Archives de tags | Revista Granta

Sálvame, Joe Luis de Andrés Felipe Solano

Afficher l'image d'origineAndrés Felipe Solano es un escritor colombiano (Bogotá 1977), novelista y periodista; fue distinguido en 2010 por la Revista inglesa Granta (Cambridge) como uno de los talentos jóvenes entre los escritores de lengua hispánica (el único colombiano) de menos de 35 años.

Sálvame, Joe Louis es su primera novela (2007). El título emana del nombre real de un boxeador norteamericano de la primera mitad del siglo XX que perdió muy pocas peleas, pero que terminó en la sombra y en la miseria. La frasecita « sálvame, Joe Louis » fue tomada de un libro de la norteamericana Joyce Carol Oates, libro que deslumbró un día al joven Solano.

Este libro está muy bien escrito, con bastante humor de tipo autoburla; es un bildungsroman en toda su acepción. El protagonista se llama Boris Manrique, nacido en 1977, o sea, un alter-ego del escritor Solano, quien debe de haber puesto muchos rasgos suyos en el personaje ( entre otros, su predilección por los sándwiches de queso fundido…). Boris se desempeña como fotógrafo de sociales en un periódico de poca monta donde predominan las féminas. El muchacho lleva una vida bastante extraña tipo zombi con horarios desfasados, sufre de insomnio y pasa sus noches mirando programas débiles en el televisor, es borrachín y jugador. Su modelo de vida son los años 50 : la moda, los carros, la música  y el tipo de mujer de esos años con sus tacones y maquillaje. Boris está obnubilado con la muerte de Cornelio Zubizarreta, un sastre catalán que vivió hasta los 117 años sobreviviendo a dos guerras mundiales, a tres esposas, a cientos de miles de cigarrillos, a varias piscinas de jerez, a cuatro hijos y a todos y cada uno de sus amigos. Esto da la pauta de la precariedad mental de Boris, que a los  veinte años se busca la vida.

Boris se siente fracasado con su empleo mediocre en una revista mediocre y rumina de no tener una vida tan larga aunque tan mediocre como la de Cornelio Zubizarreta (Doy las gracias de corazón porque una profunda tristeza me acaba de llegar como una corriente helada nacida en el polo norte. Pienso en la completa inutilidad de mis días, al parecer tan diferentes a los de Cornelio, en los kilómetros que no he recorrido, en mis noches frente al televisor, en mi creciente anestesia espiritual. Pienso en mi vida que se cae a pedazos, que se desmorona…). (Reflauta, tamaños pensamientos en un muchacho que aún no ha vivido…) Boris tiene un solo colega masculino en esta revista de mujeres, se trata de Santos Bustamante, un viejo zorro del periodismo, un colega aún más desvalido que él, una piltrafa de hombre, misógino declarado, famoso por unos reportajes que hizo otrora. Pero el tal Santos Bustamante es más complejo de lo que parece; para empezar es un buen mitómano-manipulador que se cree e inventa sus porquerías. Dice Boris…con este hombre gordo y cansado, mi único amigo del trabajo, es con quien a ratos me quejo de la aridez de los días, de su aburridora llaneza.

Pronto le confiarán a Boris el consultorio sentimental de la revista porque la jefa sabe que le gusta leer y que por esa razón sabe escribir. Se trata de responder de manera pertinente a las cartas enviadas por las lectoras a una supuesta psicóloga y sexóloga, la doctora Victoria Zúñiga que es un personaje inventado para atraer y escuchar los lamentos de la clientela femenina con los trámites del corazón. El lector se imagina a este desvalido muchacho, sin gran experiencia en la vida, respondiendo a conspicuas cartas del consultorio sentimental…Para matarse de la risa.

Pronto se enamorará de Lucía, una mujer casada que le lleva diez años, pero que representa para él la oportunidad de formarse a las lides del amor físico. (Me pregunto si encontré una nueva querencia o si aquella mujer es solo una golosina más, otra de esas melcochas emocionales que mastico para matar el tiempo esperando quién sabe qué). A Lucía le gusta beber seco, fumar como carretonera y Boris la juzga como una mujer totalmente frívola.

Después de una breve, pero intensa relación con Lucía Boris partirá con Santos Bustamante en una aventura periodística a la cual ambos piensan sacarle buenos pesos y casi se asfixia con una espina de pescado en un restaurante del camino. Es aquí cuando Boris Manrique invoca la ayuda del boxeador con « Sálvame, Joe Louis ».

Un libro bien escrito, pero intrascendente en su temática. En una entrevista en el 2007 Solano dijo « nada más peligroso que la esperanza. Sólo trae frustración a la vida de cualquier hombre. Otra cosa es el deseo. El deseo puede que traiga consigo la tragedia, pero nunca nos defraudará. La vida debe estar gobernada por el deseo, nunca por la esperanza ».

SÀLVAME,JOE LOUIS, Alfaguara 2007,  ISBN 978-958-704-571-0

 

 

 

SÁLVAME, JOE LUIS, Alfaguara 2007,  ISBN 978-958-704-571-0

Las manos pequeñas de Andrés Barba

Afficher l'image d'origineAndrés Barba es un escritor español (Madrid 1975), licenciado en Filología hispánica, con estudios de Filosofía, es también historiador, ensayista, guionista y fotógrafo. El escritor ha sido señalado  entre los 22 mejores de su generación por la revista británica Granta y por El Cultural.

Las manos pequeñas (2008) es el primer libro que le leo. Es una novela corta o nouvelle, un género que no es fácil porque el relato debe mantener la tensión que se le pide al cuento desde la primera línea y como dice E. Paz Soldán : se necesita lograr lo mejor del cuento y evitar lo peor de la novela.

Las manos pequeñas es un relato pulido como un diamante, afilado, cruel, angustioso que penetra insidiosamente en el lector y lo inquieta.

Es la historia de Marina, una criatura de 7 años que pierde padre y madre en un accidente. Marina, aunque lesionada, logra salvar la vida y se encuentra definitivamente sola en un mundo extraño y hostil. La niña  repite una frase como un leit motiv « mi padre murió en el acto, mi madre en el hospital« . A Marina la pondrán en un orfanato  rodeada de niñas que la escrutarán y la odiarán porque  tuvo un pasado feliz .

Es una inmersión en el mundo despiadado, secreto y complejo de la infancia donde para sobrevivir en un contexto de intrascendencia, las niñas y por ende Marina, se inventarán situaciones y juegos de una violencia inaudita al mismo tiempo que totalmente inocente.

Marina es diferente de las otras niñas y esta diferencia es generadora de admiración y al mismo tiempo de odio por parte del grupo, un grupo que va a formar una masa viscosa e inasible alrededor de Marina, siempre  al borde de la transgresión. La muerte acecha .

Un talento especial del escritor Andrés Barba para describir el mundo ambivalente de la infancia donde reinan  inocencia y   crueldad, un miedo soterrado a lo desconocido, la ausencia de defensas. Un escritor interesante que merece ser explorado con otra lectura.

LAS MANOS PEQUEÑAS, Anagrama 2008,  ISBN 978-84-339-7176-0

La trabajadora de Elvira Navarro

 

Afficher l'image d'origineElvira Navarro es una escritora española (Huelva 1978), licenciada en Filosofía. Tiene un blog llamado « Periferia » que explora los espacios limítrofes de Madrid. La escritora reconoce estar obsesionada con el tema de la construcción de la identidad; tiene una narrativa realista con un espíritu crítico-urbano bastante acerbo por lo que la aparentan con la escritura de un Rafael Chirbes, cuyo libro « En la orilla » no pude leer por lo marginal.

La trabajadora es su tercera novela, es una novela urbana donde la ciudad de Madrid juega un rol importante y donde el estilo no es tanto literario que testimonial y sociopático de una España en crisis moral. El libro no está particularmente bien escrito y abunda en frases redundantes (página 87…mi médico de cabecera era una mujer que me recibió esa misma tarde, y su sentido del deber la llevó a reñirme. La doctora llevaba ese tipo de mechas rubias mezcladas con raíces castañas y grises que hacen pensar en un cenicero sucio, labios color rosa Sisí, pañuelo estampado con motivos propios de una cortina). Al principio del libro la escritora puso un señuelo de mal gusto con el propósito, pienso yo, de enganchar al lector y que no cito aquí porque no me gusta lo vulgar.

¿Qué tópicos denuncia esta novela testimonial? El estado mental de personas sumidas a un estrés laboral fuerte, el uso y abuso de fármacos psicotrópicos, la precariedad laboral y económica, los efectos de esto sobre la auto-estima, la soledad en la gran urbe, el distanciamiento con las familias, el efecto deletéreo de las redes sociales que se inmiscuyen en las vidas de la gente, etc.

En la novela Elvira Navarro nos cuenta el encuentro de dos mujeres bien diferentes, con ocupaciones diferentes, de edades diferentes, pero con un nexo común : esta famosa precariedad laboral, el trastorno mental, los fármacos y la creatividad como válvula de escape.

Elisa Núñez de 44 años es la protagonista (¿alter ego de la escritora?), trabaja como correctora free-lance para una editorial que le paga tarde mal y nunca lo que le provoca ataques de ansiedad. Este trabajo a domicilio es algo nuevo en la sociedad, algo que ha surgido con las nuevas tecnologías y que plantea unos cuantos problemas : horas de trabajo interminables, entregas urgentes, necesidad de concentración permanente con el consecuente abuso de estimulantes como el café, té o alcohol, el aislamiento social, los desórdenes alimenticios, etc. Para ayudarse con el arriendo, Elisa acoge una inquilina en el departamento, es Susana, una mujer de 26 años, bipolar con rasgos esquizofrénicos, fuertemente medicada y que trabaja como tele-operadora. Susana es un enigma porque se ha construido una identidad  y vive contando películas como una manera de tapar su propia vida. Susana hace tiempo que está enferma y sabe convivir y fabular con su estado mental.

Hay un juego de espejos interesante entre las dos mujeres porque ninguna se quiere mirar en el espejo de la otra aunque se sientan cercanas. A veces se podria pensar que Susana es una mera emanación de la mente de Elisa porque es Elisa quien cuenta todo. Elisa no sabe como atenerse con la extravagante Susana quien tiene la voluntad de querer salir de lo « central » geográfica, psicológica y sexualmente.

La ciudad de Madrid tiene protagonismo en el libro; Elisa y Susana viven en un Madrid atípico, visto por el lado sur, proletario y friki. Hay muchas descripciones de barrios con las salidas de Elisa a correr, buscando desgaste físico.

Una lectura de estos tiempos modernos decadentes con una escritura comprometida. El lector se cuestiona por momentos cual de las dos mujeres es más loca: ¿la que se asume completamente o la que se siente « normal » hasta que le da el ataque de ansiedad ?

LA TRABAJADORA, Literatura Radom House 2014, ISBN 978-84-397-2806-1

El núcleo del disturbio de Samanta Schweblin

Samanta Schweblin es una escritora argentina (Buenos Aires 1978), elegida en 2010 por la revista británica Granta, entre los 22 mejores escritores en lengua castellana de menos de 35 años.  Cuando terminó su carrera de cine en 2001 no buscó trabajo en su rubro sino que fundó una agencia de diseño. Este libro « El núcleo del disturbio » es su primer libro de cuentos de 2002, libro que fue premiado y cuya segunda edición fue diseñada por ella misma. Samanta Schweblin está radicada en Alemania.

Hace mucho tiempo que deseaba leerla porque supe que era una cuentista fuera de serie. Pude hacerlo gracias al concurso fiel de Graciela.  Puedo decir ahora que no me gustaron mucho sus cuentos porque  encontré que bañan en el absurdo, son descolocados y tienen un final abierto.  Y a mi los cuentos me gustan cerrados, redondos = una historia completa con principio y desenlace con un mínimo de prosa necesaria para una claridad prístina . Reconozco que la prosa de Schweblin es de calidad, es muy detallista, pero mi critica va hacia el contenido y no hacia la forma. Empecé a leer los cuentos por segunda vez, en eso estoy, pero esta vez de manera más pausada, no más de un cuento por día para entenderlos mejor.

¿Algún provecho mayor ? Francamente no. A ver, detallemos la cosa.

El cuento Hacia la alegre civilización de la capital narra un Buenos Aires visto como la octava maravilla del mundo, donde todo tiene que ser alegre. Los habitantes, casi todos oficinistas (funcionarios) viven con la quimera de llegar a la capital, pero cuando llegan, no pueden acceder. Es como una pesadilla en circuito cerrado.  En Matar a un perro un hombre postula a un cargo para el cual debe matar un perro a palazos, si falla, los perros se vengarán. En Mujeres desesperadas hay un humor negro terrible, son mujeres abandonadas por los maridos que solo saben llorar y lamentarse; y el día en que una mujer abandona a su marido…otros hombres vienen en su rescate (¿solidaridad masculina?).El cuento Adaliana es atroz, es una pesadilla donde mujeres son escogidas para ser mancilladas con una escena final de canibalismo (este cuento necesita un análisis freudiano del miedo a la posesión).  El cuento Sueño de Revolución me resultó completamente hermético, escrito en un solo párrafo, pesado y denso. Los cuentos El destinatario, Mismo lugar, El momento, La verdad acerca del futuro son el sumo de lo absurdo, sin principio ni final, ni significado bien claro. El cuento Agujeros negros aunque es absurdo y extraño, está bien logrado y me hizo pensar en Kafka. El cuento que más me gustó es Más ratas que gatos, una narración que empieza como algo totalmente idílico y termina en una batalla campal de una rara violencia gratuita. La pesada valija de Benavides, el último es un cuento malsano, morboso donde Benavides asesina a su mujer, recurre a su médico y éste transforma el crimen en una lograda obra de arte « live ».

« El núcleo del disturbio »  contiene 12 cuentos en apenas 140 páginas,  cuentos enhebrados con un ingrediente común: la tensión. Los cuentos están raramente en el plano de lo real, porque las historias fluyen entre  realismo y  fantástico y están construidas con una prosa afilada sostenida por una sólida estructura narrativa. Destaca en la joven escritora la búsqueda permanente de lo insólito, de lo extraño atravesando una realidad, una especie de género « familiar desconocido ». Y lo que le gusta en el cuento a esta autora es la intensidad, la concentración en un punto crítico y la precisión de cada paso. En esto concuerdo con ella. Encuentro que hay una analogía entre el estilo de S. Schweblin y el estilo del escritor uruguayo Onetti que vivió en Buenos Aires, un novelista precursor que salió del sendero criollista de los latinoamericanos incurriendo en un proceso de transformación, debido al aluvión de inmigrantes que no podían acomodarse a las estructuras antiguas. Allí estaba el germen de las futuras novelas de Cortázar, Fuentes o Vargas Llosa, novelas con personajes ciudadanos porque los esquemas intelectuales habían cambiado. Onetti comenzó publicando dentro de una corriente existencialista. En sus cuentos se advierte un clima onírico-real, con una prosa lenta, de detalle minucioso (exactamente como la prosa de Schweblin), no desprovista de lirismo, con personajes que se mueven entre experiencia/inocencia, ilusión/desesperanza o juventud/vejez. Este análisis pertinente  es de John Deredita, citado por Ana María Navales en Los senderos que se bifurcan.

 EL NÚCLEO DEL DISTURBIO, Booket 2002,  ISBN 978-987-580-429-6

Bonsái de Alejandro Zambra

Alejandro ZambraAlejandro Zambra Infantas es un poeta y narrador chileno (Santiago 1975) que ha sido destacado como uno de los 39 mejores escritores latinoamericanos menores de 39 años (en Bogotá) y también como uno de los 22 mejores escritores de lengua española de menos de 35 años, por la Revista británica Granta (Cambridge). Zambra es Licenciado en Literatura Hispánica con un Magister en España en filología . Hace parte  de la que llaman « generación Bogotá 39 ».

Bonsái es su primera novela de 1996, con mucho de autobiográfico ; fue adaptada al cine por Cristián Jiménez y estrenada en Cannes en 2011. Vi la película de 1 hora 36 de duración gracias a la videoteca de Youtube y no me gustó porque la encontré « hueca ». Si no hubiese leído el libro, hubiese comprendido aún menos la película: el protagonista Julio me pareció « volado » y evanescente casi todo el tiempo y Emilia me pareció inexistente y fea, sin entender porqué Julio piensa años después que ella fue « la mujer de su vida ». Casi siempre las películas son adaptaciones libres de los libros, que por lo general son superiores a las imágenes, probablemente porque la imaginación del lector se echa a volar y obtiene mejores imágenes que las impuestas por el director. Dice Alejandro Zambra que Bonsái es la historia larga de un libro corto, donde filtran humor y melancolía. El manuscrito original de Bonsái, de solo 40 páginas de word, fue rechazado por 4 editoriales chilenas, pero con tesón, Zambra las envió a Herralde en España que las aceptó y las transformó en 96 páginas.

Al parecer las novelas de Zambra son diminutas como si estuviera podando bonsáis, se le considera como un « maestro de la liviandad » y el escritor argentino Pedro Mairal dijo a propósito de estas historias hipersintéticas que ellas se expanden luego en la cabeza del lector. Es verdad.

Es el primer libro que le leo  y a pesar de ser una obra nombrilista, le celebro su capacidad de litotes: decir lo menos para significar lo más. Es una obra interesante por la construcción, bastante compleja pero que parece llana.  Dan ganas de leerle otras obras dejando pasar algún tiempo para gozarlas mas.

Bonsái parte del postulado que un amor se cuida como un bonsái  porque si no, se seca. Emilia y Julio, los protagonistas,  viven amores juveniles bañados por la literatura, leen grandes obras antes y después del amor, gozan leyendo y compartiendo, pero se separan como ocurre a menudo a estas edades. Julio sabrá de la muerte de Emilia en España y querrá escribir un libro y cuidar al mismo tiempo un bonsái, símbolo de este amor que fue y ya no es,  símbolo de la miniaturización de su historia. Hay un procedimiento literario de las cajas chinas en esta historia, donde una novela que Julio debiera transcribir para trabajarle a un conocido escritor, se transforma en la novela que está realmente escribiendo él.

El primer párrafo de la novela es muy sugestivo con la siguiente frase « al final ella muere y él se queda solo, aunque en realidad se había quedado solo varios años antes de la muerte de ella, de Emilia. Julio y Emilia. Al final Emilia muere y Julio no muere. El resto es literatura« .  El final de la frase es magistral porque el narrador toma distancia con el texto, se desentiende. Y a medida que iremos leyendo esta novela, iremos llenando los detalles, existe una  simetría entre varias historias dentro del relato . El procedimiento es interesante.

Bonsái es una novela breve y alada, transcendente y original.

BONSÁI, Anagrama 2006,  ISBN 84-339-7129-8

Lecciones para un niño que llega tarde de Carlos Yushimito del Valle

GRANTA2-articleInline.jpgEscritor peruano nacido en Lima en 1977, de abuelo japonés; cursó estudios de literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, luego se trasladó a los Estados Unidos donde cursa actualmente un doctorado en literatura en   Brown (membre de la Ivy League),  Rhode Island, le plus petit État Américain. Ha sido distinguido entre los 22 mejores literatos de la nueva narrativa en lengua hispana por la Revista Granta de la Universidad de Cambridge; solo dos peruanos fueron seleccionados: Carlos Yushimito y Santiago Roncagliolo. Sus grandes referentes domésticos son Mario Vargas Llosa y José María Arguedas.

Este libro, con un título tan largo, es un florilegio de 11 cuentos, de los cuales 6 de ellos formaron parte de su primer libro Las islas de 2006, y 5 otros son inéditos , escritos entre 2007 y 2011. Todos sus cuentos se ambientan en Brasil, explicando Yushimito que es por necesidad estética: afición a ciertos escritores, a la música, a ciertas películas. Para el autor, Brasil sigue siendo un lugar desconocido para los latinoamericanos, porque Brasil es una percepción y no un concepto , también es un descubrimiento estético. ¡ Vaya originalidad!

La visión del autor en  » Lecciones para… »  es universal, fatalista, desencantada: el mundo adulto se deforma ante el deseo, la vulnerabilidad. Yushimito privilegia atmósferas antes que desenlaces en sus historias. Como dice con justeza Gabriel Ruiz-Ortega ( peruano, hacedor de Disidentes, una antología de nueva narrativa peruana, 2007), en una entrevista al escritor, sus cuentos son verdaderas puertas. Puertas de la percepción literaria del espacio, un modo en que las palabras consiguen apresar esencias perdidas. Y el propio Yoshimito dice en otra entrevista que la autonomía estética que tanto se enfatiza a través del lenguaje en el discurso actual de los autores jóvenes-incluyéndolo- no es más que un proceso de adaptación a los cambios globales que viven las nuevas generaciones.( opinión ultra up- to -date, Ndlr).

De los 11 cuentos yo diría que el que menos me disgustó fue Mr Munch que conlleva pesimismo y cinismo a dosis iguales y cuyo título es el nombre de un gato misterioso, dotado de prosopopeya. Yo encuentro que la temática de Yoshmito es tétrica, angustiante; cada cuento me produjo desasosiego al no poder dominar el filo del relato ni la temporalidad. Es la antítesis de lo pronado por el angelical Andrés Neuman cuando dice que los relatos breves son la música de cámara de la literatura; aquí estamos ante una obra de atonalismo libre a la Alban Berg !; a veces su prosa rechina en mis oidos y quise leerlo rápido para salir lo antes posible del libro. Con razón el mismo Carlos Yoshimito dijo un día que sigue escribiendo cuentos cada vez más crueles y retorcidos.

Hay una torsión en su texto y cuando el texto se torsiona demasiado, la unidad entre el escritor y el lector se quiebra, cada lector admitirá un grado de torsión diferente, quedando el texto  » vacío » , constituyendo una demostración que el escritor padece de una patología de ombliguismo.

Varios de los protagonistas son niños y por esa vía se abren fronteras de fantasía y de ese modo se rompen las convenciones, lo que es tan propio de la infancia; también por el lado de los contornos éticos que dejan pasar la crueldad que les proporciona una textura intensamente original ( cf Rodrigo Pinto, in Babelia).

La función de un relato es contar una historia independientemente del estilo del autor. La sencillez es un valor a cultivar. En estos cuentos del joven Yoshimito pululan los oximoron ( luz-oscura, vacío-palpable) y las metáforas. Todo resulta demasiado críptico y estresante. Pero hay que reconocer su buen lenguaje, su buen léxico, su apertura poética; ello es fundamental.

Aquí va un enlace para escuchar una entrevista por Canal de los Libros en Internet. Desgraciadamente la calidad fónica es malita, pero permite apreciar la calidad de este joven literato:

http://canal-l.com/index.php?id_video=291

LECCIONES PARA…, Duomo Nefelibata ( Barcelona) 2011,  ISBN  978-84-92723-91-1

Hacerse el muerto de Andrés Neuman

Este buen escritor ibero-argentino, radicado en Andalucía desde su adolescencia,  lleva otras dos reseñas en este blog: Le Bonheur, ou pas en agosto 2012 y Como viajar sin ver en julio 2012. Es un escritor muy prometedor a quien ya le había leído otros libros, y es probable que siga leyendo otros .

Como elemento nuevo, puedo agregar que fue reconocido como escritor prometedor por la  revista británica  GRANTA de la Universidad de Cambridge (revista fundada en 1889),  entre los 22 mejores narradores de menos de 35 años en lengua española,  honor insigne compartido con otros 7 autores argentinos, lo que deja muy bien puesta a la literatura argentina. Ahora,  creo que Neuman no sabe situarse claramente como un autor argentino o como un autor español. Yo diría que es un auténtico escritor argentino que se ha hecho un nombre desde España.

Este libro de cuentos está organizado en 6 capítulos con 5 relatos cortos cada uno. Dice Neuman que la publicación de este libro le ha ocasionado un conflicto moral, porque incluye, bajo el manto de la ficción, experiencias personales de estos últimos 5 años, con relación al fallecimiento de su madre y a la enfermedad de su padre.

Los dos primeros capítulos hablan de la muerte y exsudan dolor; el dolor catártico que el joven Neuman supo expresar de la mejor manera posible: por la literatura. Así, su lenguaje  da vida a su madre para poder seguir conversando y estando con ella; Andrés Neuman dice muy justamente que se trata de un texto autobiográfico, pero que lleva un dolor colectivo.

El resto de los cuentos está estructurado en un registro tragicómico con los altos y bajos anímicos con los que tenemos todos que convivir a diario. De ahí que la temática de sus relatos nos llegue al alma, aunque debo de reconocer que el estilo de Neuman es bastante cerebral si se lo compara al estilo prístino e inigualable (¿ decimonónico diría el joven Neuman?) del peruano Juan Ramón Ribeyro.

El cuento que más me gustó lleva el título de Vidas Instantáneas y  cuenta  una  honda vivencia, sugerida en escasas líneas, escritas como avisos en un periódico. Andrés Neuman da cierta información y el lector se cuenta sotto voce, la historia enterita. No resistí a la tentación de citar todos los avisos porque cada uno de ellos es genial. En pocas palabras todo está dicho sobre la miseria humana. Excelentes. No, mejor, excelentísimos. Hace bien reírnos.

VIDAS INSTANTÁNEAS

Caballero educado, no gordo, busca mujer sencilla, preferentemente con clase, licenciada, segura de lo que quiere, pelirroja, ágil, experta en ajedrez, para primer contacto sin ningún compromiso.

Mujer harta de mentiras desea encontrar al fin el amor verdadero. Soy alegre, simpática, dulce, atractiva, generosa, leal, buena compañera, sin complicaciones, alta, buen cuerpo, 120 de pecho, todo natural, no te lo pierdas.

Joven delgado, casi tímido, sintiéndose solo, gustando de Internet y la videoconsola, busca chica para lo que sea.

Chica tierna, comprensiva, abierta a todo, busca varón entre 37 y 39 años, madrugador, cinéfilo, sin ex celosas, amante del montañismo y la poesía petrarquista, Piscis o Géminis. Abstenerse bromistas, vagos e informales.

Señor de 62 años, formal, responsable, devoto, de buena posición y gustos sencillos, busca chicos muy guapos de 18-25 para relaciones esporádicas.

Juanma, 1.90 de estatura, atlético, ojos verdes, morenazo, nada de vello, busca chica de 21-31 años para explorar a fondo nuestras almas en este mundo materialista.

Conchi, 56 años, divorciada, soñadora, rellenita, 1.60, rubia a su manera, creyendo en el amor pero faltándole.

Catedrático en edad experta, lector ávido, políglota, persevera con denuedo en eventual hallazgo de Afrodita, nínfula o similar con la que trascender la mera pernoctación. No tardes, nena.

Mujer casada, aburrida, con ganas de salir, busco compañero divertido, con buena planta, no demasiado alto, 45-55 años, para mi marido.

Javier, 58 años, viudo, en buena forma. Me siento solo y espero mujer entre 30 y 40, tranquila, hogareña, limpia, hacendosa, fiel, a ser posible guapa, para darle todo el respeto que una mujer se merece.

Carmiña, independiente, resuelta, con carácter, profesora de Historia y Geografía, ansía conocer señor maduro para querernos mucho de una vez.

Hombre futbolero, 41 años, peludo, fuertote, con sitio para encuentros, quiere contactar similar activo y muy dotado. Nada de tonterías.

Mujer soltera, emprendedora, futuro asegurado, sabiendo lo que quiere, busca machito maduro al que humillar con todo cariño. Si te gusto llama tú, cabrón.

Argentino emigrado, locuaz, pintón, taxista provisional, con teoría política propia, desea interlocutora competente.

Victoria. Sana, alegre, roquera, ecologista. Busco chica para amistad y posible noviazgo. Abstenerse masculinas, bisexuales y estudiantes de Derecho.

Pareja, ella 43, él 52. Buscamos hombre educado, abierto imaginativo, seguro de si mismo, preferentemente alto, para que mire.

Chica normal desea conocer a alguien como ella, por favor.

Jacinto, cariñoso divertido, lleno de curiosidad, 81 añitos, busca relación estable con mujer similar que tenga toda la vida por delante.

Para terminar esta reseña les cito una frase de Andrés Neuman que encuentro muy pertinente : la narrativa breve es la música de cámara de la literatura.

Aquí va un enlace para escuchar al escritor leer su primer cuento, El fusilado, que es en parte una historia real, la del simulacro de fusilamiento experimentado por el escritor argentino Daniel Moyano, de parte de la junta militar, en 1976. Después Moyano se exilió en España, donde sigue residiendo:

http://www.rtve.es/noticias/20111014/andres-neumann-publica-hacerse-muerto-libro-cuentos-tragicomicos-sobre-muerte-amor/468281.shtml

Y gracias  Francisco L. por tus pertinentes consejos.

HACERSE EL MUERTO,  Páginas de espuma 2010,  ISBN  978-84-8393-066-3