Olvidado Rey Gudú de Ana María Matute

Ana María Matute (Barcelona 1925) es una Gran Dama de la letras ibéricas que comenzó a publicar desde los 17 años. Hace parte de la « generación del 50 » española, época del franquismo y de opresión hacia la literatura. Ha recibido todos los premios literarios con la culminación del Cervantes en 2010, siendo la tercera mujer galardonada con tal distinción, concedida por el conjunto de su obra (hoy día sabemos que la escritora mexicana Helena Poniatowska acaba de ser la cuarta mujer galardonada). La Señora Matute integró la RAE en 1998 donde ocupa el sillón K.

La escritora es considerada como una de las mejores novelistas de la posguerra española; ella incorpora técnicas literarias asociadas con la novela modernista o surrealista, utilizando el pesimismo como fuente primaria, lo que da sensatez a sus novelas. Los temas que la interesan son: la infancia, la injusticia social, la incomunicación, la incomprensión, la guerra y la posguerra, y…el bosque, siempre presente en sus historias. De la novela, Ana María Matute dice que debe herir la conciencia de la sociedad, en un deseo de mejorarla. Matute desarrolló un estilo personal que aúna realismo y fantasía,  adentrado en lo imaginativo, configurando un mundo lírico y sensorial, emocional y delicado. La escritora en una de sus entrevistas hace resaltar que en materia de literatura, la independencia y la originalidad no se la perdonaron, dejándola un tanto « descolocada ».

Le he leído 4 libros: las listas son fastidiosas por lo que les citaré uno que me gustó y otro que no pude terminar.  Fiesta al noroeste, Premio Café Gijón 1952 me gustó, es un pequeño libro de los que marcan, pareciera escrito con la sangre misma de los protagonistas, en un estilo intenso y brutal que resalta sobre una tierra árida donde el color rojo inunda la novela y donde tenemos la impresión de asistir a una tragedia griega con su coro compuesto por un enjambre de niños desvalidos. Los hijos muertos, libro de 1958 no lo pude terminar, lo encontré caduco y hermético.

Su obra a menudo se agrupa en trilogías. Y Olvidado rey Gudú de 1996 no escapa a la regla puesto que es el segundo tomo de una trilogía medieval que inició en 1971 con La torre vigía y siguió en 2008 con Aranmanoth. Este grueso tomo de 800 páginas es el libro donde ella más se reconoce, donde hay mucho de ella, de sus obsesiones y demonios. Según muchos, Olvidado Rey Gudú sería su obra maestra. Y cuando se la escucha al final del discurso que hizo a la recepción del Cervantes, refiriéndose a este tremendo libraco,  emociona escucharla decir « si lo leen, encontrarán muchos personajes, por favor, créanselos ».

Se trata de una novela monumental que Matute dedica a cuentistas famosos como Andersen,  los Grimm o Perrault y que relata la saga de una estirpe de reyes  en el  Reino de Olar. La historia comienza y termina con una maldición: el rey Gudú no podrá sentir AMOR y la falta de este humano sentimiento lo llevará a su pérdida y a la pérdida de su Reino. Es una metáfora que nos brinda Matute porque sin amor la humanidad no puede realizarse.

La saga del Reino de Olar está llena de personajes reales mezclados con otros fantásticos como trasgos, silfos,  brujas, gnomos, ondinas, etc. El hilo conductor es la Reina Ardid, madre de Gudú, tan bella como astuta, dotada de ciertos poderes extraordinarios.  Hará todo lo posible para que su hijo sea feliz, pero las cosas tomarán otro rumbo y el lector sufrirá con ello. Es un cuento que por momentos nos embruja y apasiona porque los personajes están llenos de variopinta humanidad,  desde la codicia,  la bondad, la crueldad, la venganza, la lujuria,  la bajeza más vil y todo lo que se pueda imaginar, contrastando con otros momentos más ingenuos o líricos.

Hay mucha violencia alrededor de las campañas guerreras emprendidas por el Rey Gudú con el fin de agrandar el Reino. Son las páginas que a veces me parecieron demasiado largas.

En resumen,  Olvidado Rey Gudú es una enorme metáfora sobre el Hombre y su Historia, realidad y leyenda. Pasado y futuro se confunden en una ficción que se nutre de las inquietudes, dudas y anhelos que desde hace siglos animan y dominan a la raza humana . Hay mucha reflexión, mucha filosofía de la vida, detrás de las palabras del libro. La trama es el Reino de Olar, sus gobernantes y sus gentes, pero no es una historia bonita ni un cuento de hadas, es una historia real tirando a pesimista, extraordinariamente bien escrita. Acerca de este pesimismo que resuda la historia, página 525 se lee …(la Reina Ardid habla a su amante Almíbar) Querido, sabido es que la envidia y maledicencia humana no tienen fin. Pues si bien la inteligencia tiene un límite, la tontería y la malicia no tienen fondo visible o alcanzable. Página 783 dice la Reina… »Somos humanos, y hemos de aceptarnos tal y como somos: no con llantos ni ternuras venceremos. Nosotros somos criaturas de carne débil, y cien veces más débiles de espíritu…Mezquinos, vanidosos, egoístas y crueles. Pero así somos. Luchemos, por tanto, con las armas que nos fueron dadas y dejemos atrás lo que aún no estamos capacitados para entender ni utilizar debidamente ». Y página 842, la Reina, desconsolada se hace las reflexiones siguientes:…¿Por qué es tan ciego, y tan indescifrable el mundo al que nos trajeron? ¿Quién nos dejó caer en este mundo, tan mudo, impío y desolador? Triste es el mundo, tristes sus criaturas. Y sólo de tan frágil materia está hecha la vida: de imposibles recuperaciones, de imposibles regresos y de imposibles comienzos.

 Sonia, en el blog  » Un libro al día » escribió algo muy justo sobre esta novela: tienes que ser como Gudú, y no cogerle cariño a ningún personaje. No te identifiques, no intentes acercarte a ellos. Te destrozarán y te harán llorar. No. Una sola lágrima y todo ese mundo habrá desaparecido.

Y para terminar, cito una frase de Ana María Matute: la literatura es el sentido mágico de la vida.

 OLVIDADO REY GUDÚ, Editorial Espasa Escalpe 1996,  ISBN 84-239-7664-5

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s