Archives de tags | novela realista

Derecho natural de Ignacio Martínez de Pisón

Résultat de recherche d'images pour "ignacio martinez de pison derecho natural"

Ignacio Martínez de Pisón es un escritor y guionista español (Zaragoza 1960), licenciado en Filología Hispánica y Filología Italiana, residente en Barcelona desde 1982; ha sido traducido en varios idiomas. Es el gran especialista del período llamado la « transición democrática española », o sea, los años 1974-1982.

La familia es la columna vertebral en la obra del escritor, así como la infancia y el final del franquismo; sus libros muestran un gran realismo social y político, dándonos un cuadro coherente de la vida sentimental y política de la España de la segunda mitad del siglo XX. En una entrevista Martínez de Pisón decía que la familia es el terreno de la tragedia y que buena parte de la buena literatura surge de las heridas ; es en la familia donde se producen muchas de las heridas. La familia es al tiempo un refugio y una cárcel. Es el lugar del que quieres escapar, pero al que siempre quieres volver. La familia nos transmite actitudes, gestos que luego reproducimos y transmitimos a nuestros hijos.

Ignacio Martínez de Pisón es un autor que me gusta mucho por su manera de escribir, tan llana y correcta, que parece fácil, pero que en realidad está muy trabajada. Esta es la décima reseña de un libro suyo en mi blog. Casi todos me han gustado.

Derecho natural (2017) es otra buena novela del autor zaragozano aunque me pareció algo larga por momentos… globalmente es un testimonio impresionante de la vida española de los años 70-80 entre Barcelona (años 70) y Madrid (años 80). Es una novela clásica de aprendizaje de un gran realismo, donde el lector seguirá la vida de Ángel Ortega desde su prima infancia hasta su adultez.

El título de la novela hace referencia a la disciplina del Derecho natural, es decir, el derecho que dio una significación universal a cierta norma moral. No es casual tampoco que el protagonista curse una carrera de Derecho nada menos que en el departamento de Filosofía del Derecho. Hay también en el libro numerosas referencias materiales, culturales y políticas de este período clave en la literatura de Martínez de Pisón : los nuevos tiempos con la ley del divorcio, la irrupción de las drogas, la Movida madrileña. Estamos en las postrimerías del franquismo hasta el segundo gobierno socialista de Felipe González.

El punto culminante de esta novela reside en el hecho que Martínez de Pisón, a través de la parte humana de sus personajes, vemos la paulatina transformación de un estado dictatorial en joven democracia llena de exageraciones que los españoles llaman púdicamente la Movida, pero que en realidad fue un verdadero Destape.

La novela consta de dos partes :  1) la infancia en Barcelona del protagonista, Ángel Ortega en los años 70 y 2)   la entrada en la adultez del mismo personaje en los años 80 en Madrid.

Ángel es el personaje sabio del relato, que analiza el caso de cada uno en esta familia sencilla pero bastante anómala formada  por el padre, un actor de zona B también llamado Ángel Ortega, un ser ególatra al limite del sinvergüenza, que deja a su familia sin prevenir y sin ayuda. La madre es una mujer versátil, entre dos aguas, que lucha por su familia entre las desapariciones del padre y que ofrece la imagen de la mujer dedicada a su casa, pero también a una nueva clase de mujeres ejecutivas que no existían en la sociedad española. El hermano Manolo que deriva en la cleptomanía como una manera de llamar la atención sobre él, al mismo tiempo que distanciarse de esta familia que no soporta. Y las dos hermanas : la verdadera es Cristina, una chica que ha crecido en el halo de felicidad que se ha hecho ella misma, y Paloma, la media hermana que perdió a su madre en un accidente de coche y que la madre de Ángel recogió como una hija; esta chica sufre en silencio y se auto mutila con cortes en los bracitos, un problema que se ha individualizado en la juventud actual, un verdadero problema de sociedad.

Nuestro protagonista se trasladará a Madrid para seguir estudios de Derecho al mismo tiempo que reanudará lazos con Irene, un amor de juventud que tiene problemas serios con la droga. A pesar de todo, Ángel seguirá ocupándose de su familia y luchando contra un padre tarambana y desestabilizador; es el sabio de la familia, el responsable.

Una novela terrible que muestra la complejidad de las relaciones en el seno de las familias. ¿Cómo no recordar el grito desesperado de André Gide : « Familias, os odio »!

 DERECHO NATURAL, Seix Barral 2017,  ISBN 978-84-)322-3222-0

Don Casmurro de Joaquim Machado de Assis

Afficher l'image d'origine

Joaquim María Machado de Assis fue un escritor brasileño : poeta, dramaturgo, novelista y gran cuentista (Rio de Janeiro 1839-1908), fundador y primer presidente de la Academia brasileña de Letras. Se le considera como el mayor nombre de la literatura brasileña que abarcó todos los géneros literarios como la poesía, la novela, el ensayo, la crónica, el teatro, el folletín, el periodismo y la crítica literaria. Su extensa obra abarca 9 novelas, unos 200 cuentos, 5 poemarios y más de 600 crónicas.

Sus primeros escritos eran de inspiración romántica, una fase que abandonó hacia 1881, luego comenzó un período realista con trazas de fantasía y de fantástico y también de naturalismo. El humor es omnipresente como una forma de ironía discreta o de un cómico absurdo como en « El alienista« . El escritor es un observador crítico, incluso cínico de la naturaleza humana, presentando la vida social como un juego feroz donde los ambiciosos aplastan a los débiles. Fue un escritor muy moderno y un auténtico innovador. Machado posee la facultad de jugar con el lector haciéndole guiños e involucrándolo en la ficción. Con sus novelas de la madurez (Don Casmurro, Quincas Borba) Machado de Assis creó un narrador que trastornó el canon del realismo y del naturalismo; fue un autor verdaderamente osado y adelantado para su tiempo.

Es el cuarto libro que reseño en el blog de este autor y cada vez quedo deslumbrada con su modernismo. Me intriga que sea tan poco conocido, tan poco difundido porque es realmente una lumbrera y  comienzo a vislumbrar que sus obras pueden tener varios niveles de lectura según el enfoque que se les quiera dar.

Don Casmurro pertenecería a la segunda fase de sus publicaciones, esa de mucha introspección con rasgos pesimistas en relación a la esencia del Hombre y su relación con el mundo,  hay bastante ironía y  un gran realismo. Los celos fueron un tema que  interesaron mucho a Machado de Assis. Don Casmurro se publicó en Brasil en 1899, es una obra realista escrita como una memoria de ficción por un marido celoso y desconfiado; la novela nos narra una versión diferente del adulterio. El protagonista es Betinho, llamado Benito o Benitín por el traductor (José A. Fernández) quien narra unas memorias para contarnos la traición de su amada Capitolina (Capitú), una versión de Desdemona, quien lo engañará con su mejor amigo del Seminario, Escobar, dando a luz un hijo que más tarde sabrá que no es suyo. Pero esta es solo la versión de Benito. Es de notar que el sobriquete de Benito es Casmurro que en español quiere decir cazurro, o sea, torpe o falto de entendimiento…

Betino es el hijo único y adorado de una viuda rica que lo destinó al sacerdocio cuando perdió a su primogénito, era una manera de pagar a Dios la deuda de este segundo nacimiento. Cuando Benito será adolescente caerá perdidamente enamorado de su vecina, la bella y algo misteriosa Capitú. En la vasta morada de su madre donde vivían varias personas a su cuesta como el Tio Cosme, la Tia Justina, el agregado José Dias (agregado en el sentido de empleado de la casa, podría ser de preceptor) y muchos esclavos. El agregado Dias tildó muy pronto a la joven Capitú de tener ojos engañosos, « ojos de resaca »(en el sentido de intranquilos?) y oblicuos. Es posible que el joven Benito haya estado algo confundido con la apreciación de su preceptor y que cierto recelo se haya colado en su subconsciente con respecto a la llana y sencilla Capitú (que era de un medio social más bajo, lo que tiene su connotación en el relato).

Con el tiempo Benito logrará, no sin pena y con manipulaciones, que su madre abandone la idea del Seminario y podrá casarse con Capitú. A la pareja le costará tener un hijo y el matrimonio se irá deshaciendo de a poco porque a Benito le entrarán las dudas. Y en sus memorias Benito insiste ante el lector entre la desmesura de la transparencia de su propio carácter  y la opacidad del carácter de Capitú. Benito tiene miedo ante lo misterioso e insondable de Capitú. Paradójicamente a Benito lo mueve esta desmesura  del carácter de su amada, pero la consciencia de la desmesura reaparece para convertirse en celos. Benito no cela porque ama, sino que ama porque cela.

Lo que propone Machado de Assis es una reflexión sobre la incertidumbre ante la precariedad de la felicidad. Hete aquí un rasgo de su pesimismo.

Puede que haya sido el azar o puede que Benito haya desarrollado una paranoia, producto de una imaginación enfermiza, pero poco a poco las memorias de Benito instilarán su veneno y el lector comenzará a dudar de la inocencia de Capitú. Como cada vez, Machado de Assis se dirige al lector directamente, involucrándolo en la trama, haciéndole guiños y enredándole la mente.

Don Casmurro explora no solamente una aventura sentimental personal, sino la dificultad que tuvieron las élites brasileñas de fines del siglo XIX para criticar las ideas liberales con las prácticas propias de una sociedad basada en la esclavitud. También plantea abiertamente una inquietud ante la emancipación femenina.

Gracias Ximena por haberme dado este gustazo de lectura.

DON CASMURRO,  Editorial Andrés Bello 1980

La buena reputación de Ignacio Martínez de Pisón

El escritor Ignacio Martínez de Pisón en una foto de archivo. EfeIgnacio Martínez de Pisón es un escritor y guionista español, nacido en Zaragoza en 1960, residente en Barcelona desde 1982; un autor traducido en varios idiomas; es el gran especialista del período llamado la « transición democrática española », o sea, los años 1974-1982. La familia es la columna vertebral en la obra del escritor, así como la infancia y el final del franquismo; sus libros muestran un gran realismo social y político, dándonos un cuadro coherente de la vida sentimental y política de la España de la segunda mitad del siglo XX.

Es un autor que me gusta mucho porque su escritura es diáfana, llana y sabe contar sus historias de una manera que siempre logra interesarme. He comentado en este blog nada menos que siete de sus libros, siendo éste el octavo y nunca he quedado defraudada;  tampoco sabría escoger cual de los ocho libros prefiero, todos me han gustado por igual, lo que es raro.

La buena reputación (2014) es una novela coral estupenda que le ha valido el Premio Nacional de Narrativa 2015, una novela donde encontraremos los temas faros del autor : la familia, la infancia, el franquismo y su período posterior, es una novela realista. Es la onceava novela del escritor.

El título merece ser aclarado desde el principio porque se puede interpretar de muchas maneras para el que no  ha leído el libro: se trata de « la buena reputación » del protagonista de la novela, Samuel Caro, un hombre de origen judío que se casará con una mujer católica (una gentil),  hija de militar en puesto en Melilla como una manera de alcanzar cierto ascenso social, pero también como una manera de demostrar que él es un hombre abierto y respetuoso de la religión predominante en Melilla; Samuel dará una educación católica a sus dos hijas aunque las llamará con nombres bíblicos : Sara y Miriam; pero no hay que hacerse ilusiones porque esta conducta demasiado liberal será mal vista por la pequeña comunidad judía de Melilla. Y al final de la novela, Samuel tratará de congraciarse con su judaïsmo, llevando una acción de ayuda hacia su comunidad amenazada con represalias con la soberanía de Marruecos. Esta acción costará a Samuel su salud mental. Son los últimos años del Protectorado español en Marruecos y pronto Melilla y Ceuta pasarán a ser los últimos enclaves españoles en tierra africana.Página 219 se lee…Los presentes celebraron con risas su ocurrencia. Eso era lo que había cambiado. Desde que había recuperado la buena reputación, las risas eran de verdad risas, y no simples evasivas dictadas por el cálculo y la desconfianza. Ahora que todos le sabían un buen judío, sus sarcasmos se interpretaban como un rasgo de prudencia y sensibilidad. ¿Qué mejor que seguir jugando al judío mundano y asimilado para proteger el secreto de su misión en Marruecos?

Luis García Montero, un crítico literario español escribió que la buena reputación no depende de la opinión de los demás, sino del mundo interior de los personajes, su forma de afrontar la herencia, la culpa, la ilusión, el secreto, la soledad, el amor y los pactos con la vida cotidiana.

El libro narra la historia de una familia mixta, compuesta de varios miembros y 3 generaciones, abarcando los años 1950-1986: es la historia de gente corriente afectada por la Historia española. Hay muchos otros personajes secundarios con un excelente estudio de caracteres. También la novela describe el crecimiento de España con el desarrollo de la Costa del Sol, los primeros divorcios en la península, la telefonía, los coches, la moda y la música vigentes en esa época, y en general, el desarrollo económico de la clase media en España.

El libro tiene una estructura original en capítulos llamados « novelas de » y narrados por 4 diferentes componentes de la familia de Samuel Caro, lo que da una visión más compleja e interesante a la saga familiar : tenemos a un narrador omnisciente quien después del prólogo que nos presenta a la abuela, la matriarca Doña Mercedes Campillo de Caro, ya viuda y a sus dos nietos varones Daniel y Elías; conoceremos también a la inefable criada Felisa, el personaje que más me gustó. Desde un comienzo notaremos la influencia de la abuela que con su testamento tratará de influir sobre las vidas de sus nietos más allá de su muerte para obligarlos a volver al terruño.

Luego el primer capítulo está narrado por Samuel Caro, un miembro importante del Consejo Comunal de Melilla y conoceremos a su círculo de amistades y su historia familiar que hacía parte de los cientos de hebreos marroquíes que huyeron de sus compatriotas  musulmanes y buscaron refugio en Melilla.

El segundo capítulo es la historia contada por Doña Mercedes que es de familia zaragozana y que toma los acontecimientos en el momento que Samuel los dejó, o sea, que no hay retorno hacia atrás con los capítulos sino siempre una progresión con el relato. Pero no se trata de centrar la historia exclusivamente en Mercedes sino que toda la parentela surge poco a poco así como muchos otros personajes, todos muy bien descriptos e interesantes. A la edad de 53 años Doña Mercedes decide regresar a Zaragoza (la ciudad de donde Martínez de Pisón es oriundo) y lo hace, cuando las hijas ya no están con ella y solo le queda su vieja y fiel sirvienta Felisa.

El tercer capítulo lo cuenta Miriam la hija mayor de Samuel y Mercedes, una hija ejemplar y sumisa que tiene mucho que decir, con su vida en parte sacrificada. El cuarto capítulo se lo debemos a un nieto de Samuel y Mercedes, segundo hijo  de Miriam, un chico con un leve defecto físico, lo que lo salvará de la mili. El capítulo siguiente y el último, está dedicado a Daniel, el otro hijo de Miriam quien regresará a Melilla y contrariamente a lo que se esperaba de este personaje demasiado desenfadado, tomará las riendas del negocio familiar y volverá a Melilla, cerrando la saga familiar con un retorno a los orígenes. Doña Mercedes hará todo lo posible por volver a su tierra de Zaragoza y su hija Miriam hará todo lo posible por volver a Melilla que la vio nacer. Pero la historia de la familia Caro-Campillo pasa también por Tetuán, Málaga, Barcelona y Zaragoza.

La única que no tiene capítulo es Sara, la hija descarriada y alejada de su familia por las vicisitudes y opciones de su vida.

Es interesante seguir esta saga a través las generaciones porque todas las situaciones y conflictos que una familia puede encontrar al cabo de una vida, surgen magníficamente descriptas en esta novela. Es imposible que  alguien no se sienta involucrado en algún momento con la linda y triste historia de esta familia que atraviesa la Historia de España porque es otra familia conflictiva como todas. La ciudad de Melilla es el origen y el cierre del relato que incluye una operación del Mossad que contó con el beneplácito de Franco para sacar judíos de Marruecos y llevarlos a Israel. Tenemos una reflexión sobre la herencia del pasado, sobre el arraigo y la necesidad de encontrar nuestro lugar en el mundo.

N.B. Melilla es un territorio autónomo español anclado en Marruecos al noroeste del continente africano, son unos 12,5 km2 con unos 80 000 habitantes.

LA BUENA REPUTACIÓN, Colección Booket 2649 (Planeta 2014),  ISBN 978-84-322-2503-1

Compro Lago Caburga de Elizabeth Subercaseaux

Afficher l'image d'origineElizabeth Subercaseaux es una escritora, periodista y columnista chilena (Santiago 1945); es bisnieta del compositor alemán romántico Robert Schumann y de Clara Wieck-Schumann. Actualmente vive en EEUU (Pennsylvania) con su segundo marido. Ha sido traducida a varios idiomas y su mayor éxito de ventas es en Alemania.

Elizabeth Subercaseaux dedicó un libro a su ilustre tatarabuela Clara Schumann La música para Clara (2014).

Compro lago Caburga (2011) hace parte de un conjunto llamado Barrio Alto junto con Vendo casa en el barrio alto (2009) y Clínica Jardín del Este (2013). Cada tomo tiene como protagonista al « cuico« (=snob) corredor de propiedades Alberto Larraín Errázuriz y aborda temas sociales bien definidos de la historia contemporánea chilena como el fuerte clasismo de la clase alta chilena, la emergencia en el poder de la « nueva derecha » que especula desvergonzadamente con todo , aunque sea con el propio suelo nacional. El tercer tomo toca a los negocios en torno a la especulación con la cirugía estética , un must en la clase alta.

La escritora sabe escribir sobre las diferencias  sociales en Chile, lo que constituye  el inmovilismo de la sociedad chilena, tópico que sigue vigente, como en el siglo XIX, si Señor ! El tono empleado por la escritora es altamente jocoso y el mensaje crítico pasa piola (=desapercibido).

La novela está llena de chilenismos y cada clase tiene los suyos; esta particularidad es tan fuerte que no sé si el que no esté impregnado  de esto captará lo terriblemente truculento del relato. Yo les puedo decir que me reí a carcajadas  y que muchos personajes me recordaron rasgos de gente que conozco o más bien conocí. La autora tiene un poder de observación bastante notable y he leído por ahí que para cada libro pasa una buena temporada en Chile, recorriendo todo tipo de ambientes y escoltada por un fiel chofer de taxi que la pasea, la lleva y la pone al día de las modas del momento. Porque los chilenos son terriblemente versátiles y van cambiando el idioma en permanencia, agregando modismos y palabras que adaptan al chileno, especialmente del lunfardo (fruto del veraneo masivo de argentinos en Chile) y del estadounidense via la música de los jóvenes. La única muletilla chilena que se encuentra difusa en todas las clases sociales es huevón/huevona que los chilenos repiten ad libitum, pero pronunciando ón/ona solamente porque así se cansan menos. La exageración máxima es el Pito Balmaceda que huevonea a todos. Hoy en día yo he vivido más años en Francia que en Chile y el resultado es que hablo un chileno completamente macarrónico y anacrónico, una vergüenza.

El lago Caburgua, mal denominado Caburga, existe realmente en Chile en la comuna de Pucón, al noroeste del lago Villarica en la Región de la Araucanía; es uno de los últimos lagos chilenos, por el momento, sin contaminación por proliferación de algas.

Todos los personajes de la novela que pertenecen a la clase alta llevan los mejores apellidos del país, quiero decir los apellidos con « linaje » chilensis. A los otros les puso los apellidos del montón, de esos que se repiten a lo largo de la estrecha faja de tierra que es Chile. El personaje central, el cuico Alberto es un prototipo del caballero nacional, lleno de prejuicios, con buena educación que aflora en toda ocasión, hasta cuando le ponen los cuernos.

La trama del libro torna alrededor de la especulación inmobiliaria donde un amigo del tiempo del colegio del cuico, Pito Balmaceda, quiere comprar la mejor riva del lago Caburga (perdón, Caburgua) con la ayuda de un chino millonario y especulador universal. Pero esta parte del lago está en parte urbanizada y los propietarios venden o no venden. Además el Pito Balmaceda se quiere iniciar en política para lo cual emprende campaña con las previsibles « metidas de pata » porque,  aunque el hombre es un producto concentrado de la élite, es sincero lo que no va con la cochina y ladina política. Una de las anécdotas que me hizo reír a gritos es cuando la esposa del Pito quiere participar en la campaña de su marido y da clases de cocina con la receta de sushis a las pobladoras…Es como si un marciano diera un discurso a un puñado de terrícolas anonadados por lo que sale de la boca, sin entender una palabra.

Tras lo jocoso del relato y la truculencia de los personajes, hay una crítica acerba de la sociedad chilena, vista con una precisión de entomóloga. Tengo muchas ganas de releer el primero y procurarme el último sobre la especulación en torno al rubro de la salud. Gracias Elizabeth Subercaseaux por hacernos reír en estos momentos de crisis generalizada.

PS : Acabo de terminar la lectura de la última novela del peruano/español Mario Vargas Llosa y me doy cuenta de lo siguiente : en Chile el barrio alto es el barrio que corresponde a la gente con mucho dinero; y en Lima Barrio Alto es todo lo contrario, un barrio mal famado y hampón. Hay que guardar en cada novela el significado con el contexto. Tuve suerte de leer los dos libros seguidos y ver la diferencia.

COMPRO LAGO CABURGA, Catalonia 2011,  ISBN 978-956-324-095-5

Memorias póstumas de Blas Cubas de Joaquim Machado de Assis

Afficher l'image d'origine
Joaquim María Machado de Assis fue un escritor brasileño : poeta, dramaturgo, novelista y gran cuentista (Rio de Janeiro 1839-1908), fundador de la Academia brasileña de Letras.

Sus primeros escritos eran de inspiración romántica, luego comenzó un período realista con trazas de fantasía y de fantástico y también de naturalismo. El humor es omnipresente como una forma de ironía discreta o de un cómico absurdo como en « El alienista« . El escritor es un observador crítico, incluso cínico de la naturaleza humana, presentando la vida social como un juego feroz donde los ambiciosos aplastan a los débiles. Fue un escritor muy moderno y un auténtico innovador. Machado posee la facultad de jugar con el lector haciéndole guiños e involucrándolo en la ficción. Con sus novelas de la madurez (Dom Casmurro, Quincas Borba) Machado de Assis creó un narrador que trastornó el canon del realismo y del naturalismo; fue un autor verdaderamente osado y adelantado para su tiempo.

Supe de este escritor, más citado que leído, poco conocido y poco divulgado, por el escritor chileno Jorge Edwards que lo cita a menudo; ahora lo entiendo porque he descubierto después de ésta y otras dos lecturas, que el estilo de Jorge Edwards tiene algo del estilo de Machado de Assis : ese humor burlón y finamente irónico que lo hace distanciarse de la narración;  un rasgo literario que me gusta mucho. (Edwards dedicó un libro a este autor: Machado de Assis (2002), que habrá que leer de todas maneras). Machado de Assis es un escritor a la altura de un Flaubert o de un Henry James; sus temas son el adulterio, el hombre superfluo, el dinero, la política en la sociedad, temas universales.

Comenté en este blog El alienista en marzo 2015 y La mandolina y otros cuentos con música en enero 2016. El cuento El alienista lo encontré sencillamente deslumbrante.

Memorias póstumas de Blas Cubas que llamaremos MPBC para aligerar el texto, sería la primera novela realista de la literatura brasileña que se publicó en forma de folletín en 1880 en la Revista Brasileira. En 1881 se publicó como novela, causando la confusión de los críticos porque era muy osada en el plano formal.

Hubo tres versiones cinematográficas de esta novela : en 1967 por Fernando Cony Campos, la segunda en 1985 por Julio Bressane y en 2001, la versión más fiel a la obra dirigida por André Klotzel.

Puede que Machado de Assis se haya inspirado de Lawrence Sterne y su Memorias sobre la vida y familia del difunto y Reverendo Mr Lawrence Sterne (1713-1768) para escribir este libro. Las MPBC son una inversion del procedimiento de Lawrence Sterne y un guiño a las Memorias de ultratumba de Chateaubriand.

El uruguayo Luis Bravo señala que MPBC es una novela antimimética (= que pretende romper la ilusión de lo real, la verosimilitud realista) e iconoclasta donde Machado de Assis deja de lado los modelos decimonónicos y ejerce sin restricción la libertad de creación con una actitud paródica, originada en la sátira menipea (= tipo de sátira en prosa con estructura similar a la novela y que ataca actitudes mentales en vez de individuos específicos) de la literatura latina (Machado de Assis era atento lector de Menipo, de Terencio Varron y de Luciano de Samosata, con esa actitud anticlásica que será tomada en el Renacimiento por Erasmo de Rotterdam y su Elogio de la locura y luego en Francia por Rabelais, de Montaigne, Voltaire et Diderot. El autor tiene un singular estilo narrativo que marca un hiato con las formas de representación del « realismo » y del « naturalismo » reinantes. Aquí Machado de Assis opone la « sarna del pesimismo », una modalidad libre e irreverente de narrar. Desde el prólogo Blas Cubas nos dice que la novela esta condenada de antemano a no recibir « la estima de los severos ni el amor de los frívolos, las dos columnas máximas de la opinión« . En esta novela son juegos desopilantes de la narración que amalgama lo narrativo con lo filosófico, alternando lo ficcional con lo ensayístico.

La secuela de MPBC es la novela Quincas Borba de 1891 que leeré cuando pueda .

MPBC : ¿Qué nos cuenta la novela ? Son las memorias de Blas Cubas desde su nacimiento hasta su muerte con todas las vicisitudes de su vida. Desde la dedicatoria del libro se destaca el humor irónico y sarcástico de Blas Cubas que dedica las memorias « al gusano que primero royó las frías carnes de mi cadáver dedico con sentido recuerdo estas memorias póstumas ». Es una novela narrada a la primera persona donde Blas Cubas, típico de la literatura decimonónica, se convierte en objeto de la obra y al mismo tiempo es el mediador entre nosotros y su universo diegético: es un narrador omnisciente, « no es un autor difunto, sino un difunto autor para quien la losa sepulcral ha sido otra cuna ». Es de Notar que Blas Cubas no se ha muerto de neumonía sino que se ha  muerto por idea fija ya que buscaba un emplasto antihipocondríaco que aliviase nuestra humanidad melancólica…Después de revelar los motivos de su muerte y la búsqueda del emplasto, Blas Cubas compara sus memorias con las de Moisés y nos expone su genealogía. En cada momento del relato, el lector se siente cómplice porque Blas Cubas platica como si hablara de « muerta voz« . En realidad pareciera que lo que verdaderamente llevó a la muerte Blas Cubas fue su deseo inmenso de pasar a la posteridad.

Hay gran modernidad e innovación en el modo narrativo, por ejemplo los sucesos se narran desde la muerte de Blas Cubas hacia atrás en el tiempo, en una analepsis o flash back que se acelera bruscamente en el capítulo llamado Transición donde la acción regresa desde la cama del moribundo a la cuna del recién nacido. El libro consta de 200 paginas con 160 capítulos (algunos solo de media página !) y hay tantos hallazgos:  las alteraciones cronológicas (se empieza por el final), las digresiones variopintas, los diálogos incesantes con el lector, los guiños que implican complicidad con el lector, la metaliteratura, los capítulos en blanco incitando al lector a escribirlo por su cuenta, la simple enumeración y otros tantos recursos de una modernidad increíble.

Hay una permanente parodia intertextual entre textos bíblicos, o de Moliere, de Shakespeare, Dante, Goethe, Pascal, Buffon, etc, lo que denota la inmensa cultura del escritor.

Hay cierta similitud entre el narrador y el autor (cabe destacar que el narrador es nacido en 1805 y el autor en 1839), así por ejemplo su preparación académica con referencias a filósofos, escritores o científicos de la época o anteriores.

Blas Cubas es un hombre moderno, ambicioso y soñador que no logra todas sus metas. Sus objetivos se ven truncados por el amor que el porta a Virgilia, casada e inaccesible (el nombre de Virgilia alude a Virgilio, el autor de la Eneida y personaje de la Divina Comedia).

Machado de Assis critica  la sociedad brasileña decimonónica postindependentista : los cargos políticos y las conexiones necesarias para acceder a dichos cargos (nada a cambiado desde entonces…) y la conclusión es que la vida avanza hasta la muerte como las sucesivas ediciones corregidas de un libro. « Cada etapa de la vida es una edición que corrige la anterior, y que será corregida también, hasta la edición definitiva, que el editor obsequia gratuitamente a los gusanos ».

El crítico brasileño Antonio Candido se pregunta cómo pudo surgir Joaquim Machado de Assis como el inmenso visionario que fue con la condición periférica del idioma portugués y el aislamiento de Brasil. Un Machado de Assis protegido por un sistema de falsos convencionalismos y un convencional funcionario él mismo,  primer Presidente de la Academia Brasileña de Letras. Machado de Assis « lisonjeaba al público mediano, inclusive a los críticos, proporcionándoles el sentimiento de que eran inteligentes a precio moderado« , adelantando de casi un siglo a los avances narrativos del siglo XX.

La tomadura de pelo hacia el lector parte con el prólogo  de Blas Cubas…En verdad, se trata de una obra difusa, en la cual yo, Blas Cubas, si adopté la forma libre de un Sterne o de un Xavier de Maistre, no sé si le añadí algunas impertinencias pesimistas. Puede ser. Obra de finado. La escribí con la pluma del escarnio y la tinta de la melancolía, y no es difícil prever qué cosa podrá salir de tal connubio. Agréguese a esto que la gente severa hallará en el libro unas apariencias de pura novela, mientras que los frívolos no encontrarán en él su novela habitual; aquí lo tienes, aquí está, privado de la estima de los severos y del amor de los frívolos, que son las dos columnas máximas de la opinión.

Machado de Assis tiene postura de filósofo que sabe juzgar el alma humana…La alusión más descarada me la hizo un tal Garcez, viejo cirujano, bajito, trivial y hablador, que podía llegar a los setenta, a los ochenta, a los noventa años, sin haber adquirido jamás aquella compostura austera que es la gracia de los ancianos. La vejez ridícula es, quizás, la postrera y más triste sorpresa de la naturaleza humana (página 197).Siento que el lector se ha estremecido; o debía estremecerse. Naturalmente la última palabra le ha sugerido dos o tres reflexiones. Vea bien el cuadro : en una casita de Gamboa, dos personas que se aman desde hace mucho tiempo, una inclinada sobre la otra para darle un beso en la frente, y la otra retrocediendo, como si sintiese el contacto de los labios de un cadáver. Hay allí, en ese breve intervalo, entre la boca y la frente, antes del beso y después del beso, hay allí un gran espacio para muchas cosas : la contracción de un resentimiento, la arruga de la desconfianza, o, en fin, la nariz pálida y soñolienta de la saciedad…(página 227)…En cuanto a mí, si os digo que leí el billete tres o cuatro veces aquel día, creedlo, porque es verdad; si en seguida os digo que lo releí al día siguiente, antes y después del almuerzo, podéis creerlo, porque es la pura verdad. Pero si os digo la conmoción que tuve, dudad un poco de la aseveración y no la aceptéis sin pruebas. Ni entonces ni ahora he llegado a discernir lo que experimenté. Era miedo, y no lo era; era lástima, y no lo era; era vanidad y no lo era; en fin, era amor sin amor, o sea, sin delirio; y todo aquello producía una combinación bastante compleja y vaga, algo que no podréis entender, y que yo tampoco entendí. Supongamos que no he dicho nada (página 246).

La traducción del portugués al español de José Ángel Cilleruelo es soberbia porque tenemos la impresión que la novela fue escrita en lengua cervantina ya que logra darnos tantos matices del humor fino de Machado de Assis.

MEMORIAS PÓSTUMAS, Montesinos,  ISBN 84-96356-97-3

Hombres desnudos de Alicia Giménez Bartlett

Afficher l'image d'origineAlicia Giménez Bartlett (Albacete 1951) estudió Filología Española y se doctoró en Literatura Española en Barcelona; es una escritora  especialmente conocida por sus novelas policíacas protagonizadas por la inspectora Petra Delicado. Aunque también tiene otras publicaciones fuera de la serie policíaca y se ha llevado los dos premios literarios más prestigiosos de España con obras que no son novelas negras : el Nadal 2011 con Donde nadie te encuentre  (la historia de La Pastora, una maquis transsexual) y ahora el Planeta 2015 con esta novela. Alicia Giménez Bartlett reside en Barcelona desde 1975. La escritora fundamenta su literatura en una sátira de la realidad incómoda.

Hombres desnudos es una novela societal (acepten el neologismo…), de un gran realismo social que necesitó dos reescrituras y tres años de trabajo; tenemos una novela que denota cambios profundos en la sociedad española, cambios que son el producto de lo que llamamos  « crisis » y que se instaló a nivel mundial después del crash financiero del 2008. La trama de la novela narra situaciones dramáticas que han resultado en la sociedad española con el desempleo, la inseguridad, las dificultades económicas mayores, la pérdida de la identidad para muchas personas, el refugio en el alcohol y en las drogas , en el sexo como mercado, en el desmoronamiento de la célula familiar y de los valores de la familia, en la prepotencia de los ricos, etc. Una degeneración moral en resumidas cuentas,  una decadencia evidente. Giménez Bartlett nos muestra la desorientación sentimental de la sociedad actual donde hombres y mujeres no saben ubicarse lo cual conduce a menudo a una soledad.

Hombres desnudos es una historia polifónica con cuatro personajes principales y su descenso al infierno :  Javier, un profesor de Literatura que pierde su empleo y que está obligado de aceptar un trabajo de estriptis masculino para poder sobrevivir. Pero este trabajo no basta y debe aceptar otros roles aun más estrafalarios para poder tener un mínimo de estatus social y poder lograr ganancias que le permitan, por ejemplo, arrendar una habitación decente para vivir. Javier no solamente perdió su empleo sino que también perdió  su pareja quien no pudo soportar su nuevo estatus. Otro personaje es Irene, una mujer que fue  « hijita de su papá »,  que fue formatada para lograr un puesto de relevancia en la empresa del padre. Irene a los cuarenta se ve abandonada por el marido, un abogado que aparentemente se casó con ella para subir en la escala social. A los cuarenta, Irene se encuentra con el derrumbe de su empresa y con la soledad. Irene está perdida en esta sociedad que no reconoce a las mujeres solas, Irene se convertirá en otra persona, ella que nunca conoció el sexo ni el placer.

Los otros dos personajes son Yván, un chico lumpen, sobreviviente y apto a vivir en una sociedad competitiva y despiadada, es el personaje más libre, el más cínico, pero no carece de sentimientos, solo que rechaza toda muestra de sentimentalismo. El otro personaje importante es Genoveva, una mujer cincuentona y vividora que asume su vida sin tapujos y que hace « pareja » con Yván, su chico de alterne. Genoveva iniciará a Irene en el sendero de la prostitución masculina que es un negocio floreciente (la prostitución masculina para mujeres tiene un alza del 30% según fuentes informadas).

El desencadenante de estos desvaríos es la crisis. La relación de estos personajes es escabrosa y dramática aunque la novela va desnudando más las almas que los cuerpos. No es una novela escabrosa porque la salva un humor feroz que sobresale a lo largo de toda la novela.

La técnica narrativa recurre al monólogo interior, cada personaje dice lo que piensa con el estilo propio a su estatus y el lector no se pierde con los soliloquios porque los personajes están magníficamente campeados. A mi me costó mucho aceptar el lenguaje soez y mal hablado de Yván, pero era necesario para la credibilidad del personaje.

Un libro que no deja indiferente, que deja pensativa.

Una citación del libro página 21, para dar el tono : ahora todos sabemos que si pierdes tu trabajo pasas a formar parte de un club del que no se sale con facilidad. Es como declarar que padeces una enfermedad incurable. Es como reconocer que eres otro de los imbéciles que no han sabido superar los malos tiempos, esos de los que solo salen indemnes los más fuertes, los más listos, los mejores. 

HOMBRES DESNUDOS, Planeta 2015,  ISBN 978-84-08-14787-9

La mujer imaginaria de Jorge Edwards

Résultat de recherche d'images pour "jorge edwards"Jorge Edwards Valdés (Santiago de Chile 1931) es el actual Embajador de Chile en Paris; escritor, abogado, periodista y diplomático de carrera. Hizo estudios de postgrado en Princeton, USA. Pertenece a la Academia de la Lengua de Chile desde 1982. Obtuvo la cuidadanía española en 2010, año en que fue nombrado Embajador en Paris por el Gobierno chileno de Sebastián Piñera. Tiene una bibliografía vasta y ha recoltado numerosos premios, el más prestigioso es probablemente el Cervantes 1999. La biblioteca  Cervantes de la ciudad de Manchester lleva su nombre.

Asistí esta semana a una charla en el Auditorio del Instituto Cervantes de París donde se presentó la « ruta Edwards de Paris« , itinerario iniciático de la residencia de Jorge Edwards en la Ciudad Luz que ya totaliza  15  años. Edwards declara « amar » Paris sintiendo una afinidad casi física con la ciudad, amando hasta su niebla y sus días grises; el Señor Edwards padece   de « parisitis« , dolencia hereditaria puesto que le viene de su tío abuelo Joaquín Edwards Bello. Explica que la palabra amar es poco usitada por sus connacionales, a la que prefieren querer, más suave. A sus 82 años en el momento de esta reseña, puedo aseverar que tiene una memoria prodigiosa, siendo capaz de citar a personas , lugares y fechas con una total soltura. Es muy ameno y posee muchas anécdotas, producto de su larga vida; se le podría escuchar durante horas. Acaba de publicar el primer volumen de sus Memorias bajo el título El círculo morado, memorias que  facilitarán la lectura de su obra. Es probable que el Señor Edwards entregue aún dos tomos más. Le gustan los literatos franceses « menores » y los diplomáticos-escritores, la relación entre reflexión y narración; los filósofos-escritores como Descartes o Bergson y algunos historiadores-escritores como Michelet o Montaigne quien fue un ensayista-narrador. Lo imagino muy de acuerdo con el catedrático valenciano,  Luis Veres quien prona que un lenguaje lacaniano  no sirve para informar, sólo para evocar el pasado. Y Don Jorge Edwards evoca mucho el pasado.

De su vasta obra, he leído poco por el momento, pero es cosa de tiempo; leí El inútil de la familia del 2005 donde justamente retraza la vida de su tío abuelo Joaquín Edwards Bello, oveja negra de esta familia oligárquica chilena con tela de fondo de un Santiago de principios del siglo XX hasta la Segunda Guerra Mundial, con detalles interesantes, sabrosos sobre la juventud dorada de aquella época marcada por una parisitis frenética. También le leí Persona non grata de 1973 que me pareció interesante porque permite entender, mucho mejor, como funciona por dentro la Revolución cubana: ella funciona ni más ni menos como una corte real. Edwards se justifica de los tres meses y medio pasados en Cuba como encargado de negocios chileno, él fue el primer diplomático extranjero nombrado por el Gobierno de Allende, y relata cómo fue mal juzgado y acusado de contra-revolucionario,  además que espiado a cada instante. Y  también explica como Fidel lo desprecia e ignora cuando sale de Cuba para asumir un puesto en la Embajada chilena en Paris. Y más recientemente, el primer tomo de sus memorias, Los círculos morados, que me encantó (https://pasiondelalectura.wordpress.com/2013/07/24/los-circulos-morados-de-jorge-edwards/).

Me encantó también, digámoslo sin ambages, La mujer imaginaria,  novela de 1985, en esta edición de Plaza & Janés,  escrita con letra tan pequeña que me provocó fatiga visual, pero no importa, es un libro con una prosa excelente, elegante y una descriptiva minuciosa para presentar los personajes  que son entrañables y las historias que están muy bien ahondadas. Un poco a la manera proustiana, con frases interminables, y frases repetitivas  que sirven para poner énfasis en el texto y  van a enriquecer la connotación criolla bastante fuerte que acarrea esta novela ; el humor  de Edwards es incesante,  mordaz y bastante british. Me gustó mucho la manera de hablar de sus personajes, hablan, como diría mi madre,  como gcu (« gente como uno »), un español achilenado, clasista y simpaticón.

Es la historia de Inés Vargas  Elizalde, hija de buena familia chilena, sumisa,  tímida y obediente durante 60 años, aunque de cabeza dura ( legado de un ancestro nórdico); esta mujer se rebelará de la opresión familiar el día de la celebración de sus 60 años, en 1977. Inesita Elizalde, de su nombre de artista (para rehabilitar en parte a su tío Salustio), hoy abuela, sacrificó su personalidad desde la adolescencia para adaptarse a lo que esperaban de ella, sin cuestionarse. Así se le pasó la vida, obedeciendo a sus padres, abuelos, a  sus familiares y allegados, a sus hermanos, a su marido, a sus hijos, a una sociedad entera que la juzga en cada uno de sus actos. Doña Inés asumirá por fin sus dotes de pintora, sus pulsiones creativas, sus ideas políticas, sus opciones sociales,separándose de ese marido que regía su vida de casada en perfecto déspota porque ese marido, en todas las decisiones prácticas, la refacción de la casa, el sitio de veraneo, el colegio de los niños, arrasaba, dominaba.

En esta novela resurge el tema predilecto de Edwards, su parisitis; esta vez encarnada por el tío Salustio  Elizalde, pintor maldito, oveja negra de la familia, descastado, opiomano, degenerado según algunos, mezcla de genio y de pobre diablo, cuyos cuadros fueron descolgados de las grandes galerías, de las colecciones famosas, y arrumbados en los sótanos, en los cachureos; residente en Paris donde llevará vida bohemia y dilapidará su fortuna familiar. Pretexto para hablarnos del Paris bohemio de esa época, probablemente el Paris que conoció el tío de Jorge Edwards , el escritor Joaquín Edwards Bello, iniciador familiar de la parisitis que padecerán los descendientes, en especial nuestro autor .

« Jorge Edwards es un escritor realista, apasionado por sus recuerdos, dueño de una prosa clara, a ratos quieta, repetitiva, memoriosa, elegante y medida en la que coexiste la tradición y la memoria. Esta prosa tan personal eclipsa las fronteras entre los varios géneros que ha cultivado y da un aire de familia a sus obras de ficción« , dijo de él su amigo Mario Vargas Llosa.

LA MUJER IMAGINARIA, Plaza & Janés 1985,   ISBN 84-01-38057-X