Chilena, casada, sin profesión de Elisa Serrana

Elisa Pérez Walker es el nombre completo de esta escritora  (1930-2012), profesora y novelista feminista que hace parte de la generación del 50 chilena. Se casó a los 18 años con Horacio Serrano, ensayista, del cual tomó el apellido, transformándolo  con una « a » en Serrana que será su nombre de pluma. Elisa Serrana es la coetánea de María Luisa Bombal y la par de Mercedes Valdivieso, María Elena Gertner, María Carolina Geel, Marta Jara, Matilde Ladrón de Guevara, Elena Aldunate.Es la mamá de la reconocida escritora chilena Marcela Serrano y de otras 4 hijas.

Comenzó a publicar en 1956, artículos y cuentos en periódicos y revistas, pero se hizo conocer a partir de 1960 con su novela Las tres caras de un sello. Según la crítica nacional, Una sería su mejor novela . La escritora retrató con agudeza la pasividad de la mujer chilena de su tiempo.

Todas las novelas de Elisa Serrana  enfocan sobre el tipo de mujer de la clase terrateniente acomodada o clase media cosmopolita,  económicamente exitosa. Ella abandonó la mirada masculina con que se había contemplado a estas mujeres para observarlas de la perspectiva de otra mujer. La solidez que la mirada masculina otorga a la imágen de la familia, descubre en las novelas de Serrana su radical fragilidad.

Chilena, casada,  sin profesión de 1963 es su segunda novela, que expone los efectos del feminismo en la sociedad chilena conservadora  . Fue en su época el libro más leído del año y su libro más controversial donde retrata al mundo diplomático revelando una vasta gama de personajes con vínculos con la política, las finanzas y el poder.

Es una lectura que encontré interesante con la idea retrospectiva de una cierta modernidad para aquellos años, pero le encontré  falta de profundidad en los personajes, en especial el personaje central de Teresa. Todos los personajes parecen arquetipos, más que gente de carne y hueso; no están suficientemente ahondados y la novela no explica ciertos giros en la vida de la protagonista.

La novela  narra dos partes de la vida de Teresa: la primera parte nos cuenta su temprano matrimonio con un abogado que la saca de la casa paterna, pero no le permite emanciparse como ser humano ni como esposa; muy al contrario, el hombre padece de conflicto edípico positivo que lo llevará al fracaso matrimonial. La segunda parte relata el segundo matrimonio de Teresa, esta vez con un diplomático de carrera (funcionario), Lucho, que la sacará del país para vivir en India donde conocerá a fondo este medio tan especial que es la diplomacia. Al mismo tiempo descubrirá un marido bastante amoral y obseso por su carrera, cueste lo que cueste. Hay buenas frases sobre el mundo diplomático, como por ejemplo, página 90:« los diplomáticos son unos provincianos, sólo que su provincia es el mundo ». O este otro en la página siguiente:« uno de sus méritos reconocidos era su avenencia con los jefes y para ser apreciado en el Ministerio era necesario saber cuándo ceder; además, ante un jefe de misión, siempre era mejor ceder« . Lucho es un funcionario ambicioso y página 150 él se delata:...No podía evitarlo: frente a su jefe buscaba coartadas. « Tuve que leer con detención el diario esta mañana », suspiraba al llegar tarde; o: « Es parte de nuestro deber de diplomáticos acostarse a las mil y quinientas ». No perdonaba al embajador, que nunca se excusara. « Así cualquiera; no debe cuentas a nadie, pero de repente llega el chisme al Ministerio »…Le habría gustado atemorizar a su jefe, poseer un arma que lo vulnerara. « Algún día seré embajador ». » No sería igual; sus costumbres, intuía, subirían con él. El otro nunca había sido empleado; político, culto, diletante, un día embajador en Londres y luego… La India, capricho filosófico, complejo místico, quién sabe qué pasa por esa mente. Mientras que yo… »Funcionario desde siempre, alma de funcionario esculpida en años incoloros, preocupación de arribar, salir avanti, probar fuerzas, ser alguien. Años de irresponsabilidad en lo grande, de precisión en lo diario, de temor a la opinión de sus jefes, a las apariencias. Nunca verdaderamente libre, sincero, jugándose su gloria y su destino…por un sueldo miserable y una pequeña esperanza. « A los embajadores como el mío, algún día les hacen la cama…¿Por qué no? » Quería por jefe a otro funcionario. De ésos se sabe qué esperar y cómo actuar ante ellos. Es cuestión de cumplir su deber, hacer a tiempo un informe, estudiar su oficio…, y decir lugares comunes para no comprometerse, evitar empresas arriesgadas y la visión como un mal paso, actuar en dos dimensiones.

Una cita excelente del embajador de Lucho, hombre vivido y sibarita profesional, sobre el café: »Recuerde,  mi amigo, el buen café debe ser negro como el diablo, caliente como el infierno, puro como un ángel, dulce como el amor; esa es la receta de Talleyrand. Yo no soy un Talleyrand, pero le doy otra receta: en cada país busque lo mejor, en la India tome té.

Encuentro que el final de la novela es extraño, abierto, demasiado abierto y poco concluyente.

Tenía gran curiosidad y muchas ganas de leer a Elisa Serrana y lo he logrado gracias a la generosidad de mi amigo Francisco L. quién me envió un volumen que reúne tres novelas: Una , A cuál de ellas quiere Usted, y ésta,  las dos primeras quedan por leer y serán comentadas en el futuro.

CHILENA,CASADA,SIN PROFESIÓN, Editorial Andrés Bello 2002,  ISBN 956-13-1773-7

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s