de Jorge Edwards « Los convidados de piedra« : « La denominación va unida al nombre de Enrique Lafourcade, editor de la primera antología de 1954 que recogía el talento de 24 autores jóvenes chilenos. Según Ortega y Gasset (« La deshumanización del arte »), una generación literaria es siempre una unidad cultural, un nexo común dentro de un grupo humano. En los años de la publicación se discutió mucho sobre la pertinencia de la denominación e incluso se propuso otro nombre, el de « generación de 1957 » , menos adecuado.

El grupo abarca escritores que publicaron obras a partir de 1950 y que Lafourcade denominará oficialmente por primera vez en 1956, dos años después de la publicación de la Antología del nuevo cuento chileno, durante una conferencia en la Biblioteca Nacional de Santiago. Los miembros del grupo tienen en común su enfrentamiento con la literatura de la « generación del 38 », la generación del criollismo y del realismo social. Los creadores conciben la literatura como un hecho estético, separándola de una función social. Tienen una formación cultural más rica y son conocedores de la literatura y de la historia, son individualistas y herméticos, comprometidos con su vocación; se trata de una generación aristocrática y aislada que sabe que aunque constituyen un grupo, estarán siempre solos.

La explicación del escepticismo ante la existencia propia se encuentra en la decadencia del momento histórico en el que viven, de profundas transformaciones sociales y la experiencia traumática de la posguerra. Su escepticismo está originado por la asunción de la pérdida de valores de la aristocracia nacional como por la convulsión política mundial. Esta postura les llevará a ensayar nuevas técnicas formales, a veces de manera incipiente y eliminarán la anécdota de la ficción lo que sorprenderá a la crítica, acostumbrada a la descripción minuciosa de los novelistas de la generación del 38.

Para Fernando Alegria (crítico literario chileno) este grupo de escritores se caracteriza por destilar « una angustia indefinida que da origen a una rebeldía sin causa ni propósito, y que, en el fondo, no es sino el reflejo del sentimiento existencialista que aplasta a las nuevas generaciones en Europa y Norteamérica. Los integrantes del grupo negarán su filiación sartreana y dirán que su actitud se debe a un reflejo de la decadencia social del momento y que, ante la posibilidad de ignorar el lado oscuro de la misma, prefirieron encararla, utilizando la escritura como un instrumento de catarsis que puede servir para trasformar la sociedad por medio del arte ».

Este libro es una edición de 1959, libro amarillento y con olor a papel viejo,  con una dedicatoria de la mano de Enrique Lafourcade  que dice: Para « un hombre lleno de fe », con un cordial saludo de Enrique Lafourcade. Julio de 1959.

Son 17 cuentos de desigual duración y contenido, algunos de estilo criollista y otros de corte muy europeo. Del lote sólo destaco el largo cuento de José Donoso   La puerta cerrada, bien construido, bastante original y un poco angustioso, con los personajes bien ahondados y complicados. Es la historia increíble de un hombre que pasará toda su vida con el único afán de dormir porque está convencido que soñando hallará unas puertas abiertas que lo conducirán a una especie de nirvana que él asemeja a una felicidad total.

Todos los otros cuentos no  dejan un recuerdo muy neto. quizás el de Alejandro Jodorowski me pareció de corte bastante moderno: Zipelbrum.

Cada cuento lleva al principio una recopilación de buenas y malas críticas por gente de aquellos años que se dedicaba a las cosas de la literatura.

Los autores de cuentos de la Antología, por orden de aparición son: Margarita Aguirre, Guillermo Blanco, Armando Cassigoli, Jorge Edwards, Mario Espinosa, Pablo García, María Elena Gertner, Luis A. Heyremans, Enrique Lafourcade, Jaime Laso, Enrique Lihn, Enrique Moletto, Herbert Müller, Waldo Vila y José Zañartu.

CUENTOS DE LA GENERACIÓN DEL 50, Editorial del Nuevo Extremo 1959 (Santiago de Chile)