Archives de tags | novela

Yo confieso de Jaume Cabré

Description de cette image, également commentée ci-aprèsJaume Cabré i Fabré es un filólogo, escenarista y escritor catalán (Barcelona 1947), cuyas novelas son de gestación lenta. Los  grandes temas de su obra son el poder y la condición humana, el valor de la creación artística, con la música en un destacado papel. Ha sido premiado con muchos premios catalanes y con cuatro  Premios de la Crítica española: en 1985, 1992, 2005 y 2012 (éste último con Yo confieso). Recibió además el Premio Nacional de Literatura en 1992. Es un autor muy leído en Alemania donde  Yo confieso  lleva más de 500 000 ejemplares vendidos (contra 50 000 en Francia)…

En Francia le han puesto como título, Confiteor, lo que encuentro elegante y adecuado, además que es un término que vuelve a menudo en el texto. En alemán le han puesto  El silencio del coleccionista (Das Schweigen des Sammlers), lo que no está mal .

La primera vez que escuché hablar de este libro fue con Guillaume L. quien  dijo  que se trataba de una gran obra , una obra que iba a hacer mella…y tenía toda la razón. Dedico esta reseña al simpático Guillaume que supo interesarme y compré el libro , no en el idioma vernacular (catalán), sino en una excelente traducción al español de Concha Cardeñoso de Miera .

Es muy intimidante escribir una buena reseña sobre este monumento de la literatura, de esta obra maestra. Son pocos los libros que dejan la sensación de haber leído una obra mayor. Confieso haberme sentido anonadada, perpleja y casi confusa después de leer la última línea…

¿Por qué tanto remezón? Porque hay muchas cosas en este libro. Porque este libro abarca seis siglos de historia europea con personajes y sus historias. Trata de Historia, de idiomas, de música, de la historia de la familia Ardèvol, de una historia de amor,  de literatura,  de coleccionismo, de un tratado sobre el Mal, de la historia de Adrià Ardèvol (el protagonista), de la historia de un violín, de la historia de la amistad entre Adrià y Bernat , de pintura, de filosofía, de poesía…

Este libro no se lee fácilmente porque, aunque hay una total coherencia en la trama, la estructura de la novela es compleja:  en una misma frase se salta de un protagonista a otro o de un tiempo a otro y se necesita  concentración para seguir el hilo de la narración so pena de perderse en el relato.

Adrià Ardèvol i Bosch, nacido en 1946 narra su vida a la primera persona, tiene recuerdos desde los siete años cuando se escondía tras las puertas y los sillones para escuchar conversaciones extrañas entre sus padres y sus allegados, extrañas porque el niño no entendía el significado. Era un chico raro, solitario, sobresaliente, pero infeliz porque sus padres eran fríos y lejanos y no lo querían con simplicidad, sino que le habían escogido un destino muy a lo grande: el padre lo quería erudito y políglota y la madre un violinista de renombre mundial. Adrià es tan infeliz que se inventa un par de secuaces que lo acompañarán toda su vida: el indio Águila Negra y el sheriff Carson que no son otra cosa que la materialización de su consciencia, de su alma frente a tanta soledad. Se sentía tan solo que tenía su infancia grabada como un cuadro de Hopper, una soledad misteriosa.

Adrià Ardèvol querrá saber todo, sin cesar de estudiar y llegará a dominar 10 idiomas, la filología, la historia, la lingüística, la filosofía, la teología. Escribirá libros que tendrán gran acogida en el mundo intelectual, como su tratado La voluntat estètica y más tardíamente su legado, una Història del Mal.

Adrià crecerá y será un ente raro, cobarde, temeroso, solitario. Le costará tomar decisiones y expresar sentimientos. Vive escondido entre sus libros en el despacho heredado de su padre que será el centro de su universo; su tesoro más preciado será el violín storioni, adquirido « a la mala » por su padre. Adrià estará toda su vida a la búsqueda del saber, pero será un permanente insatisfecho, un infeliz declarado. Adrià será manipulado varias veces y no sabrá defenderse. Es un ser incompleto y frágil a pesar de sus múltiples dones y sapiencias.

La base argumental del libro es la reflexión sobre la maldad y la crueldad. Adrià escribirá al final de su vida un tratado sobre el Mal, tema que lo ha estado persiguiendo buena parte de su vida. Yo Confieso es también es un libro sobre los sentimientos: la culpa, la amistad, la traición, el amor, el desamor.

El libro empieza como una carta que Adrià escribe a Sara, el  amor de su vida, un amor bastante extraño, que resistió al paso del tiempo y a las dificultades sin nombre, un amor que los hizo sufrir por separado, pero que fue correspondido con toda la ley, un amor raro, un amor que sucede pocas veces en la vida y que pocos alcanzan a conocer (dice Adrià  » vivo agarrado a la madera podrida de un naufragio; no puedo remar hacia ningún destino. Estoy a merced de cualquier racha de viento pensando en ti, pensando por qué no podía haber sido de otra manera, pensando en las mil oportunidades que perdí de quererte más tiernamente »).

El libro empieza con este párrafo que resume bastante bien la desilusión profunda de Adrià:  « Hasta anoche, andando por las calles mojadas de Vallcarca, no supe que nacer en semejante familia había sido un error imperdonable. De pronto entendí que siempre había estado solo, que nunca había podido contar con mis padres ni con un Dios al que encargar la búsqueda de soluciones, aunque, a medida que crecía, fuera adoptando la costumbre de delegar el peso del pensamiento y la responsabilidad de mis actos en creencias imprecisas y en lecturas muy diversas ».

Hay frases  de significación profunda; hete aquí algunas citaciones  que me gustaron…Página 474  …pero el Mal existe antes que la guerra y no depende de una entelequia, sino de las personas...Página 486:…Ya lo dijo Goethe. Yerra quien en la madurez se propone cumplir un deseo de la juventud. Quien no supo o no pudo conocer la felicidad en el momento adecuado tampoco lo logrará por más esfuerzos que haga, porque habrá perdido el tren. Lo máximo que sobrevive en el amor que se reencuentra en la madurez es una tierna repetición de los momentos felices...Página 539:…Cuando se ha degustado una vez la belleza del arte, la vida cambia. Cuando has oído cantar al coro Monteverdi la vida cambia. Cuando has visto a Vermeer de cerca, la vida cambia; cuando has leído a Proust, ya no eres el mismo. Lo que no sé es por qué…Página 541: la música de  Franz Schubert me transporta a un futuro mejor. Dice muchas cosas con pocos elementos. Tiene una fuerza melódica inagotable, llena de gracia y encanto y de energía y verdad al mismo tiempo. Schubert es la verdad artística y para salvarnos tenemos que  agarrarnos a ella. Página 556: la obra de arte es el enigma que ninguna razón puede dominar.

Un libro inmenso por su profundidad, un libro ambicioso, un libro raro, complejo y sin embargo tan asequible porque atañe temas que interesan a todos, sin olvidar el lado « thriller » con revelaciones sobre los personajes que nos dejan atónitos.

A Jaume Cabré se le ha comparado con Robert Musil y su libro El hombre sin atributos que reflejó sus preocupaciones existenciales y también con Thomas Mann (un coetáneo de Musil, y amigo) por lo detallista y ambicioso.

YO CONFIESO, Booket 2011,  ISBN 978-84-233-4589-2

Óscar y las mujeres de Santiago Roncagliolo

Santiago Roncagliolo es un escritor, guionista de telenovelas, dramaturgo, asesor político y periodista de investigación de nacionalidad peruana (Lima 1975), residente en Barcelona desde 2000. Estudió Lingüística y Literatura en Lima.

Es el cuarto billete sobre una de sus obras en mi blog;  fueron publicados :El amante uruguayo (el más interesante para mi) en octobre 2013, La pena máxima en julio 2014, Jet Lag en enero 2015 y ahora éste. ¿Mi  autor favorito ? pensarán algunos…Debo ser franca y la verdad es que son libros que han sido regalados y enviados directamente desde Lima. Yo no los hubiera comprado.

La comercialización de este libro se hizo primero por entregas en digital (Internet), antes de ser editado sobre papel. Los capítulos iban rotando por los países de habla hispana, lo que constituye una originalidad. Al parecer Roncagliolo escribió guiones de telenovelas en Miami, de manera que « sabe » de lo que escribe y probablemente se encuentren elementos autobiográficos. Es en Miami donde se facturan las telenovelas que se emiten por toda Latinoamérica.

Óscar y las mujeres es la sexta novela de Roncagliolo,  es un libro liviano y bastante vulgar porque refleja fielmente el mundo de la farándula y de los escritores de telenovelas,  (llamadas soap- operas en Europa),  unos dramones cebollentos que buscan conmover la fibra humana en sus más bajos instintos. Estamos a años luz de lo que se llama literatura. Pero en materia de business, es otra cosa, generan  un lucro que puede resultar faraminoso según el ranking de audiencia.

El libro de Roncagliolo lo leí a continuación del tercer tomo de las memorias de Sándor Márai y de una tétrica novela de la argentina Ana María Shua. Ambos libros son buena literatura, pero engorrosos. El librito de Roncagliolo me hizo el efecto de un bálsamo de frescura y logró hacerme sonreír varias veces,  lo que no es poco. Hay que leerlo al segundo grado y reírse de las cosas que nos cuenta el autor…

Este libro es una farsa del principio hasta el final  con una estructura bastante original : la alternancia del texto de la telenovela que Óscar Colifatto escribe delante  nuestro y que Óscar modifica cada día en función de lo que ocurre en « su horrenda » vida real,  que es un verdadero peladero afectivo. Porque los culebrones pueden resultar románticos, pero la real life de Óscar no tiene absolutamente nada de romántico.

Óscar es un don nadie, un pobre tipo enajenado, un escriba de culebrones que tuvieron éxito de audiencia, pero que ya no lo tienen y en este estrato, la búsqueda frenética del rating es despiadada. Para inspirarse y en un comienzo de su « carrera », Óscar revisaba el basurero de otros guionistas y recuperaba los borradores buscando inspiración.

El problema es que Óscar no sabe separar el trabajo de su caótica vida personal. Su personalidad está llena de anomalías: es maniático, obsesivo, misántropo, hipocondríaco, débil, cobarde, infantil, egoísta y totalmente inepto a mantener una relación humana estable.

Su productor, el asqueroso Pasamonte, es un ser repugnante que lo exprime como un limón y lo acorrala con sus exigencias sin soltar el dinero que Óscar le reclama en permanencia.

Todos los personajes alrededor de Óscar son caricaturales, algunos individuos son grotescos, otros son divertidos.

Alguien hizo un paralelo entre este Óscar Colifatto e Ignatius J. Reilly, el personaje del escritor norteamericano John Kennedy Toole en su novela La conjura de los necios, ambos personajes emprenden aventuras que se van superando en enredos y desenlaces catastróficos.

En resumen, un libro facilón, divertido por momentos, pero que no deja huellas y que narra de paso la experiencia de Santiago Roncagliolo como  « escribidor » de telenovelas « románticas ». El lenguaje de la novela es coloquial, lleno de locuciones zoológicas que deben gustar al escritor como « se sacudió como una orca con retortijones », o « pisoteaba sus pudores como un rinoceronte en un jardín japonés »…

Para terminar, citaremos una frase de Woody Allen que figura como epígrafe en la novela porque va bien con el tema de las telenovelas : »La vida imita a la televisión barata ».

ÓSCAR Y LAS MUJERES, Alfaguara 2013,  ISBN 978-8-42041-3594

Detrás del muro de Roberto Ampuero

Capture d’écran 2015-03-09 à 10.52.55

Roberto Ampuero Espinoza es un exitoso escritor chileno (Valparaiso 1953), creador del entrañable detective cubano radicado en Chile, Cayetano Brulé (Brulé es el segundo apellido de su padre). El escritor posee un PhD de la Universidad de Iowa, EEUU, con una tesis literaria con el  tema : « La historia como conjetura. La narrativa de Jorge Edwards » .

El escritor ya totaliza 35 años viviendo fuera de Chile, pero conserva intacto su atavismo hacia Chile; sus novelas están escritas en un lenguaje muy chileno y coloquial, lo que me agrada . Fue nombrado Embajador de Chile en Mexico por Sebastian Piñera entre 2011 y 2013, cuando asumió el cargo de Ministro de la Cultura en Chile (entre noviembre 2012 y marzo 2014).

He reseñado tres de sus libros en este blog : El último tango de Salvador Allende en noviembre 2012, Pasiones griegas en octubre 2013 y Bahía de los misterios en junio 2014.

Detrás del muro, publicado en octubre 2014 es la continuación de Nuestros años verde olivo de 1999, libro que muchos  prefieren . El libro tiene un subtítulo para allanar las dificultades e imprecisiones que podrían surgir con la volátil memoria : Novela de mi memoria imprecisa. 

No es un libro que me ha gustado mucho. Encontré que los saltos con la temporalidad del relato perturban al lector y no son claros. Encontré también que la permanente justificación del escritor para explicar su giro de posición dogmatica, suena hueca. Quedé con la impresión parcial de que los muchachos exiliados en RDA (del mundo del socialo-comunismo) estaban más interesados y ocupados en beber  cafecitos,  cervecitas y tirarse a las estupendas alemanas que cumplir con el rol que se les asignaba de « guerrilleros » del socialo-comunismo. Lo que resalta mucho es la promiscuidad y la permanente paranoia de « espionitis » que reinaba en ese enclave socialista que fue la RDA.  Y la total falta de autocrítica hacia el régimen por parte de los exiliados acogidos generosamente en este enclave oriental alemán y que por el hecho de haber sido subvencionados y acogidos, no se atreven a formular la mas mínima crítica en contra de los abusos perpetrados detrás del muro sobre 17 millones de alemanes y sometidos (menos los soplones, que no fueron pocos). Hay que resaltar que para los 17 millones de habitantes de la RDA la palabra « muro » (mauer) estaba proscrita del vocabulario cotidiano y del  oficial, de la literatura, del cine, de las noticias . Emplear la palabra era traición al régimen e implicaba recibir una sanción porque era, por definición, un concepto del enemigo capitalista. Para referirse al muro debía decirse « valla de protección antifacista« .

Página 271 se lee : si el Estado comunista era propietario de las viviendas (comunista? socialista, mas bien, no?), los hospitales, las escuelas y las universidades, y controlaba todas las plazas de trabajo, los salarios, el seguro de salud y las jubilaciones, y uno lo criticaba, no podía ser sino un « malagradecido », desde luego. La razón : el Estado se lo había dado todo. El Estado en Cuba, la RDA u otros países socialistas era Mefistófeles; Fausto, por su parte, era el pobre ciudadano que por el mero hecho de haber nacido allí debía venderle su alma y no chistar« .Y página 281 : estaba harto de depender de los favores del Estado, de que el régimen me sacara en cara cada día los beneficios del socialismo como si uno no trabajara; me tenían harto también las vallas anunciando el cumplimiento de los planes de producción de las empresas estatales y celebrando los congresos del SED, la FDJ, o lo que fuere. También me tenían hasta la tusa los obreros con casco y buzo azul que en los noticieros de televisión sonreían felices de la dicha de vivir en el socialismo, las banderas rojas que flameaban por doquier al viento; los jóvenes con la camisa azul de la FDJ que vitoreaban a Erich y Margot Honecker adonde ellos fueran, y el Muro de mierda que nos convertía a todos en prisioneros de una gran cárcel llamada RDA.

El poeta cubano Heberto Padilla que constituyó en su hora « el caso Padilla », figura muchas veces en el texto y al parecer fue un amigo de Ampuero en sus 5 años de residencia en Cuba (diciembre 1974-1979), Padilla lo supo aconsejar de manera racional. El poeta escribió un acertado poema sobre la construcción del socialismo : « Un paso al frente, y / dos atrás : / pero siempre aplaudiendo« . Este « caso Padilla » que provocó tanto trastorno a Jorge Edwards en sus escasos tres meses de residencia en Cuba como encargado de negocios del gobierno de Allende. Nunca  menciona Roberto Ampuero a Jorge Edwards, quien acababa de estar en Cuba (1971) y sobre la obra del cual Ampuero hará posteriormente su tesis de doctorado.

Es notable ver como las convicciones pueden ser fuertes a una edad tan tierna, los 20 años de Ampuero, convicciones que lo hicieron arrojar por la borda su familia y su entorno para partir y escribir su historia personal avasallada por una Historia que hizo de él lo que es hoy. A esta edad los jóvenes están convencidos que pueden « mover montañas », es la edad donde todo es aún posible. Un libro algo oportunista y repetitivo, donde el autor hace su mea culpa, lo que en si no es vil, porque « seuls les imbéciles ne changent pas d’avis ». Hay que tener coraje. Y sonreí francamente cuando al final del libro el ex « pasionario » des JJCC chilenas  aspira a reencontrar a su ex « polola », la bella y probable espía Carolina, lo que no debe ser del todo del gusto de su mujer, como él llama a su actual esposa.

El llamativo trailer del libro (1min02) :

https://www.youtube.com/watch?v=V4otv-4FefE

Hay que mencionar  el excelente libro de la periodista australiana  Anna Funder « Stasiland » que describe minuciosamente y sin compromiso, los horrores de la RDA. Y la paradoja que representa la nostalgia que sienten antiguos alemanes del Este cuando rememoran la cárcel, nada de dorada, que fue la RDA, pero donde el ente estaba totalmente subvencionado y condicionado para vivir a cuestas de un estado totalitario. Es el resultado de lo que se llama « lavado de cerebro », no?

DETRÁS DEL MURO, Sudamericana 2014,  ISBN 978-956-262-432-9

Los geniecillos dominicales de Julio Ramón Ribeyro

 Julio Ramón Ribeyro es un  escritor de novelas y de teatro, ensayista y aforista peruano (Lima 1929-1994) poseedor de una de las prosas más bellas que conozco en lengua castellana, especialmente con sus cuentos que son verdaderas joyas . Es un  miembro de la generación del 50 peruana. Vivió largos años en Paris terminando como embajador peruano a la Unesco.

La obra de Ribeyro refleja un realismo urbano que abre el camino al Boom latinoamericano del cual el escritor prefirió vivir alejado.

Julio Ramón Ribeyro y sus Cuentos completos, es el quinto libro más consultado en este blog : 1650 consultas hasta ahora, lo que no es poco.

Sus personajes pertenecen a la clase media establecida o a la clase baja ascendente, en situaciones de fracaso, con pequeñas tragedias personales o cotidianas.

« Los geniecillos dominicales » es su segunda novela de sólo tres que  dejó, publicada en 1965 y ganadora del premio de Novela del diario limeño Expreso.  La novela desarrolla el tema del desencanto juvenil a través de las vivencias de Ludo Totem, personaje que conlleva rasgos autobiográficos del autor. Es una novela urbana en toda su acepción,  que retrata el mundo de la clase media limeña venida a menos, al mismo tiempo que pugna una nueva clase social por surgir, la del proletariado que tiende a mejorar. El título viene de la pandilla que frecuenta Ludo Totem, todos esos muchachos fanáticos de literatura y que intercambian en torno a este tópico, sobre todo los domingos.

Ludo Totem tiene la edad que debió tener Ribeyro en los años 50, cuando transcurre el relato: se trata de un  joven apasionado por la literatura, que ya escribe  cuentos y  es un fumador empedernido. La historia es sombría,  es una bajada al infierno de la decadencia física y moral de un muchacho de buena familia (aunque venida a menos), que decide abandonar su empleo de funcionario para « vivir » su bohemia. A partir de ese momento la narración se vuelve sórdida , con la frecuentación del lumpen limeño.  Es la quintaesencia de un anti- héroe : ningún proyecto, ninguna línea de conducta, búsqueda desenfrenada de un placer patético porque efímero y vacuo. Ningún examen de consciencia, el vacío existencial total.

Estamos en una Lima de la década del 50 con clases sociales claramente delimitadas, mundos que se codean, se observan, pero no se cruzan. Los tipos sociales del Perú de entonces son variados y diferentes, yendo del blanco puro al negro retinto. Cada coloración gira en un ámbito particular. Página 159 tenemos un descriptivo  bastante enjundioso:…Y una población horrible, la limeña, la peruana en suma, pues alli había gente de todas las provincias: cholos, zambos, injertos, cuarterones, mulatos, quinterones, albinos, pelirrojos, inmigrantes o blancoïdes, como él, choque de varias razas…En suma, una raza que no había  encontrado aún sus rasgos, un mestizaje a la deriva… Había narices que se habían equivocado de destino e ido a parar sobre bocas que no les correspondían. Y cabelleras que cubrían cráneos para los cuales no fueron aclimatadas. Era el desorden… Por lo menos el indígena puro tenía  una expresión, es decir, un estilo. Pero lo penoso era que el indígena trataba de disimular su nobleza ignorada y la recubría con elementos prestados: el peinado del cholo, el traje del blanco, el andar del zambo, las maneras y los dichos de todos ellos y resultaba a la postre una constantinopla de gestos y envoltorios…

El contenido de esta novela es negro y desangelado, pero la prosa es suntuosa.  Lo comparo con la prosa prístina del colombiano Alvaro Mutis que encuentro superior a la de Gabriel García Marquez, pero ésto es cuestión de gustos y de sensibilidad…

LOS GENIECILLOS DOMINICALES, RMPerfiles 2008,  ISBN 978-84-92480-11-1

 

El lugar donde estuvo el paraíso de Carlos Franz

Carlos Franz es un escritor chileno (Ginebra 1959) que posee  también la nacionalidad española. Estudió derecho, pero se dedicó exclusivamente a la literatura después de hacer un taller literario con José Donoso. Colabora con varios periódicos.

Tiene unas siete publicaciones entre 1988 y 2011. Su nombre fue citado por Carlos Fuentes (junto con otro chileno, Arturo Fontaine, también por leer) en el magnífico ensayo sobre La gran novela latino-americana  (2011), lo citó como un representante de la « nueva narrativa chilena » con la  siguiente frase: « voz nueva, poderosa, creativa y comprometida con la palabra« . Viniendo de un Carlos Fuentes ésto es gloria y desde entonces  tenía pendiente leerlo. Memoria chilena, la biblioteca virtual de la Biblioteca Nacional chilena lo define como un escritor con gran manejo estilístico al servicio de narraciones vinculadas al dolor, al destierro, al viaje. Tengo otro libro de él que espera lectura sobre mis cargados anaqueles, se trata de Almuerzo de vampiros.

El lugar donde estuvo el paraíso fue finalista del Premio Planeta Argentina 1996 y fue llevado al cine en 2001 por el español Gerardo Herrero, bajo el mismo título y con el actor argentino Federico Luppi en el rol principal.El lugar donde estuvo el paraíso
Trataré de ver la película, pero sólo después de la lectura para hacer funcionar primero la imaginación y no influenciarme con la adaptación cinematografica que a veces es muy libre.

El libro es muy bueno, describe muy bien esta vida errante y artificial del insondable Ministerio de Relaciones Exteriores, la errancia permanente, el lado oscuro que no puede evitar de codearse con gente patibularia, la propensión al alcohol,  inevitable falso amigo para evitar el tedio y anegar  penas.

Es la historia del Cónsul chileno  (nunca sabremos su verdadero nombre) en Iquitos, al comienzo del Golpe Militar. El Cónsul  recibe a su hija de 19 años, Anna,  como cada año durante las vacaciones largas. Pero esta vez el Cónsul tiene casa y pareja, una misteriosa y bella joven loretana a penas mayor que su hija. El clima de Iquitos es pegajoso, venenoso, descrito con lujo de detalles, a tal extremo que las descripciones provocan sensaciones sinestésicas poderosas. Página 170 tenemos la clave del título: Quizá este infierno sea el sitio donde una vez estuvo el Paraíso…

Una idea del clima selvático reinante en un lugar como Iquitos y el agobio que puede  resultar …(habla Anna, la narradora) mi verano tocaba a su fin. Pero era sólo mi idea del verano. Aquí no había estaciones de verdad. Aquí la vida brotaba para pudrirse enseguida, aplastada por su propia exuberancia. Las lluvias continuarían, y con ellas vendría la crecida. El río se hincharía. Belén la ciudad flotante se elevaría unos diez metros y volvería a bajar. Eso sería todo. El calor y los olores y el verde parejo de la selva serían siempre los mismos. Una podía caer fácilmente en la ilusión de que el tiempo no pasaba. Tal vez por eso el Cónsul había soñado toda su vida con estos puestos en la banda cálida del mundo. Quizá en estos lugares sin estaciones era más sencillo persuadirse de que realmente se es inmune. Inmune al cambio, al deterioro, a la muerte. Lo único que puede esperarse después del calor, es la lluvia, y después de ésta, aguardar de nuevo el calor.

El papel de la hija lo encontré ambiguo y venenoso. Tiene con el padre una relación un poco especial; no es la de padre e hija, sino la de una pareja, pero sin  incesto. En todo caso Anna, tan joven y que es además la narradora, tiene reflexiones que no corresponden a una muchacha de esta edad, además que consume alcoholes fuertes como quien toma Coca-cola…y se permite interferencias graves con la gente. Es una persona bastante descolocada y el perfil sicológico le correspondería mejor a una treintañera, que será la edad de Anna al final de la novela.

El exilio y el desarraigo es una idea que merodea a lo largo de la novela. Carlos Franz es hijo de diplomático y debió conocer  bien estas situaciones. Página 32 leemos…por lo visto, siempre el exilio de un hombre puede haber sido el paraíso de otro…Sólo había que tener a mano la voluntad de escapatoria, de fuga, la huida de esa inmovilidad donde las cosas y las almas se asientan y corren el riesgo de echar raíces… »Vivir en el exterior ». Era una de sus nociones favoritas. El había tomado distancia para ver la vida desde donde uno no puede hacer ni recibir daño: desde el exterior. Desde el perímetro de esas cosas que la otra gente llama vida: la familia, la política, el propio país…El Cónsul era doctor en una ciencia cuya única receta era el cambio de aires, la amputación de las raíces, la expatriación.

También la idea del viaje es recurrente en la novela. El Cónsul ha pasado su vida viajando (¿huyendo?)...El tiempo había quedado entre paréntesis allá, en nuestro lejano país. Dicen que quien consiguiera viajar cerca de la velocidad de la luz no envejecería. Permanecería él mismo, mientras el universo se fuga hacia el pasado. Tal vez por eso viajamos.

La parte política de la novela está rápida y claramente planteada, pero no es parte importante en la historia. Sirve solo para fijarnos la época de la narración. Lo que realmente prima es el clima malsano, la relación extraña entre padre e hija, la dependencia al alcohol  del Cónsul, su desliz  hacia la corrupción, la tragedia final y su decadencia.

Buen libro, lectura que se pega a la piel como el clima pegajoso y malsano de Iquitos.

ADDENDUM: anoche visioné la película de Gerardo Herrero del 2001. La adaptación cinematográfica es muy cercana al libro, el director no se tomó ninguna libertad con el texto, pero el ambiente pegajoso, casi venenoso y malsano del libro no pasa con las imágenes. Tuve un problema de comprensión del lenguaje, la dicción de algunos personajes era débil, articulaban bajo y mal, no les entendía nada; para mi oreja destacaba la buena dicción del argentino Luppi, pero sobre todo la de Gianfranco Brero, en los roles respectivos del Consul y de un policía local.

El hecho de que el Consul era chileno estaba más difuso en el film, y a principios de la película, un texto explicaba que en esa década las dictaduras militares proliferaban en varios países, sin recalcar donde nos situábamos con el Consul, como para darle más « universalidad » al guión.

En resumen, libro excelente y película sin mayor interés para el que no ha leído el libro.

EL LUGAR DONDE, Planeta 1996,  ISBN 950-742-782-1

Nadar desnudas de Carla Guelfenbein

 

Carla Guelfenbein es una escritora chilena (Santiago 1959) de origen ruso-israelita. Se exilió con sus padres en 1976 à Londres a raíz del golpe de estado de 1973 regresando a Chile en 1987. Lleva una crónica dominical en la sección Mujeres del diario La Tercera, intitulada « Tan lejos, tan cerca« , escrita con un estilo jocoso, pero bien documentado que recuerda el estilo de Isabel Allende en la Revista Paula ( por el lado  jocoso).

Le  leí un par de novelas : su segunda , La mujer de mi vida de 2005, que ganó el premio a la mejor novela del año, acordado por los lectores de el diario El Mercurio: es una historia conmovedora entre tres amigos unidos por una amistad muy fuerte: un inglés y una pareja de chilenos del exilio ( hombre y mujer). Ellos viven una situación tormentosa porque el inglés está enamorado de la chilena y traicionará la amistad con el chileno. Al cabo de varios años y de las vueltas de la vida, la pareja de chilenos vivirá su love story. La novela trata sobre la perseverancia del sentimiento amoroso a través del tiempo.

La otra novela es El resto es silencio de 2008,  su tercer libro: es una novela coral con muchos narradores lo que hizo difícil captar el meollo del asunto, la trama es complicada, pero se va volviendo interesante y profundamente humana: Clara está casada con Juan, un neurocirujano, cuya ex mujer se suicidó por locura. Del matrimonio nació Tommy, un hijo minusválido que no soporta su situación ni el hecho que su madre se haya suicidado. Alma se alejará de Juan y revivirá una historia con Leo que fue amante de su madre…complicado, no? Pero las cosas de la vida son a menudo complicadas.

Nadar desnudas es su cuarta novela y narra un triángulo amoroso entre un padre (Diego), su hija (Sophie) y la mejor amiga de la hija (Morgana). La novela transcurre en el Chile de la Unidad Popular, dos años antes del golpe de estado de septiembre del 73.  Diego es un personaje importante del gobierno de Allende y vive desde hace poco con Sophie, una hija que tuvo con una francesa de la cual se divorció; Sophie es muy frágil y tiene antecedentes graves, con una tentativa de suicidio; la chica es una  artista precoz,  hiper sensible. En el edificio vive Morgana una española, hija de diplomático que será una verdadera y la única amiga de Sophie; Morgana de 22 años se enamorará de Diego, que tiene 45.  La pareja ocultará su relación, temiendo la reacción de Sophie y las cosas resultarán muy complicadas. La historia se reanuda 28 años después y los personajes implicados tendrán que afrontar las opciones tomadas otrora.

El título Nadar desnudas viene de una noche en que Sophie y Morgana se introdujeron fraudulosamente en el Stade Français de Santiago y nadaron desnudas hasta la saciedad, fue el comienzo de una amistad fuerte que no tenía nada de sáfico. Fue esa noche que Morgana tocó el alma de Sophie, que despertó su cuerpo y que abrió su corazón.

Hay una tesis en la novela,  defendida por un personaje que aparecerá hacia el final y que es decisivo para el (frágil) equilibrio de Sophie. La tesis se basa  en la correspondencia amorosa de los poetas de la generación del 27: la imposibilidad del amor como se ha empecinado nuestra cultura en concebirlo: un estado de felicidad perenne. Porque el verdadero amor es el amor imposible. El que nunca llega a asentarse por completo. 

Tiene esta escritora un estilo muy personal. Ella ahonda  sus personajes con un escalpelo y deja al lector formarse una opinión.

Mientras la gran Historia se lleva a cabo, las personas continúan su pequeña vida, continúan amándose, detestándose, haciendo el amor. En suma, viviendo. Eso es ‘Nadar Desnudas’”, explica Carla Guelfenbein  (cf The Clinic septiembre 2013)

 NADAR DESNUDAS, Alfaguara 2012,  ISBN 978-956-347-329-2

La vida era eso de Carmen Amoraga

Carmen Amoraga es una periodista y escritora española (región de Valencia 1969). Ha tenido mucho éxito con sus publicaciones porque  desde el primer libro ha ido acumulando premios.

Este libro,  La vida era eso, ganó nada menos que el Premio Nadal 2014 que es el premio comercial  más antiguo (1944)  de las letras ibéricas, premio otorgado entre obras inéditas por Ediciones Destino. Es la recompensa que me incitó a comprarlo en una pasada por Madrid. Es el primer libro que leo a Amoraga.

Estoy  anonadada con la concesión del  premio Nadal  a esta novela. Pero ya he expresado por escrito lo que pienso de los premios literarios (cf  Riña de gatos de diciembre 2011), que  no reconocen la calidad literaria, solo las  ventas cuentan y para ello urden un marketing de padre y señor mío.

La vida era eso está correctamente escrito, sin más ( ni sintaxis ni vocabulario especial), pero con la parte emocional, el afecto,  muy desarrollados y « up-to date » con un protagonismo de las redes sociales que sirven de coro griego para llorar el dolor de manera empática, pero virtual. Esto de las redes sociales me resulta  tan desangelado y desagradable . Hoy en día la gente vive enajenada, alejada de su propia familia  y de sus raíces, y le gusta llorar de manera virtual con gente que no conoce…Encontré en una entrevista del escritor norteamericano Russell Banks, que acabo de leer, un pensamiento sobre este tema, muy interesante y pertinente:  « asistimos a la virtualización entre los contactos humanos. La manera con la que comunicamos íntimamente los unos con los otros, pasa cada vez más a menudo por internet Tenemos que cuestionarnos acerca de las consecuencias que ésto tendrá sobre las mentalidades, porque ésto es un cambio cultural importante ».

La historia del libro es sencilla y universal: un matrimonio argentino, residente en España por razones laborales de él, es una pareja con dos chicas, como otras tantas parejas, con altos y bajos: él es dominante y cascarrabias, maniático  de orden; ella es enfermiza de timidez, pero la pareja es estable y supera la cotidianedad. El marido muere de cáncer colo-rectal en un lapso bastante rápido, a pesar de haber luchado contra la enfermedad con todaas sus fuerzas. La viuda enfrenta la pérdida, el trabajo de duelo, la soledad, con dificultad. Aquí entran las redes sociales como muletillas para superar su pena, para comunicar, para vencer su timidez.

Amoraga tomó como protagonistas a una pareja de argentinos (con nombres italianos ,como se debe) exiliados en España ( ¿cuántos argentinos residen en España?). Al parecer la historia de este libro fue inspirada por una conocida de Carmen Amoraga, argentina, que perdió a su marido de cancer.

La idea de dividir el libro en cinco capítulos correspondientes a las cinco fases del duelo, es pertinente: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Todos sabemos que el trabajo de duelo es una etapa de adaptación a la pérdida de un ser querido y que cada vez es algo que se vive de manera diferente.

La parte  sentimental del libro está  sobre desarrollada y no se puede negar que por momentos la emoción nos invade.

El final del libro es positivo porque Giuliana se abre a sus familiares y a la vida en general por lo que suponemos que optará por ser feliz nuevamente.

LA VIDA ERA ESO, Ancora y Delfín 2014,  ISBN 978-84-233-4798-8