Archives de tags | literatura venezolana

Cuentos venezolanos. Antología II (varios autores)

Résultat de recherche d'images pour "cuentos venezolanos" Hay un prólogo, una selección y notas de Rafael Ramón Castellanos (nacido en 1931 en Trujillo. Es doctor en Filosofía y Letras y licenciado en Periodismo; historiador, ensayista, crítico de literatura y biógrafo).  El libro comprende 14 autores y sus cuentos : Arturo Uslar Petri, Raúl Valera, Alfredo Armas Alfonso, Horacio Cárdenas Becerra, Gustavo Díaz Solís, Oscar Guaramato, Antonio Márquez Salas, Humberto Rivas Mijares, Oswaldo Trejo, David Alizo, Salvador Garmendía, Adriano González León, Francisco Massiani y Argenis Rodríguez.

Es un libro que me regalaron y que quise leer porque me faltan autores venezolanos. Sólo conocía a Uslar Petri a quien le leí Las lanzas coloradas y La isla de Róbinson (excelente).

De los 14 cuentos sólo destaco el de Arturo Uslar Petri Simeón Calamaris que cuenta la historia de un estudiante de Medicina que debe hacer la autopsia de un desconocido sobre el cual él quisiera saber algo más y parte en pos de alguna información. Es un relato con mucha tensión y realismo. El otro cuento que me gustó fue Mañana si será de Raúl Valera que encontré muy representativo del campo venezolano.

De los cuentos resaltan varias cosas : la omnipresencia de la muerte y bajo varios aspectos, concerniente a seres y animales y la importancia de la naturaleza bella y variada que deja huellas en el relato.

Una lectura de mediano interés.

CUENTOS VENEZOLANOS, Publicaciones Españolas S.A. 1975,  ISBN 84-399-4019-X

Doña Barbara de Rómulo Gallegos

Résultat de recherche d'images pour "romulo gallegos"  Rómulo Gallegos fue un novelista, cuentista, dramaturgo y político venezolano (Caracas 1884-1969), considerado como el novelista venezolano más relevante del siglo XX. Su obra denota gran realismo con tres temáticas : la crítica de costumbres, el ambiente criollo y un descriptivo de pasiones, desequilibrios y anormalidad. Se le concedió el Premio Nacional de Literatura en 1958 y fue varios años nominado para el Premio Nobel de Literatura.

Un Premio Internacional de novela Rómulo Gallegos fue creado en 1964, extendido a todo el ámbito hispano-americano, concedido cada 5 años hasta 1987, luego cada 2 años por el Gobierno de Venezuela. Don Rómulo Gallegos alcanzó entonces a conocer el primer Premio otorgado en 1967 al peruano Mario Vargas Llosa con La casa verde y tuvo que estar de acuerdo con esta distinción. En un comienzo este premio fue para Latinoamérica, pero desde 1990 se hizo extensivo a todo autor hispano-americano; el primer no-latinoamericano a ser recompensado fue Javier Marías en 1995 con Mañana en la batalla piensa en mi. Los tres primeros autores galardonados hacían parte del llamado « boom latino-americano ».

Doña Barbara fue publicado en 1929 y es su obra más exitosa y la más traducida, es un clásico de la literatura hispano-americana.  En un comienzo la novela fue publicada bajo el título de La Coronela, una novela que describe un país duro, corrupto, bañando en la injusticia y en el despotismo de la dictadura de Juan Vicente Gómez (1908-1935). En 1931 Rómulo Gallegos debió exiliarse en Nueva York, volviendo a Venezuela tras el fallecimiento del dictador.

El libro fue llevado al cine en 1943 por el mexicano Fernando de Fuentes con María Félix en el rol de Doña Bárbara; se decía que después de la filmación le quedó el apodo de « la Doña ». Es una película en blanco y negro de 1h33 de duración con excelentes actores, muy fiel al libro y a los paisajes, pero donde por momentos resalta demasiado el acento mexicano lo que descoloca al espectador. La dramaturgia de la novela está estupendamente mostrada. Existe también una versión argentina de 1998 de Betty Kaplan y otra salvadoreña de Daniel Polanco en 2012. Y hay por los menos 4 versiones para la televisión ( 2 venezolanas, 1 colombiana-americana y 1 mexicana). Una ópera se estrenó también en Caracas en 1966. (aquí va el enlace para ver la peli mexicana de 1943   https://youtu.be/cLwAnKv2pP8 )

Es una obra realista y criollista que consta de 3 partes y se desarrolla en los llanos de Apure en Venezuela, en los valles del río Arauca.

UN POCO DE GEOGRAFÍA : la región de los llanos de Apure se ubica en el centro de Venezuela, una región importante en agricultura y ganadería, muy rural y poco poblada pero con solo 11% de la producción nacional. El río Apure de la novela cruza de oeste a este los llanos occidentales. Al sur y al este se encuentra el río Arauca tan mentado también. Y la ciudad más poblada es San Fernando de Apure.

EL TEMA : el autor relata el conflicto violento entre barbarie y atraso (simbolizados por Doña Bárbara) y civilización y progreso (simbolizados por Santos Luzardo). El punto original consiste en que el personaje principal es una mujer, una cacique y Rómulo Gallegos se habría inspirado en un personaje real que le dieron a conocer en 1927 durante un viaje a San Fernando de Apure : Pancha Vásquez.

Doña Bárbara Guaimarán es una mujer madura, bella y marimacho, mestiza de blanco e india que se ha enriquecido robando a destajo y esquivando las leyes porque compra, seduce o manda asesinar si necesario a todos sus contrincantes. Tiene fama de « devoradora de hombres » y de bruja; fue abusada en su juventud por lo que ha jurado vengarse de los hombres a los que no respeta. Es la imagen del caciquismo (=intervención abusiva de una persona en un asunto, sirviéndose de su poder e influencia).

Poco a poco ha ido robando tierras y hato a la hacienda colindante de los Luzardo, Altamira, una hacienda que es la sombra de lo que fue cuando Santos Luzardo vuelve a los llanos después de sus estudios de Derecho en Caracas. Santos es un hombre recio y buen mozo que se crió en los llanos y sabe de las usanzas y hasta de la violencia que se necesita en ciertos casos para resolver ciertas situaciones. Altamira está en ruinas, le han robado el 50% de la hacienda y los peones, transformados en cuatreros,  se han pasado a El Miedo, la hacienda de Doña Bárbara.

Doña Bárbara tuvo una hija con Lorenzo Barquero Luzardo, pariente de Santos que llamaron Marisela, pero de la cual nunca se preocupó, abandonándola a la crianza de unas indias. Lorenzo se ha transformado en una piltrafa humana, embrutecido por el alcohol y que vive en condiciones infra humanas con Marisela, una verdadera fierecilla adolescente, sucia y analfabeta.

Santos Luzardo es pariente de Lorenzo, y apiadado por sus pésimas condiciones de vida, se los lleva a Altamira, movido por la compasión. Quiere salvar a Lorenzo de la dependencia del alcohol y quiere dar un amago de dignidad y educación a Marisela. La chica se revelará inteligente y ávida de aprender.

Poco a poco Santos Luzardo emprende acciones legales o por la fuerza armada para recuperar sus posesiones y hacer de Altamira algo de lo que fue.

Doña Bárbara nunca había encontrado una resistencia masculina como la de Santos, quien desde un comienzo intuyó la maldad intrínseca de la Doña. Todos sus tejes y manejes y enredos no han dado ningún resultado, al contrario. Poco a poco sus peones lo han ido poniendo al tanto de muchas acciones de la cacique.

La lucha entre Doña Bárbara y Santos será sin tregua y de una violencia inaudita. Pero el final es muy redentor, violento y bonito, a la imagen de toda la novela.

La región de los llanos está muy bien descripta por el autor, la geografía difícil, el clima, la fauna peligrosa entre caimanes, víboras y fieras, su gente recia y violenta, pero sobre todo, el personaje arquetípico de manta religiosa de Doña Bárbara, detrás de la cual existe una historia de abandono y de abuso en su tierna edad. Doña Bárbara representa la anti-tesis del machismo primario venezolano con una bigamia socialmente aceptada, las violencias conyugales, el desprecio hacia la mujer…

El escritor venezolano Felipe Massiani (1906-1995) señaló que son tres los factores que concurren a la formulación novelesca de la obra : el hallazgo psicológico con Doña Bárbara; un sentido nuevo del paisaje que lo convierte en protagonista de la narración y una riqueza documental folklórica que le da contenido social, veracidad, vibración humana y popular (cf El hombre y la naturaleza venezolana en Rómulo Gallegos, 1943).

Es una obra potente, violenta, escrita en un español coloquial por momentos muy grandilocuente, de un gran naturalismo y nada de poético. Los hechos son de un gran realismo y bañan en una violencia primitiva inaudita.

DOÑA BARBARA, Biblioteca Ayacucho 1976 (sin ISBN para esta edición)

La isla de Róbinson de Arturo Uslar Pietri

Afficher l'image d'origineArturo Uslar-Pietri fue un gran intelectual venezolano (Caracas 1906-2001) : abogado, periodista, escritor, poeta, político; recibió dos veces el Premio Nacional de Literatura, la segunda vez justamente por La isla de Róbinson (1981). Es el creador de la novela histórica moderna en Hispanoamérica y también se le atribuye  la paternidad del término real maravilloso, tan idiosincrásico y americano.

La novela La isla de Róbinson es un monumento que conlleva un proceso de búsqueda de más de 50 años; es una novela histórica moderna, pero también una novela de viaje ( la Independencia se convierte para Simón Rodríguez en un viaje interminable que acaba con su muerte) y una novela de aprendizaje, en la medida que asistimos al proceso de formación educativa de Simón Rodríguez et de Bolívar.  Es una obra muy bien escrita, con un lenguaje de una extraordinaria riqueza,  en un estilo bastante ameno,  con una temporalidad en el relato que no es lineal lo que puede dar una impresión de fuerte onirismo por momentos .

El libro nos retraza la vida de Simón Rodríguez, un niño expósito que llegó a ser el maestro bienamado de Simón Bolívar, un hombre fuera de lo común :  ideólogo, soñador, activista, intelectual, forjador de mentes, precursor y al mismo tiempo un ser paradójico, solitario, estrafalario, irreverente y un poco loco, pero un loco genial. Uslar Pietri se interesa al drama humano de Simón Rodríguez, su condición de niño expósito, su soledad permanente, su travesía tormentosa, su carácter agrio, su imagen de « viejo extravagante ».Página 298 el maestro se define « Tiene Usted razón, soy contradictorio. Yo he querido hacer de la tierra un paraíso para todos, la convierto en un infierno para mi. Pero ¿qué quiere Usted? La libertad me es más querida que el bienestar ».

El personaje gustaba llamarse Simón Róbinson con respecto al náufrago Robinson Crusoe. Para Douglas Bohórquez (letrado venezolano) el término isla remite al concepto renacentista de la utopía (la utopía de Tomás Moro) y también al Robinson Crusoe de Daniel Defoe. La isla de Róbinson es varios libros en uno solo : diálogo filosófico, educativo, biografía de Simón Rodríguez y de Simón  Bolívar, historia de la Independencia americana y la revelación de una lectura apasionada del Emilio de JJ Rousseau que ilumina y desmitifica : p.13 : Emilio lo llevó a Róbinson. Por más de veinte años dejó de llamarse Rodríguez y se llamó Róbinson. Fue entonces cuando descubrió la isla. Cuando se metió en ella para no salir más nunca. La isla de soledad donde sólo llegaban los naufragios. Había que volver a aprender, como aprendió Róbinson, a vivir solo y a valerse de sus propios medios. Hacerlo todo para no depender de nadie. Con restos de naufragio. Lo poco que podía salvarse de su vieja vida, de las engañosas formas, de los saberes inútiles, para llegar al hombre puro que estaba enterrado dentro de él.

El destino de Simón Rodríguez fue extraordinario porque a pesar de sus oscuros orígenes el hombre vivió más de 20 años en Europa, en la Europa de la Revolución francesa y del Consulado, viajando  incansablemente (España, Francia, Alemania, Suiza, Austria, Italia, Rusia, Inglaterra), sin arraigarse en ninguna parte, aprendiendo idiomas, frecuentando personas de gran valor intelectual. Su gran tema fue la enseñanza de los niños, a los que se debía educar casi desde la cuna y pensaba que si la Revolución francesa había fracasado era porque no le habian dado a la enseñanza el lugar que le correspondía porque no supieron organizar una nueva sociedad para la República. La vieja sociedad retornó disfrazada. :… »cambiar el gobierno pero no cambiar las costumbres. Ese es el error de las revoluciones. Cambian las leyes pero no tocan la escuela. Tiempo perdido ». « Enseñen y tendrán quien sepa, eduquen y tendrán quien haga. Enseñar a trabajar, a vivir en sociedad, a producir ». « El hombre no es ignorante porque es pobre, sino al contrario ».

El maestro formó al niño Bolívar y compartió con él años de errancia formadora a través de Europa cuando el joven Simón de escasos 20 años llegó al viejo continente para olvidar sus penas tras el deceso en Caracas de su joven esposa a menos de un año de casados. Simón Bolívar llevó en Paris una vida de dandi que buscaba con frenesía en los salones parisinos un olvido, una nueva partida. Y el hombre volvió a Caracas con un ímpetu de reformas tal, que empezaron a hablar mal del « zambo » que quería darles patria después de tres siglos de usurpación y de violencia; después que el Libertador luchara por la Independencia de Sudamérica, empezaron a abandonarlo y criticarlo masivamente. El final de Bolívar fue triste y bochornoso, tuvo que huir y esconderse, estaba enfermo y paradoja, murió antes que su querido maestro.

Simón Rodríguez vivió más de 80 años, tuvo una vida errante y desgraciada, siempre apremiado por la falta de medios para desarrollar sus ideas que eran múltiples. Su vida íntima fue caótica; se casó en Caracas pero dejó abandonada a su mujer; enseguida vivió amancebado con diferentes mujeres en sus lugares de errancia. Las mujeres fueron para él meros instrumentos de su cotidianedad, nunca compañeras, nunca sus iguales,  probablemente que sus orígenes oscuros influyeron en esto. Lo interesante con el trabajo de Uslar Pietri es que en vez de idealizar el personaje real tras la apariencia del personaje ficticio, en la novela desidealiza al hombre limpiándolo de los falsos afeites con que lo ha cubierto la ideología oficial (cf Alexis Márquez Rodríguez)

Al momento de morir Róbinson Rodríguez dejó un bello poema a un amigo : « Adiós amigo ! / Deseo a Usted como para mí / salud para que no sienta que vive / distracción para que no piense en lo que es / y muerte repentina / para que no tenga el dolor / de despedirse de lo que ama / y de si mismo para siempre ».

El realismo de esta gran novela histórica de Arturo Uslar Pietri se apoya con la inserción de documentos de intertextualidad como cartas, noticias y reseñas periodísticas, fragmentos de libros que aparecen incorporados al texto novelesco, algunos figuran íntegros, otros son solo partes.

LA ISLA DE RÓBINSON, Biblioteca de Bolsillo 1983,  ISBN 84-322-3020-0