Archives de tags | salitreras

Fatamorgana de amor con banda de música de Hernán Rivera Letelier

Afficher l'image d'origine

Hernán Rivera Letelier es un novelista y poeta chileno (Talca 1950). Se le conoce por sus novelas ambientadas en la pampa salitrera chilena. El hombre sabe de lo que escribe porque vivió su infancia en oficinas salitreras y trabajó como adulto en varias de ellas. Empezó su carrera literaria como poeta, ganando varios premios. Poco a poco ha ido construyendo una obra inmensa, dedicada al norte chileno, ese norte que albergó las salitreras que hicieron la riqueza de Chile, pero también de muchos extranjeros. Esa pampa chilena que albergó más de 200 salitreras (entre Antofagasta y Tarapacá) y que Hernán Rivera Letelier conoció de cerca. ¿Quién mejor que él puede conocer este ambiente rico en mitos y leyendas? hoy en día es un mundo sumido en el olvido.

Fatamorgana de amor con banda de música (1998) es una relectura para mi con motivo del estreno esta semana en Paris (el 23/03/16), de la película basada en el libro. El título es precioso y muy adaptado, fatamorgana es un sinónimo de espejismo; en francés le pusieron Mirage d’amour avec fanfare lo que está estupendamente traducido.

Ya había olvidado el tema del libro y la relectura provocó el redescubrimiento delicioso de una obra que reúne la quintaesencia del arte del escritor Rivera Letelier : un vocabulario francamente exquisito, un título lleno de magia y además original, personajes inolvidables, entrañables, un sólido argumento, un acierto para escoger los nombres de los personajes, un humor coloquial chileno y probablemente una buena dosis de auto-ficción. Y como  decía hace poco mi hermano que terminaba otra novela del autor, hay siempre mucha tristeza. Claro, esta historia es también triste, pero la vida conlleva tristeza, especialmente en este lugar tan dejado de la mano de Dios como es el desierto de Atacama, que atrae personalidades extremas.

La película (Mirage d’amour, en francés) lleva un escenario del hoy fallecido actor francés Bernard Giraudeau, pero la filmó su socio, el belga Hubert Toint en 7 semanas en Chile, en la Oficina Humberstone del desierto de Atacama que es una oficina al borde de la carretera Panamericana norte y que está bastante bien conservada. La actriz principal en el rol de Golondrina del Rosario est la bella Marie Gillain. Vi la película y me gustó bastante aunque, como a menudo, el tema en el libro está muchísimo más desarrollado. Aún así, la película es preciosa. Me molestó que no hayan escogido a un galán colorín porque tiene su gracia que el hombre sea pelirrojo en un país como Chile donde los pelirrojos son raros; eso no quita nada a la belleza tenebrosa de Eduardo Paxeco, un chileno en el rol protagónico del trompetista. Lamenté no ver más paisajes de esa pampa chilena que es preciosa : siempre se divisa el mismo paisaje de la salitrera a lo lejos con sus chimeneas humeantes y sus cerros pelados. Me divirtió mucho lo siguiente y no me lo explico : se escucha hablar francés a los franco/belgas (?) lo que es natural, pero también se les escucha hablar « chileno » con un acento que ni les cuento. A los chilenos se les escucha hablar « chileno » con su sonsonete característico y también francés con otro acento que ni les cuento. Muy divertido y simpático.

La película solo la distribuyeron en dos salas, lo que es la nada misma. Una en los Campos Elíseos, donde fui y la otra en la periferia de Paris (el 91, o Essonne) ¿quién irá tan lejos? La sala tampoco estaba llena y la peli se proyecta en una sola función a las 19:40. La persona que me acompañaba no había leído el libro y encontró la peli tan bonita que quiere comprar el DVD cuando salga. Las críticas de la peli son negativas; leí una crítica de un periódico belga y otra en la revista que recibo cada semana y con la cual estoy raramente de acuerdo con las críticas cinematográficas. Creo que pasaron « al lado » de esta película que muestra algo genuino de la pampa chilena.

Afficher l'image d'origine

Esta vez tenemos una historia de amor bastante tórrida entre la joven Golondrina del Rosario, profesora de piano y de recitación y el trompetista colorín Bello Sandalio allá por los años 29 (que marca el final de las salitreras). Es una historia de amor muy celada al comienzo porque Golondrina es una mujer muy recatada en cambio el colorín es un seductor patentado, borrachín y que vive en los tugurios que abundan en el pueblo. Justamente el pueblo es la salitrera Pampa Unión que se conoce negativamente porque no tiene iglesia ni Orfeón y el Presidente de la República, Don Carlos Ibáñez del Campo anuncia visita a Pampa Unión. Los mandamases de la salitrera se ponen de acuerdo para formar de toda urgencia un Orfeón que pueda recibir al señor presidente como Dios manda.

El grupo de músicos que va a componer este Orfeón, es extraordinariamente truculento. Cada personaje acarrea una historia y un pasado enjundiosos que contar. A este Orfeón le pondrán el mote de  la « Banda del Litro », tanto « chupan » estos hombres (¡ la costumbre chilena de poner mote a todo !).  Entre estos hombres está el seductor Bello Sandalio ante el cual la pobre Golondrina caerá fulminada por el amor.

Hay varias historias en la novela, todas divertidas, casi siempre tragicómicas,  y el escritor sabe contar de maravilla. Siempre hay en sus novelas un fondo importante de contenido social en esos arenales donde reinaba una injusticia tremenda; en esta novela resurge otra vez el nombre de Luis Emilio Recabarren del Partido Obrero Socialista, un anarquista que existió de verdad; el padre de Golondrina del Rosario es justamente otro anarquista que lucha por la defensa obrera quien urdirá un atentado contra el presidente Ibáñez. El padre de Golondrina del Rosario ejerce el oficio de barbero en Pampa Unión y se llama Sixto Pastor Alzamora, es viudo y lleva amores escondidos con la lechera del pueblo.

Los mineros tenían la vida muy dura, trabajando de sol a sol, de manera que los fines de semana se iban de parranda a los bares y casas de lenocinio que abundaban en Pampa Unión, lo que da lugar a la descripción de escenas altamente jocosas. Era tanta la sed de beber que hasta ingurgitaban el « huachucho », un licor falsificado, un letal brebaje elaborado criminalmente con alcohol industrial, agua salada y otras esencias extrañas. Y este licor adulterado, altamente tóxico – que en las pulperías se vendía por anisado – , además del terrible delirio alcohólico que causaba en los bebedores, era el culpable directo de muchas muertes entre los pampinos.

Hay mucho material en esta novela, hay material para escribir varios libros porque cada uno de los personajes tiene vida propia; también hay personajes recurrentes en la obra de Rivera Letelier, personajes que se cruzan en sus libros. Tiene este autor un especial talento de contador; también se le nota el talento de poeta porque hay muchos párrafos que rebosan poesía.

Uno de los mejores libros de este autor para mi gusto.

FATAMORGANA, Seix Barral Biblioteca Breve 1998,  ISBN 84-322-0793-4

Publicités

El vendedor de pájaros de Hernán Rivera Letelier

 

Afficher l'image d'origineHernán Rivera Letelier es un poeta y escritor chileno (Talca 1951) que yo admiro con pasión porque tiene un estilo muy personal, truculento e imaginativo, que esconde además un vocabulario exquisito que no posee cualquiera. Este hombre está construyendo una verdadera catedral con sus libros, como lo hizo en su época Honoré de Balzac porque personajes y lugares se cruzan y entrecruzan en sus libros. En el caso de Rivera Letelier su obra se articula alrededor de la pampa nortina chilena; el escritor tiene un talento de narrador inigualable y hay que estar agradecido porque toda una parte de la memoria colectiva chilena relativa al desierto quedará plasmada en sus libros.

Es el cuarto libro de este autor que reseño en este blog, después de Mi nombre es Malarrosa (nov 2014), Malarrosa (dic 2014) e Historia de amor con hombre bailando (junio 2015). Aunque he leído todos sus libros desde que me sorprendió con La Reina Isabel cantaba rancheras, su primer opus.

El vendedor de pájaros es su 14- ava novela ! Los libros de HRL son más bien cortos y  articulados alrededor de una buena historia. En El vendedor de pájaros Rivera Letelier quiere contar una historia de mujeres  en el ambiente machista de la pampa y se inspira de un personaje real, un amigo de Luis Emilio Recabarren, un socialista-anarquista con fama de mujeriego que fue pajarero en las salitreras y que viajaba desde el sur en el tren del Norte, El Longino atravesando el desierto más duro del mundo durante 4 días y 4 noches hasta llegar a Iquique para vender sus pajaritos : una visión surrealista cuando se piensa en lo arduo del viaje…Los pajareros eran los raros comerciantes que podían circular de salitrera en salitrera sin representar una competencia hacia las pulperías que centralizaban todo el comercio de las oficinas salitreras. En las salitreras se pagaba con « fichas » que sólo servían para comprar en las pulperías que pertenecían al dueño de la oficina y cuando se querían convertir en dinero, la comisión era del 30% ( ¡una tasa usurera !).

La trama de la  novela transcurre en la oficina Desolación allá por los años 20. Hay un doble homenaje a la poetisa Nobel (1945) chilena, Gabriela Mistral quien trabajó como profesora en el norte de Chile en La Serena y en Antofagasta en los años 1906-1911; el verdadero nombre de Gabriela Mistral era Lucila Godoy quien publicó un poemario en 1944 bajo el título de « Desolación« .

El escritor llamará Lucila Godoy  a la profesora de primaria de la única escuelita de Desolación, una maestra librepensadora y anticlerical. Y en este libro el autor retoma un personaje que surgió en Mi nombre es Malarrosa (2008), otra bella historia pampina con un vendedor de pájaros que viajaba a las salitreras para vender sus animalitos y que esta vez será el personaje central de la trama.(A propósito de Mi nombre es Malarrosa, este libro fue rápidamente traducido al francés bajo el título sucinto de Malarrosa y quise leerlo para comprobar si la traducción francesa rendía la increíble calidad de la prosa de Rivera Letelier, con sus tallas y chistes tan chilenos y su prosa tan bonita, por momentos totalmente lírica. Mi sorpresa y admiración fueron totales  ante la calidad de la traducción de Bertille Hausberg a quién felicito aquí).

Los capítulos de El vendedor de pájaros son cortísimos y sirven para situar a los personajes centrales inefables del relato que Rivera Letelier quiso como un homenaje a la mujer chilena pampina : la ya citada profesora Lucila Godoy  es talquina (como Rivera Letelier), la Srta Belinda es profesora de piano y lleva una historia de amor trágica, Esther la costurera está enamorada desde joven de un hombre casado, Jordania es la más bella de todas y es  la sirvienta del administrador de la oficina y Rosaura es la boletera del cinematógrafo, con un cuerpo escultural, pero que desprecia a los hombres. El personaje principal es Rosalino del Valle Villacura, un huaso colchagüino, hijo natural y vendedor de pájaros con el alma de anarquista; otros personajes masculinos importantes son Copérnico, el tontito de la oficina, Emeterio Antonio Vera Sierralta (hay que citar  el nombre completito) y otros. Todos entrañables. Y en medio de este caos surgirá el amor de Rosalindo por Jordania y de Lucila por Rosaura.

Rosalino del Valle se baja del Longino en Desolación con una carta para Lucila Godoy (nadie bajaba en Desolación, la salitrera que ni siquiera tenía un orfeón de músicosAquella estación trascendental donde estaba el único pozo de agua de aquella zona resquebrajada por el calor de siglos; ahí la locomotora se reabastecía para continuar su viaje por esos páramos penitenciales…). Desde que  baja del tren, es seguido por los vigilantes del administrador porque su venida es precedida por una fama de agitador. Este pajarero es un tipo con historia con un pasado ligado a la lucha social, él conoció a Luis Emilio Recabarren, un luchador social tildado de « agitador » por los empresarios. Este pajarero con alma de anarquista va a azuzar a los pampinos para que se rebelen del yugo del patrón que los explota como bestias. Además el patrón de Desolación, « el gringo », es un homosexual reprimido que se solaza en una cabaña que tiene para estos efectos y con hombres que le procura su cruel capataz, el inefable Emeterio Antonio Vera Sierralta. La esposa del administrador lo sabe o intuye porque la « pobre gringa » se ahoga en el alcohol. En las salitreras el tema de la homosexualidad era tabú.

Lucila Godoy recibirá una carta insurgente que le envían los sindicalistas de la capital y organizará en la oficina un movimiento de protesta femenino. Las cinco mujeres protagonistas de la novela son de armas tomar y se inspiran de un personaje real : la feminista española Belén de Sárraga quién llegó al norte de Chile en 1913, invitada por el sindicalista Recabarren para dar charlas a las mujeres con el propósito de que lucharan por sus derechos. El interés de nuestro protagonista Rosalino del Valle por apoyar el Movimiento Obrero venía de 1907 cuando estalló la gran huelga de la pampa que terminó con las masacres obreras de Santa María y de San Gregorio (con más de 300 muertos…); Rosalino con el negocio de reventa de sus pajaritos doblaba las ganancias porque con el dinero de la venta  compraba té de hoja al por mayor, en provenencia directa de Ceylán, comprado por los ingleses que eran muchos en la pampa (los pampinos andaban a manotones con los piojos, pero se daban el gusto de beber el mejor té del mundo...). Por el precio de un pajarito vendido, Rosalino compraba 2 kilos de té de hoja que vendía el doble en Santiago.

Las mujeres de Desolación organizarán una velada filarmónica a la cual Rosalino debía participar con un número de canto, pero él no llegará porque los vigilantes le darán una paliza dejándolo por muerto. Esto será el origen de una protesta sin precedente por parte de las mujeres de la oficina que se organizarán como nunca antes se había visto por esos lares.

Una preciosa novela de la pampa chilena, narrada como siempre en el estilo tan personal y llano del poeta-escritor Hernán Rivera Letelier.

EL VENDEDOR DE PÁJAROS, Alfaguara 2014,  ISBN 978-956-347-729-0

Historia de amor con hombre bailando de Hernán Rivera Letelier

Hernán Rivera Letelier es un escritor y poeta chileno autodidacta (Talca 1950) quien, a pesar de ser un sureño de Talca, sabe escribir como nadie la epopeya de las salitreras chilenas porque vivió hasta los once años en las Oficinas de Alcorta, Maria Elena y Pedro de Valdivia. También trabajó como adulto en varias salitreras.

Es un escritor que me gusta mucho, auténtico, tan chileno, tan truculento, maniando el idioma como pocos, con un vocabulario exquisito y unos « chilenismos » en el lenguaje que me hacen reir hasta las lágrimas. Pero lo que más le celebro es la magia absoluta para escoger los títulos de sus novelas y los nombres de sus personajes.

Comenté en este blog en noviembre 2014 su libro excelente « Mi nombre es Malarrosa ».

Por fin se logró filmar una película adaptada de un libro suyo : « Fatamorgana de amor con banda de música« , estrenada en Europa a principios de este año, con el director belga Hubert Toint: una preciosa historia filmada en la salitrera fantasma de Humberstone, ambientada en los años 1929 cuando el entonces Presidente de Chile, Carlos Ibáñez del Campo visitó la Oficina. En Francia se estrenó con el título de « Mirage d’amour avec fanfare« .

Historia de amor con hombre bailando es un novela corta preciosa, tragi-cómica y truculenta como de costumbre, pero intensa y donde además, nuestro escritor se incluye en el relato y comparte « buque » (=pieza, camarote en el vocabulario pampino) con el protagonista de la novela, el Feo.

El protagonista es Tomás Fernando Noble Martínez alias El Feo, un hombre del sur que llega a la salitrera Coya buscando trabajo, con una flamante esposa enferma de leucemia, desahuciada por la medicina. Nadie quiere dar trabajo al Feo hasta que lo ven bailar, porque el hombre baila como los dioses, baila de instinto, su vida está regida por el movimiento del baile.

Las descripciones del Feo son divertidísimas : feo de solemnidad, feo a secas, feo y punto, y no es que ser feo sea un pecado, pero este feo verdaderamente exageraba. Pero el Feo se transforma en rey cuando baila y él baila con su mujer enferma y cuando ella  muere, seguirá bailando después del duelo, un verano,  con la Flaca, una estudiante en Medicina que llega a Coya durante las vacaciones y de la cual el Feo se va a enamorar perdidamente. Para la Flaca ésto es solo un amor de verano, de circunstancias y una vez acabadas las vacaciones ella no quiere saber más de él. El hombre se va a morir de pena.

La historia así resumida, parece poca cosa, pero está tan lindamente contada y los personajes tienen tanta humanidad, hay tanto detalle divertido y truculento que la historia nos da vueltas en la cabeza, nos conmueve y los personajes nos acompañan después de cerrado el libro.

HISTORIA DE AMOR, Alfaguara 2013,  ISBN 978-956-347-487-9