Archives de tags | Marcela Serrano

La Novena de Marcela Serrano

Marcela Serrano autora de La novena dice que la voz de la mujer es universal

Marcela Serrano es una escritora chilena nacida en 1951, muy exitosa y cuyos libros me gustan. Sus lectoras son casi exclusivamente femeninas y la obra de Serrano ahonda el mundo femenino como pocas otras escritoras lo han hecho, con dos polos principales: 1) reflexión sobre la condición femenina y la defensa de la mujer, con un retrato íntimo que nos desnuda y pone en el tapete todos nuestros temores, esperanzas, vacilaciones, desengaños y fracasos, pero también nuestros amores y nuestros éxitos; 2) la soledad, puesto que Marcela Serrano indaga en el terreno metafísico y nos muestra sus personajes femeninos como si hubiesen sido cortados por un escalpelo, para descubrir la inconmensurable soledad que suele rodear a la especie humana, independientemente de su extracción social, económica, política o religiosa, pero que se hace mucho más insoportable cuando se es mujer.

La Novena (2016) es la décima novela de la autora que no había publicado desde 2013 con el libro de cuentos Dulce enemiga mía. Tiene en Chile muy buen ranking en las ventas. La Novena le tomó unos dos años de trabajo y lo escribió desde su tierra de Mallarauco donde posee una casa de campo; dice la escritora que quería « escribir el libro al ritmo del campo, con silencio, con lentitud, con esa falta de urgencia ». El título es el nombre de un fundo, la novena parte de lo que fue un latifundio, la parte que le correspondió a la protagonista femenina de la novela, Amelia, una viuda de edad madura que se ha retirado al campo para descubrir su « reino interior », lejos del mundanal ruido y de las vanidades. Es probable que el personaje de Amelia conlleve bastante de la escritora, pero también de la madre de la escritora, la escritora feminista Elisa Serrana quien en su tiempo acogió a un relegado  con el riesgo que ello involucraba. Al parecer Marcela Serrano encontró a su alter ego en la persona de Sibyll, la prima inglesa de Amalia porque la encuentra consecuente con sus actos y pensamientos. Aquí la escritora Serrano demuestra su talento en la descripción de los personajes femeninos con sus ristras de dudas y dilemas.

La novela se desarrolla en 1985 durante la dictadura del general Pinochet. El protagonista masculino (primer protagonista masculino en una novela de Marcela Serrano) es Miguel Flores un buen mozo estudiante de Sociología que será apresado en una manifestación y mandado en relegación al campo chileno. La relegación fue un castigo menos conocido que otras maneras más brutales, este castigo no se aplicaba a las mujeres y consistía en relegar al subversivo en un lugar inhóspito y poco conocido, sin dinero, sin posibilidad de trabajo y abandonado a la supervivencia y al destino.

Miguel llega como relegado a un valle perdido donde Amelia tiene un fundo. Amelia es de clase alta, viuda, refinada, culta. Se ha retirado y vive en sus tierras rodeada de parientes. Miguel es un chico de clase modesta (padre almacenero), huérfano de madre, nada culto. Amelia lo va a educar al mismo tiempo que le contará su vida. No se sabe muy bien en la novela hasta donde va la relación entre ambos : son solo amigos, es una relación de tipo filial, o son amantes? cada lectora hará su análisis. Yo pienso que fueron amantes, pero la transgresión es tan grande en todos los sentidos que la escritora no lo formula.

La narración cambia de ritmo cuando Miguel debe huir porque se sabe que su grupo de lucha armada ha escondido armas en el fundo de la inocente Amelia quien va a pagar injusta y cruelmente por esto.

¿Es un libro sobre una traición? Si y no, porque es también un libro sobre una tentativa de perdón que llega demasiado tarde, una maniobra de redención por parte de Miguel.

No me gustó el final con la historia de amor que comienza entre la hija de Amelia y Miguel. Me parece tan inverosímil y tan artificial, es como prolongar la traición hacia la memoria de Amelia.

No es La Novena una novela política, eso está claro; es una novela que tiene como cuadro político la dictadura de Pinochet en 1985. Hay una referencia metaliteraria recurrente en la novela : se trata de la escritora victoriana y decimonónica Elizabeth Gaskell, de gran contenido social, quien sabe liberar a sus personajes femeninos como en Mary Barton, su primera novela. Pero no es necesario ir a buscar referencias literarias a Europa, porque sin ir más lejos está la excelente escritora chilena Marta Brunet (1897-1967), poco conocida, pero de un contenido social apabullante, al nivel de La Regenta de Clarín. Acabo de terminar su novela Humo hacia el sur y estoy deslumbrada.

LA NOVENA, Alfaguara 2016,  ISBN 978-84-204-1962-6

Publicités

A cuál de ellas quiere Usted de Elisa Serrana

Afficher l'image d'origine

Elisa Serrana es el nombre de pluma de Elisa Pérez Walker, profesora, periodista y escritora chilena (Santiago 1930-2012) que perteneció a la Generación del 50 chilena. Utilizó el apellido de su marido, Horacio Serrano, para crear un nombre de pluma que transformó en Serrana. Tuvo 5 hijas,  una de las cuales es la exitosa escritora chilena Marcela Serrano. Es sin lugar a dudas una escritora feminista que supo retratar muy bien a la mujer burguesa de su tiempo y existe una verdadera filiación con la temática entre la madre y la hija.

Algunas constantes en su obra son: mostrar un enfoque de género en la construcción de los mundos literarios; presentar la institución familiar como un centro productor de conflictos y caracterizar los personajes femeninos como habitantes de un espacio vital restringido. Elisa Serrana no intentó efectuar una crítica explícita a las instituciones patriarcales, sino más bien, poner en evidencia la necesidad de un cambio en las relaciones de género en la sociedad chilena. Del mismo modo, privilegió su atención en la mujer burguesa terrateniente como su coetánea María Luisa Bombal.

Comenzó a publicar en 1956, artículos y cuentos en periódicos y revistas, pero se hizo conocer a partir de 1960 con su novela Las tres caras de un sello. Según la crítica nacional chilena, Una sería su mejor novela . La escritora retrató con agudeza la pasividad de la mujer chilena de su tiempo.

Todas las novelas de Elisa Serrana  enfocan sobre el tipo de mujer de la clase  acomodada o clase media cosmopolita,  económicamente exitosa. Ella abandonó la mirada masculina con que se había contemplado a estas mujeres para observarlas de la perspectiva de otra mujer. La solidez que la mirada masculina otorga a la imágen de la familia, descubre en las novelas de Serrana su radical fragilidad.

A cual de ellas quiere Usted, cierra la trilogía que empecé a leer con Chilena, casada, sin profesión (con un billete en diciembre 2013), y Una (con un billete en diciembre 2014). Esta trilogía hace parte de una reedición de la Editorial Andrés Bello (2002) que pude leer gracias al amigo Francisco L., quién, por darme en el gusto sufrió de un colapso en el metro de Santiago debido al calor, esperando al revendedor del libro…¿Qué sería de la vida sin esos amigos entrañables? La nada misma.

A cual de ellas quiere Usted, lleva como subtítulo Mandandirun dirumdan que es una ronda muy conocida que se cantaba entre niñas en un tiempo remoto. Ahora, en la era del Internet, quizás las niñas no la conozcan; aquí va la letra de la ronda…

Afficher l'image d'origine

Me gustó mucho esta novela, cuya armazón me recordó el fondo de todas las novelas de su hija, la conocida Marcela Serrano : historias paralelas de mujeres con sus penas y alegrías. Lo que las diferencia es que la madre ahonda el tema de la mujer de clase media-alta y que la hija ahonda todos los estratos sociales haciendo resaltar las diferencias profundas entre esos estratos.

Me costó « ubicarme » con las tres mujeres que protagonizan esta estupenda novela porque los cambios entre los personajes se operan de manera algo caótica y me confundía. Tuve que leer una segunda vez la novela y tomar nota de las principales características de las tres amigas de infancia : Rosalía, Lucila y Soledad.

Las tres amigas parten juntas al matrimonio de una chica que es parienta de Rosalía. Es el pretexto para adentrarnos en la vida de cada una  y saber de sus dramas internos.

Internos, porque muy amigas serán, mucho se conocerán, se querrán algo (?), pero hay un tabú que consiste a « aparentar »las cosas, a « parecer » más que a « ser » ante la colectividad. Esto es un rasgo muy chileno y al parecer, muy español.

Los personajes :

LUCILA Y CARLOS : llevan 25 años de matrimonio y tienen dos hijos : Eva y Carloto (qué nombre tan feo!). Lucila es « la gringa » criada en EEUU, única hija mujer, es una fémina etérea, poco práctica, pero eficiente en su vida doméstica, lleva una vida holgada con mucha servidumbre, es una obsesionada con la decoración de interior, especialmente del baño. Se casó con Carlos, un hombre mucho mayor hijo de españoles adinerados, fachoso, irónico y seguro de si mismo, trabajador ambicioso y exitoso con su empresa, aficionado a los amores cortos con mujeres sensacionales o prostitutas divertidas. Lucila teme a las emociones, no se deja llevar por la pasión y todo lo exultante le desagrada. Lucila va descubrir que las relaciones matrimoniales no son simples, cariñosas y abiertas. Carlos va a fallar, desaparecer de la vida mundana, de los negocios y caer en depresión. Va a consumir primero estimulantes +/- alcohol y luego drogas duras cayendo en una total dependencia. Las drogas van a modificar su comportamiento con Lucila porque la resistencia que ella le opone, lo enfurece y comenzará a maltratarla, a violentarla con furia. Esta violencia erótica hará que Lucila lo odie y comience a tomar fármacos para mantenerse entera, aunque ya había consumido fármacos cuando, años ha, había dejado el cigarrillo. La hija de la pareja, Eva, tiene una relación demasiado simbiótica con su padre, a tal punto que ella busca la relación con hombres mayores; después de un viaje al sur con su padre, Eva decide salir de la casa familiar porque intuye que sólo desvinculándose con la familia, logrará un equilibrio. Curiosamente, los médicos siquiatras de Carlos siempre miraron a Lucila como « la mala » de la película y no como la víctima(¿machismo atávico?).

SOLEDAD Y MIGUEL : están separados, ella es una mujer estupenda con fama de cumplida, una mujer de trabajo que sale de cualquier dificultad, eficiente, que sabe actuar y programar con claridad. Hicieron buena pareja con Miguel, un arquitecto exitoso, gran creador; se querían, se apreciaban, se necesitaban de forma independiente, cada uno aferrado a sus cosas. Para ellos la independencia era tan importante como el amor. Miguel es infértil y años después Soledad conocerá en un viaje de trabajo, a Ralph, con quien vivirá una relación adúltera en la cual se sentirá feliz y protegida. Soledad decidirá tener un hijo de Ralph y lo logrará, sin decírselo al mismo tiempo que su marido acepta el embarazo. Nacerá Sol (la manía chilena de poner los mismos nombres a los hijos, ni que fueran dinastías…) un « sol » de belleza y encanto que crecerá sin problemas ni recelos, pero formada a la imagen y educación de Miguel. A los 7 años Sol morirá de un atropello frente al colegio y Soledad y Miguel se refugiarán cada uno en una pena mútica;  cuando empezarán a hablar sobre el drama de la pequeña, Miguel decidirá de partir. Soledad, entre la muerte de la niña y el abandono del marido tratará de comenzar una nueva vida, trabajando y viajando mucho, tratando de reanudar con Ralph solo para buscar en él algo de Sol. En esta fiesta de matrimonio se reencontrará con su marido y se dará una nueva chance con él.

ROSALIA : Rosalía quedó viuda de Osvaldo (cáncer de la lengua) hace 4 años con tres hijos : Lily, Osvaldito (otro con el nombre del papito!) y Mané.  Rosalía tuvo un buen marido con Osvaldo, fue la primera en casarse y la envidia de todas pero fue despectiva con él porque éste no le supo dar la holganza económica a la que aspiraba. Siempre escondió antes sus amigas este desnivel económico y ahora aún más con la viudez, no le alcanza la plata para mantener el nivel aunque trabaja como bestia para que todo parezca perfecto y para economizar cada peso. Rosalía dice que « nunca tuvo suerte » y cada día odia más a la gente solía decir su marido. A veces siente envidia por las otras y dice « soy un fracaso en las relaciones humanas y afectivas, en la maternidad, en la vida ». Y espera que todos sean tan fracasados como ella. Sus hijos son problemáticos, Lily la mayor está exclusivamente dedicada a su trabajo, es poco coqueta y sus ademanes demasiado francotes, ella ayuda a su madre económicamente lo que hiere a Rosalía. Osvaldito salió pésimo estudiante y se dedica al teatro. La pequeña Mané argumenta a su madre que es una reprimida, una frustrada.

Todas estas vidas son difíciles, pero son aún más difíciles cuando se quiere aparentar otra cosa.

Elisa Serrana escribió esta novela en 1985; es una novela muy moderna que trata tópicos como el adulterio, las drogas, los conflictos familiares, las amistades femeninas en permanente competición, la imagen de las parejas que sale « a la exportación,  la dependencia de estas mujeres que aunque trabajen y ganen, deben aparentar sumisión a la célula familiar.

Una constatación societal implacable.

A CUAL DE ELLAS, Andrés Bello 2002,  ISBN 956-13-1773-7.

Una de Elisa Serrana

Elisa Serrana es el nombre de pluma de Elisa Pérez Walker, una profesora, periodista y escritora chilena (Santiago 1930-2012) que perteneció a la Generación del 50. Utilizó el apellido de su marido, Horacio Serrano, para crear su nombre de pluma. Tuvo 5 hijas , una de las cuales es la exitosa escritora feminista chilena Marcela Serrano. Es sin lugar a dudas una escritora feminista que supo retratar muy bien a la mujer burguesa de su tiempo; existe una verdadera filiación con la temática entre la madre y la hija.

Algunas constantes en su obra son: mostrar un enfoque de género en la construcción de los mundos literarios; presentar la institución familiar como un centro productor de conflictos y caracterizar los personajes femeninos como habitantes de un espacio vital restringido. Elisa Serrana no intentó efectuar una crítica explícita a las instituciones patriarcales, sino más bien, poner en evidencia la necesidad de un cambio en las relaciones de género en la sociedad chilena. Del mismo modo, privilegió su atención en la mujer burguesa terrateniente, del mismo modo que su coetánea María Luisa Bombal.

Publiqué hace justo un año un billete sobre su novela Chilena, casada, sin profesión de 1963.(https://pasiondelalectura.wordpress.com/2013/12/10/chilena-casada-sin-profesion-de-elisa-serrana/)

Una es su novela mejor valorada por la crítica nacional, publicada en 1964. Estas dos novelas y una tercera aún por leer (A cuál de ellas quiere Usted) hacen parte de una re-edición  de la Editorial Andrés Bello en 2002.

Una es una novela de corte bastante moderno que relata en detalle la vida de una, es decir, de una bella mujer de clase alta que « escoge » un marido para salir de Chile y huír de las pequeñeces que constituyen el diario vivir de su clase. Esta nueva vida la hará pertenecer a la jet-set de la época entre Londres, Paris y New York en los años 20; una vida aparentemente fabulosa, pero que tiene sus lacras y no es tan fácil como parece.

Nuestra protagonista es Margot, una mujer que se sabe « linda », egotista, solo preocupada de su imágen y de rodearse  de cultura, pero una mujer con el ego enfermo lo que se traduce en un estado de histeria permanente. El contra punto de la bella e inaccesible Margot es su hermana Marie Louise, menor de dos años, la antítesis de Margot: gorda, madre de seis hijos, descuidada con su aspecto, pero feliz y con un marido fiel y apegado a ella. Margot juzga a su hermana y la compadece, pero al mismo tiempo envidia su felicidad « simple » y llana, sobre todo cuando los años pasarán y Margot comprendrá la soledad aterradora que la rodea.

La sociedad chilena  está crudamente retratada, sin concesiones y hay muy buenos « retratos » del  ambiente chileno holgado de la época. La crítica social de la Señora Serrana es bastante ácida ; su escritura me recuerda a  Elizabeth Subercaseaux, una escritora chilena contemporánea que escribe novelas tremendamente divertidas sobre esta misma sociedad, pero con una ironía hecha para hacernos reír.

Hay pasajes en Una que me recordaron a María Luisa Bombal quien fue  coetánea de Elisa Serrana; como por ejemplo cuando Serrana describe  las sucias aguas del rio Mapocho. Encontré que hay cierta similitud de escritura con la descripción de las aguas y el contacto del cuerpo, esa proyección tan « bombaliana »entre cuerpo y tierra :…de la boca le brotaban círculos de agua y a su pelo se enredaban algas, y en algunos secretos lugares de su mente se repetía otra vez el golpe. Un golpe de cuerpo en el agua. No dolió el golpe ni sintió el frío del agua. Un frío dulce y quieto al principio, como un adormecimiento. El instinto la obligó a debatirse, a querer salir, a mover los brazos y cerrar bien la boca, a nadar a pesar de los pesados pliegues de su camisa de dormir. Expelía agua. Deseaba arrojar de su garganta el légamo por años acumulado…página 292.

Una novela interesante, innovadora para la época, con un planteamiento osado que opone la felicidad burda de lo criollo  con la infelicidad  lejos de lo criollo, pero que brilla mucho y enceguece.

UNA, Editorial Andrés Bello 2002,  ISBN 956-13-1773-7

Chilena, casada, sin profesión de Elisa Serrana

Elisa Pérez Walker es el nombre completo de esta escritora  (1930-2012), profesora y novelista feminista que hace parte de la generación del 50 chilena. Se casó a los 18 años con Horacio Serrano, ensayista, del cual tomó el apellido, transformándolo  con una « a » en Serrana que será su nombre de pluma. Elisa Serrana es la coetánea de María Luisa Bombal y la par de Mercedes Valdivieso, María Elena Gertner, María Carolina Geel, Marta Jara, Matilde Ladrón de Guevara, Elena Aldunate.Es la mamá de la reconocida escritora chilena Marcela Serrano y de otras 4 hijas.

Comenzó a publicar en 1956, artículos y cuentos en periódicos y revistas, pero se hizo conocer a partir de 1960 con su novela Las tres caras de un sello. Según la crítica nacional, Una sería su mejor novela . La escritora retrató con agudeza la pasividad de la mujer chilena de su tiempo.

Todas las novelas de Elisa Serrana  enfocan sobre el tipo de mujer de la clase terrateniente acomodada o clase media cosmopolita,  económicamente exitosa. Ella abandonó la mirada masculina con que se había contemplado a estas mujeres para observarlas de la perspectiva de otra mujer. La solidez que la mirada masculina otorga a la imágen de la familia, descubre en las novelas de Serrana su radical fragilidad.

Chilena, casada,  sin profesión de 1963 es su segunda novela, que expone los efectos del feminismo en la sociedad chilena conservadora  . Fue en su época el libro más leído del año y su libro más controversial donde retrata al mundo diplomático revelando una vasta gama de personajes con vínculos con la política, las finanzas y el poder.

Es una lectura que encontré interesante con la idea retrospectiva de una cierta modernidad para aquellos años, pero le encontré  falta de profundidad en los personajes, en especial el personaje central de Teresa. Todos los personajes parecen arquetipos, más que gente de carne y hueso; no están suficientemente ahondados y la novela no explica ciertos giros en la vida de la protagonista.

La novela  narra dos partes de la vida de Teresa: la primera parte nos cuenta su temprano matrimonio con un abogado que la saca de la casa paterna, pero no le permite emanciparse como ser humano ni como esposa; muy al contrario, el hombre padece de conflicto edípico positivo que lo llevará al fracaso matrimonial. La segunda parte relata el segundo matrimonio de Teresa, esta vez con un diplomático de carrera (funcionario), Lucho, que la sacará del país para vivir en India donde conocerá a fondo este medio tan especial que es la diplomacia. Al mismo tiempo descubrirá un marido bastante amoral y obseso por su carrera, cueste lo que cueste. Hay buenas frases sobre el mundo diplomático, como por ejemplo, página 90:« los diplomáticos son unos provincianos, sólo que su provincia es el mundo ». O este otro en la página siguiente:« uno de sus méritos reconocidos era su avenencia con los jefes y para ser apreciado en el Ministerio era necesario saber cuándo ceder; además, ante un jefe de misión, siempre era mejor ceder« . Lucho es un funcionario ambicioso y página 150 él se delata:...No podía evitarlo: frente a su jefe buscaba coartadas. « Tuve que leer con detención el diario esta mañana », suspiraba al llegar tarde; o: « Es parte de nuestro deber de diplomáticos acostarse a las mil y quinientas ». No perdonaba al embajador, que nunca se excusara. « Así cualquiera; no debe cuentas a nadie, pero de repente llega el chisme al Ministerio »…Le habría gustado atemorizar a su jefe, poseer un arma que lo vulnerara. « Algún día seré embajador ». » No sería igual; sus costumbres, intuía, subirían con él. El otro nunca había sido empleado; político, culto, diletante, un día embajador en Londres y luego… La India, capricho filosófico, complejo místico, quién sabe qué pasa por esa mente. Mientras que yo… »Funcionario desde siempre, alma de funcionario esculpida en años incoloros, preocupación de arribar, salir avanti, probar fuerzas, ser alguien. Años de irresponsabilidad en lo grande, de precisión en lo diario, de temor a la opinión de sus jefes, a las apariencias. Nunca verdaderamente libre, sincero, jugándose su gloria y su destino…por un sueldo miserable y una pequeña esperanza. « A los embajadores como el mío, algún día les hacen la cama…¿Por qué no? » Quería por jefe a otro funcionario. De ésos se sabe qué esperar y cómo actuar ante ellos. Es cuestión de cumplir su deber, hacer a tiempo un informe, estudiar su oficio…, y decir lugares comunes para no comprometerse, evitar empresas arriesgadas y la visión como un mal paso, actuar en dos dimensiones.

Una cita excelente del embajador de Lucho, hombre vivido y sibarita profesional, sobre el café: »Recuerde,  mi amigo, el buen café debe ser negro como el diablo, caliente como el infierno, puro como un ángel, dulce como el amor; esa es la receta de Talleyrand. Yo no soy un Talleyrand, pero le doy otra receta: en cada país busque lo mejor, en la India tome té.

Encuentro que el final de la novela es extraño, abierto, demasiado abierto y poco concluyente.

Tenía gran curiosidad y muchas ganas de leer a Elisa Serrana y lo he logrado gracias a la generosidad de mi amigo Francisco L. quién me envió un volumen que reúne tres novelas: Una , A cuál de ellas quiere Usted, y ésta,  las dos primeras quedan por leer y serán comentadas en el futuro.

CHILENA,CASADA,SIN PROFESIÓN, Editorial Andrés Bello 2002,  ISBN 956-13-1773-7

Dulce enemiga mía de Marcela Serrano

Résultat de recherche d'images pour "marcela serrano"Marcela Serrano ( Santiago 1951) es una exitosa escritora chilena con lectoras casi exclusivamente femeninas porque ella destaca en la reflexión sobre la condición femenina y la defensa de la mujer y ahonda también en la soledad de las mujeres, en todos los medios sociales.

La parución de este libro fue una sorpresa para mí porque había leído por ahí que Serrano quería lanzarse en el género que está tan de moda, el género policial, que dicho sea de paso, es un género que ha ganado sus laureles porque conlleva muchas otras cosas que el misterio y el suspenso: política, geopolítica, economía, antropología, arte, recetas culinarias, etc.

Es un libro formado por una recopilación de 20 cuentos o relatos que ella debía tener, en parte ya escritos, y que el editor Schavelzon, (originalmente en Argentina y hoy día en Barcelona), le sugirió que publicara. La honestidad y profesionalismo de Serrano en el epílogo la hace escribir que siente este género como algo esquivo y un poco inasible. Es verdad que es un género difícil.

¡ Que la escritora se sienta satisfecha ! Su amenidad es total y sus cuentos se leen muy bien; en varios hay un final abierto lo que agrega cierta chispa a sus relatos, pero también un desasosiego.

He de confesar que prefiero las novelas de Serrano y encontré que algunos de sus cuentos son bastante desoladores, especialmente aquellos 100% criollos, me dejaron desanimada. Pero son relatos altamente verosímiles, casi surrealistas en sus planteamientos.

El título de la obra viene de un cuento bastante largo que ella escribió para una edición de lujo en 2004, con motivo de los diversos homenajes rendidos al Quijote de Cervantes. Es un cuento muy divertido y docto, lleno de guiños hacia la ficticia Dulcinea del Toboso, objeto de los delirios erótico-amorosos del caballero andante y Gran Chiflado, el Caballero de la Triste Figura, Don Quijote de la Mancha.

Mis preferencias van hacia el cuento que le dedica a  Alberto Fuguet (escritor chileno), Mink, que relata bien las relaciones madre-hija y la transmisión de ciertas chifladuras de una generación a otra. Probablemente que este cuento conlleva mucho de autobiográfico. La madre de Marcela Serrano, Elisa Serrana, fue una exitosa escritora chilena de la generación del 50, generación hoy muy olvidada. (Tengo en mis cargados anaqueles 3 novelas por leer de Elisa Serrana y me sobran  ganas de leerlas, pero me falta el tiempo).También me gustó mucho el cuento El hombre del valle aunque casi me hizo llorar.

Que siga escribiendo Marcela Serrano, lo que sea, pero que siga porque tiene un real talento de escritora y de escaneadora-buceadora de la condición femenina.

DULCE ENEMIGA MÍA, Alfaguara 2013,  ISBN 978-956-347-471-8

Antigua vida mía de Marcela Serrano

Escritora chilena nacida en 1951, muy exitosa y cuyos libros me gustan. Sus lectoras son casi exclusivamente femeninas, como ella misma lo señala. En febrero del 2012 se comentó en este blog su último libro, Diez mujeres que es uno de los tres libros más consultados en el blog.

La obra de Serrano ahonda el mundo femenino como pocas otras escritoras lo han hecho, con dos polos principales: 1) reflexión sobre la condición femenina y la defensa de la mujer, con un retrato íntimo que nos desnuda y pone en el tapete todos nuestros temores, esperanzas, vacilaciones, desengaños y fracasos, pero también nuestros amores y nuestros éxitos; 2) la soledad, puesto que Marcela Serrano indaga en el terreno metafísico y nos muestra sus personajes femeninos como si hubiesen sido cortados por un escalpelo, para descubrir la inconmensurable soledad que suele rodear a la especie humana, independientemente de su extracción social, económica, política o religiosa, pero que se hace mucho más insoportable cuando se es mujer.

Antigua vida mía fue publicado en 1995 y es el tercer libro de Serrano. Para mi, es una relectura deseada desde que estuve en Antigua, Guatemala, en marzo del 2012,  para reencontrar  sensaciones vividas en esa ciudad mágica. Es una ciudad que marca, que  desprende un aura casi mística al estilo de Praga y Venecia.  Antigua es el santuario donde se retira Violeta, una de las dos protagonistas de la novela y es también el santuario donde está enterrada Cayetana, la madre de Violeta quien se refugió en Guatemala otrora, siguiendo a su amante guatemalteco.

Esta relectura del libro, más de 15 años después fue un placer rayano en un descubrimiento porque pocos detalles me quedaban en la memoria. Incluso tuve problemas con la filiación de los personajes, con los cuales me perdía u olvidaba el rol que jugaban. Es un  Marcela Serrano, con todos sus ingredientes: historias femeninas que se repiten y abarcan varias generaciones.

Aquí, Josefa Ferrer y Violeta Dasinski son amigas desde la infancia, son muy diferentes , pero están unidas por una historia común. El tronco de la novela es la amistad que se profesan y lo profundamente que se alientan en sus vidas de mujeres ajetreadas y estresantes. Ambas están casadas en segundas nupcias; Josefa con un exitoso abogado y Violeta con un escritor. Violeta sufre de violencia familiar y termina matando a su marido en condiciones que está encinta. Es el marido de Josefa quien la defiende y que logra sacarla de la cárcel. Violeta decide irse de Chile y se va  a Antigua en pos del olvido y de la tumba de su madre, Cayetana, quien otrora la dejó en Chile con su padre cuando siguió a su amante guatemalteco. Cayetana y su amante fallecieron en Antigua de fiebre tifoidea. Violeta recibe más tarde, en Antigua la visita de Josefa, quien sufre de insatisfacción en su matrimonio. Ambas amigas se entreayudan y vislumbran un futuro « mejor »: Violeta en Antigua con su hijo e hija de un primer matrimonio y Josefa volviendo con su marido después de vicisitudes matrimoniales pasajeras, pero muy tormentosas.

Cuando en una ocasión Violeta vuelve a Chile de Europa, antes de su exilio definitivo en Guatemala,  son tres las cosas que la impresionan negativamente en Chile: el Nescafé, la ausencia de calefacción central y el machismo, y en ese orden. Y también critica  la sociedad chilena, esa sociedad abocada a la eficiencia de producir, a la voracidad de consumir, en esta transición chilena donde la mirada se contamina de pura desazón, los noventa carecen de toda idea. Las mentes de hoy tienen miedo a disentir, la falta de irreverencia, el pragmatismo…no se dan una bonita suma. Las relaciones inocentes dejaron de existir. Hasta las amistades pasaron de estar ahí, a la mano. Nada pareciera ser gratis ahora. La imagen de las nuevas mujeres que somos nos llevará al derrame cerebral, dice Violeta. Además de llevar una casa, de parir y de criar a los hijos, de trabajar y de alimentar al espíritu, debemos ser inteligentes y sexualmente competitivas. Pero no sólo éso, también debemos darle la oportunidad a nuestra pareja de sentirse diferente del proveedor; esto es, dejarle espacio para su ser afectivo. Pavimentamos el camino para ese nuevo yo de los hombres y gastamos energías en lograr que se lo crean, cuando en nuestro fuero interno sabemos que es sobre nosotras, y solamente sobre nosotras, que recae la responsabilidad de toda la vida afectiva. El afecto, en la familia y en todos lados, sigue dependiendo ciento por ciento de nuestras recargadas espaldas.

Acerca de la añorada Antigua encontré algunos párrafos que me la recuerdan:…viniendo de ciudad de Guatemala, tanto cerro verde en el camino a Antigua empezó a apaciguarme. Ya arribando a la meseta, me llené de calma. Sorprende que a media hora de la capital se encuentre un rincón del mundo donde la historia se detuvo. Amplias casonas, calles empedradas, algunas iglesias en ruinas, otras en pie, la arquitectura del siglo dieciseis, la uniformidad de la época, la ausencia de modernidad.

...Violeta vive en la Calle de los Peregrinos, es una antigua casa colonial de muros ocres, cerrada hacia afuera, enorme y colorida hacia adentro. Al que entra lo asaltan, inesperadamente, amplios espacios, empezando por el clásico jardín: flores de todos colores, plantas exuberantes que no conocemos ni de nombre en nuestro sur lejano, pasto muy verde, y algún árbol grande en un costado. De los cuatro muros que componen este gran rectángulo, sólo uno no está construido con los corredores amplios y amoblados: el que alberga la fuente de agua. La única diferencia entre la arquitectura antigüeña y la española es que aquí las fuentes no están al centro del jardín, sino adosadas a un muro. El color del estuco es rojo, ese rojo colonial que no llega a ser terracota. El muro de la fuente es blanco, con una línea del mismo rojo atravesándola en el borde, en su mismo nacimiento.

Chichicastenango no es un lugar, es una experiencia. Cada jueves y domingo se transforma en un mercado. Pueblo-mercado, el más bonito de América; la fiesta de colores es indescriptible: simplemente los oros, sepias, tierras, verdes olivos, azules, lilas y morados, en toda su gama inundan desde los cientos de puestos de artesanía. Y al medio del mercado, la Iglesia de Santo Tomás con sus escalones de piedra pura, ese color gris de la piedra verdadera, donde las gradas de la iglesia casi no se ven por el humo del copal. Es en esta iglesia que un cura encontró a principios del siglo dieciocho el Popol Vuh porque la iglesia está en plena zona Quiché de donde son las historias del Popol Vuh.  El paisaje subyuga: enormes barrancos, verdes acantilados, bosques orgullosos. El nombre de este pueblo viene de tenango o el lugar. Las chichicas son las plantas que crecen en el camino, las ortigas. El lugar de las ortigas.

También visioné la película que hizo el argentino Héctor Olivera en el 2001: es una películaRésultat de recherche d'images pour "pelicula hector olivera 2001"espléndida, pero es una adaptación totalmente libre, del libro donde Olivera se permitió muchas libertades con el libreto. Yo no se cómo habrá reaccionado Marcela Serrano con ésto , pero no se ha sabido que ella haya manifestado descontento. Pienso que Olivera trató de hacer una película que rebalsara del ámbito tan confinado de Chile y de hecho, la filmó en Buenos Aires, con actores argentinos y españoles. Lo único que Olivera guardó, es la amistad indestructible entre las dos mujeres: Violeta y Josefa. Cambió las razones por las cuales Violeta mata a su marido, que son más escabrosas en el libro, quizás quiso darle a la película menos morbo.

 

ANTIGUA VIDA MIA, Alfaguara 1995,  ISBN 956-15-0325-5

Diez mujeres de Marcela Serrano

Agradezco a Graciela el haberme prestado este libro de la  exitosa  escritora chilena Marcela Serrano, escritora que  me encanta. Sus libros son ultra femeninos, describen  a la perfección el mundo de la mujer, con sus emociones, sus complicaciones, sus desafíos, sus logros . Este libro, ” Diez mujeres”,  acaba de ser publicado y   para mí , lo más emocionante es   leer vivencias de mujeres de mi edad que me permiten hacer proyecciones hacia una vida que pude tener y que no tuve. Me gusta mucho leer las expresiones  ”en chileno” , de un idioma lejano  y descubrir locuciones nuevas para mi como por ejemplo para hablar del frío, decir ” más helado que candado de fundo” o decir ” la ilusión es más peligrosa que mono con navaja” o ” hay que arar con los bueyes que haya”  . Por supuesto,  Marcela Serrano saca sus locuciones de acuerdo con el estatus social de los personajes. No es la mujer cuica (= esnob) que se expresará de esta manera.

El  cursus de Marcela Serrano es interesante, estudió Bellas Artes en la Universidad Católica de Santiago y ha resultado escritora ” tardía” porque empezó a escribir a los 38 años , publicando su primer libro a los 40 ( ” Nosotras que nos queremos tanto , 1991 ).  Se exilió en Italia a raíz del Golpe Militar del 73, volviendo al terruño en 1977.  Se ha casado   tres veces.

Diez mujeres” me recuerda mucho ” El albergue de las mujeres tristes “, es decir , una confrontación a puerta cerrada entre mujeres donde cada una va de su historia. En este libro el grupo de mujeres es más heterogéneo, las hay de varias edades y condiciones sociales. El nexo entre todas ellas es Natasha, la sicoterapeuta.

La sicología y el análisis de situaciones es muy acertado, muy aterrizado, muy hiperreal. Escribiendo sobre Santiago dice que la capital no conoce la diversidad. De la provincia dice que es fatal en un país centralizado: un lugar donde siempre falta algo, donde todos y todo es siempre igual. Sobre la senectud femenina  anota ” ser vieja es estar siempre cansada. Es despertar cansada, es andar cansada durante el día y es acostarse cansada”. Todo suena justo.

Volviendo al libro , se trata de la historia muy personal de nueve mujeres ( la décima es la siquiatra),  contada por cada una de ellas, con un estilo muy diferente y muy de acuerdo al rango social, siempre sonando verosímil y  sincera. Ellas no se conocen entre sí, pero la terapeuta las va a juntar con motivo de una última reunión donde se supone que los destinos se van a separar , es el final de la terapia, la vida de cada una hará el resto.

El personaje que más me gustó fué Simona. La encontré corajuda , interesante, temeraria , extra  lúcida y  auto-suficiente. No es que yo me identifique con ella, porque con los estudios de Sociología de Simona , lo más natural era que elle se izquierdizara y traicionara ideológicamente a su casta. No, lo que admiro en Simona es su total entereza y capacidad de escoger su destino.

Todos los libros de Serrano se parecen un poco , pero es lo que me gusta de ellos.

Hace relativamente poco le he leído : “Lo que está en mi corazón”  que no me gustó tanto porque matizado de política ( guerilleros zapatistas) con personajes poco relevantes para mí interés personal.  « Hasta siempre mujercitas” que retoma la idea de destinos cruzados , aquí la historia de cuatro primas que se reencuentran en una casona del sur de Chile y traen sus vivencias particulares, para dos de ellas en el extranjero. Me pareció que el final estaba un poco chapucero. Y  ” La llorona” ,  un relato desgarrador que se supone en México, donde a una madre le roban la recién nacida y ella, años más tarde la recuperará a través de un rapto.

Creo que me quedo con el recuerdo imperecedero de los primeros libros de M. Serrano: ” El albergue de las mujeres tristes” ,  ” Nosotras que nos queremos tanto”, ” Antigua vida mía” (  del cual existe una película argentina de Héctor Olivera, 2002 ) . Y éste último libro, por supuesto.

Aquí tienen una entrevista de la escritora, auspiciada por Alfaguara, donde ella habla de la novela y también de su obra en general. Es una mujer interesante y con mucha vitalidad:

http://www.alfaguara.com/es/libro/diez-mujeres/

ADDENDUM: con fecha del 17/01/2013 se reunió nuestro grupo de lectura alrededor de este libro, presentado con pasión por dos chilenas. La asistencia, ( muy elástica de una reunión a otra) reunió a 16 mujeres de diez países diferentes:   Chile, Perú, Francia (hispano-hablantes), Honduras, Argentina, México, Bolivia, Venezuela, Colombia y Paraguay. Precioso ramillete, verdad?

Todas muy  animadas por promocionar nuestras culturas y literaturas tan diferentes, pero con un tronco común, nuestra lengua castellana. A todas les encantó este libro, todas  confesaron haber estado muy emocionadas con estos diez perfiles de mujeres chilenas tan diferentes, tan verosímiles. Después de presentar a Marcela Serrano, se habló de su bibliografía en orden cronológico y se situó la novela en el tiempo partiendo de la fecha de nacimiento de Juana, quien había nacido el año del Golpe de Estado, en 1973 y que tenía 37 años en el momento de la reunión organizada por la terapeuta, o sea, que estamos en Chile más o menos en el año 2010 con la Presidencia de Michelle Bachelet. Luego la reunión siguió entorno de cada una de las diez mujeres, de manera interactiva, es decir, preguntando por los sentimientos desatados en las participantes por las vivencias de estas diez mujeres y presentando cada uno de los perfiles con lectura de un párrafo pre-escogido por las dos presentadoras.

Queda claramente planteado que las características generales de la obra literaria de Marcela Serrano abarcan DOS puntos importantes:   1) reflexión sobre la condición femenina puesto que toda su obra está ligada por un eje central que bien puede denominarse la defensa de la mujer y un retrato íntimo que ningún hombre, por razones obvias, ha podido realizar. Su obra nos desnuda y pone en el tapete todos nuestros temores, esperanzas, vacilaciones, desengaños y fracasos, pero también nuestros amores y nuestros éxitos;  2) la soledad porque Marcela Serrano indaga en el terreno metafísico y nos muestra sus personajes femeninos como si hubiesen sido cortados con un escalpelo, así descubrimos la incommensurable soledad que suele rodear a la especie humana, independientemente de su extracción social, económica, política o religiosa, pero que se hace mucho más insoportable cuando se es mujer.

DIEZ MUJERES, Punto de lectura 2012,  ISBN 978-84-663-2619-3