Archives

El color de la piel (9) de Ramón Díaz Eterovic

Résultat de recherche d'images pour "el color de la piel ramon diaz eterovic""

Ramon Díaz Eterovic es un escritor chileno (Punta Arenas 1956) que se ha hecho santiaguino desde 1974, creador del detective privado Heredia, un personaje protagonista de más de 20 títulos de novelas negras ambientadas en un Santiago urbano y céntrico, publicado en más de 20 países.

Una parte de la obra del autor fue adaptada para la TV chilena en 2005 bajo el título de Heredia & Asociados; se pueden ver algunos capítulos en Youtube pero es una adaptación libre de los libros. Se mira con interés por el ambiente tan chileno-capitalino aunque va demasiado rápido, prefiero los libros.

Díaz Eterovic ha sido galardonado con numerosos premios y hasta tres veces con el Premio Municipal de Santiago género novela (1996, 2002 y 2007) y con el Premio del Consejo Nacional del Libro y de la Lectura (1995, 2008 y 2011).

El escritor utiliza la novela policial para hablar de temas sensibles en la sociedad chilena, como los detenidos desaparecidos, el narcotráfico, el tráfico de armas, la carencia de una real democracia, las traiciones de todo tipo, la ecología, etc. Díaz Eterovic quiere escribir una comedia humana chilena con temas e historias que reflejen diferentes aspectos actuales de la sociedad. Se dice que Díaz Eterovic es un habitué del bar La Piojera de la calle Aillavillú, cerca de la estación Mapocho donde se sitúa el antro del detective Heredia.

El autor ha sido objeto de estudios y publicaciones por el catedrático chileno Guillermo García-Corales, quien escribió « las novelas de Díaz Eterovic son novelas de consciencia y estética urbana y representan la mejor expresión del relato detectivesco en el Chile de la nueva narrativa de los años 90″. (cf « Poder y crimen en la narrativa chilena contemporánea: las novelas de Heredia » y « Ramón Díaz Eterovic, reflexiones sobre la narrativa chilena de los años 90″).

Estoy leyendo estas aventuras en orden de publicación porque me encanta el entorno de estos policiales aunque el personaje de Heredia me da lástima por su inmensa soledad compensada por las diarias libaciones, al mismo tiempo que me causa admiración  su afición a la literatura. Vive quejándose y soliloquea con su gato Simenon que le sirve de válvula de escape; a veces no tiene ni dinero para comer, pero no siempre cobra por sus servicios…entonces no hay que quejarse.

Empecé a publicar en avril 2019  La ciudad está triste (1987) el primer tomo de la serie al cual le encontré « gusto a poco », pero como una promesa por venir. El segundo tomo, Solo en la oscuridad (1992) me gustó muchísimo más porque se perfila mejor la personalidad de Heredia y la del mundo en el que se mueve. Nadie sabe más que los muertos (1993) es el tercer opus de la serie y me gustó medianamente porque lo encontré bastante enrevesado con plétora de personajes y algo tirado por los pelos. Ángeles y solitarios (1995) es el quinto de la saga y fue premiado; me gustó  porque hay buena acción, pero me equivoqué con la cronología, publicándolo en realidad bajo el N°4 y dándome cuenta tras la lectura de Nunca enamores a un forastero (1999) que éste es anterior puesto que Díaz Eterovic menciona al tira Solís, amigo de juventud de Heredia en condiciones que Solís desaparece en Ángeles y solitariosLos 7 hijos de Simenon (2000) es el sexto de la serie, lo encontré estupendo, ágil, entretenido y con una trama más renovada ya que habla del medio ambiente y de la corrupción que se genera entre políticos y solicitantes con la obtención de mercados. Lo han destacado con el Premio Las Dos Orillas 2000 (Gijón). El ojo del alma (2001) es el séptimo de la serie, ganador del Premio Municipal de Santiago 2002, un tomo que conlleva una buena descripción de bares santiaguinos y del Santiago céntrico,  lo encontré algo verborreico, cansador. El hombre que pregunta (2002) me gustó porque trata de literatura y de literatos.

El color de la piel (2003) me gustó aunque lo encontré triste con un Heredia más solo qué nunca, avejentado, sin dinero y que vive trasnochando, libando y soliloquiando con el gato Simenon que ya me parece antipático con tanta reflexión gatuna.

En este tomo suceden cosas agradables como el retorno del kiosquero Anselmo, cansado con su matrimonio viñamarino con la pitonisa y que sale huyendo y retomando su negocio, lo que es una compañía y seguridad para el pobre Heredia. Además le procura buenos datos para las apuestas hípicas cuyas ganancias sacan de apuro al detective. También entabla una nueva amistad con un inspector llamado Cardoza que lo apuntala con los datos que Heredia necesita para investigar. Por el lado de los amores, en este tomo el sabueso tendrá una corta pero buena relación con una peruana que trabaja en un bar y que podría reanudarse si la peruana vuelve algún día a Santiago.

El caso policial esta vez atañe a la búsqueda de un joven peruano que desaparece. Hace parte de los miles de peruanos que ingresan a Chile sin papeles y viven en condiciones precarias. El hermano del joven peruano, que representa otro caso de trabajador sin papeles, contrata a Heredia.

Heredia va investigar y acercarse a esta población flotante de extranjeros que sobreviven duramente y son muy solidarios entre ellos. Provocan por lo general el rechazo de los chilenos que los acusan de participar en todo tipo de delitos.

Heredia va a resolver el caso que no es nada limpio y tiene ramificaciones más que turbias y corruptas. El joven peruano no andaba con buenas juntas…Y página 82 se lee…a la falta de hospitalidad, a la estupidez de creernos superiores a los demás. El mundo está lleno de racismos intolerantes y preocuparse por el color de la piel es un camino que no conduce a nada bueno.

Y siempre esa poesía urbana que sabe escribir Díaz Eterovic, desde el primer párrafo del libro nos brinda la entrada en materia…en el comienzo de una tranquila noche de verano, el barrio vivía sin sobresaltos su rutina de construcciones viejas y calles en penumbras. Una franja azul se reflejaba sobre las lejanas cumbres de la Cordillera de Los Andes, negándose a seguir al sol en su muerte cotidiana. Desde la oficina, y con algo de imaginación, podía escuchar el murmullo del río Mapocho avanzando sobre piedras y matorrales, sin entusiasmo, convertido en un hilillo barroso, anémico.

Página 200 el tono sigue terriblemente melancólico…encendí un cigarrillo y me detuve a escuchar el rumor de la calle. Era una tarde cualquiera, igual a tantas otras en la ciudad, con sus murmullos y sus rabias, sus gritos y llantos, su manera empecinada de reproducirse, horas tras horas, acogiendo los sueños de la gente, absorbiendo su esperanza de muro en muro, atormentada y feliz de girar, en su incansable carrusel. En apariencia nada nuevo en la ciudad; y yo en ella, solo, como un vigía fatigado de observar a las personas. El juego del testigo que recarga su memoria de datos inútiles y al final del día cree conocer la ciudad pero solo ve un lado de ella, porque la otra cara, tal vez la más auténtica, permanece rodeada de sombras, de palabras dichas de frente a la intimidad de un espejo o al silencio anterior a la decisión de cerrar los ojos y dormir.

Heredia está un poco resquebrajado moralmente y estima  página 42 que ya ha vivido los dos primeros tercios de su vida y que le queda un tercio más por vivir. Probablemente el más difícil, el del cansancio y las despedidas. No tiene las certezas de otras épocas ni el consuelo del futuro. Sólo queda la repetición de algunos gestos conocidos y las burlas de un cuerpo cansado. Los golpes duelen el doble, las resacas le desprenden la piel y no consigue revivir los sentimientos de antaño. Heredia recuerda a menudo su pasado en el orfanato.

Es probable que el escritor se auto refiere en este tomo con « un escritor » a quien Heredia cuenta sus casos aunque con una buena cantidad de mentiras. El escritor ordena las  historias y las publica en forma de novela aunque Heredia no sabe si el tipo vende bien sus libros, pero en todo caso se entretiene con lo que él le cuenta y eso ya es bastante. No se puede pedir todo en la vida (página 81).

Un tomo triste y melancólico con una excelente descripción de un Santiago céntrico.

EL COLOR DE LA PIEL, LOM 2013,(RDE 2003),  ISBN 978-956-00-0430-7

El hombre que pregunta (8) de Ramón Díaz Eterovic

Image associée

Ramon Díaz Eterovic es un escritor chileno (Punta Arenas 1956), creador del detective privado Heredia, un personaje protagonista de más de 20 títulos de novelas negras.

Una parte de la obra del autor fue adaptada para la TV chilena en 2005 bajo el título de Heredia & Asociados; se puede ver algunos capítulos en Youtube aunque es una adaptación libre de los libros. Se mira con interés por el ambiente tan chileno-capitalino aunque va demasiado rápido, prefiero los libros.

Díaz Eterovic ha sido galardonado con numerosos premios y hasta tres veces con el Premio Municipal de Santiago género novela (1996, 2002 y 2007) y con el Premio del Consejo Nacional del Libro y de la Lectura (1995, 2008 y 2011).

El escritor utiliza la novela policial para hablar de temas sensibles en la sociedad chilena, como los detenidos desaparecidos, el narcotráfico, el tráfico de armas, la carencia de una real democracia, las traiciones de todo tipo, la ecología. Díaz Eterovic quiere escribir una comedia humana chilena con temas e historias que reflejen diferentes aspectos de la sociedad.

El autor ha sido objeto de estudios y publicaciones por el catedrático chileno Guillermo García-Corales, quien escribió « las novelas de Díaz Eterovic son novelas de consciencia y estética urbana y representan la mejor expresión del relato detectivesco en el Chile de la nueva narrativa de los años 90″. (cf « Poder y crimen en la narrativa chilena contemporánea: las novelas de Heredia » y « Ramón Díaz Eterovic, reflexiones sobre la narrativa chilena de los años 90″).

Estoy leyendo estas aventuras en orden de publicación porque me encanta el entorno de estos policiales aunque el personaje de Heredia me da lástima al mismo tiempo que admiración por su afición a la literatura. Empecé a publicar en avril 2019  La ciudad está triste (1987) el primer tomo de la serie al cual le encontré « gusto a poco », pero como una promesa por venir. El segundo tomo, Solo en la oscuridad (1992) me gustó muchísimo más porque se perfila mejor la personalidad de Heredia y la del mundo en el que se mueve. Nadie sabe más que los muertos (1993) es el tercer opus de la serie y me gustó medianamente porque lo encontré bastante enrevesado con plétora de personajes y algo tirado por los pelos. Ángeles y solitarios (1995) es el quinto de la saga y fue premiado; me gustó  porque hay buena acción, pero me equivoqué con la cronología, publicándolo en realidad bajo el N°4 y dándome cuenta tras la lectura de Nunca enamores a un forastero (1994) que éste es anterior puesto que Díaz Eterovic menciona al tira Solís, amigo de juventud de Heredia en condiciones que Solís desaparece en Ángeles y solitariosLos 7 hijos de Simenon (1999) es el sexto de la serie, lo encontré estupendo, ágil, entretenido y con una trama más renovada ya que habla del medio ambiente y de la corrupción que se genera entre políticos y solicitantes con la obtención de mercados. Lo han destacado con el Premio Las Dos Orillas 2000 (Gijón). El ojo del alma (2001) es el séptimo de la serie, ganador del Premio Municipal de Santiago 2002, un tomo que conlleva una buena descripción de bares santiaguinos y del Santiago céntrico,  lo encontré algo verborreico.

El hombre que pregunta (2002) me gustó porque trata de literatura y de literatos aunque encontré la trama algo floja. El hombre que pregunta no es otro que Heredia, siempre indagando y preguntando para llegar a la conclusión de sus casos. Y el hombre encuentra, con sus pocos medios, con su cuasi embriaguez permanente, pero tiene ángel y cacumen.

Esta vez un abogado santiaguino y ex compañero de Leyes lo solicita tras la muerte de un crítico literario también santiaguino muy conocido y temido. La ex compañera del crítico literario y vecina de domicilio, está segura que no fue muerte accidental como se dice, sino asesinato.

Nuestro Heredia se introduce en el medio literario santiaguino y comienza su pesquisa. Tenemos en tela de fondo un microsistema de lo más pintoresco, pero nada original porque el caso tiene universalidad : envidias, comidillas, jugadas chuecas, traiciones y más traiciones, plagios, robos, delaciones, etc, etc. El detective Heredia brilla en este medio porque sabe de literatura  asombrando a más de uno y porque liba mucho conversando, es una verdadera esponja este Heredia.

Va a vivir su buen romance con una escritora conocida y neurótica, pero no sabemos si tendrá duración en el tiempo. Ya casi no se acuerda de su joven amor Griseta, pero si recuerda al tira Dagoberto Solís, su amigo y compañero de ruta. Reaparece el periodista Campbell del tomo anterior. Hay mucha soledad urbana en las novelas de Heredia.

Un buen opus, sin politiquería y con el inefable gato Simenon, el fuero interno de Heredia.

Una muestra de la poesía urbana del escritor…Había dejado de llover y las calles parecían el rostro lloroso de una ciudad que sentía pena de si misma y de los seres que la recorrían buscando refugio contra el hálito destemplado del invierno.

EL HOMBRE QUE PREGUNTA, LOM Ediciones 2002,  ISBN 978-956-00-1007-0

La délicatesse de David Foenkinos

Résultat de recherche d'images pour "david foenkinos la délicatesse"

David Foenkinos est un romancier français (Paris 1974) avec des études de lettres à la Sorbonne, ayant une solide formation musicale (jazz). Dans ses livres il décline le thème de l’amour, surtout autour du couple, avec humour et pas mal de sensibilité, parfois loufoquerie; c’est un parisien fin observateur des comportements humains contemporains quelque peu névrosés et nombrilistes ; il traite de l’absurdité avec une certaine fascination pour la sensualité (cette dernière affirmation émane de lui). Il a déjà publié une quinzaine de romans qui ont été traduits dans une trentaine de langues, il a été plusieurs fois primé.

J’ai publié un billet en janvier 2014 sur son roman Le potentiel érotique de ma femme (2004) qui était fort divertissant, léger. Puis un billet en mars 2019 sur un court roman Le mystère Henri Pick (2016)  qui m’a beaucoup divertie; le film éponyme de Rémi Besançon (2018) m’a plu par sa légèreté gracieuse ( Ah! la scène du Club de lecture qui m’a fait éclater de rire, c’est une scène qui n’existe pas dans le livre, mais c’est une trouvaille très drôle).

La délicatesse (2009) a connu un grand succès de librairie; on lui a attribué une dizaine de prix, ce qui veut dire que le livre a touché pas mal de lectrices. Un film au titre éponyme est sorti en 2011, dirigé par David et Stéphane Foenkinos et avec Audrey Tautou dans le rôle de Nathalie. C’est un film assez fidèle au livre mais qui va trop vite sur les évènements, ce qui donne une impression quelque peu superficielle par rapport à la teneur du livre; il y a quelques jolies trouvailles dans le film comme par exemple les changements de plan ultra rapides pour suggérer le temps qui passe et quelques jolis gros plans comme la séquence longue sur les belles et fines jambes d’Audrey Tautou. Résultat de recherche d'images pour "la délicatesse affiche"

Le roman est plutôt court, environ 200 pages, et il raconte encore une histoire déjà maintes fois lue, sans grande originalité, mais qui accroche tout de même. Pourquoi?

D’abord c’est le ton: un drame de la vie mais sans pathos, bien au contraire, une histoire  bien ancrée dans la « vraie vie » avec des situations d’un naturel désarmant. La vie commune entre Nathalie et François va durer 7 ans, des années sans heurts et un bonheur simple. Nathalie commencera sa vie professionnelle dans une boîte suédoise et fera son chemin. Ceci jusqu’au drame.

Le milieu laboral est assez bien décrit: amitiés qui ne sont pas, rivalités, harcèlement, médisances, mesquineries. Rien de nouveau sous le soleil. Et une protagoniste qui essaie de maintenir une intégrité, une cohérence, une dignité.

Puis vient le temps de l’oubli et le réveil à la tendresse par là où on ne la sent pas venir. Un collaborateur d’origine suédoise et qui fonctionne de façon différente, va balayer tout sur son passage, même les certitudes.

Beau conte sur la tendresse, la délicatesse, le renouveau: espoir d’un peu d’air frais dans un monde de brutes.

LA DÉLICATESSE, Folio N° 5177, 2011 (DF 2009),  ISBN 978-2-07-044025-2

El juguete rabioso de Roberto Arlt

Résultat de recherche d'images pour "roberto arlt"Roberto Arlt fue un novelista, cuentista, dramaturgo, periodista e inventor argentino (Buenos Aires 1900-1942). Es el componente más destacado del grupo de escritores de Boedo.

La producción literaria argentina de los años 1920-30 estaba dividida en dos grupos llamados Florida y Boedo, nombre de las calles en que se situaban sus revistas respectivamente: el grupo Florida (Revista Martín Fierro) planteaba lo literario a partir de la estética, de lo formal y alrededor de las avanzadas de las vanguardias europeas. El grupo Boedo (Revista Claridad) pensaba lo literario desde lo social, enaltecía el contenido antes que la forma y creía en la revolución proletaria.

El juguete rabioso, publicado en 1926 fue la primera novela de Roberto Arlt, pero tenía otro título: La vida puerca, un título que su amigo Güiraldes (del grupo Florida) le aconsejó cambiar por El juguete rabioso, pensando que La vida puerca tenía una connotación demasiado violenta para los eventuales lectores. Se dice que este libro sería la más autobiográfica de las obras de Arlt, situada en los barrios pobres de inmigrantes de Buenos Aires, especialmente el barrio Flores, de donde provenía la familia de Arlt.

Curiosamente, la publicación de El juguete rabioso fue rechazada por Castelnuovo, el máximo representante del grupo Boedo, pero fue aceptada por el grupo Florida.

Es una novela importante, una novela de aprendizaje que marca el comienzo de la novela moderna en Argentina. Es una novela  donde los personajes están menos descritos que los lugares y los entornos de los lugares. Es una novela llena de diálogos coloquiales ricos en lunfardo (=jerga porteña del hampa) y en cocoliche (=jerga mezcla de español y de diversos dialectos italianos). Yo tenía cierta aprensión con la posible dificultad de lectura, pero muy al contrario, la novela se lee muy bien, es interesante y no ha envejecido ni un ápice.

El libro fue adaptado dos veces al cine : en 1984 por José María Paolantonio y Aníbal di Salvo y en 1998 por Javier Torre (aquí abajo el afiche de la película de 1984).Image associée

LA NOVELA :  Roberto Arlt, en 4 capítulos nos cuenta la vida de un adolescente que lucha por escapar a la miseria y a la ignorancia a la cuales está irremediablemente destinado por su origen social. El adolescente-narrador es un antihéroe, es Silvio Astier y su fracaso permanente por surgir de su condición. A los 16 años, su madre le significa que debe trabajar para ayudar a la manutención de la familia, a pesar de la sed de conocimientos, la inteligencia de Silvio y su aptitud innata para los estudios. La literatura es para Silvio el camino del aprendizaje, la supervivencia en el mundo del hampa.

Hay 4 capítulos  independientes en la obra:

  1.   Los ladrones: Silvio y dos amigos fundan el Club de los Caballeros de la Media Noche que se dedica al robo  en el barrio hasta que se les pilla en plena fechoría y deciden abandonar la experiencia. El ultimo robo planeado por el trío (robo de libros a una biblioteca) tiene alto valor simbólico porque es el acceso por la fuerza y la deshonestidad, al mundo de la  cultura al cual Silvio no tiene acceso por sus apremios económicos y familiares. Otro valor simbólico en la obra es la permanente alusión al bandido folletinesco Rocambole, el personaje de Ponson de Terrail, un criminal  que empezó sus fechorías muy temprano y que buscó la redención como justiciero social.
  2.  Los trabajos y los días : Silvio se ubica en una librería de viejo como factótum, donde sufre humillaciones y vejaciones, a tal punto que trata de prender fuego al cuchitril donde vive y trabaja, pero fracasa.
  3.   El juguete rabioso: Silvio se presenta como candidato en mecánica a la Escuela de Aviación, es enrolado porque les parece un joven muy despierto, pero será finalmente despedido sin ningún miramiento y con la frase lapidaria « no se necesitan mecánicos inteligentes, sino brutos para el trabajo ».  Silvio Astier tratará de enrolarse en un barco  que lo lleve a Europa y también va a fracasar. Enseguida vivirá una situación extraña con un travesti en un hotel de mala muerte. Desesperado, tratará de suicidarse, pero fracasará. Tanto fracaso y desesperanza harán de Silvio Astier un ente vil, maleado por la vida.
  4.  Judas Iscariote : Silvio trabaja como vendedor de papel, pero no es feliz, trabaja como bruto y gana poco. Conoce a El Rengo, un marginal cuidador de carros en la feria de Flores (barrio natal de Arlt) quien le propone un robo a gran escala, pero Silvio lo va a traicionar transformándose en un Judas Iscariote, un traidor. Con el éxito del delito, Silvio pudo alcanzar su sueño y salir de su miserable caos existencial, pero prefiere traicionar a un amigo, a su clase social y traicionarse a si mismo. El único momento  en que Silvio no fracasa es cuando delata al Rengo y comete un acto socialmente bueno, pero individualmente malo.

Los personajes de Arlt se acercan algo a la novela picaresca donde el pícaro (Silvio Astier) ocupa el centro del relato en condiciones que los amos y señores están relegados a planos secundarios.

La última frase del libro esclarece la situación moral de Silvio Astier con la frase final: « tropecé con una silla…y salí » queriendo decir que se equivocó, juzgó mal, traicionó y que su caso no tiene remedio.

EL JUGUETE RABIOSO, DEBOLSILLO (2019), (RA 1926),  ISBN 978-987-725-331-3

La invención del amor de José Ovejero

Résultat de recherche d'images pour "jose ovejero la invencion del amor" José Ovejero es un escritor español (Madrid 1958), licenciado en Historia y Geografía.

Le leí  Las vidas ajenas (2005) premiado con el Premio Primavera de Novela del mismo año, un libro que me gustó porque está bien ordenado; sucede en Bélgica (dónde el autor reside en parte) en dos medios bien opuestos : el de la finanza, corrupto y « sobre » las leyes y el de los bajos fondos con vidas decadentes. El mundo del hampa sobrevive vaciando departamentos de difuntos e irrumpiendo en vidas ajenas. El otro ámbito busca planes para evadir dineros en Suiza. Los maleantes tratan de chantajear, pero salen perdiendo y el más corrupto es un abogado que asesora a un magnate y que urde un rescate de millones que son sólo para él…

La invención del amor (2013) recibió el Premio Alfaguara de Novela del mismo año. Es una novela urbana y madrileña con una historia insólita y poco creíble: la historia de una usurpación de identidad. Samuel es un cuarentón desilusionado de todo, sin ataduras ni compromisos, bastante cínico, un verdadero antihéroe de su tiempo. Un día recibe una llamada telefónica anunciándole la muerte de Clara en un accidente de la ruta. Y aunque no ha frecuentado a ninguna Clara, decide acudir al tanatorio, por curiosidad, por dejadez. A partir de ese momento Samuel se hace pasar por alguien que no es, otro Samuel que vive un piso más abajo, y hará todo lo posible por conocer a Clara, una supuesta amante.

Se lee en el libro…Samuel siempre ha evitado la palabra amor. Un sustantivo devaluado, una moneda tan usada que ha perdido el relieve de manera que se puede acariciar entre los dedos sin percibir imagen alguna; una moneda que no me atrevería a dar en pago por miedo a ser mirado como un estafador…(buena dosis de cinismo, eh?)

Poco a poco se irán incorporando en la novela otros personajes que gravitan en torno a Clara como su hermana Carina y tendremos un cuadro compuesto por diferentes puntos de vista que el lector irá asimilando. El relato es contemporáneo de una España en plena crisis donde los tenderos son chinos y se aburren (¿ venden acaso?), los camareros son sudamericanos y los capitales extranjeros…

Hay algo de humor negro en esta novela. Samuel el mentiroso, estaba ufano con su vida, pero está solo y se refugia en su terraza desde donde contempla el ancho mundo sin involucrarse,  fascinado por el vuelo de las aves (en este caso los vencejos) porque representan cierta libertad que él no tiene.

De esta red de mentiras Samuel saldrá transformado y el lector se sentirá perdido por momentos porque no vislumbra la salida y el relato es algo confuso.

El planteamiento de José Ovejero sobre el amor es interesante. Dice en una entrevista que uno se enamora cuando no conoce a la otra persona, y encima cuando le engaña dando la mejor versión de si mismo. Esa parte del enamoramiento es un invento. ¿ Y cuando empieza el amor? Cuando aceptas la realidad del otro, con sus limitaciones y sus imperfecciones, y cuando aceptas las tuyas.

Francamente no encontré que esta novela sea meritoria de un premio aunque la trama sea original, y no es la primera vez que el Alfaguara me defrauda. Los lectores avezados saben que esto de los premios a veces es más negocio que calidad literaria. Y a veces tengo la impresión que dan el premio más a la persona que al libro en cuestión, lo que puede ser defendible.

LA INVENCIÓN DEL AMOR, Alfaguara 2013,  ISBN 978-84-204-1469-0

Saber perder de David Trueba

Afficher l'image d'origineDavid Rodríguez Trueba es un escritor, periodista, actor, guionista y director de cine español (Madrid 1968); es hermano del también conocido director Fernando Trueba. Ha publicado unas 5 novelas en Anagrama que han sido traducidas a más de 15 idiomas. Ha dirigido unas 9 películas y la última Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013) fue ganadora de 6 Premios Goya !

A David Trueba le leí Abierto toda la noche (1995) un panfleto muy divertido sobre la familia y la sociedad modernas: la familia Belitre donde todos son excéntricos, la abuela Alma que decide no salir más de su cama, el abuelo Abelardo que compone poesías y perora, los hijos del matrimonio Belitre, todos unos chiflados de primera.

Saber perder (2008) , su tercera novela, ganó el Premio Nacional de la Crítica 2008 en España, y fue finalista del Premio Medicis Étranger en Francia y del Premio Dulce Chacón de Narrativa 2009 en España. Es una novela copiosa (+500 páginas) con un título muy acertado, escrita en un lenguaje coloquial accesible a todos; es una novela urbana, hiperrealista, original, inteligente y bien escrita. Conlleva una crítica societal donde los perdedores no tienen espacio, son auténticos antihéroes pero con historias terriblemente humanas de seres mediocres pero creíbles, profundos y ricos en matices. Los temas universales de la novela son : la soledad, el amor y el desamor, el desempleo, el mundo millonario del fútbol, la inmigración (con o sin papeles), la delincuencia, los estudios desastrosos, la delicuescencia de las familias, la senectud y sus enfermedades. Es también una novela cinematográfica de gran valor literario con una sólida armazón estructural;  la experiencia como guionista de Trueba se refleja en un detallismo minucioso. Trueba utiliza bastante el humor para sobrellevar los dramas de los protagonistas.

La novela transcurre durante un año,  se abre y se cierra con el mismo personaje : Sylvia que cumple 16 años. Los personajes principales son 4 :

  1.   Sylvia una adolescente de su tiempo, preocupada por la pérdida inminente de la virginidad, víctima de la separación de sus padres, optando por vivir con el padre y con una madre que parte a Zaragoza con una nueva pareja. El autor dotó a este personaje de una inteligencia emocional sobresaliente, que descuella del promedio de los otros personajes; es el único personaje que se proyecta hacia un futuro.
  2.    Lorenzo es el padre de Sylvia, un loser, pero además un asesino, no hizo grandes estudios, perdió el trabajo, perdió a su mujer, comunica mal con su hija, se liga con una sudaca porque se « cree enamorado »; el creía, bromeando, que no se podía perder y lo perdió todo
  3.    Ariel Burano es un chico de apenas 20 años, un futbolista argentino con contrato millonario en un club madrileño; el muchacho fuera de jugar al fútbol, vive muy solo, desfasado de la realidad, con dinero que rebosa por todas partes y que lo hace llevar una vida de bohemia bastante vulgar. El fútbol juega una parte importante en el relato pero no es un libro sobre el fútbol y el caso de Ariel nos permite una visión conspicua del ámbito de este deporte en general con unas reflexiones acertadas sobre este mundillo, con el miedo cerval de los jugadores que se espían y son espiados, que sufren presiones y que ganan millones demasiado fáciles que los aleja de cierta realidad, que los hace frecuentar ambientes corruptos, directores turbios, prensa amarilla, mujeres fáciles. Página 484 : el fútbol es un deporte muy raro al que juegan unos eternos adolescentes descerebrados y millonarios, pero que mueven unas maquinarias que hacen feliz a cientos de miles de descerebrados mucho menos favorecidos económicamente.
  4.     Leandro es el abuelo de Sylvia y el padre de Lorenzo, un personaje que fue toda su vida un hombre silencioso, un fracasado que solo llegó a ser profesor de piano y no un concertista famoso como su amigo de infancia Joaquín (Inspirado en Joaquín Achúcarro). Leandro caerá en un abismo de depravación (pasión senil morbosa) rayano en la demencia en condiciones que su mujer se muere de cancer. (David Trueba introdujo un personaje real en la novela, el exitoso concertista de piano clásico Joaquín Achúcarro (Bilbao 1937) con un procedimiento ya utilizado por ejemplo por Javier Cercas en su excelente novela Los soldados de Salamina, cuya adaptación cinematográfica realizó David Trueba).

Sylvia será a escondidas la novia de Ariel durante un año, se sentirá atraída y feliz con este chico a sabiendas que la relación no podía durar; Ariel se enamora de Sylvia pero no puede mostrarse con ella porque Sylvia es menor de edad y podría ser severamente juzgado, él es un sudaca inocente que solo sabe jugar al fútbol y tiene tanto dinero que su escala de valores es aberrante; Lorenzo el padre es un antihéroe y un perdedor irredento; Leandro el abuelo, el que debiera ser el ejemplo, es el personaje más detestable, su pasión por una prostituta nigeriana y malévola no tiene redención y provoca un rechazo sin condiciones.

En tres generaciones (del abuelo a la nieta) se repite la misma historia con variaciones. Cada personaje busca la felicidad y quiere huir de la soledad. Todos estos personajes tienen en común el fracaso de una parte de sus vidas. Y en cada etapa de la vida: adolescencia, juventud, madurez y vejez notamos el esfuerzo, a veces fallido, por salir adelante luchando.

SABER PERDER, Anagrama 2008,  ISBN 978-84-339-7347-4

Los impacientes de Gonzalo Garcés

Gonzalo Garcés es un escritor argentino (Buenos Aires 1974) con estudios de Letras Modernas y de Filosofía. Fue profesor de escritura creativa en la UC de Santiago de Chile con un programa cultural que fue premiado : La ciudad y las palabras. Hoy en día residiría en Buenos Aires.

Los impacientes recibió el Premio Biblioteca Breve 2000 y por esta razón quise leerlo. Es una novela donde trasciende el número tres: son tres los protagonistas, hay tres partes y sucede en tres días. Es una novela de educación sentimental o bildungsroman donde tres personajes veinteañeros se buscan un destino, una razón de vivir en una ciudad sobrepoblada donde impera la soledad existencial. Estos jóvenes que nacieron a finales de los setenta, en un país en crisis, con una crisis que perdura ,  se puede decir que a esos jóvenes les robaron la juventud, ya son viejos, tienen mentalidad de perdedores, están cansados de antemano. Es también una novela urbana.

No es un libro que me ha gustado, es de un « ombliguismo » enfermante, egocéntrico por donde se lea, poco trascendente. El mensaje está claro, pero carece de trascendencia.

Los tres personajes tienen apenas veinte años: Mila es una chica que quiere ser escritora y que ya ha vivido muchas desilusiones en su cuerpo y en su mente, Boris es un pianista de jazz que vivió una historia sentimental con Mila que terminó mal y Keller es un muchacho sin nombre, intelectual y dado al dandismo a pesar de su sobrepeso. Los chicos no tienen lazos familiares que los protejan, están lanzados en pleamar, pero no saben donde ir y se dejan llevar por la marea. Son maduros / inmaduros, son viejos antes de tiempo. No son interesantes. La vida les va a pasar por encima y va a quedar una historia banal que contar, una historia como tantas otras, una más.

Lo  que salva a este libro es la calidad de la escritura, porque lo que se refiere al contenido, es un bodrio. No  voy a repetir diciendo lo que pienso de los premios literarios (cf Riña de gatos de E. Mendoza en diciembre 2013, en este blog).

LOS IMPACIENTES, Seix Barral 2000,  ISBN 83-322-1064-1