Archives de tags | Alejandro Zambra

La vida privada de los árboles de Alejandro Zambra

Résultat de recherche d'images pour "alejandro zambra"Alejandro Zambra Infantas es un poeta y narrador chileno (Santiago 1975) que ha sido destacado como uno de los 39 mejores escritores latinoamericanos menores de 39 años (Bogotá) y también como uno de los 22 mejores escritores de lengua española de menos de 35 años, por la Revista británica Granta (Cambridge). Zambra es Licenciado en Literatura Hispánica con un Magister en España en filología. Hace parte  de la que llaman « generación Bogotá 39″.

Comenté en febrero 2015 en este blog su primer libro Bonsái de 2006.

La vida privada de los árboles es su segunda novela publicada en 2007, escrita en un solo mes; es una novela urbana corta que transcurre en una sola noche; un relato hecho de una larga espera que trae recuerdos con efectos de cajas chinas y con un final abierto. Es una obra que se puede tildar de « hermanastra » de Bonsái porque se trata también de una historia de pareja probablemente autorreferencial aunque escrita en tercera persona.

El título proviene de un poema de André Anwandter(poeta chileno) « como la vida privada de los árboles / o de los náufragos »…

El escritor Zambra ha encontrado un estilo muy personal, original por lo intenso y por una prosa prístina, rayana en lo poético, hecha de cotidianedad, pero al mismo tiempo burlona, crítica e íntima.  Plantea una nueva estética en el campo de la novela corta autoficcional. Sabe escribir sobre las vicisitudes de la clase media chilena, agobiada por un trabajo absorbente y a menudo múltiple (el protagonista, Julián trabaja en 4 universidades de lunes a sábado enseñando la literatura y el fin de semana se dedica a escribir), el relato evoca cierto tedio de la clase media chilena y ciertas lacras ancradas en la sociedad como por ejemplo la importancia del color de la piel (mientras más blanca, mejor) o el hecho de no reivindicar muertos en las familias durante el período de la dictadura militar (1973-1990).

El protagonista es Julián, 30 años, profesor de literatura y escritor de fin de semana, casado con Verónica que a su vez estuvo casada 3 meses con Fernando del cual tuvo una hija, Daniela, hoy en día de 8 años para la cual Julián es el padrastro. El relato abarca una noche en que Verónica no vuelve de su clase de dibujo y Julián hace dormir a la niña contándole como de costumbre,  cuentos bajo el título de La vida privada de los árboles. Una vez que la niña se duerme, Julián cavila sobre sus relaciones sentimentales: otrora con Karla (que literalmente lo echó de su casa) y hoy día con Verónica. También cavila con la posibilidad de imaginar a Daniela adulta leyendo su libro Bonsái (una fenomenal puesta en abismo).

Página 16 el narrador nos plantea la posibilidad que la novela se termine si Verónica regresa:…cuando ella regrese la noche se acaba. Pero mientras no regrese, el libro continúa. El libro sigue hasta que ella vuelva o hasta que Julián esté seguro de que ya no va a volver

Y llega la mañana y Verónica no regresó. Julián parte con la niña al colegio y el lector se pasa la película con el final de la historia. ¿Es el inicio de una nueva etapa sentimental en la vida de Julián? A cada lector sus  conjeturas.

Un escritor aparte Alejandro Zambra,  porque diferente y con un estilo  estilizado que va a lo esencial eliminando lo superfluo y bañando en la metaliteratura. Le gustan las frases lapidarias. En Bonsái nos había amenazado con...al final Emilia muere y Julio(¿el alter ego de Julián?) no muere. El resto es literatura. Y en este libro tenemos...cuando ella regrese la novela se acaba…Y sanseacabó porque no regresó.

LA VIDA PRIVADA, Anagrama 2007,  ISBN 978-84-339-7154-8

Bonsái de Alejandro Zambra

Alejandro ZambraAlejandro Zambra Infantas es un poeta y narrador chileno (Santiago 1975) que ha sido destacado como uno de los 39 mejores escritores latinoamericanos menores de 39 años (en Bogotá) y también como uno de los 22 mejores escritores de lengua española de menos de 35 años, por la Revista británica Granta (Cambridge). Zambra es Licenciado en Literatura Hispánica con un Magister en España en filología . Hace parte  de la que llaman « generación Bogotá 39 ».

Bonsái es su primera novela de 1996, con mucho de autobiográfico ; fue adaptada al cine por Cristián Jiménez y estrenada en Cannes en 2011. Vi la película de 1 hora 36 de duración gracias a la videoteca de Youtube y no me gustó porque la encontré « hueca ». Si no hubiese leído el libro, hubiese comprendido aún menos la película: el protagonista Julio me pareció « volado » y evanescente casi todo el tiempo y Emilia me pareció inexistente y fea, sin entender porqué Julio piensa años después que ella fue « la mujer de su vida ». Casi siempre las películas son adaptaciones libres de los libros, que por lo general son superiores a las imágenes, probablemente porque la imaginación del lector se echa a volar y obtiene mejores imágenes que las impuestas por el director. Dice Alejandro Zambra que Bonsái es la historia larga de un libro corto, donde filtran humor y melancolía. El manuscrito original de Bonsái, de solo 40 páginas de word, fue rechazado por 4 editoriales chilenas, pero con tesón, Zambra las envió a Herralde en España que las aceptó y las transformó en 96 páginas.

Al parecer las novelas de Zambra son diminutas como si estuviera podando bonsáis, se le considera como un « maestro de la liviandad » y el escritor argentino Pedro Mairal dijo a propósito de estas historias hipersintéticas que ellas se expanden luego en la cabeza del lector. Es verdad.

Es el primer libro que le leo  y a pesar de ser una obra nombrilista, le celebro su capacidad de litotes: decir lo menos para significar lo más. Es una obra interesante por la construcción, bastante compleja pero que parece llana.  Dan ganas de leerle otras obras dejando pasar algún tiempo para gozarlas mas.

Bonsái parte del postulado que un amor se cuida como un bonsái  porque si no, se seca. Emilia y Julio, los protagonistas,  viven amores juveniles bañados por la literatura, leen grandes obras antes y después del amor, gozan leyendo y compartiendo, pero se separan como ocurre a menudo a estas edades. Julio sabrá de la muerte de Emilia en España y querrá escribir un libro y cuidar al mismo tiempo un bonsái, símbolo de este amor que fue y ya no es,  símbolo de la miniaturización de su historia. Hay un procedimiento literario de las cajas chinas en esta historia, donde una novela que Julio debiera transcribir para trabajarle a un conocido escritor, se transforma en la novela que está realmente escribiendo él.

El primer párrafo de la novela es muy sugestivo con la siguiente frase « al final ella muere y él se queda solo, aunque en realidad se había quedado solo varios años antes de la muerte de ella, de Emilia. Julio y Emilia. Al final Emilia muere y Julio no muere. El resto es literatura« .  El final de la frase es magistral porque el narrador toma distancia con el texto, se desentiende. Y a medida que iremos leyendo esta novela, iremos llenando los detalles, existe una  simetría entre varias historias dentro del relato . El procedimiento es interesante.

Bonsái es una novela breve y alada, transcendente y original.

BONSÁI, Anagrama 2006,  ISBN 84-339-7129-8