Archives de tags | Raquel Prestagiacomo

Cuentos difíciles de Silvina Ocampo

Résultat de recherche d'images pour "silvina ocampo"

Silvina Ocampo fue una escritora y pintora argentina (Buenos Aires 1903-1993) que escribió esencialmente  cuentos y  poesía (y algunas novelas que no habrían sido publicadas), pero también escribió  piezas teatrales e hizo traducciones. Es la menor de las seis hermanas Ocampo, entre ellas de Victoria, su hermana mayor, una conocida escritora y editora bonaerense. Silvina fue  esposa de Adolfo Bioy Casares, el gran amigo de Jorge Luis Borges. Se puede decir que entre su esposo, Borges y su hermana Victoria, Silvina se vió bastante apocada aunque se decía de ella que era la más inteligente de las hermanas Ocampo. En su juventud estudió dibujo en Paris con Giorgio di Chirico y Fernand Léger y no dejó nunca de dibujar aunque no expuso sus obras.

Recibió dos veces el premio Nacional de Literatura y fue decorada en Francia con la orden de las Artes y las Letras en 1985.

Para ella la novela era un género menor además que no le gustaba escribir « largo »; en cambio el cuento era para ella primogenio, genético. La verdad es que el cuento es un género difícil, exigente.  Y sus cuentos no son fáciles porque aparece una niñez atormentada, juguetona, pero ansiosa con ironía, nostalgia, romanticismo y lirismo. Su humor es muy intelectual.

Le gusta oponer situaciones como sueño y realidad, infancia y vejez, personas y objetos, etc.

Su obra, publicada desde 1937, fue muy innovadora en el género fantástico y maravilloso con atmósferas inquietantes. Bioy y Borges decían que su prosa era construida conscientemente y que no tenía como finalidad imitar la realidad. Su prosa tiene algo de pictórico, de hiperestésico e hiperestético, es muy especial y brillante, yo diría apabullante de calidad.

Su narrativa describe espacios cerrados, tensiones entre los juegos de poder y de venganza, máscaras y engaños con el juego de las  apariencias y bastante erotismo. También bucea mucho en la niñez y se plantea el género sexual como en su cuento « Las vestiduras peligrosas« ; sabe implicar la participación activa del lector.

Publiqué en marzo 2015 un billete sobre su libro de cuentos Los días de la noche, un compendio que me gustó mucho por la calidad de la prosa y por un estilo extraño que navega entre realidad y fantástico con un límite muy difuso entre los dos géneros, un estilo que me recuerda el de Haruki Murakami.

Cuentos difíciles es un compendio de 10 cuentos, cinco de los cuales eran para mí originales y los cinco otros hacen parte del libro Los días de la noche (los ya leídos son :Hombres animales enredaderas, La soga, Los grifos, Keif y Paradela). Los otros cinco cuentos han sido también publicados en otros compendios, pero es una primera lectura para mi; Cuentos difíciles es la resultante de un trabajo académico de la profesora Raquel Prestagiacomo. En su póslogo ella hace un apartado interesante diciendo que en Argentina, hacia los años 20, existían dos filas literarias antagónicas : la de los de Boedo con una literatura social y la de los de Florida con una literatura vanguardista con un estilo reciente llamado ultraísmo, instalado por Borges y Güiraldes y que publicaban en la revista Martín Fierro. El cierre de esta revista en 1927 causó cierto « vacío » que se llenará en 1930 cuando la hermana mayor de Silvina, Victoria Ocampo, funda la revista y editorial Sur que va a congregar a muchos vanguardistas y nuevos escritores de las décadas siguientes. Sobre finales de la década del 30 se publicaron los primeros cuentos de Borges, Silvina Ocampo, Manuel Peyrou y Adolfo Bioy Caseres (el marido de Silvina).

Los 5 nuevos cuentos leidos :

VIAJE OLVIDADO : es un cuento extraño donde una niña trata de rememorar sus primeros recuerdos como bebé, pero no logra hacerlo por mucho que se concentre y frunza el ceño. Su niñera le dice que los bebés vienen de Paris en una caja y ella cree comprender por qué los bebitos llegan tan arrugados; un día la hija del chauffeur francés de su casa le dice a escondidas que los bebés no vienen de Paris sino de la barriga de las madres y saliendo por el ombligo…lo que causó pavor en la niña.

LA SINFONÍA : es aún más extraño. Es la historia de una mujer que practica la música desde muy temprano y que componiendo una sinfonía va a morir para resucitar en el féretro después de haber experimentado sensaciones sinestésicas excepcionales. Asistirá a su propio entierro como desdoblada (el cuento me recordó aquel de María Luisa Bombal La amortajada). Este cuento refleja el vacío y la ansiedad que se siente cuando se está en el período creativo (Silvina Ocampo tocaba el piano de manera que llevaba en ella el germen de este relato tan psicológico).

LA CASA DE AZÚCAR : es una novela compleja de contenido freudiano que toca el tema de la despersonalización de una persona física (Cristina) que se incarna en otra (Violeta), con la personalidad psíquica de Violeta que pasa a Cristina y también con una alteración del entorno físico de las cosas. Todas estas ambigüedades surgen con una pareja de recién casados que integran el domicilio conyugal donde la desposada es demasiado supersticiosa.

LA BODA : es un cuento cruel que demuestra cómo el apoderamiento de una mente por otra puede alcanzar fines nefastos.

AMOR : narra el amor de una joven pareja, acorralada en una travesía marítima,  viviendo unos celos tremendos por parte y de otra que terminarán por separarlos.

Los temas de Silvina Ocampo son transgresores y por ello ha sido algo infravalorada : niños asesinos, suicidas, amantes ilegales, mujeres autosuficientes, mutaciones, adivinas, engaños. Ella construyó una máquina compleja, tanto en el aspecto estructural como en el temático. Según la académica Raquel Prestagiacomo, algunas características de la prosa de Ocampo (Silvina) son :

  1. concentración narrativa, es decir, una construcción con los elementos justos, orientada hacia el cuento breve que manifiesta el designio de abolir las partes serviles del relato y los segmentos de sentido nulo,
  2. una estructura policial que ella afeccionaba mucho, junto con Borges y Bioy Casares; con un relato que debe tratar sobre una incógnita y su correlativa investigación,
  3. estrategia del suspenso anticipando de manera ambigua, en las fases iniciales del relato, un posible desenlace de la historia que se va a narrar. Como en Borges y en Bioy Casares el suspenso también se logrará mediante el hecho de orientar al lector en una búsqueda propuesta por el mismo narrador. Pero nada será dado como resuelto, poco será aclarado al final, todo deberá averiguarlo el lector, y mientras dure ese período de « averiguación », habrá suspenso,
  4. misterio insatisfecho con los finales abiertos de la autora, que provocan cierto « engaño » porque no se satisfacen las expectativas que se fueron generando durante la introducción y el desarrollo de la historia. En esta insatisfacción del lector reside la estrategia del misterio que nunca debe ser explicado  pues su naturaleza es lo inexplicable,
  5. aceptación de lo insólito la narración fantástica, entre otras formas narrativas, fue adoptada y una de las más explotadas por Ocampo porque obliga al lector a dudar entre la aparatosa explicación lógica del hecho insólito, y, por el otro lado, la sencilla aceptación de ese hecho como natural. Además dicha duda puede ser experimentada por un personaje y el lector se ve obligado, al mismo tiempo a identificarse con el personaje acentuando lo extraño, fantástico o maravilloso del hecho narrado,
  6. efecto de « algo más » porque los cuentos de Silvina Ocampo parecen decir algo más, otra cosa que no se manifiesta explícitamente : un cierto « saber anticipado » del futuro que puede construirse con la imaginación; elementos de la tradición literaria como la metamorfosis o las deformaciones de lo real; un humor irónico con un apego a la oralidad, lo coloquial, lo cotidiano y la utilización de personajes de diferentes ámbitos sociales o de marginales sociales; la equiparación de opuestos contrastando lo bello con lo repulsivo o sacando elementos sociales de su contexto normal(por ejemplo mansiones en un barrio marginal o el contrario),
  7. enunciación desconcertante con una constante dispersión del sujeto narrador, es decir, de su identidad que se da con 4 estrategias :  a) un travestismo enunciativo : tanto se enuncia desde una niña, una anciana o una planta;  b) un simulacro enunciativo : se cruzan los sujetos de la enunciación por lo que no resulta fácil identificar al narrador puesto que su discurso está surcado por discursos ajenos que lo disfrazan y complejizan;  c) relato enmarcado que posibilita  pasar de una identidad a otra manteniendo la ambigüedad que genera el uso del « yo » en boca de diferentes enunciadores (es la estrategia de las cajas chinas);  d) variación constante de la fuente de información que provoca una incertidumbre sobre el devenir de los hechos, sus causas y sus resultados,
  8. renovación de temáticas tradicionales y la lista es extensa en el caso de Ocampo :  a) el amor apasionado que rompe con la tradición de su entorno. Se dice que la libertad con que se mueven sus personajes femeninos no tiene precedentes en la literatura argentina; b) la duplicación de personajes, lugares y situaciones, pero el tema del doble es propio de la tradición literaria; c) lo autobiográfico aunque poco explícito y oculto; d)la metamorfosis que permite asegurar la dispersión del sujeto narrador.

Un pequeño libro de 120 páginas muy instructivo sobre el arte de esta escritora argentina de gran nivel. Raquel Prestigiacomo concluye su trabajo con una excelente síntesis que cito aquí ad integrum por lo interesante y pertinente : Silvina siempre trató de sembrar interrogantes más que de resolverlos y, mucho menos, de sacar conclusiones. Misteriosa e inquietante como su vida privada, la obra literaria de Silvina, resultó siempre conflictiva tanto para el público como para los estudiosos. Dueña de un estilo ambiguo e indefinido entre la poesía y la narración, supo incluir en su escritura esa percepción de la realidad que aprendiera en sus años primeros de amor por la pintura. Excluida del ámbito de la crítica literaria por la incomodidad de sus temas narrativos, fue instalada tras una cortina de silencio que recién después de su muerte empezó a descorrerse lentamente. Excluida del ámbito público-por propia voluntad-instaló, ella misma, otra cortina de silencio que solo se abriría las pocas veces que, por orden de la editorial, debió otorgar una que otra entrevista. A pesar de esa exclusión voluntaria o no, Silvina logró construir una obra inquietante y difícil, llena de claves significativas al tiempo que vacía de elementos banales, de conclusiones o finales.

CUENTOS DIFÍCILES, Ediciones Colihue 2000,  ISBN 950-581-146-2