Humo hacia el sur de Marta Brunet

Afficher l'image d'origine  Marta Brunet fue una escritora, diplomática y periodista chilena (Chillán 1897-Montevideo 1967); fue la segunda mujer escritora en obtener el Premio Nacional de Literatura en 1961, después de Gabriela Mistral en 1951 (y el Nobel en 1945 !). Sintió su vocación de escritora muy temprano, en el seno de una familia burguesa,   y escribió para un auditorio de perros y de gatos, exactamente como la niñita (Solita) de esta novela. La escritora fue una pionera de la literatura femenina chilena y una excelente exponente del criollismo por el lenguaje campesino, la atmósfera de olores, sonidos y colores. Es interesante destacar que en 1931 Marta Brunet ingresó a una Compañía Teatral de Aficionados integrada entre otros, por María Luisa Bombal, otra autora chilena sobresaliente. El estilo de la escritora Brunet es costumbrista y al mismo tiempo realista, con temáticas campesinas, pero un manejo del lenguaje sobresaliente, extremadamente rico y con un énfasis notable en la psicología de sus personajes. El acento de la escritora siempre está en lo humano, un conocimiento de las almas con una capacidad para medir lo más recóndito del alma humana. La obra de Brunet  abarca cuentos y 7 novelas.

El criollismo y el neocriollismo surgieron en Chile entre 1935 y 1945 cuando se quiso representar al  mundo popular en su dimensión humana y social con un marcado acento regionalista. El panorama político chileno de esa época era turbulento por lo que el movimiento estuvo comprometido con las ideas de izquierda.

Humo hacia el sur (1946) recibió, el año de su publicación, el Premio al mejor libro del mes otorgado por el Pen Club de Chile y el Club del Libro de Buenos Aires. El libro presenta con maestría a través de diferentes personajes la vida de provincia, rutinaria y opaca y también una reflexión acertada sobre la violencia doméstica. Esta novela rompió con el estilo narrativo de Brunet volviendo al sur de Chile. Hoy en día, la novela constituye un clásico de la novela social chilena.

EL TEMA : Estamos en el sur de Chile en el seno de una familia rica e influyente con tres personajes : Don Ernesto Pérez, casado con María Soledad, y la hija de ambos, la traviesa Solita (derivado de Soledad, la manía chilena de perpetuar los nombres de pila). El matrimonio lleva una vida bien monótona en apariencia con las obligaciones sociales correspondientes a su rango dentro del círculo de gentes que ellos  frecuentan. La pequeña Solita tiene una institutriz francesa (en realidad es suiza franco-parlante) que la educa en casa porque los padres no quieren que acuda a la escuela pública.  María Soledad Pérez organiza su vida entre amigas, lecturas y tejidos; es un modelo de elegancia y refinamiento en el pueblo, todas la copian.   Solita se entretiene con sus animalitos (el fox terrier Togo, el gato don Genaro  y el caballo Mampato, que son los tres seres que ella quiere más en el mundo y no las tres personas que son, en el orden la mamá, la Mademoiselle y el papá); es una niña bastante precoz que lee a escondidas libros que saca a hurtadillas de la biblioteca del padre (un alter ego?); adora a su institutriz y vive en un mundo lleno de aventuras al mismo tiempo que se da cuenta de muchas cosas « raras » en el mundo de los grandes. El padre, lleva  una doble vida lejos del pueblo.

Este pueblo sureño( ficticio) fue fundado en las tierras de otra familia aún más rica, la familia de Don Juan Manuel de la Riestra con su horrenda esposa, Doña Batilde, una mujer avara que compensa ciertas carencias afectivas con la manía de enriquecerse cada vez más. Todo el pueblo le pertenece y Doña Batilde se opone tajantemente a que se construya un puente que traería un enorme apogeo al pueblo y por ende el inicio de una cierta decadencia económica y de su  potestad en estas tierras. Don Juan Manuel cumplió otrora altos cargos políticos (ministro, diputado, varias veces senador) por lo que conoce y manipula a todos, pero él se deja manipular por la temible Doña Batilde, una verdadera Crisanta (en Chile, mujer gruñona y mandona que tiraniza a su marido).

Ahora que tenemos individualizados a los personajes principales de la novela, cabe decir que existen muchos otros personajes perfectamente definidos y pintorescos, descriptos con una psicología maravillosa. Alrededor de estos entrañables personajes ocurren acontecimientos hasta el clímax final de la novela que es pavoroso.

La palabra humo vuelve varias veces en la novela como un leitmotiv, siempre evocadora del ambiente sureño : …ser es tener y todo lo demás humo, humo que se lleva el viento…el ser el tener, también pueden convertirse en humo…lo demás era tiempo de humo, tiempo de neblina, tiempo de porfiada lluvia…era el agobiador tiempo del humo. María Soledad lo abominaba. En cambio, no temía a esa ensoñada hermana del humo que es la niebla, le placía ver al pueblo, convertido en recuerdo, desmaterializado en su fino gris. Le era grato perderse ella misma en su incertidumbre…el viento había cambiado. Llevaba el humo hacia el sur, y una de sus guedejas parecía prolongar el puente eternidad adentro.

La descripción del sur chileno con sus lluvias interminables es muy acertada : …tanto como el humo odiaba a la lluvia, al caer del agua lineal en su interminable rayadura que insistía en tachar el paisaje, el sordo gorgoteo de las canaletas ahítas, los chicotazos del viento, su lenguaje fantasmal colándose por el oído de las ventanas, ululando por las chimeneas, el goterón cayéndose para evaporarse instantáneo sobre los carbones. Cuando no había roces, transigía con el viento, el del sur, arriero de nubes, manadas dispersas e inofensivas; el de la cordillera, que soplaba desde el fondo de los siglos con insistencia indígena, puelche afilado sobre los glaciares; el que venía desde la otra cordillera, a saltos de pastor de cabras, por las cimas, los collados, los calveros, los tajos y la enmarañada arboleda, obstinado en su búsqueda del olor salobre del mar, del rítmico asalto de las olas pegando en los roquedales o desvaneciéndose en la insuficiente desnudez de las playas…

Una autora que acabo de descubrir y que encuentro deslumbrante por la calidad de su prosa, por su rico vocabulario y por la profundidad del análisis psicológico de sus personajes. Una novela que se inscribe a la altura (todas proporciones guardadas) de una inmensa novela como La Regenta de Leopoldo Alas con el descriptivo en esta ultima de la agobiante ciudad de Oviedo y en la novela de Brunet en un pueblo en el sur de Chile que no tiene nombre. La religión en la novela de Brunet está presente pero no tiene el impacto que tiene en la obra maestra del español.

HUMO HACIA EL SUR, Colección Clásicos de la novela social chilena 1998 (1946),  ISBN 956-282-069-6

Publicités

Une réflexion sur “Humo hacia el sur de Marta Brunet

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s