A cuál de ellas quiere Usted de Elisa Serrana

Afficher l'image d'origine

Elisa Serrana es el nombre de pluma de Elisa Pérez Walker, profesora, periodista y escritora chilena (Santiago 1930-2012) que perteneció a la Generación del 50 chilena. Utilizó el apellido de su marido, Horacio Serrano, para crear un nombre de pluma que transformó en Serrana. Tuvo 5 hijas,  una de las cuales es la exitosa escritora chilena Marcela Serrano. Es sin lugar a dudas una escritora feminista que supo retratar muy bien a la mujer burguesa de su tiempo y existe una verdadera filiación con la temática entre la madre y la hija.

Algunas constantes en su obra son: mostrar un enfoque de género en la construcción de los mundos literarios; presentar la institución familiar como un centro productor de conflictos y caracterizar los personajes femeninos como habitantes de un espacio vital restringido. Elisa Serrana no intentó efectuar una crítica explícita a las instituciones patriarcales, sino más bien, poner en evidencia la necesidad de un cambio en las relaciones de género en la sociedad chilena. Del mismo modo, privilegió su atención en la mujer burguesa terrateniente como su coetánea María Luisa Bombal.

Comenzó a publicar en 1956, artículos y cuentos en periódicos y revistas, pero se hizo conocer a partir de 1960 con su novela Las tres caras de un sello. Según la crítica nacional chilena, Una sería su mejor novela . La escritora retrató con agudeza la pasividad de la mujer chilena de su tiempo.

Todas las novelas de Elisa Serrana  enfocan sobre el tipo de mujer de la clase  acomodada o clase media cosmopolita,  económicamente exitosa. Ella abandonó la mirada masculina con que se había contemplado a estas mujeres para observarlas de la perspectiva de otra mujer. La solidez que la mirada masculina otorga a la imágen de la familia, descubre en las novelas de Serrana su radical fragilidad.

A cual de ellas quiere Usted, cierra la trilogía que empecé a leer con Chilena, casada, sin profesión (con un billete en diciembre 2013), y Una (con un billete en diciembre 2014). Esta trilogía hace parte de una reedición de la Editorial Andrés Bello (2002) que pude leer gracias al amigo Francisco L., quién, por darme en el gusto sufrió de un colapso en el metro de Santiago debido al calor, esperando al revendedor del libro…¿Qué sería de la vida sin esos amigos entrañables? La nada misma.

A cual de ellas quiere Usted, lleva como subtítulo Mandandirun dirumdan que es una ronda muy conocida que se cantaba entre niñas en un tiempo remoto. Ahora, en la era del Internet, quizás las niñas no la conozcan; aquí va la letra de la ronda…

Afficher l'image d'origine

Me gustó mucho esta novela, cuya armazón me recordó el fondo de todas las novelas de su hija, la conocida Marcela Serrano : historias paralelas de mujeres con sus penas y alegrías. Lo que las diferencia es que la madre ahonda el tema de la mujer de clase media-alta y que la hija ahonda todos los estratos sociales haciendo resaltar las diferencias profundas entre esos estratos.

Me costó « ubicarme » con las tres mujeres que protagonizan esta estupenda novela porque los cambios entre los personajes se operan de manera algo caótica y me confundía. Tuve que leer una segunda vez la novela y tomar nota de las principales características de las tres amigas de infancia : Rosalía, Lucila y Soledad.

Las tres amigas parten juntas al matrimonio de una chica que es parienta de Rosalía. Es el pretexto para adentrarnos en la vida de cada una  y saber de sus dramas internos.

Internos, porque muy amigas serán, mucho se conocerán, se querrán algo (?), pero hay un tabú que consiste a « aparentar »las cosas, a « parecer » más que a « ser » ante la colectividad. Esto es un rasgo muy chileno y al parecer, muy español.

Los personajes :

LUCILA Y CARLOS : llevan 25 años de matrimonio y tienen dos hijos : Eva y Carloto (qué nombre tan feo!). Lucila es « la gringa » criada en EEUU, única hija mujer, es una fémina etérea, poco práctica, pero eficiente en su vida doméstica, lleva una vida holgada con mucha servidumbre, es una obsesionada con la decoración de interior, especialmente del baño. Se casó con Carlos, un hombre mucho mayor hijo de españoles adinerados, fachoso, irónico y seguro de si mismo, trabajador ambicioso y exitoso con su empresa, aficionado a los amores cortos con mujeres sensacionales o prostitutas divertidas. Lucila teme a las emociones, no se deja llevar por la pasión y todo lo exultante le desagrada. Lucila va descubrir que las relaciones matrimoniales no son simples, cariñosas y abiertas. Carlos va a fallar, desaparecer de la vida mundana, de los negocios y caer en depresión. Va a consumir primero estimulantes +/- alcohol y luego drogas duras cayendo en una total dependencia. Las drogas van a modificar su comportamiento con Lucila porque la resistencia que ella le opone, lo enfurece y comenzará a maltratarla, a violentarla con furia. Esta violencia erótica hará que Lucila lo odie y comience a tomar fármacos para mantenerse entera, aunque ya había consumido fármacos cuando, años ha, había dejado el cigarrillo. La hija de la pareja, Eva, tiene una relación demasiado simbiótica con su padre, a tal punto que ella busca la relación con hombres mayores; después de un viaje al sur con su padre, Eva decide salir de la casa familiar porque intuye que sólo desvinculándose con la familia, logrará un equilibrio. Curiosamente, los médicos siquiatras de Carlos siempre miraron a Lucila como « la mala » de la película y no como la víctima(¿machismo atávico?).

SOLEDAD Y MIGUEL : están separados, ella es una mujer estupenda con fama de cumplida, una mujer de trabajo que sale de cualquier dificultad, eficiente, que sabe actuar y programar con claridad. Hicieron buena pareja con Miguel, un arquitecto exitoso, gran creador; se querían, se apreciaban, se necesitaban de forma independiente, cada uno aferrado a sus cosas. Para ellos la independencia era tan importante como el amor. Miguel es infértil y años después Soledad conocerá en un viaje de trabajo, a Ralph, con quien vivirá una relación adúltera en la cual se sentirá feliz y protegida. Soledad decidirá tener un hijo de Ralph y lo logrará, sin decírselo al mismo tiempo que su marido acepta el embarazo. Nacerá Sol (la manía chilena de poner los mismos nombres a los hijos, ni que fueran dinastías…) un « sol » de belleza y encanto que crecerá sin problemas ni recelos, pero formada a la imagen y educación de Miguel. A los 7 años Sol morirá de un atropello frente al colegio y Soledad y Miguel se refugiarán cada uno en una pena mútica;  cuando empezarán a hablar sobre el drama de la pequeña, Miguel decidirá de partir. Soledad, entre la muerte de la niña y el abandono del marido tratará de comenzar una nueva vida, trabajando y viajando mucho, tratando de reanudar con Ralph solo para buscar en él algo de Sol. En esta fiesta de matrimonio se reencontrará con su marido y se dará una nueva chance con él.

ROSALIA : Rosalía quedó viuda de Osvaldo (cáncer de la lengua) hace 4 años con tres hijos : Lily, Osvaldito (otro con el nombre del papito!) y Mané.  Rosalía tuvo un buen marido con Osvaldo, fue la primera en casarse y la envidia de todas pero fue despectiva con él porque éste no le supo dar la holganza económica a la que aspiraba. Siempre escondió antes sus amigas este desnivel económico y ahora aún más con la viudez, no le alcanza la plata para mantener el nivel aunque trabaja como bestia para que todo parezca perfecto y para economizar cada peso. Rosalía dice que « nunca tuvo suerte » y cada día odia más a la gente solía decir su marido. A veces siente envidia por las otras y dice « soy un fracaso en las relaciones humanas y afectivas, en la maternidad, en la vida ». Y espera que todos sean tan fracasados como ella. Sus hijos son problemáticos, Lily la mayor está exclusivamente dedicada a su trabajo, es poco coqueta y sus ademanes demasiado francotes, ella ayuda a su madre económicamente lo que hiere a Rosalía. Osvaldito salió pésimo estudiante y se dedica al teatro. La pequeña Mané argumenta a su madre que es una reprimida, una frustrada.

Todas estas vidas son difíciles, pero son aún más difíciles cuando se quiere aparentar otra cosa.

Elisa Serrana escribió esta novela en 1985; es una novela muy moderna que trata tópicos como el adulterio, las drogas, los conflictos familiares, las amistades femeninas en permanente competición, la imagen de las parejas que sale « a la exportación,  la dependencia de estas mujeres que aunque trabajen y ganen, deben aparentar sumisión a la célula familiar.

Una constatación societal implacable.

A CUAL DE ELLAS, Andrés Bello 2002,  ISBN 956-13-1773-7.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s