Memorias póstumas de Blas Cubas de Joaquim Machado de Assis

Afficher l'image d'origine
Joaquim María Machado de Assis fue un escritor brasileño : poeta, dramaturgo, novelista y gran cuentista (Rio de Janeiro 1839-1908), fundador de la Academia brasileña de Letras.

Sus primeros escritos eran de inspiración romántica, luego comenzó un período realista con trazas de fantasía y de fantástico y también de naturalismo. El humor es omnipresente como una forma de ironía discreta o de un cómico absurdo como en « El alienista« . El escritor es un observador crítico, incluso cínico de la naturaleza humana, presentando la vida social como un juego feroz donde los ambiciosos aplastan a los débiles. Fue un escritor muy moderno y un auténtico innovador. Machado posee la facultad de jugar con el lector haciéndole guiños e involucrándolo en la ficción. Con sus novelas de la madurez (Dom Casmurro, Quincas Borba) Machado de Assis creó un narrador que trastornó el canon del realismo y del naturalismo; fue un autor verdaderamente osado y adelantado para su tiempo.

Supe de este escritor, más citado que leído, poco conocido y poco divulgado, por el escritor chileno Jorge Edwards que lo cita a menudo; ahora lo entiendo porque he descubierto después de ésta y otras dos lecturas, que el estilo de Jorge Edwards tiene algo del estilo de Machado de Assis : ese humor burlón y finamente irónico que lo hace distanciarse de la narración;  un rasgo literario que me gusta mucho. (Edwards dedicó un libro a este autor: Machado de Assis (2002), que habrá que leer de todas maneras). Machado de Assis es un escritor a la altura de un Flaubert o de un Henry James; sus temas son el adulterio, el hombre superfluo, el dinero, la política en la sociedad, temas universales.

Comenté en este blog El alienista en marzo 2015 y La mandolina y otros cuentos con música en enero 2016. El cuento El alienista lo encontré sencillamente deslumbrante.

Memorias póstumas de Blas Cubas que llamaremos MPBC para aligerar el texto, sería la primera novela realista de la literatura brasileña que se publicó en forma de folletín en 1880 en la Revista Brasileira. En 1881 se publicó como novela, causando la confusión de los críticos porque era muy osada en el plano formal.

Hubo tres versiones cinematográficas de esta novela : en 1967 por Fernando Cony Campos, la segunda en 1985 por Julio Bressane y en 2001, la versión más fiel a la obra dirigida por André Klotzel.

Puede que Machado de Assis se haya inspirado de Lawrence Sterne y su Memorias sobre la vida y familia del difunto y Reverendo Mr Lawrence Sterne (1713-1768) para escribir este libro. Las MPBC son una inversion del procedimiento de Lawrence Sterne y un guiño a las Memorias de ultratumba de Chateaubriand.

El uruguayo Luis Bravo señala que MPBC es una novela antimimética (= que pretende romper la ilusión de lo real, la verosimilitud realista) e iconoclasta donde Machado de Assis deja de lado los modelos decimonónicos y ejerce sin restricción la libertad de creación con una actitud paródica, originada en la sátira menipea (= tipo de sátira en prosa con estructura similar a la novela y que ataca actitudes mentales en vez de individuos específicos) de la literatura latina (Machado de Assis era atento lector de Menipo, de Terencio Varron y de Luciano de Samosata, con esa actitud anticlásica que será tomada en el Renacimiento por Erasmo de Rotterdam y su Elogio de la locura y luego en Francia por Rabelais, de Montaigne, Voltaire et Diderot. El autor tiene un singular estilo narrativo que marca un hiato con las formas de representación del « realismo » y del « naturalismo » reinantes. Aquí Machado de Assis opone la « sarna del pesimismo », una modalidad libre e irreverente de narrar. Desde el prólogo Blas Cubas nos dice que la novela esta condenada de antemano a no recibir « la estima de los severos ni el amor de los frívolos, las dos columnas máximas de la opinión« . En esta novela son juegos desopilantes de la narración que amalgama lo narrativo con lo filosófico, alternando lo ficcional con lo ensayístico.

La secuela de MPBC es la novela Quincas Borba de 1891 que leeré cuando pueda .

MPBC : ¿Qué nos cuenta la novela ? Son las memorias de Blas Cubas desde su nacimiento hasta su muerte con todas las vicisitudes de su vida. Desde la dedicatoria del libro se destaca el humor irónico y sarcástico de Blas Cubas que dedica las memorias « al gusano que primero royó las frías carnes de mi cadáver dedico con sentido recuerdo estas memorias póstumas ». Es una novela narrada a la primera persona donde Blas Cubas, típico de la literatura decimonónica, se convierte en objeto de la obra y al mismo tiempo es el mediador entre nosotros y su universo diegético: es un narrador omnisciente, « no es un autor difunto, sino un difunto autor para quien la losa sepulcral ha sido otra cuna ». Es de Notar que Blas Cubas no se ha muerto de neumonía sino que se ha  muerto por idea fija ya que buscaba un emplasto antihipocondríaco que aliviase nuestra humanidad melancólica…Después de revelar los motivos de su muerte y la búsqueda del emplasto, Blas Cubas compara sus memorias con las de Moisés y nos expone su genealogía. En cada momento del relato, el lector se siente cómplice porque Blas Cubas platica como si hablara de « muerta voz« . En realidad pareciera que lo que verdaderamente llevó a la muerte Blas Cubas fue su deseo inmenso de pasar a la posteridad.

Hay gran modernidad e innovación en el modo narrativo, por ejemplo los sucesos se narran desde la muerte de Blas Cubas hacia atrás en el tiempo, en una analepsis o flash back que se acelera bruscamente en el capítulo llamado Transición donde la acción regresa desde la cama del moribundo a la cuna del recién nacido. El libro consta de 200 paginas con 160 capítulos (algunos solo de media página !) y hay tantos hallazgos:  las alteraciones cronológicas (se empieza por el final), las digresiones variopintas, los diálogos incesantes con el lector, los guiños que implican complicidad con el lector, la metaliteratura, los capítulos en blanco incitando al lector a escribirlo por su cuenta, la simple enumeración y otros tantos recursos de una modernidad increíble.

Hay una permanente parodia intertextual entre textos bíblicos, o de Moliere, de Shakespeare, Dante, Goethe, Pascal, Buffon, etc, lo que denota la inmensa cultura del escritor.

Hay cierta similitud entre el narrador y el autor (cabe destacar que el narrador es nacido en 1805 y el autor en 1839), así por ejemplo su preparación académica con referencias a filósofos, escritores o científicos de la época o anteriores.

Blas Cubas es un hombre moderno, ambicioso y soñador que no logra todas sus metas. Sus objetivos se ven truncados por el amor que el porta a Virgilia, casada e inaccesible (el nombre de Virgilia alude a Virgilio, el autor de la Eneida y personaje de la Divina Comedia).

Machado de Assis critica  la sociedad brasileña decimonónica postindependentista : los cargos políticos y las conexiones necesarias para acceder a dichos cargos (nada a cambiado desde entonces…) y la conclusión es que la vida avanza hasta la muerte como las sucesivas ediciones corregidas de un libro. « Cada etapa de la vida es una edición que corrige la anterior, y que será corregida también, hasta la edición definitiva, que el editor obsequia gratuitamente a los gusanos ».

El crítico brasileño Antonio Candido se pregunta cómo pudo surgir Joaquim Machado de Assis como el inmenso visionario que fue con la condición periférica del idioma portugués y el aislamiento de Brasil. Un Machado de Assis protegido por un sistema de falsos convencionalismos y un convencional funcionario él mismo,  primer Presidente de la Academia Brasileña de Letras. Machado de Assis « lisonjeaba al público mediano, inclusive a los críticos, proporcionándoles el sentimiento de que eran inteligentes a precio moderado« , adelantando de casi un siglo a los avances narrativos del siglo XX.

La tomadura de pelo hacia el lector parte con el prólogo  de Blas Cubas…En verdad, se trata de una obra difusa, en la cual yo, Blas Cubas, si adopté la forma libre de un Sterne o de un Xavier de Maistre, no sé si le añadí algunas impertinencias pesimistas. Puede ser. Obra de finado. La escribí con la pluma del escarnio y la tinta de la melancolía, y no es difícil prever qué cosa podrá salir de tal connubio. Agréguese a esto que la gente severa hallará en el libro unas apariencias de pura novela, mientras que los frívolos no encontrarán en él su novela habitual; aquí lo tienes, aquí está, privado de la estima de los severos y del amor de los frívolos, que son las dos columnas máximas de la opinión.

Machado de Assis tiene postura de filósofo que sabe juzgar el alma humana…La alusión más descarada me la hizo un tal Garcez, viejo cirujano, bajito, trivial y hablador, que podía llegar a los setenta, a los ochenta, a los noventa años, sin haber adquirido jamás aquella compostura austera que es la gracia de los ancianos. La vejez ridícula es, quizás, la postrera y más triste sorpresa de la naturaleza humana (página 197).Siento que el lector se ha estremecido; o debía estremecerse. Naturalmente la última palabra le ha sugerido dos o tres reflexiones. Vea bien el cuadro : en una casita de Gamboa, dos personas que se aman desde hace mucho tiempo, una inclinada sobre la otra para darle un beso en la frente, y la otra retrocediendo, como si sintiese el contacto de los labios de un cadáver. Hay allí, en ese breve intervalo, entre la boca y la frente, antes del beso y después del beso, hay allí un gran espacio para muchas cosas : la contracción de un resentimiento, la arruga de la desconfianza, o, en fin, la nariz pálida y soñolienta de la saciedad…(página 227)…En cuanto a mí, si os digo que leí el billete tres o cuatro veces aquel día, creedlo, porque es verdad; si en seguida os digo que lo releí al día siguiente, antes y después del almuerzo, podéis creerlo, porque es la pura verdad. Pero si os digo la conmoción que tuve, dudad un poco de la aseveración y no la aceptéis sin pruebas. Ni entonces ni ahora he llegado a discernir lo que experimenté. Era miedo, y no lo era; era lástima, y no lo era; era vanidad y no lo era; en fin, era amor sin amor, o sea, sin delirio; y todo aquello producía una combinación bastante compleja y vaga, algo que no podréis entender, y que yo tampoco entendí. Supongamos que no he dicho nada (página 246).

La traducción del portugués al español de José Ángel Cilleruelo es soberbia porque tenemos la impresión que la novela fue escrita en lengua cervantina ya que logra darnos tantos matices del humor fino de Machado de Assis.

MEMORIAS PÓSTUMAS, Montesinos,  ISBN 84-96356-97-3

Une réflexion sur “Memorias póstumas de Blas Cubas de Joaquim Machado de Assis

  1. Muy entusiasmada por el comentario . Me encanta la ironía cuando es fina y este señor tiene algo del pintor DALI .Encantada de conocer autores casi desconocidos y con mucho talento .

    gracias.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s