Archives de tags | Alfaguara

El héroe discreto de Mario Vargas Llosa

 

Mario Vargas Llosa firmará ejemplares de “El héroe discreto” este miércoles 18 en Ibero de Larcomar

Mario Vargas Llosa ( Arequipa 1936) Premio Nobel de literatura 2010 es un gran escritor peruano; con doble nacionalidad, peruana y española desde 1993. Ha recibido innumerables premios fuera del Nobel, entre los más prestigiosos : el Rómulo Gallegos en 1967 por La casa verde y el Cervantes 1994 por el conjunto de su obra.

Se hizo famoso en la década del 60, y es un representante del Boom latinoamericano, término que disgustaba tanto a Roberto Bolaño, término que reúne una nueva generación de escritores.  Mario Vargas Llosa también se inspiró y hace parte de  la generación del 50 de Lima, autores de gran realismo urbano.

Su modelo literario es la novela total que funde lo real con lo irracional y el mito. Sus escritores preferidos son Flaubert  y Faulkner por sus temáticas .

Los inicios literarios de MVL fueron en Piura, a los 16 años con una obra de teatro, hoy en día perdida. O sea, que con esta novela el gran escritor renueva con sus primeros amores literarios.

No les voy a citar todos los libros leídos a Vargas Llosa, porque sería muy fastidioso, pero citaré los últimos  leídos clasificándolos en dos grupos: los que me han gustado y los que me han desagradado y que no pude terminar. Los libros que no me gustaron son los menos por lo que empezaré por ellos.

La casa verde de 1965 y premiado por el prestigioso Premio Rómulo Gallegos fue abandonado por KO lecturil: imposible entrar en el meollo del asunto, imposible seguir a los personajes y entender lo que hacían. El sueño del celta del 2010, sencillamente se me cayó de las manos con estrépito y no pude seguir leyendo más allá de la página 100: la historia del belga que se fue al Congo a fines del siglo XVIII…pero qué mosca picó a Vargas Llosa para escribir semejante lata? Una impresión más mitigada me dejó El viaje a la ficción de 2008 donde Vargas Llosa habla de la vida y la obra del uruguayo Carlos Onetti ( cuyo verdadero nombre era O’Nety) en la Universidad de Georgetown,USA; la parte consagrada a la vida de Onetti me pareció fascinante, pero la parte consagrada al análisis de su obra me resultó agobiante.

Los libros gozados y apreciados son los más : La fiesta del chivo del 2000 me encantó y fue además objeto de análisis y comentarios en reunión literaria, es la historia narrada por lo menudo de los 31 años de dictadura de Trujillo en Santo Domingo, espeluznante. Construcción literaria interesante con 24 capítulos y  la muerte del dictador en el medio de la novela. Todo transcurre en 24 horas: las últimas 24 horas del dictador antes de su muerte y las 24 horas de estadía de Urania Cabral al cabo de 35 años de exilio en USA, ella es hija de Cerebrito Cabral, un adlátere de Trujillo a quien elle odia por ésto. La verdad de las mentiras de 1990 es un ensayo de crítica literaria con análisis interesantes de obras universales; este brillante ensayo deja ganas de releer estas obras bajo la luz esclarecedora de Mario Vargas Llosa, es un libro de referencia. El paraíso en la otra esquina del 2003 es una doble biografía interesante, la de la pasionaria francesa de origen peruano, Flora Tristan y la de su nieto, el atormentado y complejo pintor Paul Gauguin. Las travesuras de la niña mala del 2005 me cautivó del principio hasta el final, lectura que no se puede dejar de lado hasta saber cual es el final de la historia: una historia de amor-pasión  fantástica e insólita que va a durar más de 30 años entre un niño bueno que solo soñaba con vivir en Paris (¿el alter ego de Vargas Llosa? ndlR) y una mujer cameleón misteriosa y sin escrúpulos. Pantaleón y las visitadoras de 1973 es un libro divertidísimo que narra cómo el Ejército peruano enrola al recién ascendido Capitán Pantaleón Pantoja para que organice un burdel en Amazonía porque la tropa tiene tal apetito sexual que avasallan a las cholitas sin tregua y el Ejército tiene que casarlos por batallones enteros. La película peruana de este libro es de Francisco José Lombardi, del  año 2000, es divertidísima y recuerdo haberla visto en excelentes condiciones en Praga, rodeada de peruanos y haberme reído tanto que casi me luxé la mandíbula. También le leí Cartas a un joven novelista de 1997, otro ensayo sobre la escritura literaria, bastante interesante.

Y por fin llegamos a esta novela que acaba de salir en librería (gracias Alberto S !) y que me ha gustado muchísimo por lo entretenida. Me asombra que Vargas Llosa nos entregue una novela tan pedestre y fácil de leer. Esto demuestra el gran escritor que es, que no ha sido descarriado por el premio Nobel, sino que sigue siendo capaz de escribir cosas buenas y sencillas, al alcance de todos.

Es un relato muy bien urdido que comporta dos historias bien distintas y paralelas. Una en Lima dentro de un ámbito burgués, que involucra a personajes suyos ya conocidos como don Rigoberto, su esposa doña Lucrecia  y Fonchito, el hijo del primer matrimonio de don Rigoberto. La otra historia ocurre en Piura,  en el norte del Perú donde vamos a seguir el drama de don Felícito Yanaqué y a reencontrar al sargento Lituma y a los Inconquistables. Esta historia piurana acaece en un medio más pedestre. También se hará referencia en el libro a la Casa Verde, el prostíbulo piurano de la novela  de Vargas Llosa. Tengo la corazonada de  que el escritor nos entregará una futura novela con el personaje de Fonchito porque en este libro hay una historia con él  que queda sin solución y que podría ser el punto de partida de otra ficción. No doy más claves del libro para no revelar todas las acciones que suceden  y que constituyen la trama atrapante del libro.

La historia limeña evoluciona en un medio burgués e involucra al jefe de don Rigoberto, dueño opulento de una aseguradora quien decide casarse con su empleada doméstica saltándose las convenciones sociales de su clase. La historia piurana es más pedestre porque es una banal historia de adulterio, codicia y chantaje en la clase media. La genialidad resulta del enlace  racional entre ambas historias que son completamente separadas. Y en tela de fondo , un Perú emergente, próspero y sometido a la corrupción.

Don Rigoberto es muy culto y su mundo es la cultura y los museos; vive obsesionado con la vieja Europa y sus museos, y con la música clásica. Al final del libro hay una bella referencia a la música de Francisco de Salinas, genial músico ciego del siglo XVI a quien Fray Luis de León, también del siglo XVI,  dedicó su Oda III.  Aquí va un enlace  para leer el texto que es realmente bello ( corresponde al gusto personal de MVL?):

http://www.youtube.com/watch?v=1v2qqmN7pos

Y el personaje principal en Piura es un modesto camionero, don Felícito Yanaqué,  que se ha hecho solo a punta de trabajo y de esfuerzos. Este personaje es gran admirador de la cantante criolla  Cecilia Barraza, cantante de valsecitos y marineras con voz dulce y que él escucha todo el tiempo; así Vargas Llosa nos balancea dos mundos, cada uno con sus referencias culturales. Va un enlace con el lindo vals « Cuando habló el corazón »:

.http://www.youtube.com/watch?v=hhR_gt9A5Ns

Dos personajes, dos mundos opuestos, dos héroes discretos. Los dos personajes no son justicieros, pero están por encima de las mezquindades de su entorno para vivir según sus ideales y deseos.

Vargas Llosa vuelve a sus primeros amores piuranos con esta novela ya que escribió,  durante su adolescencia  en Piura, una obra de teatro hoy día perdida. Piura parece ser una ciudad llena de encanto donde la gente habla con una muletilla, el « che guá » que le ponen a cada frase y donde se come una especialidad culinaria varias veces citada: el seco de chabelo que debe de ser exquisito ( guiso de carne y plátano verde ). Vargas Llosa aprovecha seguramente para reanudar con sus recuerdos. Así  nos cita a los viejos chismosos sentados en las bancas de la plaza central de Piura, fundadores del CIVA (Centro de Investigación de la Vida Ajena). ¿Cuántos datos personales llevará esta novela ? Por ejemplo página 351 MVL escribe :[…] Abrió su maletín y sacó su antiguo ejemplar, comprado en un bouquiniste de orillas del Sena, del ensayo de André Malraux sobre Goya: Saturne. Desde hacía muchos años elegía con cuidado lo que leería en el avión. La experiencia le había demostrado que, durante un vuelo, no podía leer cualquier cosa. debía ser una lectura apasionante, que concentrara su atención de tal modo que anulara por completo aquella subliminal preocupación que asomaba en él siempre que volaba [preocupación del autor? ndlR].

Lectura ágil y super agradable. Altamente recomendable. El escritor nos está edificando con su obra una catedral con sus personajes recurrentes, al puro estilo de un Honoré de Balzac.

EL HÉROE DISCRETO, Alfaguara 2013,  ISBN 978-84-2041-486-8

Dulce enemiga mía de Marcela Serrano

Résultat de recherche d'images pour "marcela serrano"Marcela Serrano ( Santiago 1951) es una exitosa escritora chilena con lectoras casi exclusivamente femeninas porque ella destaca en la reflexión sobre la condición femenina y la defensa de la mujer y ahonda también en la soledad de las mujeres, en todos los medios sociales.

La parución de este libro fue una sorpresa para mí porque había leído por ahí que Serrano quería lanzarse en el género que está tan de moda, el género policial, que dicho sea de paso, es un género que ha ganado sus laureles porque conlleva muchas otras cosas que el misterio y el suspenso: política, geopolítica, economía, antropología, arte, recetas culinarias, etc.

Es un libro formado por una recopilación de 20 cuentos o relatos que ella debía tener, en parte ya escritos, y que el editor Schavelzon, (originalmente en Argentina y hoy día en Barcelona), le sugirió que publicara. La honestidad y profesionalismo de Serrano en el epílogo la hace escribir que siente este género como algo esquivo y un poco inasible. Es verdad que es un género difícil.

¡ Que la escritora se sienta satisfecha ! Su amenidad es total y sus cuentos se leen muy bien; en varios hay un final abierto lo que agrega cierta chispa a sus relatos, pero también un desasosiego.

He de confesar que prefiero las novelas de Serrano y encontré que algunos de sus cuentos son bastante desoladores, especialmente aquellos 100% criollos, me dejaron desanimada. Pero son relatos altamente verosímiles, casi surrealistas en sus planteamientos.

El título de la obra viene de un cuento bastante largo que ella escribió para una edición de lujo en 2004, con motivo de los diversos homenajes rendidos al Quijote de Cervantes. Es un cuento muy divertido y docto, lleno de guiños hacia la ficticia Dulcinea del Toboso, objeto de los delirios erótico-amorosos del caballero andante y Gran Chiflado, el Caballero de la Triste Figura, Don Quijote de la Mancha.

Mis preferencias van hacia el cuento que le dedica a  Alberto Fuguet (escritor chileno), Mink, que relata bien las relaciones madre-hija y la transmisión de ciertas chifladuras de una generación a otra. Probablemente que este cuento conlleva mucho de autobiográfico. La madre de Marcela Serrano, Elisa Serrana, fue una exitosa escritora chilena de la generación del 50, generación hoy muy olvidada. (Tengo en mis cargados anaqueles 3 novelas por leer de Elisa Serrana y me sobran  ganas de leerlas, pero me falta el tiempo).También me gustó mucho el cuento El hombre del valle aunque casi me hizo llorar.

Que siga escribiendo Marcela Serrano, lo que sea, pero que siga porque tiene un real talento de escritora y de escaneadora-buceadora de la condición femenina.

DULCE ENEMIGA MÍA, Alfaguara 2013,  ISBN 978-956-347-471-8

Los sordos de Rodrigo Rey Rosa

Cuando vi este libro en el presentador de la Biblioteca Cervantes tuve ganas de leerlo de inmediato porque son pocos los literatos guatemaltecos disponibles por estos lares. Rodrigo Rey Rosa nació en Guatemala en 1958, estudió Medicina en su país abandonando la carrera, luego Cine en Nueva York. Es escritor y traductor . Le concedieron el Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias en el 2004.

Debo decir que su novela no me sedujo completamente porque la encontré un poco mal hilvanada, poco verosímil por momentos, un poco caótica, , con demasiadas historias paralelas que le quitan concentración  al argumento. Pero lo que me deslumbró, fue la descripción de su país que tuve el placer inmenso de descubrir en marzo del 2012. Esta parte descriptiva del país y de sus paisajes, es un viaje sinestésico fabuloso para los que han transitado por el precioso país de los volcanes, especialmente los parajes del lago Atitlán con sus tres volcanes majestuosos , uno de los lugares más bellos del mundo, de los que me ha tocado visitar. Pero se sabe que ese lugar de ensueño se está convirtiendo en una cloaca porque no tiene desagüe y las aguas, de una belleza prístina, tienen alto grado de contaminación.

Es una novela que nos plantea la corrupción en la bella Guatemala a todos los niveles, con un fondo de violencia urbana y el recurso  frecuente a matones armados para la gente importante. Con el narcotráfico en tela de fondo. Y la práctica ilegal de la Medicina con probable tráfico de órganos y experiencias ilícitas con raptos de niños. También se plantea la separación, cada vez más marcada entre el mundo de los blancos, que viven cada vez más aislados y desconectados del mundo indígena primigenio de Guatemala: el noble pueblo maya que lleva una idiosincracia completamente paralela al mundo de lo blanco, con su propia justicia milenaria, impartida por los « tatitas ».

Se podría decir que el libro es un thriller antropológico, un poco soft porque flojo en el desarrollo de la acción aunque hay material para tener al lector interesado y relativamente expectante. El título, Los sordos,  emana de un rapto de un niño de etnia kiché, sordo de nacimiento ( al parecer una tara que no es rara en Guatemala) al cual se le harán « experimentos » ilícitos en un Hospital extraño en algún lugar al borde del lago Atitlán, lo que me trajo a la memoria una novela de Jean-Christophe Grangé que sucede en los Alpes, con un paisaje muy similar…

El lenguaje es bastante descriptivo para los paisajes del país, como por ejemplo, página 66, se lee:…más allá del barranco de los Chocoyos, los pericos trogloditas, la niebla se disipó por encima de la joroba de los cerros, y el perfil de los volcanes surgió con toda su elegancia mineral. A muchos metros por debajo del borde abrupto del camino, espejeó la superficie lapizlázuli del lago, el paisaje se desplegó como una vasta fantasmagoría azul. El descenso final hacia el valle de Panajachel fue rápido y placentero….Evocación poética de paisajes de ensueño.

Evocación hipersinestésica también de un país rico en folclor. Página 112 se lee:…el autobús hizo sonar dos veces la bocina. Salió a tiempo de nuevo a la carretera secundaria que llevaba a Fraijanes para hacer señas al autobús. El autobús La Libertad iba lleno, pero le dejaron subir. Se hizo lugar entre los campesinos y se agarró del tubo sobre su cabeza, que estaba tibio y grasiento por el toqueteo de mil manos. El intenso olor de la vida campesina le llegó a las narices. Ser guatemalteco-pensó con desencanto-. Oler así-carbón, humo de leña, pedos-, tener guardaespaldas

Lago Atitlán- GUATEMALA

LOS  SORDOS, Alfaguara 2012,  ISBN  978-84-204-0318-2

Mala índole de Javier Marías

Escritor, traductor y profesor madrileño, nacido en 1951 , miembro de la RAE desde 2006, con una  vastísima bibliografía y muchos premios a cuestas, por algunos de sus libros o por su obra en general. Comenté en junio 2012 su última novela Los enamoramientos publicada en 2012 y que no logró cautivarme. Por esta novela se le concedió el año pasado el Premio Nacional de Narrativa que él  rechazó por fidelidad a su propia palabra, aduciendo que otros grandes autores  nunca recibieron premio nacional, entre ellos su propio padre. Javier Marías sólo acepta un reconocimiento proveniente de sus lectores. Ha sido traducido en más de 42 lenguas y ha vendido más de 6 millones y medio de ejemplares. Lo han incorporado en 2011 al selecto club del sello inglés Penguin, aunado bajo el título de Modern Classics: es sólo el sexto escritor de lengua hispana con este reconocimiento, junto con Jorge Luis Borges, Federico García Lorca, Gabriel García Márquez, Pablo Neruda y Octavio Paz.

Este libro es un florilegio de 30 cuentos escritos en 40 años.  Con los cuentos se reconocen los verdaderos escritores porque para escribir buenos cuentos hay que aplicar el Arte de la Escritura con precisión de cirujano. El noble arte del relato, como  dice Javier Marías. Aquí él  reúne casi la totalidad de su producción de relatos cortos, y en el libro, que toma el título de uno de los cuentos, se presiente la muerte o se cierne sobre los personajes un « desasosiego  o peligro » que puede desembocar en una muerte , en un suicidio o en una aventura fatal. Es un mundo inquietante y cautivador con un estado permanente de zozobra.

Los cuentos están subdivididos en dos partes: los « cuentos aceptados » de los que no se avergüenza y los cuentos « aceptables » , de los que si se avergüenza, pero no demasiado. Y al autor de citar los 5 cuentos de los cuales se siente orgulloso: « Mientras ellas duermen« (del cual compró los derechos cinematográficos),« Todo mal vuelve« , »Cuando fui mortal« , »Lo que dijo el mayordomo » y « Mala índole« .

Javier Marías es un  representante importante de las letras hispánicas, pero no me avengo con su estilo. He leído por ahí, que sus lectores están divididos entre los que lo aprecian mucho y entre los que lo detestan. Quisiera analizar esta dicotomía, quisiera entender cómo un gran literato puede ser rechazado de manera tan drástica por algunos. Y yo creo que es con respecto a su estilo tan  sobrado, con esas frases largas que no terminan nunca . Y a pesar de que su prosa es elegante y su vocabulario exquisito, no logra cautivar. Y no se porqué ésto me hace pensar en el viejo debate en pintura entre los partidarios de la línea y los partidarios del color: la línea o el dibujo como en Raphaël y el color como en Rubens o Giorgione; es evidente que Marías se situaría para mi entre los coloristas con un sfumato vaporoso…

Hubo dos cuentos que no pude terminar, ambos hacen parte del grupo de los « cuentos aceptables »: Portento, maldición y El espejo del mártir. Ambos son un compendio de verborrea que lleva una historia demasiado enrevesada. Ni siquiera la elegancia de la narración logró que pudiera seguir el argumento. También hay dos cuentos exactamente iguales en su  molde, pero con personajes diferentes: No más amores y Serán nostalgias. Marías utiliza los mismos nombres para los personajes en muchos de sus cuentos como si no quisiera desbordarse en su ficción. Y el tema de todos estos cuentos es bastante tétrico con una neta propensión hacia lo morboso .

No tengo nada para citar, nada relevante que mostrar, pero en uno de los cuentos que más me gustó y del cual  Marías está orgulloso, Mientras ellas duermen, se puede leer:…es como pedirle a un padre longevo que soporte y adore la vejez de sus propios hijos. Los padres rechazan ver a sus hijos convertidos en viejos, ya no los ven, los detestan, se los saltan, ven sólo a sus nietos, cuando los tienen. El tiempo está siempre en contra de lo que ha originado. En contra de lo que hay.

Y vamos a terminar citando una reseña de El imparcial de diciembre del 2012 que decía:...como la vida es breve y el arte es largo, el lector interesado debe huír del vano cotilleo de entre las bambalinas literarias o en la cada vez más presente red virtual donde discuten sobre la arrogancia o no del circuspecto escritor. O esta otra reseña que decía: Mala índole es a la literatura lo que es el sexo para un ninfómano, a saber, una adicción como pocas o como todas porque una vez introducidos en el mundo de Marías sólo existen 2 opciones: o huyes o te aferras a él como uno de esos hierros candentes que te horadan la piel y te dejan un regustillo.

MALA ÍNDOLE, Alfaguara 2012,  ISBN 978-84-204-0280-2

Una misma noche de Leopoldo Brizuela

Leopoldo Brizuela es un periodista, traductor y escritor argentino, nacido en La Plata en 1963. Con este libro ganó el Premio Alfaguara 2012.

Es un libro que conlleva una doble historia: una noche del 2010 un escritor de 50 años presencia en la misma casa de su infancia, un atraco perpetrado a sus nuevos vecinos, los Chagas, en una Argentina de la presidenta Cristina Fernández, sumida en la inseguridad. Este suceso le trae a la memoria el asalto que presenció en  1977, cuando era un niño de 12 años  en contra de  sus vecinos de entonces,  los Kuperman, para tomar como rehén a la abogada Diana Kuperman quien trabajaba para el grupo Papel Prensa, codiciado por los militares. Estamos en la Argentina de la dictadura militar que gobernó entre 1976-1983 y que dejó un reguero de desaparecidos y de atrocidades diversas. El niño de 12 años en 1977,  presenció el asalto contra sus vecinos con la ignominiosa colaboración de su padre, lo que no logra entender y comprender a pesar de los años transcurridos.

Debo confesar que este libro me aburrió prodigiosamente: una narración difícil de seguir en el tiempo aunque comprendo el afán del narrador omnisciente por « lavar los trapitos sucios » con la historia de su país.

El libro está escrito en tantos capítulos como letras tiene el alfabeto : se parte del capítulo A hasta el Z, y cada vez se cambia de época. La estructura de la novela es un continuo ir y venir de una noche a otra ( de ahí el título de la novela), intentando comprender la actuación del padre del muchacho de 12 años.  Me cuesta creer que este libro haya obtenido el Premio Alfaguara y por otro lado, no es la primera vez que este premio me decepciona.  Pienso que quizás la calidad de los premios está concatenada a la calidad del jurado.

UNA MISMA NOCHE, Alfaguara 2012,  ISBN  978-84-204-0240-6

Antigua vida mía de Marcela Serrano

Escritora chilena nacida en 1951, muy exitosa y cuyos libros me gustan. Sus lectoras son casi exclusivamente femeninas, como ella misma lo señala. En febrero del 2012 se comentó en este blog su último libro, Diez mujeres que es uno de los tres libros más consultados en el blog.

La obra de Serrano ahonda el mundo femenino como pocas otras escritoras lo han hecho, con dos polos principales: 1) reflexión sobre la condición femenina y la defensa de la mujer, con un retrato íntimo que nos desnuda y pone en el tapete todos nuestros temores, esperanzas, vacilaciones, desengaños y fracasos, pero también nuestros amores y nuestros éxitos; 2) la soledad, puesto que Marcela Serrano indaga en el terreno metafísico y nos muestra sus personajes femeninos como si hubiesen sido cortados por un escalpelo, para descubrir la inconmensurable soledad que suele rodear a la especie humana, independientemente de su extracción social, económica, política o religiosa, pero que se hace mucho más insoportable cuando se es mujer.

Antigua vida mía fue publicado en 1995 y es el tercer libro de Serrano. Para mi, es una relectura deseada desde que estuve en Antigua, Guatemala, en marzo del 2012,  para reencontrar  sensaciones vividas en esa ciudad mágica. Es una ciudad que marca, que  desprende un aura casi mística al estilo de Praga y Venecia.  Antigua es el santuario donde se retira Violeta, una de las dos protagonistas de la novela y es también el santuario donde está enterrada Cayetana, la madre de Violeta quien se refugió en Guatemala otrora, siguiendo a su amante guatemalteco.

Esta relectura del libro, más de 15 años después fue un placer rayano en un descubrimiento porque pocos detalles me quedaban en la memoria. Incluso tuve problemas con la filiación de los personajes, con los cuales me perdía u olvidaba el rol que jugaban. Es un  Marcela Serrano, con todos sus ingredientes: historias femeninas que se repiten y abarcan varias generaciones.

Aquí, Josefa Ferrer y Violeta Dasinski son amigas desde la infancia, son muy diferentes , pero están unidas por una historia común. El tronco de la novela es la amistad que se profesan y lo profundamente que se alientan en sus vidas de mujeres ajetreadas y estresantes. Ambas están casadas en segundas nupcias; Josefa con un exitoso abogado y Violeta con un escritor. Violeta sufre de violencia familiar y termina matando a su marido en condiciones que está encinta. Es el marido de Josefa quien la defiende y que logra sacarla de la cárcel. Violeta decide irse de Chile y se va  a Antigua en pos del olvido y de la tumba de su madre, Cayetana, quien otrora la dejó en Chile con su padre cuando siguió a su amante guatemalteco. Cayetana y su amante fallecieron en Antigua de fiebre tifoidea. Violeta recibe más tarde, en Antigua la visita de Josefa, quien sufre de insatisfacción en su matrimonio. Ambas amigas se entreayudan y vislumbran un futuro « mejor »: Violeta en Antigua con su hijo e hija de un primer matrimonio y Josefa volviendo con su marido después de vicisitudes matrimoniales pasajeras, pero muy tormentosas.

Cuando en una ocasión Violeta vuelve a Chile de Europa, antes de su exilio definitivo en Guatemala,  son tres las cosas que la impresionan negativamente en Chile: el Nescafé, la ausencia de calefacción central y el machismo, y en ese orden. Y también critica  la sociedad chilena, esa sociedad abocada a la eficiencia de producir, a la voracidad de consumir, en esta transición chilena donde la mirada se contamina de pura desazón, los noventa carecen de toda idea. Las mentes de hoy tienen miedo a disentir, la falta de irreverencia, el pragmatismo…no se dan una bonita suma. Las relaciones inocentes dejaron de existir. Hasta las amistades pasaron de estar ahí, a la mano. Nada pareciera ser gratis ahora. La imagen de las nuevas mujeres que somos nos llevará al derrame cerebral, dice Violeta. Además de llevar una casa, de parir y de criar a los hijos, de trabajar y de alimentar al espíritu, debemos ser inteligentes y sexualmente competitivas. Pero no sólo éso, también debemos darle la oportunidad a nuestra pareja de sentirse diferente del proveedor; esto es, dejarle espacio para su ser afectivo. Pavimentamos el camino para ese nuevo yo de los hombres y gastamos energías en lograr que se lo crean, cuando en nuestro fuero interno sabemos que es sobre nosotras, y solamente sobre nosotras, que recae la responsabilidad de toda la vida afectiva. El afecto, en la familia y en todos lados, sigue dependiendo ciento por ciento de nuestras recargadas espaldas.

Acerca de la añorada Antigua encontré algunos párrafos que me la recuerdan:…viniendo de ciudad de Guatemala, tanto cerro verde en el camino a Antigua empezó a apaciguarme. Ya arribando a la meseta, me llené de calma. Sorprende que a media hora de la capital se encuentre un rincón del mundo donde la historia se detuvo. Amplias casonas, calles empedradas, algunas iglesias en ruinas, otras en pie, la arquitectura del siglo dieciseis, la uniformidad de la época, la ausencia de modernidad.

...Violeta vive en la Calle de los Peregrinos, es una antigua casa colonial de muros ocres, cerrada hacia afuera, enorme y colorida hacia adentro. Al que entra lo asaltan, inesperadamente, amplios espacios, empezando por el clásico jardín: flores de todos colores, plantas exuberantes que no conocemos ni de nombre en nuestro sur lejano, pasto muy verde, y algún árbol grande en un costado. De los cuatro muros que componen este gran rectángulo, sólo uno no está construido con los corredores amplios y amoblados: el que alberga la fuente de agua. La única diferencia entre la arquitectura antigüeña y la española es que aquí las fuentes no están al centro del jardín, sino adosadas a un muro. El color del estuco es rojo, ese rojo colonial que no llega a ser terracota. El muro de la fuente es blanco, con una línea del mismo rojo atravesándola en el borde, en su mismo nacimiento.

Chichicastenango no es un lugar, es una experiencia. Cada jueves y domingo se transforma en un mercado. Pueblo-mercado, el más bonito de América; la fiesta de colores es indescriptible: simplemente los oros, sepias, tierras, verdes olivos, azules, lilas y morados, en toda su gama inundan desde los cientos de puestos de artesanía. Y al medio del mercado, la Iglesia de Santo Tomás con sus escalones de piedra pura, ese color gris de la piedra verdadera, donde las gradas de la iglesia casi no se ven por el humo del copal. Es en esta iglesia que un cura encontró a principios del siglo dieciocho el Popol Vuh porque la iglesia está en plena zona Quiché de donde son las historias del Popol Vuh.  El paisaje subyuga: enormes barrancos, verdes acantilados, bosques orgullosos. El nombre de este pueblo viene de tenango o el lugar. Las chichicas son las plantas que crecen en el camino, las ortigas. El lugar de las ortigas.

También visioné la película que hizo el argentino Héctor Olivera en el 2001: es una películaRésultat de recherche d'images pour "pelicula hector olivera 2001"espléndida, pero es una adaptación totalmente libre, del libro donde Olivera se permitió muchas libertades con el libreto. Yo no se cómo habrá reaccionado Marcela Serrano con ésto , pero no se ha sabido que ella haya manifestado descontento. Pienso que Olivera trató de hacer una película que rebalsara del ámbito tan confinado de Chile y de hecho, la filmó en Buenos Aires, con actores argentinos y españoles. Lo único que Olivera guardó, es la amistad indestructible entre las dos mujeres: Violeta y Josefa. Cambió las razones por las cuales Violeta mata a su marido, que son más escabrosas en el libro, quizás quiso darle a la película menos morbo.

 

ANTIGUA VIDA MIA, Alfaguara 1995,  ISBN 956-15-0325-5

El maestro de esgrima de Arturo Pérez-Reverte

Arturo Pérez -Reverte  Gutiérrez nació en Cartagena (España) en  1951; es un escritor y periodista español, miembro de la RAE desde 2003. Autor de varios libros, entre ellos la saga de Las aventuras del capitán Alatriste. Se dice de él que es el escritor español de más tirada.

Esta novela,  El maestro de esgrima es su segunda novela, publicada en 1988, novela ambientada en un Madrid galdosiano de 1868  que fue adaptada al cine en 1992 por Pedro Olea, película galardonada con 3 Premios Goya de las 11 nominaciones: Goya por el mejor guión adaptado, mejor música y mejor vestuario.

La novela se lee muy bien, es entretenida e interesante porque nos pasea por un Madrid de época, lleno de tertulias con sus charlas apasionadas, su bullicio, sus carruajes, su gente diversa donde el honor ya no tiene su sitio, ni en la monarquía, enredada en  especulaciones de toda índole, ni en el pueblo, dispuesto a traicionar por cualquier monto de dinero.

El maestro de esgrima es Jaime Astarloa, un hombre crepuscular de otro tiempo que vive y hasta se viste de manera anacrónica, que posee un código del honor estricto y que se verá envuelto en una conspiración terrible, arriesgando su propia vida y salvándose gracias a su estocada perfecta. Para este hombre decimonónico, una pistola no es un arma, sino una impertinencia. El piensa que los hombres dispuestos a matarse, deben hacerlo cara a cara; no desde lejos, como infames salteadores de caminos. El arma blanca tiene una ética y hasta una mística, de la que todas las demás carecen. La esgrima es una mística de caballeros( pg. 42).

Es una novela que prefigura aquellas de la serie  del capitán Alatriste porque el héroe, el maestro Jaime Astarloa es un émulo del espadachín del siglo de oro: hombres de férreos principios, héroes crepusculares y cansados cuya época ya pasó, pero que siguen anclados en un presente que no les gusta y que les ha llevado al desencanto.

La novela está articulada en capítulos que llevan por título movimientos de la esgrima, lo que puede resultar desconcertante para el no iniciado , la novela transcurre en un Madrid de 1868 donde los militares, encabezados por el general Juan Prim,  conspiran contra la monarquía considerada como decadente . Monarquía representada por la reina Isabel II (1833-1868) quién será destronada en 1868 por la  » Revolución Gloriosa »  llamada también La Septembrina.

Aquí va un enlace para vislumbrar algo de la excelente película de Olea:

EL MAESTRO DE…Alfaguara Biblioteca Breve 1992,  ISBN  84-204-8101-7