Detrás del muro de Roberto Ampuero

Capture d’écran 2015-03-09 à 10.52.55

Roberto Ampuero Espinoza es un exitoso escritor chileno (Valparaiso 1953), creador del entrañable detective cubano radicado en Chile, Cayetano Brulé (Brulé es el segundo apellido de su padre). El escritor posee un PhD de la Universidad de Iowa, EEUU, con una tesis literaria con el  tema : « La historia como conjetura. La narrativa de Jorge Edwards » .

El escritor ya totaliza 35 años viviendo fuera de Chile, pero conserva intacto su atavismo hacia Chile; sus novelas están escritas en un lenguaje muy chileno y coloquial, lo que me agrada . Fue nombrado Embajador de Chile en Mexico por Sebastian Piñera entre 2011 y 2013, cuando asumió el cargo de Ministro de la Cultura en Chile (entre noviembre 2012 y marzo 2014).

He reseñado tres de sus libros en este blog : El último tango de Salvador Allende en noviembre 2012, Pasiones griegas en octubre 2013 y Bahía de los misterios en junio 2014.

Detrás del muro, publicado en octubre 2014 es la continuación de Nuestros años verde olivo de 1999, libro que muchos  prefieren . El libro tiene un subtítulo para allanar las dificultades e imprecisiones que podrían surgir con la volátil memoria : Novela de mi memoria imprecisa. 

No es un libro que me ha gustado mucho. Encontré que los saltos con la temporalidad del relato perturban al lector y no son claros. Encontré también que la permanente justificación del escritor para explicar su giro de posición dogmatica, suena hueca. Quedé con la impresión parcial de que los muchachos exiliados en RDA (del mundo del socialo-comunismo) estaban más interesados y ocupados en beber  cafecitos,  cervecitas y tirarse a las estupendas alemanas que cumplir con el rol que se les asignaba de « guerrilleros » del socialo-comunismo. Lo que resalta mucho es la promiscuidad y la permanente paranoia de « espionitis » que reinaba en ese enclave socialista que fue la RDA.  Y la total falta de autocrítica hacia el régimen por parte de los exiliados acogidos generosamente en este enclave oriental alemán y que por el hecho de haber sido subvencionados y acogidos, no se atreven a formular la mas mínima crítica en contra de los abusos perpetrados detrás del muro sobre 17 millones de alemanes y sometidos (menos los soplones, que no fueron pocos). Hay que resaltar que para los 17 millones de habitantes de la RDA la palabra « muro » (mauer) estaba proscrita del vocabulario cotidiano y del  oficial, de la literatura, del cine, de las noticias . Emplear la palabra era traición al régimen e implicaba recibir una sanción porque era, por definición, un concepto del enemigo capitalista. Para referirse al muro debía decirse « valla de protección antifacista« .

Página 271 se lee : si el Estado comunista era propietario de las viviendas (comunista? socialista, mas bien, no?), los hospitales, las escuelas y las universidades, y controlaba todas las plazas de trabajo, los salarios, el seguro de salud y las jubilaciones, y uno lo criticaba, no podía ser sino un « malagradecido », desde luego. La razón : el Estado se lo había dado todo. El Estado en Cuba, la RDA u otros países socialistas era Mefistófeles; Fausto, por su parte, era el pobre ciudadano que por el mero hecho de haber nacido allí debía venderle su alma y no chistar« .Y página 281 : estaba harto de depender de los favores del Estado, de que el régimen me sacara en cara cada día los beneficios del socialismo como si uno no trabajara; me tenían harto también las vallas anunciando el cumplimiento de los planes de producción de las empresas estatales y celebrando los congresos del SED, la FDJ, o lo que fuere. También me tenían hasta la tusa los obreros con casco y buzo azul que en los noticieros de televisión sonreían felices de la dicha de vivir en el socialismo, las banderas rojas que flameaban por doquier al viento; los jóvenes con la camisa azul de la FDJ que vitoreaban a Erich y Margot Honecker adonde ellos fueran, y el Muro de mierda que nos convertía a todos en prisioneros de una gran cárcel llamada RDA.

El poeta cubano Heberto Padilla que constituyó en su hora « el caso Padilla », figura muchas veces en el texto y al parecer fue un amigo de Ampuero en sus 5 años de residencia en Cuba (diciembre 1974-1979), Padilla lo supo aconsejar de manera racional. El poeta escribió un acertado poema sobre la construcción del socialismo : « Un paso al frente, y / dos atrás : / pero siempre aplaudiendo« . Este « caso Padilla » que provocó tanto trastorno a Jorge Edwards en sus escasos tres meses de residencia en Cuba como encargado de negocios del gobierno de Allende. Nunca  menciona Roberto Ampuero a Jorge Edwards, quien acababa de estar en Cuba (1971) y sobre la obra del cual Ampuero hará posteriormente su tesis de doctorado.

Es notable ver como las convicciones pueden ser fuertes a una edad tan tierna, los 20 años de Ampuero, convicciones que lo hicieron arrojar por la borda su familia y su entorno para partir y escribir su historia personal avasallada por una Historia que hizo de él lo que es hoy. A esta edad los jóvenes están convencidos que pueden « mover montañas », es la edad donde todo es aún posible. Un libro algo oportunista y repetitivo, donde el autor hace su mea culpa, lo que en si no es vil, porque « seuls les imbéciles ne changent pas d’avis ». Hay que tener coraje. Y sonreí francamente cuando al final del libro el ex « pasionario » des JJCC chilenas  aspira a reencontrar a su ex « polola », la bella y probable espía Carolina, lo que no debe ser del todo del gusto de su mujer, como él llama a su actual esposa.

El llamativo trailer del libro (1min02) :

https://www.youtube.com/watch?v=V4otv-4FefE

Hay que mencionar  el excelente libro de la periodista australiana  Anna Funder « Stasiland » que describe minuciosamente y sin compromiso, los horrores de la RDA. Y la paradoja que representa la nostalgia que sienten antiguos alemanes del Este cuando rememoran la cárcel, nada de dorada, que fue la RDA, pero donde el ente estaba totalmente subvencionado y condicionado para vivir a cuestas de un estado totalitario. Es el resultado de lo que se llama « lavado de cerebro », no?

DETRÁS DEL MURO, Sudamericana 2014,  ISBN 978-956-262-432-9

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s