Sonata del olvido de Roberto Ampuero

Résultat de recherche d'images pour "roberto ampuero sonata del olvido"

Roberto Ampuero Espinoza es un exitoso escritor chileno (Valparaiso 1953), creador del entrañable detective cubano radicado en Chile, Cayetano Brulé (Brulé es el segundo apellido de su padre). El escritor posee un PhD de la Universidad de Iowa, EEUU, con una tesis literaria con el  tema : « La historia como conjetura. La narrativa de Jorge Edwards ». Fue nombrado Embajador de Chile en Mexico por Sebastian Piñera entre 2011 y 2013, y luego asumió el cargo de Ministro de la Cultura en Chile. El escritor ya totaliza unos 35 años viviendo fuera de Chile, pero conserva intacto cierto atavismo hacia su país; sus novelas están escritas en un lenguaje muy chileno y coloquial.

He reseñado cuatro de sus libros en este blog : El último tango de Salvador Allende en noviembre 2012, Pasiones griegas en octubre 2013, Bahía de los misterios en junio 2014 y Detrás del muro en marzo 2015.

Sonata del olvido (2016) me ha defraudado. Resultó para mi una novela intrascendente en su primera parte y una verdadera « cabeza de pescado » en la segunda. Hablar o escribir « cabezas de pescado » es un chilenismo, sinónimo de cosas sin importancia, tontas, ridículas. Es una novela que el escritor comenzó en 2010, pero que dejó de lado por tener otras prioridades.

La primera parte sucede en EEUU en la pequeña ciudad de Wartburg City en Tennessee. Con un narrador chileno, hijo de padres exiliados « revolucionarios de tomo y lomo » (sic pagina 35) en 1983 (…irse a los EEUU siendo revolucionarios de tomo y lomo…vaya, vaya ). El narrador es Clemente Fo, tiene 50 años, es músico callejero, toca el saxofón y está casado con Samanta Damon, bailarina hija de cubana y de norteamericano. Es más bien un antihéroe.

Un día vuelve a casa después de una de sus tantas giras y encuentra a Samanta encamada con un tipo más joven que se presenta como León Dupuis, francés. Su mujer lo pone de patitas en la calle y Clemente se ve en aprietos. De pronto León desaparecerá y surge en la narración un extraño detective sueco, Duncan, que es un personaje de otra obra de Ampuero ambientada en Suecia, o sea, que los personajes ficcionales de Roberto Ampuero empiezan a invadir el relato y el saxofonista tiene la impresión desagradable de que le están manipulando su vida.

La segunda parte acaece en Chile porque Clemente Fo parte en pos de Roberto Ampuero que dio vida al personaje de Duncan…Aquí la cosa se pone francamente peliaguda y tirada por las mechas. Roberto Ampuero es un ochentón, bastante gaga, custodiado por su mujer, una verdadera cancerbera, el escritor ya no tiene muy claro lo que escribió y tampoco lo que está escribiendo…Clemente se pondrá en contacto con Mefistófeles llamado en la novela Don Máximo De Angelis quien desea serle muy grato contra la eliminación del carcamal gaga de Ampuero…

Oh la la, qué revoltijo de inepcias.

La trama está « aliñada » con referencias literarias, filosóficas, de canciones norteamericanas, películas, restoranes y comidas hasta con nombres de mostos. Como si los lectores,  la pudiesen utilizar como un guía turístico para Valparaíso, tal como lo hicieron en su tiempo los gringos visitando Paris con el libro Da Vinci Code bajo el brazo…

También Don Roberto Ampuero arregla cuentas con sus conciudadanos chilenos en general y porteños en particular. Y con los escritores. Porque él, Ampuero,  según el librero dueño de la Librería Éxtasis (que en realidad se llama Crisis), escribe lo que quiere y eso representa un mérito en ese país, donde muchos escriben para la academia, los críticos, los colegas, la pareja o la mamá…

En Chile nada es lo que parece ser. Allí cuando le dicen a la gente « ya nos vemos » es « espero no verte más »; el « no se preocupe » es « preocúpate mucho » y el « dalo por hecho » es « no confíes en mi promesa ».  En Chile lo único que no perdonan es el éxito ajeno porque despedazan a la gente exitosa. En ese país la inmensa mayoría floja, pedigüeña e hipócrita que vegeta en la estrecha faja de tierra…(página 197). Los cobardes siempre se mezclan entre los zalameros, porque este es un país hipócrita (página 319).

Francamente una lectura decepcionante que no aporta nada, ni siquiera entretención, lo que ya sería algo.

SONATA DEL OLVIDO, Sudamericana 2016,  ISBN 978-956-262-489-3

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google

Vous commentez à l’aide de votre compte Google. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s