El año en que me enamoré de todas de Use Lahoz

Use Lahoz (Barcelona 1976) es licenciado en Humanidades, colaborador de diversos medios de comunicación y ha publicado también poemarios. Es ésta su cuarta novela que le valió el Premio Primavera 2013 otorgado por la Editorial Espasa y Ámbito Cultural de El Corte Inglés. Premio que este año ha sido rebajado de mitad por efecto de la crisis económica.

En el sitio « La piedra de Sísifo.com » encontré un artículo interesante intitulado « Escritor-y-tú-por-qué-escribes« .  Hete aquí lo que responde Lahoz: Es una pregunta trampa en cuya respuesta se funden el placer y la necesidad. Supongo que escribo porque adoro las sorpresas y vivir con intensidad. Nada hay más inalcanzable que lo vivido, y la escritura incluye a veces la quimera de atrapar el pasado junto a la posibilidad de soñar despierto. Trae implícita la aventura de revivir, de combatir el paso del tiempo. Escribir ayuda a comprender y a ordenar el desorden. Escribir equilibra. Escribo para encontrar sentido al sinsentido, y porque me permite sentir el placer de contar la realidad y lo que imagino. Y también porque en el acto de escribir interviene la memoria, la experiencia y la imaginación, bienes a proteger. Escribo para reflexionar y pensar y darle vueltas a la vida de personajes,  siempre más interesante que la mía. Y disfrutar del placer de la ficción, que es adictivo y que, como la realidad, no tiene límites. Escribo por supuesto para combatir el aburrimiento y pasarlo en grande. Para un escritor vivir, fundamentalmente, es escribir. Escribo para estar en paz conmigo mismo, por aquello que decía Machado de « yo vivo en paz con los hombres y en guerra con mis entrañas ». Escribo porque conmueve y perdura. Cada novela es la primera. Además es bastante barato. En fin, escribo porque aprendo, y así, a veces, parece que siga estudiando.

Tuve ganas de leer esta novela porque me dijeron que era divertida y leer algo divertido por los tiempos que corren, es una ganga que no hay que dejar pasar.

No la encontré divertida ni tampoco me ha gustado mucho. Me explico. Es una novela al gusto de hoy , de corte romántico y moderno. De tendencia furiosamente globalizadora, donde los personajes circulan libremente en Europa, como en un albergue español, con fondo de Programa Erasmus, pasando de Paris a Madrid, Roma, Florencia, Hamburgo, Montevideo, etc. Donde los personajes son casi todos trentañeros atardados que no siempre están en su lugar, que todavía se buscan, que se aturden con sus juergas, sus ligues, sus permanentes borracheras. Que gravitan a los treinta años todavía en casa de los padres, lo que me hace recordar la película (premonitoria)  Tanguy de Étienne Chatiliez  del 2001  que desarrolla  este tema de los chicos que se incrustan en la casa de los padres invadiendo con sus vidas de adultos la vida de otros adultos que son los padres.  Como dice el mismo Lahoz, es una « generación perdida », producto de la crisis económica, una generación estafada porque sobrepreparada y sin trabajo.

¿De qué  trata  este libro? Con la técnica literaria de la caja china, hay dos historias involucradas con dos personajes de la misma edad, pero antagónicos por su manera de ser y por sus historias respectivas : tenemos  la historia de Sylvain que se dice francés de madre española, adolescente « tardío », amarrado a una historia sentimental que no termina nunca con  la ibero-alemana Heike  y la historia de Metodio, un self made man español de origen francés que es un adulto « precoz » por las necesidades de la vida; Metodio está amarrado a una historia sentimental con una profesora  que lo lleva por años, pero que será la mujer de su vida. Es un libro sobre encuentros y desencuentros amorosos, con una buena frase en el texto :…los desencuentros,  mantienen la ilusión de lo perfecto ?

Ignoro porqué la novela se llama El año en que me enamoré de todas porque ambos protagonistas son monógamos convencidos… Está a la moda poner títulos largos a las novelas; el corolario será que de aquí a algún tiempo nadie se acordará de nada.

Quisiera señalar que hay mucha errata con el léxico francés citado abundantemente en el libro, y por mucho que se de esto de la globalización, hay que respetar las citaciones en otra lengua porque de otra manera se terminará hablando un español macarrónico  incorrecto, digno del  albergue español.

Página 226 hay una  interpretación incorrecta con la expresión francesa esprit d’escalier :...Una vez más sentía que llegaba tarde a todo, l’esprit de l’escalier me hacía subir y bajar en mis pensamientos y me impedía conciliar el sueño.  Pero es que esprit d’escalier en francés se dice cuando no se sabe responder al vuelo a una persona, sino que la respuesta viene cuando ya es demasiado tarde para responder.

Y para terminar, creo que hay una imprecisión con la citación de la frase página 275: « el exceso mata al placer », atribuída por Lahoz a Santa Teresa, o  San Agustín…, yo creo que es del longevo Voltaire: « todo exceso mata, hasta el placer ».

Un punto positivo,  en este libro metaliterario con referencias musicales, culturales y literarias variopintas, se cita un buen libro que no he leído,  del norteamericano  Jeffrey Eugenides, Middlesex que por cierto trataré de leer a la brevedad posible porque las críticas que encontré son mayestáticas.

EL AÑO EN QUE ME ENAMORÉ DE TODAS, Espasa 2013,  ISBN 978-84-670-2543-9

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s