El francotirador paciente de Arturo Pérez-Reverte

Arturo Pérez-Reverte (Murcia 1951), es un valor  de las letras hispánicas, es el autor español de más tirada. Es un escritor, periodista y reporter de guerra. Hace parte de la RAE desde 2003.

Su estupenda novela El maestro de esgrima, la comenté en este blog en diciembre 2012.

El francotirador paciente es su última publicación de noviembre 2013, un thriller moderno cuyo título me hace pensar en El alquimista impaciente de Lorenzo Silva, otro thriller ganador del Nadal 2000. Paciencia versus impaciencia. Poca versatilidad, eh?.

Pérez-Reverte destaca que el mundo del grafiti tiene sus traidores, sus héroes, sus villanos, sus chivatos, su camaradería, su jerga. Es un mundo lleno de códigos y de reglas y éso lo hace narrativamente muy interesante.

No me gustó mucho el libro que está por cierto, muy bien escrito. Pero la temática de estos escritores de  grafitis urbanos asimilados a artistas , me choca porque  esta escoria callejera  que desfigura las urbes, dándoles un aspecto destroy, de fin de mundo civilizado, de barbarie anónima, esta escoria que quisiera llamarse arte urbano y que algunos aprovechados venderían a buen precio, es puro bluff practicado por seres a menudo asociales, huestes de la sombra, parásitos sociales, vándalos modernos,  ácratas de mierda.

Página 44 se puede leer:…el grafiti actual es la rama artística o vandálica, según se mire, de la cultura hip hop aplicada sobre superficies urbanas. El nombre abarca tanto la simple firma, o tag, hecha con rotulador, como obras complejas que entran por derecho propio en el terreno del arte; aunque los escritores de grafiti, sea cual sea su nivel entre  cantidad y calidad, suelen considerar toda acción callejera como expresión artística. El nombre viene de la palabra italiana graffiare o garabatear, y en su versión contemporánea apareció en las grandes ciudades de EEUU a finales  de los sesenta cuando los activistas políticos y las bandas callejeras utilizaron los muros para manifestar su ideología o señalar territorios. El grafiti se desarrolló sobre todo en Nueva York, con el bombardeo de paredes y vagones de metro con nombres y apodos. Rotuladores y aerosoles facilitaron la actividad. La reacción de las autoridades reforzó su carácter ilegal y clandestino, trasformando a los escritores de grafiti en mucho más territoriales y agresivos.

El final del libro tampoco me gustó, lo encontré inverosímil y descuidado, un poco trunco.

En resumen, una lectura un poco decepcionante, underground.

EL FRANCOTIRADOR…, Alfaguara 2013,  ISBN 978-1-62263-352-4

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s