Hombres desnudos de Alicia Giménez Bartlett

Afficher l'image d'origineAlicia Giménez Bartlett (Albacete 1951) estudió Filología Española y se doctoró en Literatura Española en Barcelona; es una escritora  especialmente conocida por sus novelas policíacas protagonizadas por la inspectora Petra Delicado. Aunque también tiene otras publicaciones fuera de la serie policíaca y se ha llevado los dos premios literarios más prestigiosos de España con obras que no son novelas negras : el Nadal 2011 con Donde nadie te encuentre  (la historia de La Pastora, una maquis transsexual) y ahora el Planeta 2015 con esta novela. Alicia Giménez Bartlett reside en Barcelona desde 1975. La escritora fundamenta su literatura en una sátira de la realidad incómoda.

Hombres desnudos es una novela societal (acepten el neologismo…), de un gran realismo social que necesitó dos reescrituras y tres años de trabajo; tenemos una novela que denota cambios profundos en la sociedad española, cambios que son el producto de lo que llamamos  « crisis » y que se instaló a nivel mundial después del crash financiero del 2008. La trama de la novela narra situaciones dramáticas que han resultado en la sociedad española con el desempleo, la inseguridad, las dificultades económicas mayores, la pérdida de la identidad para muchas personas, el refugio en el alcohol y en las drogas , en el sexo como mercado, en el desmoronamiento de la célula familiar y de los valores de la familia, en la prepotencia de los ricos, etc. Una degeneración moral en resumidas cuentas,  una decadencia evidente. Giménez Bartlett nos muestra la desorientación sentimental de la sociedad actual donde hombres y mujeres no saben ubicarse lo cual conduce a menudo a una soledad.

Hombres desnudos es una historia polifónica con cuatro personajes principales y su descenso al infierno :  Javier, un profesor de Literatura que pierde su empleo y que está obligado de aceptar un trabajo de estriptis masculino para poder sobrevivir. Pero este trabajo no basta y debe aceptar otros roles aun más estrafalarios para poder tener un mínimo de estatus social y poder lograr ganancias que le permitan, por ejemplo, arrendar una habitación decente para vivir. Javier no solamente perdió su empleo sino que también perdió  su pareja quien no pudo soportar su nuevo estatus. Otro personaje es Irene, una mujer que fue  « hijita de su papá »,  que fue formatada para lograr un puesto de relevancia en la empresa del padre. Irene a los cuarenta se ve abandonada por el marido, un abogado que aparentemente se casó con ella para subir en la escala social. A los cuarenta, Irene se encuentra con el derrumbe de su empresa y con la soledad. Irene está perdida en esta sociedad que no reconoce a las mujeres solas, Irene se convertirá en otra persona, ella que nunca conoció el sexo ni el placer.

Los otros dos personajes son Yván, un chico lumpen, sobreviviente y apto a vivir en una sociedad competitiva y despiadada, es el personaje más libre, el más cínico, pero no carece de sentimientos, solo que rechaza toda muestra de sentimentalismo. El otro personaje importante es Genoveva, una mujer cincuentona y vividora que asume su vida sin tapujos y que hace « pareja » con Yván, su chico de alterne. Genoveva iniciará a Irene en el sendero de la prostitución masculina que es un negocio floreciente (la prostitución masculina para mujeres tiene un alza del 30% según fuentes informadas).

El desencadenante de estos desvaríos es la crisis. La relación de estos personajes es escabrosa y dramática aunque la novela va desnudando más las almas que los cuerpos. No es una novela escabrosa porque la salva un humor feroz que sobresale a lo largo de toda la novela.

La técnica narrativa recurre al monólogo interior, cada personaje dice lo que piensa con el estilo propio a su estatus y el lector no se pierde con los soliloquios porque los personajes están magníficamente campeados. A mi me costó mucho aceptar el lenguaje soez y mal hablado de Yván, pero era necesario para la credibilidad del personaje.

Un libro que no deja indiferente, que deja pensativa.

Una citación del libro página 21, para dar el tono : ahora todos sabemos que si pierdes tu trabajo pasas a formar parte de un club del que no se sale con facilidad. Es como declarar que padeces una enfermedad incurable. Es como reconocer que eres otro de los imbéciles que no han sabido superar los malos tiempos, esos de los que solo salen indemnes los más fuertes, los más listos, los mejores. 

HOMBRES DESNUDOS, Planeta 2015,  ISBN 978-84-08-14787-9

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s