Archives de tags | Barcelona

Crímenes que no olvidaré de Alicia Giménez Bartlett

Résultat de recherche d'images pour "alicia gimenez bartlett"Alicia Giménez Bartlett (Albacete 1951) estudió Filología Española y se doctoró en Literatura Española en Barcelona; es una escritora   conocida por sus novelas policíacas protagonizadas por la petulante inspectora Petra Delicado: una mujer profesional moderna  que  totaliza protagonismo en 10 libros con su inseparable colega el subinspector Fermín Garzón.

Alicia Giménez Bartlett obtuvo el Premio Nadal 2011 con el libro  Donde nadie te encuentre y el Planeta 2015 con Hombres desnudos. Son los dos premios editoriales más cotizados de España.

 La primera novela de la serie fue publicada en 1996:  Ritos de muerte, serie que   valió a la escritora  el Premio Raymond Chandler 2008. Petra Delicado (interesante la elección de la autora para darle nombre y apellido antinómicos a la inspectora  :Petra y Delicado, lo que refleja estupendamente el lado paradójico del personaje de Petra): una mujer moderna, super calificada, que trabajó un tiempo como abogada, pero se desinteresó de la profesión prefiriendo ingresar a la Academia de Policía. En lo personal, acarrea dos divorcios, tres matrimonios sin hijos, pero lidia con los hijos de sus maridos. Es una mujer independiente, autosuficiente que gusta de la soledad en su casa de Poblenou y puede marcharse sola de vacaciones. Tiene carácter fuerte, a veces contradictorio; detesta las cosas convencionales y las politiquerías. Pero en general la encuentran encantadora, especialmente sus amantes. Su contrapunto es el bonachón subinspector Fermín Garzón, quien detesta la soledad, tiene  sentido común y mucha calma, él da la imagen de un policía tradicional.

Para Alicia Giménez Bartlett la novela negra es un arma para decir cosas; a la autora le interesa la verosimilitud en sus relatos. Yo le celebro muy particularmente sus reflexiones en torno a la pareja, al matrimonio, que me parecen acertadísimas. (Por ejemplo ésta frase página 220 :El hombre pertenece al grupo, mientras que la mujer se pertenece sólo a si misma y a aquellos a los que permite entrar en su estrecho círculo interior).

He leído toda su bibliografía y debo decir que me encanta esta heroína moderna que he visto evolucionar, envejecer, sufrir y amar con el paso de los episodios. Petra Delicado es una profesional casi al borde del burn-out sindrome porque su dura vida de policía es trepidante, peligrosa,  por momentos insoportable, lo que la pone de humor de perros y es capaz de soltar una traca de tacos. Es una mujer moderna,  llena de contradicciones, con polos temperamentales opuestos y fuertes, o sea,  dura y tierna, femenina y brutal, justa e insoportable, adicta al trabajo. Para soportar tanto estrés, la cantidad de alcohol que ingiere esta mujer es abismante, pero nunca bebe sola, siempre en compañía del subinspector o de algún colega. Es una mujer físicamente muy atractiva, pero aquí Alicia Giménez Bartlett tiene que explicar cómo hace la inspectora para guardar su belleza y atractivo después de pasar  parte de su tiempo libando alcoholes.

La autora dijo un día : « quería un personaje que fuera mujer y que tuviera protagonismo. Porque la mujer en la novela negra o es la víctima que aparece muerta en la primera página, o es la ayudante de alguien.

En 1999 se rodó una serie para la televisión de 13 capítulos con el título de Petra Delicado y con Ana Belén en el rol de la inspectora. Que al parecer no tuvo el éxito rotundo de los libros.

Crímenes que no olvidaré ha sido galardonado con el Premio Pepe Carvalho 2015 de Novela Negra. Se trata de una recopilación de 9 relatos bien diferentes e inéditos, escritos entre 1997 y 2014, protagonizados por Petra Delicado y el subinspector Garzón, dos personajes completamente disímiles, pero tan complementarios. Este dueto de policiales funciona con la psicología y con el diálogo /observación de una fauna humana en situaciones límites de miseria moral y/o económica, en una sociedad en crisis grave.

La inspectora Delicado es una feminista-femenina que odia el paternalismo y la chulería masculina. Su contrapunto es el subinspector Garzón que tiene un lema infalible : »Los muertos hablan. El deber del policía es escucharlos ». El parcito funciona echándose pullas e indirectas y reconciliándose a menudo con « una cervecita » u otro alcohol disponible.

Los lugares y los temas centrales de los nueve relatos son de lo más variopintos :un gimnasio, un burdel, un hospital, la calle, un instituto, una pensón de mala muerte, una parroquia, un colegio de curas…Los temas son universales y típicos en el ámbito de la investigación policial : pederastía, celos, despecho, las mafias, la prostitución, el acoso sexual, venganzas. Y con el cochino dinero como primum movens, muchas veces.

Lo que salva este ignominioso catálogo es la ironía constante de los personajes y el estilo de la escritora quien utiliza el humor como un arma destinada a hacernos pasar  el trago amargo de estos hechos delictuales. Lectura entretenida, pero prefiero las novelas largas que permiten profundizar mejor a los personajes.

CRIMENES, Destino 2014,  ISBN978-84-233-4883-1

El viaje vertical de Enrique Vila-Matas

Escritor español (Barcelona 1948) con vasta bibliografía entre novelas y ensayos; estudió derecho y periodismo. Su obra ha sido traducida a más de 25 idiomas. El escritor es o fue gran amigo de latinoamericanos como Bolaño, Sergio Pitol, Ricardo Piglia, Villoro, etc.

Su narrativa es innovadora porque ha fundado un nuevo género en el que el relato se pierde en el ensayo. Su obra entremezcla realidad y ficción y nos brinda lo mejor de cada género; está considerado también como un adalid de la metaliteratura y su universo comporta humor, ironía, erudición e inteligencia. Me encantan las incesantes pasarelas del autor hacia otros libros, hacia otros autores, hacia la pintura, hacia la música: tenemos un hombre del Renacimiento porque en aquella época se podía abarcar casi todo el conocimiento. Lo consideran como uno de los autores españoles más audaces y originales. Es verdad que los conflictos e historias de su universo literario nacen de situaciones y personajes sorprendidos en su rareza y extravagancia (cf Angel Basanta de El Cultural)

Comenté en octubre 2014 su libro Kassel no invita a la lógica, excelente aunque de acceso algo complejo.

El viaje vertical de 1999, décimo libro del autor, fue ganador del Premio Rómulo Gallegos 2001 que se concede cada dos años, premio que nunca me ha defraudado hasta ahora (aún me quedan algunos por leer) razón por la cual lo tengo en alta estima. Pienso que este libro se  merece el premio porque es fantástico. Se filmó un largometraje español  con el mismo título para la televisión en 2008 con Ona Planas como directora, la película fue nominada para varios premios y trataré verla.El viaje vertical

 Este libro se lee fácilmente porque la escritura es amena y el relato bastante divertido por momentos, aunque es un libro terriblemente trascendente por los problemas metafísicos que plantea. Es una novela de aprendizaje, aunque sea un aprendizaje tardío, después de los 70 años. Es una novela llena de humor negro, enigmática con un viaje vertical que lleva a una búsqueda metafísica que sólo puede iniciarse con una crisis.

Federico Mayol con 70 años muy bien llevados ha logrado una excelente posición social gracias a su trabajo;  a poco de festejar sus bodas de oro, se ve anunciar por su esposa Julia que debe irse de la casa porque ella necesita encontrarse a si misma, saber quien es, después de haber vivido 50 años con su marido,  llevando la casa y ocupándose de la educación de los dos hijos varones. Es una esposa que ha leído mucho, al contrario de él que no ha leído nada. Noten lo que Julia  le dice a Federico  al principio de la novela : » Sé muy bien lo que me digo. Tú siempre pensaste que en amor no amar mucho era un medio seguro para ser amado. Y te equivocaste, mi pobre Federico. Aunque tarde, me he dado cuenta. Quiero que te vayas de mi vida, lo he meditado mucho, quiero que me dejes sola, lo necesito ». « Te diré más, Federico. Hablar contigo siempre ha sido una experiencia agotadora. Desde un primer momento, desde casi el día en que te conocí, tuve la sensación de que intentaba hacerme comprender por un viejo senil. Ahora que de verdad eres esa clase de viejo, la sensación se ha vuelto ya insoportable ». El planteamiento de la novela es original : aquí los padres se enfrentan a los hijos. Y qué piensa Federico?… »Hasta aquí podíamos llegar, pensó Federico. Me he quedado sin mujer, resulta que es una perfecta birria toda mi vida dedicada a sacar adelante a una familia como Dios manda, y ahora tratan de quitarme a Dios, que es el que manda. Ya solo queda que quieran borrarme del todo como ser humano. Si me lo quitan todo, y me parece que ya me lo han quitado, me pregunto qué me queda ».

¿Se puede empezar una vida nueva a los 70 años? Los amigos de Federico le dicen que emprenda un viaje, sobre todo hacia un lugar que no conozca. Federico buscará a sus dos hijos para abordar el problema y se llevará otra gran sorpresa. Su hijo Ramón de 50 años, su sucesor en la empresa de seguros que ha fundado, le confiesa que está también en crisis, que se aburre con su mujer y con la empresa, que no le interesa seguir el mismo camino. El otro hijo es un pintor, totalmente incomprendido por su padre, pero el pintor ve al padre como un hombre inculto y se lo dice lo que provoca una profunda herida en el padre que  siente culpabilidad por  no haber tenido la oportunidad de cultivarse más.

Es difícil empezar una vida nueva, sobre todo si se parte solo y se es inculto. En estas condiciones Federico Mayol emprende un viaje vertical hacia el sur, pero también hacia el interior de si mismo: desde Barcelona, va hacia Oporto, Lisboa y Madeira. El viaje vertical se debe diferenciar del viaje horizontal que emprende cada cual para ir de un lugar a otro; o del viaje circular como el de Ulises. Pero aquí el viaje es vertical y termina en la nada. El pobre Mayol llega a Madeira en pos de nada ni de nadie y se arrima a otras vidas para sentir que existe. Pero la búsqueda existencial de un sitio en el mundo es inútil porque todos estamos fuera de lugar aunque sólo Federico que es un viejo de 70 años, pueda saberlo.

La novela plantea el caso de una generación perdida para la cultura que es la generación de Federico que no tuvo tiempo para cultivarse, que tuvo que luchar para salir adelante después de la guerra civil. Y la novela plantea varias soledades : la soledad en el seno mismo de una familia y la soledad en la búsqueda de lo desconocido. Al final de la novela Federico plantea lo siguiente : …me sentí de pronto contagiado por el encanto natural y la caída libre y descenso vertical hacia el sur de aquel señor de Barcelona que decía ser nacionalista y al que el abandono de su mujer había convertido en alguien que, de forma posiblemente inconsciente, había ido emprendiendo un lento descenso hacia el mundo de los desplazados y de los excéntricos y a la sabiduría de la lejanía.

Enrique Vila-Matas concibe el viaje como una exploración de la interioridad que asume la extrañeza de nuevos sitios y paisajes como un reflejo de una fuga hacia la muerte o la locura. Este libro tiene una elocuencia en la elipsis, en la omisión de una explicación que dañaría su sentido final.  Y como dice muy justamente Juan Antonio Masoliver en Letras Libres (1999), el escritor Vila-Matas da hondura a la parodia y llega al absurdo evitando lo grotesco.

EL VIAJE VERTICAL, Anagrama 1999,  ISBN 84-339-1090-6

Cosas que ya no existen de Cristina Fernández Cubas

 

Cristina Fernández Cubas es licenciada en Derecho, periodista y escritora española (Barcelona 1945), especializada en relatos de género fantástico y breve; su temática involucra mucho la infancia.

En este blog le he comentado tres libros:  El columpio (1995) en marzo 2014, El ángulo del horror (1990) en julio 2014 y La puerta entreabierta (2013) en agosto 2014, éste último  publicado bajo el seudónimo de Fernanda Kubbs.

Cosas que ya no existen es un compendio de 15 relatos cortos que constituyen algo especial dentro de la bibliografía de la escritora puesto que son trabajados con pinceladas de su memoria, con hechos reales, con recuerdos y anécdotas que aparentemente ella ha ido  recopilando de por el ancho mundo. El conjunto es notable por la calidad de su prosa, llana y sencilla, pero de una precisión de orfebre. Me gustaron especialmente los relatos relativos a su niñez, a su tata que contaba lindas historias inconclusas, a sus vivencias en el extranjero.

COSAS QUE…Tusquets Editores 2001,  ISBN 978-84-8383-290-5

Peores maneras de morir de Francisco González Ledesma

Francisco González Ledesma (Barcelona 1927) es un escritor y periodista barcelonés que se dedicó primero a la abogacía y luego al periodismo en el periódico La Vanguardia hasta dedicarse por entero al género policial,  es considerado como un Maestro de la novela negra española de corte social. Él creó al inspector Ricardo Méndez  y son  11 libros los publicados;   Peores maneras de morir es el onceavo , es el canto del cisne del inspector Méndez, su última aparición. González Ledesma ha tardado 3 años en escribirlo y estuvo a punto de no hacerlo porque fue fulminado por un ictus vascular, del cual por suerte se  recuperó. Al igual que otros héroes librescos como Kurt Wallander, Hyeronimus Bosch u otros, el viejo y achacoso inspector Méndez ha logrado encariñar a sus miles de lectores con su humanidad llena de sabiduría popular y callejera, su propia  justicia , su estómago reventado de beber vino peleón y sus pulmones calcinados por el tabaco negro y la polución urbana.

Hace mucho tiempo le leí la novela que le valió el Premio Planeta 1984, Crónica sentimental en rojo que me gustó porque era una historia entretenida, aunque complicada de asesinato de una chica a la que le cercenan un pecho y donde los asesinos están entre la gente más cercana. Era ésta la tercera publicación del ciclo del inspector Méndez y transcurre en la Barcelona vieja allá por los años 80.

Me ha gustado bastante Peores maneras de morir porque a pesar de la crudeza del  relato, el lenguaje es paradójicamente muy poético y lleno de verdaderas reflexiones ,  sobre la vida actual en Barcelona, antigua urbe opulenta , pero que hoy en día se inscribe en la terrible crisis económica que aqueja a la península ibérica que no es otra cosa que una crisis-estafa  con la subsecuente pobreza y desempleo.

Se trata de una historia  de trata de blancas, especialmente de jóvenes eslavas traídas a España con engaños y reducidas a la esclavitud sexual más horrorosa. El tráfico de mujeres se haría bajo diversas entidades jurídicas que son hechas y deshechas en pocas horas en caso de peligro. Los poderes públicos son en parte  corruptos y cobrarían coima por mantener los ojos cerrados. Nunca ha habido estadísticas fiables relativas a la trata de blancas porque es un negocio que se esconde en las transferencias bancarias, como nunca ha habido estadísticas fiables relativas a la prostitución porque es un negocio que se esconde en las camas. Son datos que pertenecen al mundo privado, al de las habitaciones cerradas y los recuerdos secretos y por eso no hay nada que sea medianamente exacto ni atraviese con su silencio las puertas de la verdad (pg 14).

Lo extraño del inspector Méndez es que él no cree en la justicia ni en la ley. Sólo cree en una especie de justicia de la calle porque él trabaja de la única forma que sabe hacerlo, patéandose las calles. Es muy empático con las víctimas aunque sean víctimas culpables. Él le pagó el entierro al único hombre que mató en el ejercicio de su trabajo; y también él le cuida  los perros a un fulano que cumple condena por delito. Estamos ante un caso totalmente atípico de policía, por lo que es rechazado por sus otros  colegas y superiores . Es un buen hombre, un sentimental sin futuro.

El estilo de González Ledesma:…Miró las dos casas en el silencio sideral de la noche. Antes, a aquella hora, siempre había bares abiertos que vendían una copa y mujeres de piernas largas que vendían a la vez una ilusión y una mentira, pero ahora no había más que sombras. seguramente la izquierda había dado grandes libertades, pero había quitado todas las pequeñas libertades, incluso la de fumar. Sin mujeres y sin tabaco se vive más años, según el Boletín Oficial. Claro que ésto lo pensaba Méndez porque no respetaba nada, y menos la virtud (pg 42).

Página 195 :...Todo hombre tiene fijación por un determinado tipo de mujer. Esa fijación la siente en el fondo de su intimidad y seguramente marca su vida, pero lo más probable es que no sepa explicarla. tampoco hace falta. En realidad las cosas que marcan la vida, como lo más profundo del sexo, no pueden explicarse nunca.

Otra reflexión de Méndez:…No existe ninguna regla sobre la atracción sexual que puede ofrecer una mujer, y probablemente esa regla no existirá nunca. Y es que la atracción sexual de una mujer no reside muchas veces en ella, sino en los recuerdos, los hábitos, las frustraciones y hasta los vicios que duermen en los cerebros de los hombres (pg 197). Todas las mujeres nacen iguales y mueren iguales, había leído una vez, de modo que no valen tanto la pena, pero en el camino de esas mujeres está el cerebro de los hombres (pg 199).

Sobre la gran urbe que es Barcelona:…-La ciudad, Méndez, está llena de cosas que han existido, y en las calles siempre hay alguien que las recuerda. por éso caminamos sobre el pasado y por eso el tiempo nos está esperando en las esquinas.

 

PEORES MANERAS DE MORIR, Planeta 2013,  ISBN 978-84-08-03491-9

Estaba en el aire de Sergio Vila-Sanjuán

Nadal 2013-2

Sergio Vila-Sanjuán (Barcelona 1957) es un escritor y periodista  español licenciado en Historia y posesor de un Master en USA en Liberal Arts, muy activo en el mundo de la cultura catalán desde 1977; autor de la novela Una heredera de Barcelona y de otros ensayos.  El  libro Estaba en el aire le ha valido el Premio Nadal 2013, el decano de los premios literarios de España , convocado por la Editorial Destino.

Es un libro basado, en parte,  en algunos recuerdos de su padre, el que fuera también escritor, José Vila-Sanjuán; el hilo conductor del libro es un programa radiofónico que realmente existió allá por los años 60, ¡ Rinomicina le busca ! en el que se buscaba a personas desaparecidas, un precedente del televisivo Quién sabe dónde de Paco Lobatón, en TVE de los años 90.

Es una novela coral, término que sirve para definir un grupo de personajes de una novela que gravitan entorno de un eje central,  un nexo común ( aquí el programa radiofónico); en la novela son personajes que reflejan los diferentes estamentos sociales de Barcelona.

Novela que transcurre en la Barcelona de los años 60-61, una Barcelona que comienza a salir del franquismo y que conoce un principio de auge económico con la liberalidad que se perfila en la manera de vivir, sobre todo en las clases sociales más favorecidas; con el desarrollo de los medios de comunicación, radiofonía en un principio y luego televisión. Una sociedad en plena mutación que irá evolucionando hacia lo que se conoció años después como « el destape español ».

Novela medianamente interesante que no logró cautivarme, que no me  aportó gran cosa, dejándome atónita con la obtención de un Premio Nadal .

ESTABA EN EL AIRE,  Ediciones Destino 2013,  ISBN 978-84-233-4624-0

La marca del meridiano de Lorenzo Silva

Lorenzo Silva, último premio Planeta, lanza su propia editorial. | Domènec UmbertLorenzo Silva Amador es un madrileño nacido en 1966, de formación leguleya, pero con ejercicio exclusivo de la escritura desde el año 2000, con el exitazo que se  conoce : le llueven los premios . Tiene una  bibliografía importante, que abarca muchos otros libros fuera de esta saga con los guardias civiles Bevilacqua y Chamorro, que ya totalizan SIETE tomos con éste, La marca del meridiano, que le valió el Premio Planeta, el premio mejor dotado económicamente de España:  600 000 euros.

Este tomo es el séptimo de la saga y la verdad es que está buenísimo y que se merece el Premio. Hice bien en leer justo antes La reina sin espejo porque introduce  personajes que tomarán una relevancia en este libro. Se trata del antiguo colega de Bevilacqua, el subteniente Rafael Robles y del policía judicial de los Mossos,  Riudavets, que tendrán protagonismo en este tomo siete.

¿ Por qué el libro está buenísimo ? Porque está bien escrito, porque la trama está llevada de manera perfecta, porque es un libro reflexivo, porque tendremos, por fin, alguna revelación personal sobre nuestro reservado inspector Bevilacqua y porque está escrito con ese humor tan acertado y constante de Lorenzo Silva. Una lectura estupenda que recomiendo.

 Bevilacqua tendrá que investigar el salvaje asesinato de su antiguo jefe , el subteniente Rafael Robles, hoy en día jubilado y residente en Cataluña. Robles enseñó todo a Bevilacqua durante los diez años que éste permaneció en Cataluña y fue un jefe que lo marcó: un hombre de fuerte personalidad , un hombre recio de los que pisan fuerte y no dudan nunca. Guardia civil « crónico », de la vieja escuela, y que no se sentiría identificado con una Guardia Civil que no fuera militar porque se sentiría como la pasma (la Policía),   de ésos que están siempre atentos a cualquier indicio sospechoso, viejo mujeriego empedernido con una táctica  » a la antigua ». Guardia dinástico porque bisnieto y nieto de guardias civiles.

Para este trabajo Bevilacqua  viaja a Cataluña acompañado por otros dos  guardias: Virginia Chamorro, hoy en día toda una  sargento y el joven guardia Arnau. En este tomo sabremos por fin lo que sucedió a Bevilacqua en Cataluña cuando trabajaba con Robles unos diez años atrás y sabremos también su historia sentimental con Anna a la cual aún añora, a pesar de los 10 años transcurridos. Esta historia de amor se truncó con la partida de Bevilacqua a Madrid, porque en aquella época estaba casado con la madre de su único hijo. En la primera página  de la novela Silva escribe un párrafo magnífico sobre  psicología amorosa:...es la oscura ciencia acumulada por millones de mujeres desde el principio de los tiempos, frente a la culpa no menos sombría alimentada por millones de hombres desde más allá de lo que se guarda memoria. Porque un hombre siempre oculta algo, siempre lleva a cuestas algo que preferiría no haber hecho o dicho o sido, y una mujer siempre tiene un sexto sentido que le permite olérselo, y el descaro o la temeridad o lo que quiera que haga falta para exigirle que lo confiese. Porque los actos de los hombres son a veces como la espuma, que sube y baja con la misma facilidad, y sin demasiado motivo, mientras que los actos de las mujeres, que no por éso son menos perniciosos cuando toca, tienen que ver con algo que llevan agarrado al vientre y de lo que no abdican jamás, así las fusilen o las quemen en la hoguera. Eso les permite pedir cuentas con la fiereza con que nos las piden, y éso, que no entendemos y en el fondo le repugna a nuestra razón práctica, nos impide a los hombres aceptar el deber de rendírselas. Y página 84 escribe: a aquellas alturas de mi vida creía haber aprendido algo del amor. Al menos lo suficiente como para saber que era extraño, lo más extraño de todo, una fuerza virulenta en la que se mezclan de forma casi inextricable la razón más pura y lógica, porque nada hay más congruente con nuestra naturaleza que buscar la comunión profunda con otro ser humano, y la irracionalidad más absoluta, porque nada como el amor sabe vincularnos a quien nos resulta ajeno, o inalcanzable, o a quien perdimos irremisible o incluso necesariamente.

También Rubén Bevilacqua evocará su pasado remoto, el matrimonio fugaz de sus padres (madre española y padre uruguayo) que lo hizo nacer junto al río de La Plata y cuya madre lo llevó de vuelta a España al cabo de sólo 7 años. Bevilacqua repugna a contar cada vez su historia a cada humano que se presenta y sufre que los humanos nacidos en la península ibérica trastoquen a cada ocasión, la pronunciación de su apellido de consonancia italiana.

La investigación es llevada no solamente por la Guardia Civil, sino también por los Mossos y por la SAI( Servicio de Asuntos Internos) que investiga la moralidad del Cuerpo. Las pullas entre los cuerpos no faltan, pero la coordinación para la resolución de este caso será admirable. Bevilacqua, que también ha ascendido a brigadier ya tiene 48 años y lleva 20 investigando homicidios, es un viejo zorro de la profesión. El caso es arduo porque el subteniente Robles se pasó de la raya en el ejercicio de su nuevo cargo: ejerció en la protección de bienes privados porque su pobre jubilación apenas alcanza para salir adelante. Bevilacqua recuerda dolorosamente que diez años atrás él mismo casi se pasa de la raya. La consecuente reflexión es que estos guardias que trabajaron toda una vida arriesgando el pellejo y pastoreando malévolos,  jubilan con un sueldo tan indigente que cualquier posibilidad de incrementarlo, con algún trabajo anexo, es muy apreciada. A partir de un trabajo anexo se puede franquear el límite, la raya: cuando Bevilacqua y sus dos compañeros regresan a Madrid tras la resolución del caso, podemos leer en la última página del libro:…anochecía cuando pasamos de regreso hacia Madrid, bajo el arco del meridiano de Greenwich. Ahí estaba,  la raya que separaba el este del oeste, Barcelona de Madrid, mi ayer de mi presente y mi futuro. Sólo los que habíamos cruzado la línea alguna vez, los que conservábamos sobre la piel y el alma la marca del meridiano, sabíamos hasta qué punto podía llegar a pesar aquella cicatriz.

Esta investigación se lleva a cabo en un país vapuleado duramente por la crisis  con 50% de paro laboral juvenil, con 5 millones de desempleados y otros tantos con un empleo precario, un salario miserable o a las dos cosas a la vez.

Esta vez Bevilacqua no nos deslumbrará con sus alusiones culturales como en La niebla y la doncella, sino que nos mostrará su conocimiento del rock: tiene puesto en su teléfono una melodía de Freddie Mercury hasta que se harta de escucharla y la cambia por una melodía de Johnny Cash, citándonos después a Leonard Cohen…vaya hombre multifacético!

LA MARCA DEL MERIDIANO,  Planeta 2012,  ISBN 978-84-08-03123-9

La reina sin espejo de Lorenzo Silva

Lorenzo Silva Amador nació en Madrid en 1966. Es muy conocido por la serie policial que protagonizan los entrañables guardias civiles Bevilacqua y Chamorro. Este tomo fue publicado en 2005 y es el quinto de la serie que ya lleva siete. Me han aconsejado leer este tomo para poder entender mejor La marca del meridiano que  valió a L. Silva  el  Premio Planeta 2012.

Es  un placer redondo seguir las aventuras de este par de guardias civiles que se aprecian mutuamente en el trabajo, se complementan y son inseparables aunque totalmente reservados en el plano personal.

Esta vez los mandarán a Zaragoza para investigar el asesinato a cuchilladas de una conocida animadora de televisión, la Señora Neus Barutell , casada con un no menos conocido escritor catalán. La situación no es simple porque irán descubriendo que la animadora llevaba doble vida así como su marido. El caso irá complicándose, de tal manera que será necesaria la intervención de los Mossos d’Esquadra ( policía autonómica de Cataluña), además de la intervención de la Policía Nacional y de la Guardia Civil. Todas estas entidades son altamente competitivas y rivales ; en general no se facilitan las cosas entre ellos, muy al contrario: abundan las pullas, aunque para esta investigación, Rubén Bevilacqua tiene contactos férreos con la Benemérita  de Barcelona porque trabajó en Cataluña unos 10 años atrás.

El caso judicial es delicado porque surgen ramificaciones sórdidas con el medio de la prostitución de menores en provenencia de Rumania. No es el caso desvelar la trama porque es el motor que motiva la lectura de un policial. Puedo decir que esta entrega me interesó aunque hay más explicaciones sobre los medios investigados y los investigadores que misterio y acción.

Nuestros dos guardias civiles analizan el caso: Bevilacqua con tesón y dedicación y Chamorro con su inteligencia y su sicología femenina. En este quinto tomo resalta la soledad de ambos guardias: Bevilacqua tiene 40 años y al parecer  arrastra una gran melancolía. A Virginia Chamorro también se la ve triste, desilusionada. Ambos evitan hablar sobre asuntos personales porque son reservados y púdicos; es tangible que ambos están muy solos y vuelcan en el trabajo toda su energía rindiéndose  totalmente disponibles. Rubén Bevilacqua parece que tuvo una historia sentimental con una mujer en los años de residencia en Cataluña, pero como es muy reservado,  se niega a la confidencia.

En este tomo Lorenzo Silva  introduce  la cultura general: primero, con el título de la novela que proviene del libro de Lewis Carroll, A través del espejo y lo que Alicia encontró allí.  Metafóricamente Alicia es la presentadora de televisión Neus Barutell, la mujer asesinada, que por haber transgredido y atravesado el espejo vió ciertas cosas,  lo que pagará con su vida. La otra sorpresa es el conocimiento y la apreciación de Rubén Bevilacqua por la música barroca, la música de Corelli ; poco a poco se perfila la rica personalidad de este guardia civil tan atípico, aspecto que lo hace cada vez más entrañable e interesante.

En resumen, un buen libro, complejo y ahondado.

LA REINA SIN ESPEJO, Destino 2007,  ISBN 978-84-233-42259