Archives de tags | novela negra

El ojo del alma (7) de Ramón Díaz Eterovic

Ramón Díaz Eterovic

Ramon Díaz Eterovic es un escritor chileno (Punta Arenas 1956), creador del personaje del detective privado Heredia, protagonista de más de 20 títulos de novelas negras.

Una parte de la obra del autor fue adaptada para la TV chilena en 2005 bajo el título de Heredia & Asociados; se puede ver en Youtube aunque es una adaptación libre de los libros. Se ve con interés por el ambiente tan chileno-capitalino aunque va demasiado rápido, prefiero los libros.

Díaz Eterovic ha sido galardonado con numerosos premios y hasta tres veces con el Premio Municipal de Santiago género novela (1996, 2002 y 2007) y con el Premio del Consejo Nacional del Libro y de la Lectura (1995, 2008 y 2011).

El escritor utiliza la novela policial para hablar de temas sensibles en la sociedad chilena, como los detenidos desaparecidos, el narcotráfico, el tráfico de armas, la carencia de una real democracia, las traiciones de todo tipo, la ecología. Díaz Eterovic quiere escribir una comedia humana chilena con temas e historias que reflejen diferentes aspectos de la sociedad.

El autor ha sido objeto de estudios y publicaciones por el catedrático chileno Guillermo García-Corales, quien escribió « las novelas de Díaz Eterovic son novelas de consciencia y estética urbana y representan la mejor expresión del relato detectivesco en el Chile de la nueva narrativa de los años 90″. (cf « Poder y crimen en la narrativa chilena contemporánea: las novelas de Heredia » y « Ramón Díaz Eterovic, reflexiones sobre la narrativa chilena de los años 90″).

Publiqué en avril 2019 un billete sobre La ciudad está triste (1987) el primer tomo de la serie al cual le encontré « gusto a poco », pero como una promesa por venir. El segundo tomo, Solo en la oscuridad (1992) me gustó muchísimo más porque se perfila mejor la personalidad de Heredia y la del mundo en el que se mueve. Nadie sabe más que los muertos (1993) es el tercer opus de la serie y me gustó medianamente porque lo encontré bastante enrevesado con plétora de personajes y algo tirado por los pelos. Ángeles y solitarios (1995) es el quinto de la saga y fue premiado; me gustó  porque hay buena acción, pero me equivoqué con la cronología, publicándolo en realidad bajo el N°4 y dándome cuenta tras la lectura de Nunca enamores a un forastero (1994) que éste es anterior puesto que Díaz Eterovic menciona al tira Solís, amigo de juventud de Heredia en condiciones que Solís desaparece en Ángeles y solitariosLos 7 hijos de Simenon (6) es el sexto de la serie, lo encontré estupendo, ágil, entretenido y con una trama más renovada puesto que habla del medio ambiente y de la corrupción que se genera entre políticos y solicitantes con la obtención de mercados. Lo han destacado con el Premio Las Dos Orillas 2000 (Gijón).

El ojo del alma es el séptimo de la serie, Premio Anna Seghers (premio alemán) 1989 y tiene un título precioso, explicado en la contratapa por el autor : …Heredia piensa que las pistas hay que seguirlas con el ojo del alma, es decir, con los sentimientos más arraigados en su consciencia.

 En este tomo tenemos a un Heredia nuevamente instalado en Santiago, más solitario que nunca, fumando como bombero y bebiendo alcohol a lo largo del día. Su única compañía es el gato Simenon que le sirve como de fuero interno, como voz interior para clarificar las cosas, sobre todo que el pobre Heredia está casi siempre bajo el dominio del alcohol, cansado y perdido. La música y la lectura (con gustos muy eclécticos en cada rubro), hacen parte de su diario vivir. También recuerda a su amigo Solís el tira y compañero de andanzas y a Griseta, su joven amor que lo abandonó para seguir rumbo propio, pero que le escribe de vez en cuando, y al kiosquero Anselmo, su ex factotum, hoy en día casado con una pitonisa que se lo llevó a vivir a Viña del Mar donde se aburre a morir.

Esta vez, su amigo periodista Campbell solicita su ayuda para encontrar a un desaparecido, un tal Traverso que Heredia conoció allá por los atribulados años 1974 cuando retomó por un tiempo sus estudios en la Facultad de Leyes. De aquella época va a encontrar una foto donde casi todos los retratados están muertos, y Heredia hace parte de los vivos por lo que se siente inmediatamente involucrado. La persona que costea la pesquisa es otro compañero de Leyes, un tal Osorio que desempeñó otrora un rol de traidor o eso parece.

El desaparecido Traverso está dedicado exclusivamente a la política y por ahí empezará la pesquisa, por los derroteros de la sucia política.

Este tomo me resultó algo pesado a la lectura : mucha verborrea, mucha explicación y muy poca acción. El amigo Heredia se está poniendo pesado con sus raciocinios, sus frases todas hechas.

Pero la escritura es muy buena, especialmente en las descripciones del centro de Santiago. Hay una parte del relato que se vuelve guía turística con la enumeración de bares y lugares para libar, me imagino que no son nombres inventados, pero no tengo como comprobar. Y por momentos la prosa de Díaz Eterovic se vuelve sencillamente poético-urbana.

En este tomo tenemos una confidencia de Heredia sobre la mujer que fue su primer amor: una mujer española y mucho mayor llamada Eva, que lo dejó cuando obtuvo el divorcio para volver a su España natal, con una escueta nota de « Adiós, Heredia » y desde entonces vive sabiendo de antemano que llegará siempre a la misma soledad.

EL OJO DEL ALMA, LOM 2001 (RDE 1987),  ISBN 978-956-00-1008-7

Los siete hijos de Simenon (6) de Ramón Díaz Eterovic

Résultat de recherche d'images pour "ramon diaz eterovic los 7 hijos de simenon"

Ramon Díaz Eterovic es un escritor chileno (Punta Arenas 1956), creador del personaje del detective privado Heredia, protagonista de más de 20 títulos de novelas negras.

Una parte de la obra del autor fue adaptada para la TV chilena en 2005 bajo el título de Heredia & Asociados; se puede ver en Youtube aunque es una adaptación libre de los libros. Se ve con interés por el ambiente tan chileno-capitalino aunque va demasiado rápido, prefiero los libros.

Díaz Eterovic ha sido galardonado con numerosos premios y hasta tres veces con el Premio Municipal de Santiago género novela (1996, 2002 y 2007) y con el Premio del Consejo Nacional del Libro y de la Lectura (1995, 2008 y 2011).

El escritor utiliza la novela policial para hablar de temas sensibles en la sociedad chilena, como los detenidos desaparecidos, el narcotráfico, el tráfico de armas, la carencia de una real democracia, las traiciones de todo tipo, la ecología. Díaz Eterovic quiere escribir una comedia humana chilena con temas e historias que reflejan diferentes aspectos de la sociedad.

El autor ha sido objeto de estudios y publicaciones por el catedrático chileno Guillermo García-Corales, quien escribió « las novelas de Díaz Eterovic son novelas de consciencia y estética urbana y representan la mejor expresión del relato detectivesco en el Chile de la nueva narrativa de los años 90″. (cf « Poder y crimen en la narrativa chilena contemporánea: las novelas de Heredia » y « Ramón Díaz Eterovic, reflexiones sobre la narrativa chilena de los años 90″).

Publiqué en avril 2019 un billete sobre La ciudad está triste (1987) el primer tomo de la serie al cual le encontré « gusto a poco », pero como una promesa por venir. El segundo tomo, Solo en la oscuridad (1992) me gustó muchísimo más porque se perfila mejor la personalidad de Heredia y la del mundo en el que se mueve. Nadie sabe más que los muertos (1993) es el tercer opus de la serie y me gustó medianamente porque lo encontré bastante enrevesado con plétora de personajes y algo tirado por los pelos. Ángeles y solitarios (1995) es el quinto de la saga y fue premiado; me gustó  porque hay buena acción, pero me equivoqué con la cronología, publicándolo en realidad bajo el N°4 y dándome cuenta tras la lectura de Nunca enamores a un forastero (1994) que éste es anterior puesto que Díaz Eterovic menciona al tira Solís, amigo de juventud de Heredia en condiciones que Solís desaparece en Ángeles y solitarios !

Los 7 hijos de Simenon (6) es el sexto de la serie, lo encontré estupendo, ágil, entretenido y con una trama más renovada puesto que habla del medio ambiente y de la corrupción que se genera entre políticos y solicitantes con la obtención de mercados. Lo han destacado con el Premio Las Dos Orillas 2000 (Gijón).

En este tomo se aprende un dato biográfico significativo y triste: Heredia se crió en un orfanato y vio a su padre por última vez cuando tenía 5 años. Esto podría explicar en parte su carácter melancólico, tan desganado (…hace años que la justicia dejó de ser una vara de medida. Existe en los libros, se habla de ella en los discursos, pero nada más. Frases huecas. El circo prende sus luces, pero los payasos siguen siendo pobres. Este país no tiene arreglo porque cambió las utopías por la fanfarria, la verdad por los acomodos, la lucha por el consenso. Nos vendimos o nos vendieron).

Heredia se ha retirado 6 meses al balneario Las Cruces en el litoral central chileno, a unos 15 Km al norte de San Antonio. El amigo Heredia se ha retirado de Santiago con su joven pareja, Griseta y en Las Cruces se ha dedicado a pintar a la brocha gorda unas cabañas para ganar unos pesos; pero al cabo de 6 meses vuelve a la gran urbe sin trabajo, sin Griseta, más solitario y desencantado que nunca, sin domicilio fijo ni coche.

Será Anselmo el quiosquero de su calle  y un verdadero factótum que lo sacará del paso volviendo a recuperar el departamento donde vivía y trabajaba; en los meses fuera de Santiago, la ciudad ha cambiado, las cosas han cambiado de lugar, lo que descoloca al detective.

Una vez más la ciudad de Santiago cobra protagonismo y está magníficamente descrita, especialmente el barrio de Heredia alrededor de la Estación Mapocho. Por momentos la prosa se vuelve lírica, hermosa y representativa: el mundo cambiaba de prisa y yo me resistía a cambiar con él, aferrado a una ciudad tranquila, con bares cuyas mesas fueran de madera, vehículos antiguos y trenes que llegaban siempre atrasados. Un nuevo siglo se acercaba y me preguntaba por mi lugar en una ciudad dividida entre barrios custodiados y luminosos, y otros arrabaleros, de cuyos rincones salía cada mañana una caravana de seres resignados.Era un extraño en mis propias calles y recorrerlas era un ejercicio cada vez más exigente para la memoria. MI barrio cambiaba; crecían edificios nuevos, antenas y avisos de neón que ocultaban el azul del cielo...

Justamente, como no tiene domicilio fijo volviendo de Las Cruces y no mucho dinero, se aloja en un hotelucho de mala muerte donde habrá un asesinato. Lo raro es que el finado no tiene nada que ver con el ambiente del lugar ya que se trata de un abogado fiscalizador y su presencia no calza en el hotel. De aquí parte la investigación de Heredia.

Poco a poco la trama nos lleva al tema álgido del medio ambiente, de la preservación del medio ambiente porque el abogado fiscalizador se negaba a adjudicar la construcción de un gasoducto chileno-argentino a la empresa Gaschil. Este gasoducto pasaba por tierras habitadas y la empresa es conocida por utilizar materiales defectuosos. El lenguaje es clarividente y acertado…es necesario colocar los problemas ecológicos en el centro de las preocupaciones de los gobiernos, desenmascarar a los que comercian con la naturaleza y la fauna. Es necesario poner fin a la producción y consumo indiscriminado, a los lujos innecesarios

Es el gato de Heredia que lleva la vedette del libro. Un gato blanco (¿por qué habrán ilustrado el libro con un gato casi negro? De qué vale hacer hincapié en el color del gato de Heredia, tantas veces mencionado, e ilustrarlo de cualquier manera?). La presencia del gato le sirve a Heredia de flujo de consciencia, conversa con él, pero en realidad conversa consigo mismo. En este tomo tenemos monólogos interiores entre el gato y Heredia y también con su amigo Solís cuando lo va a visitar al cementerio. El amigo Solís fue el padrino de « Muñeco » Bernales, hoy en día todo un tira en Investigaciones;  Heredia se dará cuenta del abismo que existe entre este joven policía y su mentor y padrino, lo que va a agudizar la soledad del detective. El estudio psicológico es bastante interesante.

El gato Simenon tendrá que hacerse cargo de 7 gatitos que le ha dejado una gata del barrio con la cual tuvo amores. Esos son los 7 hijos de Simenon. La oficina/morada de Heredia se va a transformar en jardin de párvulos !

En este tomo tenemos un Heredia más melancólico y solo que nunca. Añora a Griseta con la cual se ve de cuando en cuando para tener sexo, pero ella lo ha sacado definitivamente de su vida. La vida del detective se desenvuelve entre bar y bar, con consumo fuerte de alcohol y de cigarrillos. Su imagen de anti héroe contrasta con su afición a los buenos libros, a la música y a las frases hechas (…en cuanto a mujeres mi vida es como una peluquería. Las mujeres entran, afilan sus uñas y se van…).

Me costó leer este tomo alargado y encuadernado tan apretado que hay que hacer el esfuerzo físico de separar las páginas para poder leer hasta el final de los párrafos ! Caramba !

LOS 7 HIJOS DE SIMENON, LOM Narrativa (2000),  ISBN 956-282-242-7

Nunca enamores a un forastero(4) de Ramón Díaz Eterovic

Résultat de recherche d'images pour "nunca enamores a un forastero ramon diaz eterovic"

Ramon Díaz Eterovic es un escritor chileno (Punta Arenas 1956), creador del personaje del detective privado Heredia, protagonista de más de 20 títulos de novelas negras.

Díaz Eterovic ha sido galardonado con numerosos premios y hasta tres veces con el Premio Municipal de Santiago género novela (1996, 2002 y 2007) y con el Premio del Consejo Nacional del Libro y de la Lectura (1995, 2008 y 2011).

Una parte de la obra del autor fue adaptada para la TV chilena en 2005 bajo el título de Heredia & Asociados; se puede ver en Youtube aunque es una adaptación libre de los libros. Se ve con interés por el ambiente tan chileno-capitalino aunque va demasiado rápido, prefiero los libros.

El escritor utiliza la novela policial para hablar de temas sensibles en la sociedad chilena, como los detenidos desaparecidos, el narcotráfico, el tráfico de armas, la carencia de una real democracia, las traiciones de todo tipo. Díaz Eterovic quiere escribir una comedia humana chilena con temas e historias que reflejan diferentes aspectos de la sociedad.

El autor ha sido objeto de estudios y publicaciones por el catedrático chileno Guillermo García-Corales, quien escribió « las novelas de Díaz Eterovic son novelas de consciencia y estética urbana y representan la mejor expresión del relato detectivesco en el Chile de la nueva narrativa de los años 90″. (cf « Poder y crimen en la narrativa chilena contemporánea: las novelas de Heredia » y « Ramón Díaz Eterovic, reflexiones sobre la narrativa chilena de los años 90″).

Publiqué en avril 2019 un billete sobre La ciudad está triste (1987) el primer tomo de la serie al cual le encontré « gusto a poco », pero como una promesa por venir. El segundo tomo, Solo en la oscuridad (1992) me gustó muchísimo más porque se perfila mejor la personalidad de Heredia y la del mundo en el que se mueve. Nadie sabe más que los muertos (1993) es el tercer opus de la serie y me gustó medianamente porque lo encontré bastante enrevesado con plétora de personajes y algo tirado por los pelos. Ángeles y solitarios (1995) es el quinto de la saga y fue premiado; me gustó algo más porque hay buena acción, pero me equivoqué con la cronología, publicándolo en realidad bajo el N°4 y dándome cuenta tras la lectura de Nunca enamores a un forastero (1994) que éste es anterior puesto que Díaz Eterovic menciona al tira Solís, amigo de juventud de Heredia en condiciones que Solís desaparece en Ángeles y solitarios !

Nunca enamores a un forastero (2003 en esta edición) es el cuarto de la saga y sucede en Punta Arenas, la ciudad natal de Díaz Eterovic. El detective Heredia llega a la ciudad austral tras la solicitación de su amigo  Severino Caicheo, compañero de Universidad en Leyes. Caicheo defiende gente comunista y se siente en peligro. A poco de llegar a Punta Arenas comienzan los atropellos, las violencias y los asesinatos por lo que el lector no se aburre. Muy buena la descripción de la ciudad con su ambiente y sus gentes y el clima, oh ! el clima-inclemente que forja un estilo de vida bastante cerrado.

Heredia no le teme a nadie, es muy temerario y recibe cada paliza…Sigue bebiendo y visitando tugurios. Por el lado de los amoríos, esta vez se mete con la hija del dueño de la pensión, Yasna, con quien vive una corta pero tórrida pasión. Este romance destinado a durar poco da la pauta de lo difícil que debe ser para una mujer en edad de casarse, de buscar pareja en esas latitudes. De ahí viene el título Nunca enamores a un forastero porque por definición los forasteros están generalmente de paso…Allá son pocos los nativos de Punta Arenas, todos los otros son calificados de « nortinos »a pesar de que la larga y ancha faja de tierra que es Chile abarca unos 4 000 Km de largo…

Y desde la página 7 Heredia anunciaba…pocas cosas me desagradan tanto como arrastrar maletas y posar mis asentaderas en sitios extraños. Odio salir de Santiago. Me gusta su gente dándose codazos en las calles, los gritos de los vendedores, el esmog, los rostros desconocidos y, sobre todo, la posibilidad de beber a solas, sin que nadie contabilice los tragos que consumo. Me gusta observar el ajetreo de la ciudad desde el ventanal de mi oficina, ubicada en la calle Aillavilú, cerca de la Estación Mapocho.

Un Heredia definido como un detective solitario, cuarentón, aficionado a los tragos, al bolero, a las carreras de caballos y a las novelas de Onetti y Hemingway. Y the last but not the least, a las mujeres !(por el momento consume una, a veces dos por tomo).

El tema de las novelas negras de Díaz Eterovic es recurrente. Siempre involucra a matones o ex militares relacionados con el período de la dictadura como si los delincuentes de delito común se hubiesen esfumado del país. Se puede decir entonces que sus novelas reflejan un « parti pris« , son políticamente tendenciosas.

NUNCA ENAMORES, LOM (2003),  ISBN 978-956-00-0330-0

Ángeles y solitarios (5) de Ramón Díaz Eterovic

Résultat de recherche d'images pour "angeles y solitarios ramon diaz eterovic"

Ramon Díaz Eterovic es un escritor chileno (Punta Arenas 1956), creador del personaje del detective privado Heredia, protagonista de más de 20 títulos de novelas negras.

Díaz Eterovic ha sido galardonado con numerosos premios y hasta tres veces con el Premio Municipal de Santiago género novela (1996, 2002 y 2007) y con el Premio del Consejo Nacional del Libro y de la Lectura (1995, 2008 y 2011).

Una parte de la obra del autor fue adaptada para la TV chilena en 2005 bajo el título de Heredia & Asociados; se puede ver en Youtube aunque es una adaptación libre de los libros. Se ve con interés por el ambiente tan chileno-capitalino aunque va demasiado rápido, prefiero los libros.

El escritor utiliza la novela policial para hablar de temas sensibles en la sociedad chilena, como los detenidos desaparecidos, el narcotráfico, el tráfico de armas, la carencia de una real democracia, las traiciones de todo tipo. Díaz Eterovic quiere escribir una comedia humana chilena con temas e historias que reflejan diferentes aspectos de la sociedad.

El autor ha sido objeto de estudios y publicaciones por el catedrático chileno Guillermo García-Corales, quien escribió « las novelas de Díaz Eterovic son novelas de consciencia y estética urbana y representan la mejor expresión del relato detectivesco en el Chile de la nueva narrativa de los años 90″. (cf « Poder y crimen en la narrativa chilena contemporánea: las novelas de Heredia » y « Ramón Díaz Eterovic, reflexiones sobre la narrativa chilena de los años 90″).

Publiqué en avril 2019 un billete sobre La ciudad está triste (1987) el primer tomo de la serie al cual le encontré « gusto a poco », pero como una promesa por venir. El segundo tomo, Solo en la oscuridad (1992) me gustó muchísimo más porque se perfila mejor la personalidad de Heredia y la del mundo en el que se mueve. Nadie sabe más que los muertos (1993) es el tercer opus de la serie y me gustó medianamente porque lo encontré bastante enrevesado con plétora de personajes y algo tirado por los pelos.

Ángeles y solitarios (1995) es el quinto de la saga y fue premiado;  me gustó algo más porque hay buena acción y porque al pobre Heredia lo tratan algo mejor. Esta vez se trata nada menos que de la venta de armas a nivel estatal ! Con gente implicada a alto nivel. Novela ganadora del Premio Municipal de Literatura de Santiago 1996.

Una ex amante y periodista le escribe unas líneas para ponerlo al tanto de unos asuntos turbios que está investigando (cinco años que no sabía nada de ella). Heredia se interesará en el caso con su compinche Dagoberto Solís, el tira y amigo del colegio quien se ha reincorporado a la Policía de Investigación desde hace 6 meses (estaba retirado en Quintero, con un bar a cuestas).  Correrán los dos compinches riesgos desmesurados, sobre todo el pobre Solís;  siempre entablan diálogos bastante jocosos así como también con el quiosquero Anselmo, un vivaracho que nunca se queda callado. Los diálogos permiten a Díaz Eterovic sacar a relucir dichos y maneras coloquiales-chilenas (…tristones como apaleo de perros…)

En el plano sentimental Heredia se emparejará con una chica muy joven, aunque bastante madura y con un nombre rarísimo: Griseta… y la pareja le durará por lo menos a lo largo del opus dejando la impresión que la cosa puede seguir.

Pero qué manera de beber la de Heredia ! Se lo pasa de tugurio en tugurio y liba en permanencia, a veces hasta la embriaguez total. Pero al detective no le tiembla la mano cuando hay que apoyar sobre el gatillo…

 Heredia es un ente borracho y peleador, pero saca cada referencia literaria…sorprendente de la parte del personaje. Resulta anacrónico.

El gato Simenon cobra cada vez más relevancia, Heredia le habla como si entendiera, pero en realidad el gato le sirve de vertedero de consciencia. Por ejemplo página 40 le habla al gato y éste le responde:  « Me preocupa mi ración diaria de salmón » y Heredia  contesta « Jurel tipo salmón, querrás decir. En este país todo es tipo algo: aguardiente tipo pisco, cebada tipo café, dictadura tipo democracia ».

Un tomo 5 que denota desde ya un texto más pulido, más complejo y con ese fondo tan relevante de poesía urbana.

ÁNGELES Y SOLITARIOS, LOM Ediciones 2008 (RDE 1995),  ISBN 978-956-00-1006-3

Solo en la oscuridad (2) de Ramón Díaz Eterovic

 

Ramón Díaz Eterovic > Poemas del Alma

Ramon Díaz Eterovic es un escritor chileno (Punta Arenas 1956), creador del personaje del detective privado Heredia, protagonista de más de 20 títulos de novelas negras.

Una parte de la obra del autor fue adaptada para la TV chilena en 2005 bajo el título de Heredia & Asociados; se puede ver en Youtube aunque es una adaptación libre de los libros. Se ve con interés por el ambiente tan chileno-capitalino aunque va demasiado rápido, prefiero los libros.

Díaz Eterovic ha sido galardonado con numerosos premios y hasta tres veces con el Premio Municipal de Santiago género novela (1996, 2002 y 2007) y con el Premio del Consejo Nacional del Libro y de la Lectura (1995, 2008 y 2011).

El escritor utiliza la novela policial para hablar de temas sensibles en la sociedad chilena, como los detenidos desaparecidos, el narcotráfico, la carencia de una real democracia, las traiciones de todo tipo. Díaz Eterovic quisiera escribir una comedia humana chilena con temas e historias que reflejan diferentes aspectos de la sociedad.

El autor ha sido objeto de estudios y publicaciones por el catedrático chileno Guillermo García-Corales, quien escribió « las novelas de Díaz Eterovic son novelas de consciencia y estética urbana y representan la mejor expresión del relato detectivesco en el Chile de la nueva narrativa de los años 90″. (cf « Poder y crimen en la narrativa chilena contemporánea: las novelas de Heredia » y « Ramón Díaz Eterovic, reflexiones sobre la narrativa chilena de los años 90″).

Publiqué en avril pasado un billete sobre La ciudad está triste (1987) el primer tomo de la serie al cual le encontré « gusto a poco », pero como una promesa por venir. Este segundo tomo, Solo en la oscuridad (1992) me gustó muchísimo más porque se perfila mejor la personalidad de Heredia y la del mundo en el que se mueve. El libro fue publicado en Argentina en 1992 y en Chile solo en 2003.

El libro es bueno, mantiene el interés con una escritura ágil, muy rica del punto de vista lexical y con un constante humor  socarrón.

LA TRAMA :Heredia conocerá por casualidad a una bella mujer que se desempeña como azafata y se sabe acorralada. Ella, sabiendo que es un detective privado, le confía un secreto escondido en la caja fuerte de un banco y le pide que se haga cargo del problema si le sucede algo. Será rápidamente asesinada y el amigo Heredia ultrasensible a las bellas mujeres, indagará el caso entre Santiago y Buenos Aires (período del presidente Alfonsín) donde se meterá en líos espantosos arriesgando el pellejo varias veces. Siempre anda con pullas con su amigo y ex compañero de colegio, el policía Solís. Los diálogos son muy divertidos y coloquiales. Heredia es una mina de dichos y frases agudas.

Ejemplo del humor del escritor y sus frases : …encontrar al indicado era como descubrir la pólvora de nuevo y enseguida vendérsela a los chinos…la cara del matón era más fea que pegarle a una madre…estaba cansado y mi ángel de la guarda se encontraba de vacaciones…Mentir era lo más apropiado. Con una pregunta como esa la verdad no servía de gran cosa. Y ella deseaba esa mentira, porque a una mujer es más fácil mentirle una vez que darle explicaciones toda la vida.

En este tomo Heredia se deja conocer mejor : es un tipo de 37 años, bebedor y fumador, probablemente buen mozo y que tiene éxito rotundo con las mujeres las cuales se le tiran al cuello literalmente. No deja pasar ni una oportunidad con las féminas y eso que está emparejado con una estupenda cabaretera llamada Andrea, harta de trabajar en un bar de mala muerte y que tiene una vida de lo más correcta y sencilla. Heredia tiene unos años de Universidad, le gustan los libros (hay muchas referencias literarias), la música de jazz (leí parte del libro escuchando al clarinetista Lester Young, citado en el opus) y las carreras hípicas.

En este episodio Heredia no bebe alcohol, por razón médica y solo pasajera porque cuenta los días en que podrá volver a sus tragos. Se pasa la vida en los bares y tiene un gato remolón que recogió de la calle y que llamó Simenon porque se quedó dormido sobre un libro del escritor belga; un gato arisco y un solitario que no transa su tranquilidad, dice Heredia, quien trata bien a su gato y en sus horas de soledad le habla como si el felino entendiese. Página 94 tenemos un párrafo interesante…los gatos son maravillosos. Se parecen a las mujeres. Son bellos, cariñosos y, cuando menos lo esperas, se cambian de casa o te entierran las uñas hasta el alma.

El detective Heredia resolverá este caso con bastante sufrimiento físico, pretexto para mostrarnos el mundo del tráfico de droga entre Argentina y Chile (no necesariamente en los bajos fondos), el modus operandi de la policía judicial y de la policía militar (estamos en los años de dictadura), y la vida de mierda de un detective privado, dotado de ética y de humanidad (cuando le devuelve el cheque a una anciana con un caso cerrado).

SOLO EN LA OSCURIDAD, LOM Ediciones (2003),  ISBN 978-956-00-0331-7

Las manos al fuego de José Gai

Résultat de recherche d'images pour "josé gai"

José Gai Hernández es un periodista, escritor, ilustrador, humorista gráfico y pintor chileno (La Serena 1948).

Las manos al fuego (2006) es su primera novela, galardonada con el Premio José Nuez Martin de la Universidad Católica a la mejor novela editada en Chile en 2005-2006.

Es un libro que quise leer después de la crítica ditirámbica de Camilo Marks (cf Canon, cenizas y diamantes de la narrativa chilena, 2009) donde leí, página 215, el párrafo siguiente : »Las manos al fuego », la mejor novela policial que se ha escrito en Chile. Compleja, enmarañada, bien construida, de real calidad literaria- y, en consecuencia, de un estilo que refleja el tono anárquico, poético, a veces subversivo y paranoico de estos relatos- , la historia no palidece al lado de las de los clásicos norteamericanos que evoca : Highsmith, Chandler, Hammet, Woolrich. Gai evita toda concesión, huye del cliché, sorprende constantemente, elabora una trama sutil, colmada de equívocos, donde cualquiera definición del bien o el mal, cualquiera posibilidad de exponer a los personajes en términos claros- malvados, crueles, generosos, altruistas- se halla excluida desde la primera hasta la última página del relato. 

Ay ! No estoy de acuerdo con esta apreciación, la novela no me agradó, quise dejarla por momentos:  bien escrita, pero en un estilo que encontré pesado y muy periodístico, es decir, abocándose a la información en permanencia, con personajes poco ahondados en lo psicológico y con un protagonista sin ningún carisma y que pasará su tiempo « con las manos al fuego », metiendo sus narices por todas partes. Y demasiada « politiquería » en el relato, que lo hace por momentos difícil de seguir para quien no vivió en Chile en aquellos tiempos.

El narrador es Adrián nativo de la ciudad de La Serena del norte chileno, era un estudiante de Derecho en 1973 (año del golpe militar) y militante activo del MIR. Después del golpe salva el pellejo con suerte y reintegra la carrera para escapar a las tropelías desatadas en aquella época. Y aunque no se recibe, integra un bufete de abogados en Santiago como procurador. En sus años de mirista militó con una compañera que fue su pareja durante un tiempo breve, pero ella tuvo que huir a España para escapar a la vindicta que se vino encima. Adrián sigue enamorado de ella, o eso cree.

Un arquitecto oponente al régimen militar desaparece, es un « amigo » de los jefes de Adrián a quien encargan de buscarlo, aparentemente en La Serena donde Adrián tiene lazos…

Y hete aquí el procurador convertido en sabueso no profesional que descubrirá cosas feas y cruzará varias mujeres en su camino, sin tener con ninguna una relación bien clara. Todas las mujeres le juegan chueco, pero él es una veleta que no se pronuncia, ni es muy claro en sus planteamientos, ni se define nunca. Me resultó un personaje claro-oscuro, poco interesante.

Una historia demasiado enredada, que se alarga y a la cual le falta ñeque.

LAS MANOS…, Tajamar Editores 2006,  ISBN 978-956-8245-31-3

Perro muerto de Boris Quercia

 

Résultat de recherche d'images pour "boris quercia tant de chiens"

  Boris Quercia es un actor, director, guionista, productor y escritor chileno (Santiago 1967). Es el autor de una película de mucho éxito « Sexo con amor » del 2003, ganadora del Premio Altazor 2004.

Santiago Quiñones, tira (2010)  su primera novela policial con el tira Quiñones (Les rues de Santiago en francés) fue comentada en este blog en febrero 2018 , una novela que me encantó a pesar de ser extremadamente negra porque hiperrealista.

Su segunda novela es ésta, Perro Muerto (2015, Tant de chiens en francés) que le valdrá nada menos que el Premio de la Mejor Novela Policial Extranjera 2016, un Premio muy seguido en Francia donde las novelas del género policial tienen  un vasto público. Se dice que Quercia trabaja en una tercera entrega con el tira Quiñones y que la trilogía será el objeto de una serie para la TV; ya tienen un actor para el rol estelar que también lleva el nombre de Santiago : se trata de Tiago Correa.

Es otra novela negra que me encantó, tanto como la primera y que me gustaría leer traducida al francés porque el original conlleva tantos modismos « en chileno » que estoy curiosa de saber cómo se han traducido; he leído por ahí que la traductora ha hecho un trabajo soberbio.

Perro muerto, el título, no tiene nada que ver con la expresión chilena de « hacer perro muerto », es decir, partir sin pagar de un lugar. En la novela de Quercia se parte y se termina con una historia de perro y los pobres perritos no la pasan nada de bien, especialmente el quiltro del final.

Tenemos dos protagonistas : el tira Quiñones y el centro de la ciudad de Santiago. La novela comienza con una balacera entre narcos y policías donde Jiménez, un colega y amigo de Quiñones será herido mortalmente y legará al tira una investigación personal y fuera de la jerarquía sobre corrupción involucrando a menores de edad.

El tira se verá involucrado en una investigación sobre abuso sexual en menores abandonados en centros especializados y asesorados por el Estado ! Es una red de prostitución que involucra a políticos, policías, jueces y delincuentes. Este tira Quiñones vive a salto de mata, cada día más cínico y amoral y paradójico, porque al mismo tiempo ambiciona una vida de lo más normal, pero se deja ir a sus instintos y le va mal por todos lados. No se porta nada de bien, pero nadie se porta bien en la novela, hasta Marina, la enfermera y pareja del tira hace sus tráficos con morfina que saca de la clínica !

La ciudad céntrica de Santiago aparece como una urbe asfixiante y saturada de smog, un antro de inseguridad y de violencia donde los maleantes parecen más protegidos que los policías.

El autor opina de pasada sobre temas interesantes. Cito página 14…es un tipo largo, calvo, medio encorvado, como le pasa a la gente alta en Chile. Este es un país que castiga al que sobresale. La gente alta trata de pasar desapercibida, y los muy altos, como este tipo, se encorvan para sumarse al promedio…

La novela atrapa desde la primera página y no hay forma de soltarla hasta en desenlace final. Es una novela corta y ágil por lo que se lee de un tirón. Esperando el tomo tres, la voy a leer en francés para apreciar la traducción…

PS (avril 18,2018): lo leí en francés y aunque la traducción es muy buena, se pierde todo el lado « sabroso » de la prosa de Quercia. Cuando la frase es muy coloquial-chilena, desaparece de la traducción. Pero creo que es algo inevitable y que sólo leyendo la obra en el idioma vernáculo se pueden apreciar los matices y riquezas de una prosa. (Gracias a la amigota del alma, Fanfan, que me regaló el libro en francés).

PERRO MUERTO, Roja y Negra 2016 (BQ 2010),  ISBN 978-956-9659-26-3