El museo de cera de Jorge Edwards

Jorge Edwards Valdés (Santiago de Chile 1931) es un escritor de la generación del 50 chilena: abogado, periodista y diplomático de carrera. Hizo estudios de postgrado en Princeton, USA. Pertenece a la Academia de la Lengua de Chile desde 1982. Obtuvo la cuidadanía española en 2010, año en que fue nombrado Embajador de Chile en Paris, hasta 2014. Tiene una bibliografía vasta con numerosos premios, el más prestigioso es probablemente el Cervantes 1999. La biblioteca  Cervantes de la ciudad de Manchester (UK) lleva su nombre. Hoy en día reside en Madrid.

El museo de cera es una novela, publicada en 1981 de un estilo completamente diferente de lo que yo he leído hasta ahora de este buen escritor. Y es la octava reseña de un libro de Jorge Edwards en este blog !

Me ha gustado mucho esta novela que NO es un relato realista y que necesita claves de lectura. Para comenzar, el libro fue escrito bajo la dictadura militar del general Pinochet (1973-1990) , en aquel entonces el escritor Edwards residía en Cuba, Paris y Barcelona,  regresando a Chile en 1978.

El relato de la novela es muy astuciosamente completamente atemporal y la ciudad no es identificable, pero la visión paródica de la historia se puede aplicar a la historia chilena contemporánea. Son tiempos revueltos: los partidos políticos tradicionales han perdido significado, reina el desorden callejero, hay expropiaciones a granel, activismo de los groupos extremistas de izquierda, una reacción violenta del ejército, una represión sangrienta, etc. No hace falta una foto, el cuadro está completito ¿no?.

Jorge Edwards con el tono irónico y elegante  habitual, acentúa lo absurdo de las contradicciones sociales llevándolo hasta la caricatura, con una visión grotesca, extraordinaria, esperpéntica de la realidad. El tema de El museo de cera es también la decadencia de una clase social determinada (la « aristocracia » criolla), inadaptada a los nuevos tiempos. Aquí nada parece estar en el lugar que le corresponde. Hay un estupendo contraste entre lo muy antiguo y lo muy moderno, entre las actitudes ultraconservadoras y las ultrarrevolucionarias y donde las ciudades están separadas por un río que separa el mundo de los ricos del infra mundo de los miserables.

El personaje principal es el Marqués de Villa Rica, antiguo jefe del partido de la Tradición, hombre sesentón y rotundamente anacrónico: el Marqués, con sus títulos, con su mansón principesca, con sus fabulosas colecciones y sus coches de cuatro caballos, e incluso con su prestancia física y su educación europea, sus erres de entonación ligeramente exótica, sus bromas llenas de alusiones oscuras, desentonaba en nuestro pequeño mundo. (El hombre se pasea en carroza con lacayos, lleva peluca en un país que conoce la modernidad). [Estos detalles tan anacrónicos me recuerdan la película de Kenneth Branagh de 1993 Mucho ruido y pocas nueces]. El Marqués se casó muy a lo tarde con Gertrudis Velasco, una mujer espléndida con mucha diferencia de edad y de otra casta. El Marqués es un personaje alegórico, « fin de race« , simbólico de los valores que desaparecerán con él.

La relación carnal con su mujer será sublimada por unas prácticas eróticas que consisten en hacerla desfilar casi desnuda por la mansión, pero un día la sorprende in fraganti con su profesor de piano. Lo esperpéntico surge con el pedido del Marqués que encarga a un escultor unas estatuas de cera  tamaño natural reproduciendo la escena galante descubierta por él, el Señor Marqués quiere eternizar el instante en que descubrió su deshonra. Después de despedir a la pareja adúltera, el Marqués instala el grupo escultórico en el salón de la mansión y se hace construir otra mansión, al estilo de la primera.

Gertrudis Velasco, la esposa adúltera pertenece a la burguesía empobrecida y decadente; es el personaje más « aterrizado », el más convincente porque es el único personaje que logra adaptarse a los nuevos tiempos.

El profesor de piano es el instrumento del adulterio, un vago, inútil e interesado en recuperar parte de la fortuna del Marqués.

Otro personaje interesante es la Cocinera del Marqués ( no tiene nombre, es la Cocinera con mayúscula) porque ella, la mujer del pueblo, analfabeta, pero astuta, sigue la evolución inversa de su patrón porque se apoderará, robándolo, de sus bienes  y en vez de ayudar a los de su ralea, la Cocinera aplica a la letra los tejes y manejes y el estilo de vida del Señor Marqués.

El personaje del Mariscal Aguilera representa al militar siempre listo a la intervención enérgica, con su uniforme recargado de condecoraciones al puro estilo de un Maharajá. Adepto de la manera fuerte como por ejemplo colgar a los demagogos, comenzando por el que ejerce de Ministro de Hacienda…

María Teresa Rodríguez Isoba de la Universidad Complutense de Madrid realizó un magnífico trabajo analítico sobre esta corta, pero pertinente y divertida novela de Jorge Edwards. La novela me parece un ejercicio magistral de lítotes.

EL MUSEO DE CERA, Biblioteca El Mundo 2001(J.E. 1981),  ISBN 84-8130-286-4

 

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s