Tríptico de la infamia de Pablo Montoya

Afficher l'image d'originePablo Montoya es un escritor colombiano (Barrancabermeja 1963)  graduado de Filosofía y Letras y con estudios de música. Es un autor que ha sido varias veces premiado. Su obra abarca géneros diferentes como la novela, el cuento, el poema en prosa, el ensayo y la crítica literaria. Su estilo es conocido por la utilización de una frase corta, concisa, con una tensión constante y una visión fragmentada de los personajes. El viaje es una temática recurrente en su obra.

Tríptico de la infamia (2014) le ha valido nada menos que el Premio Internacional Rómulo Gallegos 2015 (concedido cada dos años); es el quinto colombiano que descuelga este prestigioso premio.

Tríptico de la infamia es una ucronía o novela histórica alternativa que narra parte de la vida de tres artistas europeos (dos pintores y un grabador) y hugonotes que en medio de un proceso de formación, se ven envueltos en masacres de una violencia inaudita :  las guerras de religión en Francia y Florida o el genocidio indígena en América durante la Conquista.

Pareciera que hay una tendencia al revisionismo histórico de la Conquista española. Quizás ya no se dirá lo que se inculcó a generaciones de escolares latinoamericanos, sobre la llegada de la « civilización » a las tierras del Nuevo Mundo, omitiendo el baño de sangre y el exterminio de los pueblos autóctonos que ello significó : 80 millones de indígenas a la llegada de los españoles, reducidos a 10 millones algunos años después porque los españoles no solo iban en óptica de dominio y saqueo, sino también dominados por una premura increíble. Las enfermedades epidémicas importadas de Europa fueron también un factor en el exterminio. Es obvio que las cifras del exterminio no pueden citarse con precisión, pero algunos historiadores han calculado que en algunas geografías la población indígena desapareció en un 95%…La revisión histórica comprueba cierta impunidad de la mezquindad religiosa.

Tríptico de la infamia me recuerda otro Premio Rómulo Gallegos reciente (2009), el del brillante y deslumbrante libro El país de la canela del también colombiano William Ospina; es el libro más consultado en este blog con casi 9 000 lecturas, lo que me halaga mucho, esperando sinceramente rendirle un modesto homenaje. William Ospina escribió una trilogía sobre la Conquista con Ursúa (2005), el conquistador español que fundó la ciudad colombiana de Pamplona; El país de la canela (2008),  el segundo tomo, que narra el descubrimiento del río Amazonas por Francisco de Orellana y la increíble historia de Gonzalo Pizarro, el segundo de los hermanos Pizarro; La serpiente sin ojos (2012) que narra el viaje de Pedro de Ursúa en pos del país de las amazonas. No he leído la trilogía entera, sino un solo tomo que me deslumbró por la utilización musical y muy barroca de la rica lengua castellana.

Para volver al tema de este billete, Tríptico de la infamia, es una novela histórica con tres partes; cada parte involucra a un personaje diferente, pero que tienen en común de haber sido más o menos contemporáneos, haber sido todos protestantes y ser buenos artistas de su tiempo (dos pintores y un grabador).

El primero de ellos es Jacques Le Moyne de Morgues que participó en el fallido intento de asentamiento hugonote en Florida en la expedición con Laudonnière en 1562 y que sobrevivió al arrasamiento por parte de tropas españolas, refugiándose con Laudonnière en Londres. A Le Moyne se deben magníficas ilustraciones de la vida y de la flora  del Nuevo Continente. La escena donde Le Moyne y el indio Kututuka comparten sus saberes respectivos de dibujantes, pintándose mutuamente sus cuerpos, es el pasaje más conmovedor y subersivo del libro.

El segundo personaje es François Dubois que vivía en Paris en 1572 cuando en la noche del 23 de agosto ocurrió el triste episodio conocido como La matanza de San Bartolomeo donde miles de hugonotes ( 10 000 ?) fueron asesinados salvajemente; a Dubois se le atribuye un cuadro de 1572 escalofriante y minucioso en el detalle macabro, a la manera de un Pieter Brueghel El Viejo.

El tercer personaje es Théodore de Bry, un grabador originario de Lieja que ilustró las atrocidades denunciadas por Bartolomé de Las Casas en su Brevísima relación de la destrucción de las Indias.

Hay un cuarto personaje en el libro, es el narrador de la tercera parte, el propio Pablo Montoya que se pone (con el método de las cajas chinas) en el relato cuando hace sus averiguaciones en Fráncfort en torno a Théodore de Bry,  presentándose como un novelista latinoamericano que viaja a Europa gracias a una beca para terminar su novela sobre tres pintores que denunciaron el catolicismo a través de sus obras, este personaje cierra la brecha entre la distancia histórica y la indolencia pasada. Es un detalle muy original y bien logrado.

El estilo y el género literarios de cada capítulo es diferente. Así, el capítulo dedicado a Le Moyne tiene un típico tratamiento de Crónica de Indias con un narrador omnisciente. En este capítulo encontré un máximo de palabras que necesitaron recurso al diccionario. El capítulo sobre Dubois es una larga melopea humanista desde Ginebra, años después de su huída a ésa desde Paris después de la matanza de San Bartolomeo. Y la parte dedicada a de Bry es una narración polifónica donde el propio autor se inserta.

Esta novela se interroga acerca de la relevancia y competencia del arte, como un mecanismo estético para denunciar los horrores generados por la religión.

Aunque reconozco que el tema de este libro es interesante, que el punto de vista del escritor Montoya es apasionante, que la novela está muy bien escrita con un rico vocabulario, que la parte histórica está ampliamente documentada, que el lector se cuestiona sobre el tema, yo me aburrí por momentos y no tengo muy claro el porqué. No le encontré el lado poético ni embrujador del libro de William Ospina, y lo digo con pesadumbre porque no me gusta comparar libros que han costado tanto esfuerzo y dedicación. Obviamente esta opinión es meramente personal.

Aquí va el cuadro de François Dubois de 1572 ilustrando la matanza de hugonotes. Se necesita detallarlo con lupa para apreciar la minucia en el detalle macabro:

Afficher l'image d'origine

TRÍPTICO DE LA INFAMIA, Literatura Random House 2015,  ISBN 978-84-397-3098-9

Une réflexion sur “Tríptico de la infamia de Pablo Montoya

  1. Pingback: Pablo Montoya obtiene el Premio José Donoso > Poemas del Alma

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s