Telón de boca de Juan Goytisolo

 

Escritor e intelectual español (Barcelona 1931), considerado como un gran narrador. Su obra es vasta y abarca novelas, libros de cuentos y de viajes, ensayos y poesía. Es conocido por su posición anti-franquista con un rechazo de la España tradicional y conservadora. Vivió años de auto-exilio entre Paris donde residió décadas y Marraquech donde reside actualmente. Es hermano de los también escritores  José Agustín (1928-1999) el poeta  y Luis (1935). Ha sido galardonado con varios premios, entre los que destaca el Premio Nacional de las Letras Españolas en 2008. Es un autor bastante controvertido.

Leí hace tiempo Paisajes después de la batalla de 1982, lectura que me desorientó, escrita un poco « a la manera » de Cortázar, con algo de original y de descabellado, con algo de probablemente autobiográfico: el protagonista erra en un Paris perfectamente delimitado alrededor del barrio del Sentier, que es un barrio multicultural, y pasea sus obsesiones que son un erotismo algo exagerado y malsano, el metro parisino,  etc. A mi gusto, lo único que salva el relato, es la calidad de la prosa.

Este libro de apenas 100 páginas es una nouvelle con un título interesante y justo, porque « telón de boca » se llama en el teatro  aquel telón que impide que el espectador vislumbre el escenario cuando hay cambio de decorado. El libro Telón de boca es una ficción  autobiográfica (su última obra de ficción según el autor),  extra lúcida que Goytisolo empezó a escribir en 1996, el año del fallecimiento de su esposa francesa, la escritora Monique Lange y que tardará 6 años en terminar. Con esta prosa Goytisolo trata de desprenderse y despedirse de su mujer, terminar con los relatos de ficción y despedirse de su propia vida, así lo escribe en su excelente estudio Linda Gould Levine (in Bulletin of Spanish Studies, 2006).

Es un trabajo de la memoria presente y pasada y un horror ante el olvido. Es un soliloquio donde mezcla un pasado lejano, su vida de pareja, literatura y música, geografía, planteamientos políticos y presente pedestre en Marraquech. El narrador, un hombre solo y misántropo-lúcido,  revive y rememora situaciones, vitupera con una prosa bella y escogida rayana en una poesía a veces pesarosa. Y la fuerza de convicción que exhibe Goytisolo, atrapa al lector porque proviene de un fondo de verdad íntima (Danubio Torres Fierro in Letras Libres).Es una reflexión sobre la condición humana (¿ o inhumana?).

Es un relato a tres voces: el narrador (=su alter ego), ella (=su difunta esposa) y un demiurgo que podría ser dios (J.G. lo escribe con minúscula) o un demonio.

  Es un libro testamentario e interesante donde el autor se enfrenta a la idea de la muerte, donde rememora a Monique Lange y donde la memoria funciona como un filtro circular, desde la vejez a la infancia y donde la cultura aparece como insuficiente para llenar el hueco vital, la palpitación de toda ausencia. Son este tipo de libros que solo los grandes literatos llegan a escribir, en el sentido que precisan de una claridad de ideas, de una búsqueda de la imagen esencial que no está al alcance de un escritor en plena plenitud, sino de alguien que se enfrenta al final, que ha logrado para si esa visión libre y despejada que da la ironía, los años, la cercanía de la enfermedad o la muerte (cf el excelente artículo de Miguel Angel Muñoz en elsindromechejov.blogspot.fr).

Un muestrario de la prosa de Goytisolo….]Cuando las pruebas a las que se sometió en un laboratorio del barrio dieron resultado negativo sintió alivio; no obstante, la lectura impregnadora de los místicos  acentuó aún su propensión al hermetismo y al alejamiento de toda vida social. Su misantropía ¿ era un revulsivo contra el mundo confortable y pasablemente satisfecho en el que moraban? Un dia ella le dijo: « vivir contigo es pasar por el aprendizaje de la soledad. No se si reprochártelo o darte las gracias »[…]Al niño que era se le encogió el corazón y sus ojos se humedecieron. Comprendió de pronto qué era la vida : un hoyo o agujero voraz por los que se sumía el recuerdo[..].La historia es el reino de la mentira. Desde que inventasteis el alfabeto y os adiestrasteis en el manejo de la escritura, descubristeis al punto la trapacería del palimpsesto, la redacción de códices justificativos de mitos y leyendas fundacionales, de mandamientos dictados por divinidades de las que sois a la vez sus creadores y víctimas[…]El mayor enemigo de la mentira no es la verdad: es otra mentira.

Muchas alusiones al escritor ruso Tolstói y a su mansión de Yasnaya Poliana, donde el escritor ruso se llevaba de las mechas con su esposa Sofia. Escribe Goytisolo que la literatura permitía a Tolstói de vivir par procuración; sus personajes plasmaban sus sueños de una vida más varia e intensa. Entonces descubrió que la libertad se hallaba sólo en los libros.También Juan Goytisolo trató de entender con su esposa Monique, la incidencia de la música de Beethoven con la sonata de Kreutzer sobre la creación literaria de Tolstói.[ Pienso que la sonata tiene mucho del alma eslava y por ello produjo el ímpetu creativo en Tolstói]. Aqui tienen una versión corta (4 min) con la maravillosa pianista argentina Martha Argerich y el violinista Gidon Kremer:https://www.youtube.com/watch?v=zsWdfh95urc

Para terminar cito el final del texto de Goytisolo: La cita (=la muerte) sería para otro día: cuando se alzara el telón de boca y se enfrentase al vértigo del vacío. Estaba, estaba todavía entre los espectadores en la platea del teatro.

 TELON DE BOCA, El Aleph Editores,  2003,  ISBN 84-7669-607-8

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s