Archives de tags | metaliteratura

Mac y su contratiempo de Enrique Vila-Matas

Résultat de recherche d'images pour "enrique vila matas mac y su contratiempo"

Escritor español (Barcelona 1948) con vasta bibliografía entre novelas y ensayos; estudió Derecho y Periodismo. Ha sido reconocido con numerosos premios literarios, entre ellos el Premio Rómulo Gallegos 2001 de Venezuela (concedido cada dos años) y el Médicis 2003 en Francia. Su obra ha sido traducida a más de 25 idiomas.

Su narrativa es innovadora porque ha fundado un nuevo género en el que el relato se pierde en el ensayo. Su obra entremezcla realidad y ficción y nos brinda lo mejor de cada género; está considerado también como un adalid de la metaliteratura y su universo comporta humor, ironía, erudición e inteligencia. Me encantan las incesantes pasarelas del autor hacia otros libros, hacia otros autores, hacia la pintura, hacia la música.

Es un autor no tan fácil de leer, pero el esfuerzo vale la pena. El lado metaliterario de este libro es impresionante, lo que denota mucha lectura. Y cita a autores clásicos, pero también a valores nuevos e innovadores como el chileno Alejandro Zambra o la argentina Samanta Schweblin, y tantos otros.

Publiqué en este blog 2 reseñas de libros suyos : el muy original Kassel no invita a la lógica (2014) en octubre 2014  y el fantástico El viaje vertical (1999) en agosto 2015. Ambos libros me gustaron.

Mac y su contratiempo (2017) resume la quintaesencia de lo que Vila-Matas sabe hacer, es decir, un magma de metaliteratura, autoficción, o ficción en una mezcolanza de géneros literarios sabiamente dosificados y que tiran al lector  por la pera: ensayo, novela, catálogo de lecturas, diario…Pero va más allá esta vez porque hay en el libro como un desdoblamiento de los personajes que en el fondo podrían ser uno solo porque van aportando argumentaciones de puntos de vista diferentes para, in fine, darnos un paseo mastodóntico por el mundo literario con la participación de un ventrilocuo. Hay unas simetrías opuestas a veces con los personajes que podrían ser también  facetas diferentes de los mismos personajes. Interesante.

Es un libro sobre la repetición (tema introducido en el tercer capítulo) tan frecuente en literatura porque lo excepcional es hallar una voz propia (pero eso no quita para que lo excepcional no tenga que ser lo más deseable, pues nadie puede eludir la visión de esa brecha que separa al escritor con voz propia del aborregado coro literario de la gran fosa común de los escritores nulos, por mucho que, en el fondo, al final del gran camino, haya un único plato glacial para todos (página 33).

La trama es inenarrable y enrevesada, compleja e inteligente.

El protagonista se hace llamar Mac (Mac en referencia a una película de John Ford), Mac está en paro después de los sesenta, pero no en dificultades económicas. Quiere reescribir 30 años después un libro, Walter y su contratiempo de un conocido autor barcelonés, Ander Sánchez ( ¿alter ego?), quien además es un vecino de barrio puesto que vive en un edificio colindante y que Mac cruza a menudo.  ( Y Ander Sánchez se pregunta 30 años después cómo pudo escribir este libro lleno de incongruencias, errores, dislates, sobre todo habiendo estado tan borracho de gin-tonics…). Esta imperfecta novela de Sánchez comprende 10 relatos escritos « a la manera de » muchos otros escritores.

Pero Mac quiere reescribirlo como un diario iniciático, póstumo o inacabado (« un diario secreto de iniciación« ) donde no solo va a reescribir el libro, sino que va a introducirse al mundo de la literatura;  Mac anotará hechos del diario vivir aunque sean muy pedestres y los incorporará en el relato. Surgen personajes atípicos como el falso sobrino del afamado escritor llamado Julio que es un tipo que sólo sirve para rebajar al sólido y reconocido escritor Sánchez como para bajarle los humos, es el sobrino odiador de la novela, es la maldad personificada según Vila-Matas. O la bella y pechugona Ana Turner, una dependienta de la librería La Súbita, la única del barrio, barrio que se llama El Coyote como un homenaje a José Mallorquí un popular autor de más de 200 novelas de la serie El Coyote durante los años de la posguerra. O como Carmen , la esposa de Mac que no le entiende su preocupación por reescribir un libro, ella que fue disléxica, no ama los libros que los relaciona con una « dichosa patata de la literatura« .

Y Mac comenta y reescribe el libro de Sánchez y al mismo tiempo vive en carne propia la historia que el libro narra; aquí tenemos un ejemplo flagrante de desdoblamiento. También Mac se deja influenciar por el horóscopo del periódico escrito bajo el pseudónimo de Peggy Day, una mujer que conoció 40 años atrás; él cree que la pitonisa los escribe justo para él (vaya ego). Mac lo llama Puthoroscopo en alusión al Whoroscope de Samuel Beckett. Y se lo cree a pie juntillas, a tal punto que condiciona los acontecimientos para que le resulten como Peggy lo predijo. (Lo que me hace pensar que los políticos como los escritores suelen ser bastante supersticiosos…)

Entre cháchara y cháchara el personaje de Mac le va a arreglar cuentas a varias cosas, entre ellas a la noción de vecindad, de vecinos. Nada más singular que un vecino. El infierno son los vecinos. La noción de barrio, en este caso ficticio de El Coyote, está fuertemente anclada en la novela como si el barrio se pudiera superponer a la noción tan española de pueblo. El barrio es como el pueblo, todos se conocen, hay rituales cotidianos, costumbres establecidas y rutinas. El barrio es toda su familia (para Mac y para Ander Sánchez).

Una lectura endemoniada, un melting-pot de literatura deslumbrante de inteligencia que deja al lector KO, perdido en suposiciones, pero con la idea positiva de haber aprendido algo. Un libro sobre el desdoblamiento de los personajes, sobre la (ineludible)repetición en literatura. Es un libro que da para varios niveles de lectura que los apasionados del tema pueden saborear con delicias. Un libro original y muy divertido por momentos. Da la impresión  que Vila-Matas  se rie un poco del lector, le toma el pelo de manera elegante, lo descoloca.

MAC Y SU CONTARTIEMPO, Seix Barral 2017,  ISBN 978-84-322-2988-6

La carne de Rosa Montero

Résultat de recherche d'images pour "rosa montero"

Rosa Montero es una periodista y escritora española (Madrid 1951) . Escribe en exclusividad en el diario El País desde 1976.

Su obra se caracteriza por una gran sensibilidad hacia la situación de la mujer en general y sus temas recurrentes son la locura del amor, el doble, la imagen especular. Me gusta esta autora por su gran versatilidad y a veces profundidad con sus temas psicológicos.

Publiqué en este blog un billete sobre La ridícula idea de no volver a verte (2013) en junio 2014, libro que me encantó y Bella y oscura (1993) en febrero 2015, otro buen libro. Fuera de estos dos billetes, le he leído casi toda la obra a esta conspicua escritora.

La carne me ha encantado, es un libro bendito (que no maldito) que no se puede dejar hasta haber saboreado el último párrafo. El título está muy bien logrado. Es una mezcla de reflexión y de suspense, sin concesiones y que Montero utiliza para llevar al lector ahí donde ella quiere. Y con unas sorpresas traviesas, como por ejemplo  insertar  personajes reales como la directora de la Biblioteca Nacional española, Doña Ana Santos en un muy bien papel. También la escritora Rosa Montero surge como personaje de la novela y se auto define con bastante ironía.

La carne es la historia de Soledad Alegre una licenciada en Historia del Arte y comisaria exitosa de exposiciones.  Hay que fijarse en el nombre y en el apellido. El nombre le cae de perillas porque Soledad sigue sola porque es el resultado de sus opciones en la vida. Y Alegre ? No, Soledad no es alegre, sino que es una mujer vital y positiva que sabe tomar decisiones. Y para más remate, ¿dónde vive Soledad ? En la calle Espejo. ¿No les perece rarito? Una mujer estupenda que vive mirándose en el espejo porque ha hecho una gran inversión con su imagen física y que al cumplir 60 años , se sumerge en una crisis existencial : ¿cómo seguir gustando ? ¿cómo vivir sin gustar? y por ende, ¿cómo seguir teniendo  sexo?

Soledad Alegre a sus 60 años se ve rechazada por su joven amante que prefiere acercarse a su esposa, por fin encinta. De rabia y despecho contrata a un escort ruso joven y bello para que la acompañe a la Opera con la esperanza que su ex acuda también y tenga celos al verla tan bien acompañada. Ella no quiere sexo con el escort, solo compañía y protagonismo. Pero, no se dice por ahí que « no hay que jugar con fuego »? Así esta mujer quedará prendada de su escort aunque éste le cueste todas sus economías; esta mujer pierde la cabeza con su pasión y el lector se pregunta espantado, hasta donde va a caer Soledad…

Pero el bello y tierno escort también tiene sus cadáveres en el armario : a su hermano gemelo lo adoptaron y a él lo pusieron en un orfanato y desde entonces la soledad y la búsqueda de amor han sido problemáticas.

O sea, que Doña Soledad y su bello escort, son almas gemelas, son seres heridos en busca de salvación, solo que tienen más de 30 años de edad de diferencia por lo que no pueden tener un futuro común.

Las reflexiones de la escritora alrededor de las angustias de la sesentona y del teje y maneje alrededor de su físico, son de antología. Para matarse de la risa (aunque sea una risa de medio lado).

Pero hay otras historias. Como por ejemplo el miedo cerval de Soledad a terminar loca, loca psiquiátrica como su hermana gemela que está internada en un manicomio moderno. Soledad y su hermana han sido maltratadas en la infancia. Todo esto origina desarreglos internos. También está el intenso estrés laboral porque por muy maja que haya sido, a los sesenta se lidia con gente más joven que ambiciona el puesto.

El tema del libro es la gran vulnerabilidad de Soledad frente al envejecimiento, a la soledad, al amor peligroso, a la crisis laboral (el lector nota como ella pierde pie, desplazada por una colega más joven e intrigante) con la nueva exposición de Soledad sobre los escritores malditos (hay una rica metaliteratura sobre autores conocidos y uno solo ficticio e inventado por Rosa Montero : la escritora Aznáres) donde se nota que Montero es una estupenda lectora y además, melómana puesto que la ópera está ampliamente citada.

Hay una puesta en escena en el libro de la propia Rosa Montero, lo que añade sal al relato y el lector se pregunta ¿por qué ella lo hizo? probablemente porque no quiere que la confundan con Soledad Alegre. Otro guiño en el relato es la aparición de la joven vecina de Soledad, Ana, que fue protagonista de su primera novela Crónicas del desamor.

Este opus de Rosa Montero me ha encantado porque desnuda a sus personajes, su trama es puro realismo y detrás de cierta frivolidad moderna, hay un abismo de preocupaciones vitales y trascendentes.

LA CARNE, Alfaguara 2016,  ISBN 978-84-204-2619-8

La ciudad ausente de Ricardo Piglia

 

Afficher l'image d'origineRicardo Emilio Piglia Renzi es el nombre completo del escritor y crítico literario argentino (Buenos Aires 1941) con estudios de Historia quién,  además, es un gran lector. Cité el nombre completo del escritor porque Emilio Renzi es un nombre recurrente en sus novelas,( ¿un alter ego?), un narrador.

He tratado de leer varios libros de este autor y la verdad es que, o no me han gustado, o no los he entendido. Formas breves (1999) es un ensayo en forma de relatos, algunos autobiográficos, otros sumamente intelectuales con mucha referencia a Borges y al psicoanálisis;  cita mucho a Mujica Laínez y a Macedonio Hernández que son otros literatos argentinos. El libro Plata quemada (1997) es una novela urbana sobre el lumpen, de una extrema violencia, relatando el asalto de un banco por un grupo de maleantes degenerados, capaces de la peor barbarie bajo el consumo de drogas; un libro de pura decadencia. Blanco nocturno  (2010) es una novela que se llevó varios premios y que me gustó porque la encontré de excelente estructura y de  buena escritura sin flaquezas : narra la vida en un pueblucho de la pampa de gente corrupta, con sus vicios, la malevolencia reinante, la implacabilidad de las cosas, la implicación del periodismo. Es la historia de una familia del  pueblo donde dos medios hermanos se lanzan en una aventura industrial que parece brillante, pero que fracasará. Y los justos pagarán por los pecadores. El último lector (2005) es un ensayo que no pude leer porque no encontré el hilo conductor aunque  el tema era interesante (la lectura).

La ciudad ausente fue publicado en 1992, es una ficción narrativa distópica de un género llamado novela de anticipación (emparentada con la ciencia ficción); La ciudad ausente incursiona en el terreno del ciberpunk  (asociación de cibernética con punk, muy aparentado a la distopía), utilizando personajes  raritos, realidades virtuales e inteligencia artificial. No es un género que me guste, es un género que me horripila porque el tema no me interesa y tengo la sensación desagradable de  perder el tiempo. Por esta misma razón no me gustó el libro Borneo de otro argentino, Oliverio  Coelho, otra distopía.

Es como en los divorcios, siento « incompatibilidad de caracteres » con ciertas lecturas o ciertos escritores.

La ciudad ausente inspiró también a su autor una opera en dos actos, escrita con Gerardo Gandini y estrenada nada menos que en el teatro Colón en 1995. También la novela inspiró una adaptación al formato de novela gráfica, ilustrada por Luis Scafati en 2008.

Es un libro  muy metaliterario con alusiones permanentes a otros escritores, en primer lugar a Macedonio Fernández que al parecer marcó mucho al escritor Piglia; pero también se menciona a Roberto Artl, Juan Carlos Onetti, Jorge Luis Borges. Otros personajes de la obra de Piglia reaparecen como Emilio Renzi o Lucía Joyce.

Se necesitan ciertas claves para leer el libro, no se puede leer con una estrategia tradicional porque rápidamente el texto se volverá ilegible si no se profundiza la estructura narrativa. Tenemos una prosa abstracta llevada al extremo.

Trataré de decorticar el libro para sacarle algún provecho. A ver…Hay tres historias en la novela : 1) la de Junior, un reportero del diario El Mundo que investiga en la ciudad una serie de grabaciones producidas por una máquina ubicada en un museo;  2) la del origen de la máquina ideada por Macedonio Fernández,  llevado a cabo por el ingeniero Emil Russo;  3) la historia política argentina. Estos temas se van a mezclar con otros microrrelatos formando un mosaico hiper complejo.

El contexto histórico de la novela abarca desde la dictadura de Videla (1976), hasta la guerra de las Malvinas (1982) época en que prevalecía la represión contra escritores e intelectuales contrarios al régimen, con las desapariciones forzadas de los opositores.

La máquina de Macedonio y de Russo representa la eternización del cerebro de la bienamada y difunta esposa de Macedonio, Elena, Así han logrado almacenar datos, memorias y conocimientos en esta máquina que no es otra cosa que una denominación metonímica de lo que es « pura energía » y que funciona como un espejo que refleja lo inverso de lo que está delante de ella. La máquina refleja la ausencia del ser querido, de la personalidad, del lenguaje, del tiempo, del espacio, de la felicidad y de la libertad.

La novela está llena de alusiones científicas, de citas de personajes de la teoría linguística, literaria, histórica y de la teoría de las ciencias naturales.

En la novela abunda el número dos. Todo ocurre en dos horas, dos días, dos meses y dos años. La diferencia temporal es insignificante comparada con la eternidad de la narración. El número dos es un número par porque todo en la novela tiene su paralelismo, su réplica, su opuesto. El número dos es el reflejo pasivo de la unidad : los dos lados del espejo. Es considerado como la fuente de los errores mentales. Las referencias temporales del dos se mezclan con las del tres, número de la inteligencia infinita, la antítesis del dos, la unidad repetida tres veces.

La ciudad en la novela es más que el símbolo de la madre en el aspecto doble de protección y de límite. En este ámbito desaparece la personalidad propia y domina la alucinación, el delirio y el estado esquizofrénico.

¿qué diablos fui a buscar dans cette « galère »? Por ahí había leído que era una obra interesante. Bueno la leí, pero no me gustó. Vaya quilombo !

LA CIUDAD AUSENTE, Anagrama 2003,  ISBN 978-84-339-6841-8

La isla del padre de Fernando Marías

Afficher l'image d'origineFernando Marías es un escritor y guionista de cine español (Bilbao 1958), licenciado en Ciencias de la Información. Es el fundador del colectivo artístico de Mary Shelley, una agrupación que imita la mítica noche del 16 de junio de 1816 en la que, en Suiza, un grupo de amigos se contaron historias de miedo. (Allí se le ocurrió a Mary Shelley la idea de escribir Frankenstein). Traté de leer el libro que le valió el Premio Nadal 2001, El niño de los coroneles, pero tuve que abandonar la lectura por ardua, pesada, un tanto hermética.

La isla del padre se inscribe en la corriente literaria llamada literatura del « yo », en la que un autor hace de su vida su material literario y se desnuda ante los lectores. Es la misma onda que el libro de Marcos Giralt Torrente Tiempo de vida que comenté en este blog en diciembre 2012. Es un ejemplo de la literatura utilizada como un instrumento de redención del pasado. Al parecer Fernando Marías  pudo escribir esta novela gracias al psicoanálisis , otro ejercicio de introspección. Es un libro sobre la fascinación que en los niños provoca la vida imaginada o imaginaria de los mayores.

La isla del padre es el mejor regalo póstumo que un padre pueda recibir de un hijo:  un canto de amor filial para paliar una ausencia. Un ejemplo hasta dónde puede llegar la buena metaliteratura (opinión de José Luis Muñoz). En la portada del libro tenemos una fotografía del padre y del hijo Fernando, aún pequeño que pueden apreciar más abajo.

La isla del padre recibió el Premio Biblioteca Breve 2015 y el título viene del hecho que con un padre navegante, éste dio el nombre de cada uno de sus tres hijos a unas islas frente a la costa mexicana. Así, Fernando tuvo « su » isla, la isla del padre.

El escritor escribe sobre  su padre, un mecánico de buques de la marina mercante, un padre que pasó la vida surcando  mares y marcando una ausencia lo que no permitió ver crecer a sus hijos, Fernando siendo el mayor de los tres. La columna vertebral del libro es el miedo mutuo que se profesan padre e hijo porque no se conocen y sin conocerse, se temen.

El libro es también un homenaje al cine, una vieja pasión de Fernando Marías, quien es un cinéfilo experimentado.

El hijo se sentirá autorizado para escribir su historia y en paralelo la historia de su padre, cuando éste morirá de un cancer al estómago. Escribirá la historia en el seno mismo de la casa familiar que los acogió a todos desde que sus abuelos se instalaron en el piso en 1912. Fernando Marías será el último morador de esta casa antes de que los nuevos propietarios tomen posesión de ella.

Es un libro que baña en un ansia de reencontrar al padre, de entenderlo, de proyectarse en cierto modo con él, de rencontrarse consigo mismo y con los recuerdos. Es un libro por el que navegan barcos y atraviesan trenes. Los barcos de la vida navegable del padre y los trenes de Fernando Marías que recorren la línea Bilbao-Madrid.

Para terminar, una citación de José Camilo Cela, de su libro Oficio de tinieblas 5 :ésto no es una novela, sino la purga de un corazón.Afficher l'image d'origine

LA ISLA DEL PADRE, Seix Barral 2015,  ISBN978-84-322-2465-2

Caja negra de Pablo Sánchez

Escritor español (Barcelona 1970), doctorado en Filología Hispánica con una tesis sobre la trayectoria del escritor argentino Ernesto Sábato. Actualmente reside en México.

Caja negra es su primera novela ganadora del XI- avo Premio Lengua de Trapo de Novela ( Lengua de Trapo es el nombre de una casa editorial).

Es un libro bastante feroz e interesante que me atrajo por su lado metaliterario,  sobre el medio de la literatura y de los escritores, un mundo más despiadado que el de la serie Dallas, donde existe el plagio, la corrupción, los falsos testimonios y hasta una agresividad física.

Un exitoso escritor, Raúl Garay  (que podría ser un alter ego del mismo  Pablo Sánchez), autor de la novela Indicios del caos, es acusado de plagio por Elías Betancourt, un desconocido autor de una obra anterior que no tuvo eco cuando fue publicada (nunca un enemigo fue tan formidable en su  aparente mediocridad de obeso burócrata).¡ Hasta el Círculo de Lectores de Terenci Moix interpone una demanda de plagio contra Raúl Garay!(¿qué cuentas arregla Pablo Sánchez con Terenci Moix? ndlR). El problema es que existen extrañas coincidencias entre las dos novelas (hay una frase que ambos escritores escribirán exactamente igual palabra por palabra y que en ambos casos sirve para cerrar un capítulo: »sintió abismos como raíces »). Esta es la frase que servirá para condenar a Garay, quien no tiene otra explicación que la del azar.  Poco a poco el universo de autor reconocido se desplomará para Raúl Garay, quien  hará una verdadera bajada a los infiernos, perdiendo todo lo que había, con duras penas, logrado acumular: fama, dinero, amigos y hasta su pareja.

La caja negra siempre había obsesionado a Raúl Garay como forma extrema de la supervivencia del recuerdo ( el principio de la caja negra de los aviones, memoria grabada). Y la propia novela Indicios del caos, es el testimonio de la caja negra. Garay piensa que la literatura, si es algo, no es más que una memoria de la muerte, una grabación elegíaca, una caja negra que dejamos preparada para el futuro, para que nuestra tragedia sea comprendida, analizada, escuchada. La catástrofe, a diferencia de lo que pensamos, no es la excepción, sino la normalidad.

La novela vehicula seguramente muchos planteamientos del escritor Pablo Sánchez, como por ejemplo su probable animadversión hacia el escritor Azorín a quien trata, por Garay interpuesto, de « pigmeo de la literatura« , a quien « detesta desde la escuela cuando le enseñaron a escribir leyendo sus textos rancios y vegetativos ». Azorín representa todo lo que odia en literatura: el casticismo como mediocridad intelectual, el estilo como identidad patriotera, la apatía en las entrañas, la literatura de mesa de dominó, la frigidez narrativa. ¡España, en definitiva ! ¡La consciencia imperial, la escolástica de la españolidad cultural, los beneméritos modelos patrios! Además, elegir a Azorin revela muchas otras cosas. Yo creo (habla Garay) que hay que someter al grupo de escritores indígenas y contarreformistas a una terapia intensiva de descanonización o por lo menos criogenizarlos una buena temporada para apartarlos de tantos lugares donde son perniciosos: tertulias, medios de comunicación, congresos, escuelas, dormitorios.

¡Vaya diatriba contra el pobre Azorin ! Así va el mundo de la literatura, cada loco con su tema. No hay parcialidad. Todo es subjetividad y pasión.

La novela termina mal para Garay porque a sus 34 años se hace un cuestionamiento terrible: « Y entonces, ¿ por qué escribir? En realidad, la obstinación por escribir sigue siendo para mí un enigma y sólo encuentro respuestas emocionales, incluso patéticas, que aluden a mi desamparo y a mi inmadurez. Añoro ya, a mis 34 años, el desasimiento, la vejez, la vitalidad que se extingue, la rebeldía descartada; quiero llegar ya a ese momento de realismo supremo y pacífico, la desgana. El tiempo me ayudará a conseguir esa ataraxia de pacotilla, que es la única a la que puedo aspirar ».

Se los dije, el mundo de la literatura y de los literatos, es Dallas, un mundo despiadado.

CAJA NEGRA, Ediciones Lengua de Trapo 2005,  ISBN 84-960080-61-7

El desfile del amor de Sergio Pitol

Résultat de recherche d'images pour "sergio pitol"Sergio Pitol Demeneghi (Puebla 1933) es un escritor, ensayista, traductor, profesor y editor mexicano. Estudió Derecho, fue gran viajero, ejerció como diplomático desde 1960 siendo consejero cultural de embajadas mexicanas en Francia, Hungría, Polonia y la Unión Soviética; fue Embajador en Checoslovaquia.

Su obra literaria es vasta y le ha valido premios prestigiosos, entre otros  el Cervantes  2005. Pertenece a la Academia Mexicana de la Lengua desde 1997.

Define su estilo literario como una auto-biografía oblicua en la que se funden la vida y la literatura. Alega que « aquello que da unidad a su existencia es la literatura; todo lo vivido, pensado, añorado, imaginado está contenido en ella. Más que un espejo es una radiografía; es el sueño de lo real« . Su narrativa es visceralmente mexicana; tuvo una abuela de cuentos de hadas: lectora voraz de tiempo completo…La lectura ha sido la experiencia fundamental en su vida, el suyo es un mapa de lecturas que se fue trazando un poco al azar, por destino, por temperamento y mucho por hedonismo. Lector de novelas, por encima de todo; para Pitol la novela es ante todo una trama, un reflejo, imágen y anticipación de una sociedad.

Este libro,  El desfile del amor (1984) es el primer tomo de su trilogía del carnaval; el segundo tomo se editó en 1988 bajo el título Domar a la divina garza y el último de 1991 es La vida conyugal. El desfile del amor le valió el Premio Herralde de novela 1984.

Sus novelas están influidas por Henry James en los recursos estructurales; ellas destacan por su carácter erudito e irónico.

Es verdad que estamos ante una novela total, metaliteraria en diablo, prodigiosamente bien escrita, con un vocabulario exquisito, elegante, refinado sin ser rebuscado. Es muy grato leerlo porque uno tiene la neta impresión de leer y tener en mano una obra literaria en toda la acepción del término,  se le nota erudito y viajado por el ancho mundo. Pero para mi este libro tiene un bemol: la trama es demasiado complicada, enrevesada,  donde yo me perdía entre los  numerosos personajes de la novela (¿cuántas veces me hice la pregunta, « pero dónde estoy en la trama, a dónde vamos, coño? ndlR). La novela está escrita en una prosa densa-densa,  sin diálogo; la lectura  necesita concentración y dedicación.

El título de la novela proviene  de la película de Ernst Lubitsch The love parade de 1929, cuyos efectos cinematográficos de agrupamiento y movimiento de los personajes,  inspiraron al escritor. En la génesis de su novela,  Pitol cita la excelente novela de Eric Ambler, La máscara de Dimitrios ( comentada en febrero 2012 en este blog), un modelo perfecto de estructura policial donde un  forastero llega a un lugar y comienza a visitar una a una a diferentes personas para tratar un tema determinado como en esta novela.

¿Cual es el tema ?  Miguel Del Solar es un historiador mexicano que escribió un libro de corte histórico intitulado « El año 14« ;  Del Solar  vive en el extranjero, pero vuelve  a México para hacer algunas averiguaciones con respecto a su obra. En México,  por el más puro azar, recupera unos  documentos de 1942,  época de la actividad subersiva y clandestina de ciertos alemanes activos pro-régimen nazi en el México de 1942.

Página 121 hay una puesta en abismo magistral porque Pitol habla de su propia obra dentro  del libro y nos sitúa las cosas:…Pienso reducirme a una trilogía. situaré cada libro en un año clave de México, esos años donde por alguna razón se define el sentido o la vocación del país. En 1942 encuentro elementos apasionantes…La declaración de guerra al Eje, el papel de México en la esfera internacional, el cosmopolitismo súbito de la capital, la reconciliación nacional de todos los sectores. Vuelve Calles. Se decreta una amnistía para todos los delahuertistas. Regresan los porfirianos de Paris. Llega, además, un aluvión de exiliados europeos que representan todas las tendencias, desde los trotkistas, los comunistas alemanes, Karol de Rumania y su pequeña corte, financieros judíos de Holanda y Dinamarca, revolucionarios y aventureros de mil partes. En ese flujo no era fácil precisar quien era quien...

Resulta que por otro azar de la vida, Miguel Del Solar vivió en casa de unos tíos a la edad de 10 años, en el edificio Minerva de la colonia Roma, edificio que fue   el sumo de lo chic para la época. Aquel edificio de apartamentos era una verdadera torre de Babel con exiliados y nacionales de todo pelaje, provenientes de la Europa en guerra y que llevaban la gran vida en el México apocado y post revolucionario de aquel momento histórico. Los personajes nacionales del libro son de diverso pelaje, pertenecientes a mundos muy separados , lo que permite hacerse una idea del revoltijo que era el México de 1942: los hay de rancio abolengo y cristeros  y los hay de origen más pedestre, de  clase social media surgida después de la revolución. Hay personajes muy truculentos en el libro, otros sencillamente monstruosos.

Está claramente planteado que son mundos que gravitan en torno a cosas muy diferentes y que ocupan lugares en la sociedad de aquella época muy opuestos, aunque están mezclados porque el ámbito donde circulan es muy estrecho. Todos se cruzan y se espionan.

 Miguel Del Solar estuvo presente en el edificio Minerva cuando Delfina Uribe, una  inquilina del edificio dió una fiesta de gran boato que terminó con el asesinato en una balacera de un joven austríaco relacionado con los ocupantes del edificio.

Y cuarenta años más tarde, Miguel Del Solar quiere escribir un libro de corte policial, tratando de entender y explicar este asesinato. No lo logrará porque las cosas no fueron claras del todo y no lo serán nunca. Pretexto para describirnos el caos imperante en aquel microcosmos mexicano donde la gente se frecuenta, pero no se conoce bien del todo. Terriblemente enrevesado.

Y como  dice el mismo Pitol en  un anexo al libro, « la historia transcurrirá en el nivel de las máscaras. Los rostros jamás llegarán a descubrirse. El enigma mayor estriba en la identidad de los protagonistas« …. »una novela que no sea un mero divertimiento, sino una reconstrucción moral de la época« …« la conclusión es casi tópica: la verdad, la verdadera verdad de la verdad, difícilmente está a nuestro alcance ».

EL DESFILE DEL AMOR, Anagrama 1984,  ISBN  978-84-339-1713-3

Los perros del paraíso de Abel Posse

Abel Parentini Posse, más conocido como Abel Posse es argentino (Córdoba 1934) : novelista, ensayista, diplomático de carrera y académico. Estudió Derecho en Buenos Aires y Ciencias Políticas en París. Es miembro de la Academia Argentina de Letras desde diciembre 2012. Es autor de una extensa obra bibliográfica. Alcanzó notoriedad internacional con su Trilogía del Descubrimiento siendo consagrado como uno de los maestros de la « nueva novela histórica de América Latina« .

La Trilogía, protagonizada por Cristóbal Colón, comporta un primer tomo,  Daimón (1978) finalista del Premio Internacional Rómulo Gallegos 1982; un segundo tomo que es éste, publicado en 1983, y  que obtuvo el Premio Rómulo Gallegos 1987  y el tercer tomo, El largo atardecer del caminante que recibió el Premio Internacional Extremadura-América 1992.

Es un libro que no me atrapó de inmediato, pero al cabo de unas 50 páginas lo empecé a encontrar genial, genialísimo:  de la Historia revisitada por el Circo Barnum, hilarante, escrito como una parodia mezclando intertextualidad y metaficción como raramente me  había tocado leer.  Es un libro que le llevó 5 años de investigación historiográfica, para lograr que la visión resulte estética y que vaya surgiendo desde el lenguaje y no desde las ideas, libro escrito a la manera de una novela postmoderna que ficcionaliza personajes históricos como Cristóbal Colón, los Reyes Católicos, Bartolomé de Las Casas y tantos otros; que recurre al humor, a la distorsión, a la parodia, a la intertextualidad, al anacronismo, a lo grotesco y a un constante diálogo paratextual con el lector. La novela lleva por momentos a extremos el proceso de carnavalización de la historia.

Los personajes de la novela me recuerdan aquellos de la serie Isabel de Televisión Española , cuyos 13 episodios me fascinaron; serie fabulosa, fantástica, dirigida por Jordi Frades y declarada mejor serie española del año 2012. Esta serie escenifica a los Reyes Católicos, a Cristóbal Colón, a Juana la Beltraneja, al rey Enrique  y a  otros personajes históricos de Los perros del Paraíso.

El tema del libro es la trágica historia del Descubrimiento y del saqueo de América con fondo de esperanza en el descubrimiento de un Paraíso Terrenal, en un mundo de justicia y dignidad. Cristóbal Colón e Isabel la Católica  se aliaron formando « una secta de los buscadores del Paraíso que los hombres habitaron antes del Diluvio » . Pero Colón sabía que « sólo uno busca el Paraíso, todos los demás huyen del infierno ».

Heloisa Costa Milton en su trabajo sobre este libro, dice que la novela lanza mano de una especie de marketing para describir el Nuevo Mundo, un marketing que presupone industria y comercio en ritmo frenético de producción y venta. Eso incluye la industria de mano de obra esclava, el tráfico sexual, el comercio de objetos preciosos y hasta la fabricación de una ideología del Poder, que es caracterizada como la base del proyecto imperialista llevado a cabo por los Reyes Católicos. En semejante contexto, el Nuevo Mundo corresponde a una importante adquisición para la cristiandad, facilitada por la hazaña de Colón , que es la América-Paraíso Terrenal.

Estructuralmente el libro está dividido en 4 partes: El Aire, El Fuego, El Agua y La Tierra que designan los elementos míticos de la cosmovisión indígena, aludiendo a una América primordial, no maculada aún por la presencia europea. El Aire sería el aire enrarecido de la Europa medieval antes de la conquista de América y la necesidad de oxígeno que tenía España; el Fuego sería la sed de aventura de Colón con fondo de guerras civiles entre Isabel y Juana la Beltraneja, la creación del terrorismo de Estado con la Inquisición y la reconquista con la expulsión de los moros llevada a cabo por los Reyes Católicos; el Agua es el viaje de Colón por el ancho mar,  al borde de la locura y de la rebelión y la Tierra es la llegada de las huestes españolas al nuevo continente.

El grado de distorsión paródico se puede apreciar página 59 cuando Posse relata la aparición de bellos adolescentes indígenas servidores de bandejas de alucinógenos de variado tipo y efecto: ¿ cómo imaginar que aquellos adolescentes y princesas solemnes, de labios anchos y turgentes como diosas de la iconografía camboyana, terminarían de lavacopas y de camareras en el self-service Nebraska,  » a solo cincuenta metros de la plaza  de las Tres Culturas. Parking reservado »?

O cuando nos cuenta que Colón, como la mayoría de los argentinos, era un italiano que había aprendido español. Su idioma era necesariamente bastardo, desosado, agradablón y aclaratorio como el que abunda en la literatura del Río de la Plata. En su relación con Beatriz de Arana, en Córdoba, se le habría pegado el famoso ché.

Los epítetos para designar a las huestes ibéricas son muy divertidos, se los tilda de « barbados transmarinos », de « malolientes divinidades », de « blanquiñosos ».

Cristóbal Colón al cabo de sus cuatro viajes, resultaba evidente que había sufrido una mutación, probablemente sin retorno, porque estaba en progresivo estado de locura. La conciencia racional, característica de los « hombres del espíritu » de Occidente, lo había abandonado. Sin saberlo se había transformado en el  primer sudamericano integral. Era el primer mestizo y no había surgido de la unión carnal de dos razas distintas. Un mestizaje sin ombligo, como Adán. Se entregaba sin prudencia al ocio de la hamaca. Se alimentaba de lo que llegaba del entorno o caía de los árboles. Sus días eran largos y sin sobresaltos. Los accidentes finales muestran un Colón patético que, al partir hacia España hecho prisionero, lo único que lamenta es dejar su paraíso en manos de « milicos », alusión al golpe de estado por parte de un cierto « coronel Roldán », en medio de las disputas por el poder.

Hacia el final del libro tenemos la clave del título: destruído el paraíso de Colón por obra del militarismo, el espacio será dividido por los perros que no ladran, correlatos simbólicos del alma indígena. Silenciosos y resistentes, dichos perros consumarán el llanto por la América violada,  como consciencia viva e insidiosa del drama del descubrimiento en sus variadas consecuencias.

Libro grandioso que revisita la Historia. Puro delirio sabio. Abel Posse se puede comparar con el cubano Alejo Carpentier  y su Concierto barroco  en un estilo hecho de realismo histórico donde trasciende la magia que vehicula un estilo poético, metafórico y original.

LOS PERROS DEL PARAÍSO, Editorial Argos Vergara 1983,  84-7178-535-8