La cinta roja de Carmen Posadas

Escritora uruguayo-española (Montevideo 1953), residente en España, con libros traducidos en 23 idiomas. Se abrió camino con la literatura infantil y ahora escribe ensayos, guiones de cine y TV, relatos y novelas.

Le he leído varios libros, entre ellos: Pequeñas infamias que le valió nada menos que el Planeta 1998, libro que se lee bien, pero sin más, muy lejos de ser una obra literaria que merezca premio; El amante nubio de 1997 que hace parte del conjunto « Nada es lo que parece »: es un cuento moderno sobre el fogonazo irracional de la pasión, escrito en un tono sensato y bastante justo;  Un veneno llamado amor de 1999 que son digresiones sobre el amor y la pasión, escritas con chispa y amenidad ( una citación: »amar es gozar mucho, y luego llorar mucho más »); El buen sirviente de 2005, un libro que resultó desprovisto de todo interés; Literatura, adulterio y una visa platino de 2007 que es una compilación de 19 cuentos, todos bastante buenos, a veces con humor feroz y otras veces, relatos escalofriantes; Juego de niños de 1996 con 3 historias involucradas con una puesta en abismo de las tres historias lo que hace que el relato sea bastante enrevesado y que me recordó en algún momento la prosa de Alicia Giménez Bartlett ; Hoy caviar, mañana sardinas de 2008, Premio Sent Soví, que encontré delicioso, muy divertido y con clase:  es un libro escrito a dos manos  con su hermano Gervasio Posadas  que relata la agitada vida errante de la familia Posadas con un papá Embajador en Madrid, Moscú y Londres, libro lleno de anécdotas familiares divertidísimas y  que contiene hasta  recetas de cocina de la familia.

La cinta roja es una novela histórica que retraza la apasionante vida de Teresa Cabarrús, una española nacida en 1773 y que vivió en Francia los momentos más cruentos de la Revolución Francesa, especialmente el período conocido como El Terror en 1794. El título proviene de la cinta roja que anudaba la gente al cuello para representar de esta forma y de antemano el tajo de la « Gran Igualadora » o guillotina, llamada también « la viuda » o « la Louisette ».

Es interesante leer  un texto escrito por una persona no francesa porque aporta un sentido crítico más objetivo, sobre  este período terriblemente  alborotado de la Historia de Francia, período que fue literalmente  un baño de sangre; con las palabras de la época se decía, « el árbol de la libertad se debe regar con sangre ».

Teresa Cabarrús fue ante todo una mujer excepcionalmente bella y casquivana que tuvo una vida amorosa trepidante, pero era lo que se estilaba en aquellos momentos de alta tensión histórica que el vulgo compensaba con una vida desenfrenada; Teresa Cabarrús tuvo su época de gloria durante la Revolución francesa. Se casó por primera vez a los 15 años con un noble del cual tuvo un hijo, pero  se divorció durante la Revolución . Luego se casó con el Presidente de la Convención, el temible Tallien con quien tuvo una hija. Luego convivió con el riquísimo Ouvrard que hizo fortuna vendiendo uniformes a la potente armada napoleónica; con este hombre de su vida tuvo 4 hijos fuera del matrimonio. Y su tercer marido fue el aristocrático príncipe de Caraman-Chimay que le dió otros 4 hijos.

Difícil hacerse una idea de la vida trepidante y escandalosa de esta bellísima mujer que   salvó de justeza su blanco cuello de la guillotina, pero que supo ayudar a muchas personas a escapar de la pena capital. Fue un estandarte de la moda de la época, ridícula y desvestida, a la imágen de la frivolidad y apetito de vivir que reinaban. Fue una mujer con varias facetas, pero la que más sobresale es la de una mujer de una belleza despampanante.

El libro se lee con facilidad y soltura porque conlleva un sinfin de anécdotas de la época, algunas francamente escabrosas; es una manera de aprender la Historia por el extremo equivocado del telescopio.

Leyendo la página 496, quedé espeluznada con el párrafo siguiente que cito in extenso:[…] Dicen los anales que nunca antes el país había caído tan bajo como en aquellos años de finales de los noventa (1790,ndlR). Entre fiestas, prodigalidades y escándalos, el Directorio había llegado a un punto de discrédito como Francia no había conocido jamás. Los aprovechados abundaban en una administración tan desorganizada que día a día se multiplicaba el número de sus funcionarios, mientras las finanzas llegaban al punto más bajo y la industria y la agricultura se hundían sin remedio…(Increíble, pero si Ustedes siguen las actualidades francesas en este momento,  el párrafo refleja la dolorosa actualidad de 2013 ! ).

LA CINTA ROJA,  Espasa 2010,  ISBN 978-84-670-3275-8

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s