Mala índole de Javier Marías

Escritor, traductor y profesor madrileño, nacido en 1951 , miembro de la RAE desde 2006, con una  vastísima bibliografía y muchos premios a cuestas, por algunos de sus libros o por su obra en general. Comenté en junio 2012 su última novela Los enamoramientos publicada en 2012 y que no logró cautivarme. Por esta novela se le concedió el año pasado el Premio Nacional de Narrativa que él  rechazó por fidelidad a su propia palabra, aduciendo que otros grandes autores  nunca recibieron premio nacional, entre ellos su propio padre. Javier Marías sólo acepta un reconocimiento proveniente de sus lectores. Ha sido traducido en más de 42 lenguas y ha vendido más de 6 millones y medio de ejemplares. Lo han incorporado en 2011 al selecto club del sello inglés Penguin, aunado bajo el título de Modern Classics: es sólo el sexto escritor de lengua hispana con este reconocimiento, junto con Jorge Luis Borges, Federico García Lorca, Gabriel García Márquez, Pablo Neruda y Octavio Paz.

Este libro es un florilegio de 30 cuentos escritos en 40 años.  Con los cuentos se reconocen los verdaderos escritores porque para escribir buenos cuentos hay que aplicar el Arte de la Escritura con precisión de cirujano. El noble arte del relato, como  dice Javier Marías. Aquí él  reúne casi la totalidad de su producción de relatos cortos, y en el libro, que toma el título de uno de los cuentos, se presiente la muerte o se cierne sobre los personajes un « desasosiego  o peligro » que puede desembocar en una muerte , en un suicidio o en una aventura fatal. Es un mundo inquietante y cautivador con un estado permanente de zozobra.

Los cuentos están subdivididos en dos partes: los « cuentos aceptados » de los que no se avergüenza y los cuentos « aceptables » , de los que si se avergüenza, pero no demasiado. Y al autor de citar los 5 cuentos de los cuales se siente orgulloso: « Mientras ellas duermen« (del cual compró los derechos cinematográficos),« Todo mal vuelve« , »Cuando fui mortal« , »Lo que dijo el mayordomo » y « Mala índole« .

Javier Marías es un  representante importante de las letras hispánicas, pero no me avengo con su estilo. He leído por ahí, que sus lectores están divididos entre los que lo aprecian mucho y entre los que lo detestan. Quisiera analizar esta dicotomía, quisiera entender cómo un gran literato puede ser rechazado de manera tan drástica por algunos. Y yo creo que es con respecto a su estilo tan  sobrado, con esas frases largas que no terminan nunca . Y a pesar de que su prosa es elegante y su vocabulario exquisito, no logra cautivar. Y no se porqué ésto me hace pensar en el viejo debate en pintura entre los partidarios de la línea y los partidarios del color: la línea o el dibujo como en Raphaël y el color como en Rubens o Giorgione; es evidente que Marías se situaría para mi entre los coloristas con un sfumato vaporoso…

Hubo dos cuentos que no pude terminar, ambos hacen parte del grupo de los « cuentos aceptables »: Portento, maldición y El espejo del mártir. Ambos son un compendio de verborrea que lleva una historia demasiado enrevesada. Ni siquiera la elegancia de la narración logró que pudiera seguir el argumento. También hay dos cuentos exactamente iguales en su  molde, pero con personajes diferentes: No más amores y Serán nostalgias. Marías utiliza los mismos nombres para los personajes en muchos de sus cuentos como si no quisiera desbordarse en su ficción. Y el tema de todos estos cuentos es bastante tétrico con una neta propensión hacia lo morboso .

No tengo nada para citar, nada relevante que mostrar, pero en uno de los cuentos que más me gustó y del cual  Marías está orgulloso, Mientras ellas duermen, se puede leer:…es como pedirle a un padre longevo que soporte y adore la vejez de sus propios hijos. Los padres rechazan ver a sus hijos convertidos en viejos, ya no los ven, los detestan, se los saltan, ven sólo a sus nietos, cuando los tienen. El tiempo está siempre en contra de lo que ha originado. En contra de lo que hay.

Y vamos a terminar citando una reseña de El imparcial de diciembre del 2012 que decía:...como la vida es breve y el arte es largo, el lector interesado debe huír del vano cotilleo de entre las bambalinas literarias o en la cada vez más presente red virtual donde discuten sobre la arrogancia o no del circuspecto escritor. O esta otra reseña que decía: Mala índole es a la literatura lo que es el sexo para un ninfómano, a saber, una adicción como pocas o como todas porque una vez introducidos en el mundo de Marías sólo existen 2 opciones: o huyes o te aferras a él como uno de esos hierros candentes que te horadan la piel y te dejan un regustillo.

MALA ÍNDOLE, Alfaguara 2012,  ISBN 978-84-204-0280-2

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s