Las mujeres más solas del mundo de Jorge Fernández Díaz

Periodista y escritor argentino, nacido  en Buenos Aires ( Palermo) en 1960. Fundador de la revista cultural « adnCultura » junto con otro periodista y amigo, Tomás Eloy Martínez, revista reconocida en 2009 con el Premio Atlántida y que hoy en día él dirige. Tiene un estilo muy personal, irónico y  sentimental, lo que me gusta. Es un gran amigo de Arturo Pérez- Reverte.

Conoció un boom editorial con su libro Mamá que fue un bestseller en Argentina en 2002 con varias reediciones.

Lo conocí hace algún tiempo gracias a un préstamo de Graciela y en una estadía en Buenos Aires arrasé con toda publicación suya hallada en librería. Creo que aún me queda un libro por leer de aquella pila de libros… Me gusta su estilo, claro y directo, con una prosa sobria y adecuada que va a lo profundo, al meollo del sentimiento. Creo que él dice que « el periodismo no está acostumbrado a narrar el sentimiento de las personas ». Y es verdad.

A este autor le  leí : Mamá publicado en 2002 que relata la odisea inmigrante de su madre asturiana arraigada en ese gran país de inmigrantes que es la Argentina, llegando a ser una perfecta argenola, ella que navegaba entre la Madre Patria y su nueva Patria ,pero que no estaba  » ni aquí, ni allá ». Anoté una citación que me gustó  » cuando se ha querido tanto y cuando ha pasado tanto tiempo, una cierta extrañeza se instala en el medio y cuesta muchísimo encontrar el código de entrada ». Fernández del 2006 me encantó, libro con mucho de autobiográfico donde se aprende sobre el periodismo y la política con la ética como fondo; donde Fernández Díaz narra su vida de periodista sufrido, pero probo, su ascenso y su derrota, su vida caótica, pero interesante en una Argentina menemiana corrupta. Corazones desatados del 2007 relata 21 historias de amor insólitas llegadas al oído del periodista, historias amenas y bien contadas, escritas con sentimiento, pasión y precisión. La segunda vida de las flores del 2009  me desilusionó un poco porque encontré que era un refrito de Corazones desatados inclusive con personajes del primer libro y la última historia del libro no quedó muy clara para mi; el autor explica el título del  libro : él encuentra unas flores secas en un libro y su novia, la Colorada, le dice que hay una tercera vida de las flores, y está en los libros; hay algunas  frases buenas como cuando habla del subtexto diciendo que es lo que no existe, las cosas que se dicen sin decir, esa conversación inaudible que va por debajo de una conversación entre un hombre y una mujer.

Este libro, « Las mujeres más solas del mundo » publicado en 2012 es un estupendo estudio contemporáneo de tipos humanos.  Es un libro de relatos que rebosa de  personajes llenos de melancolía y sentimiento, jugando con la realidad y la ficción. Globalmente el libro no me gustó tanto como otros, aunque sigo apreciando su estilo y su empatía hacia el mundo de los sentimientos y de la mujer; pero encontré que es una obra más próxima de un periodismo evenemencial, muy allegado a una vivencia de los sucesos de cada día, que a una obra literaria. Existe una gran heterogeneidad en el contenido de los relatos, que no siempre me los hizo interesantes.

Hay muy buen material entorno al periodismo, su oficio primero; aseveraciones llenas de mansedumbre hacia un oficio bastante vilipendiado, un oficio de cínicos casi siempre vendidos a la política donde el lenguaje está diseñado para hacer que las mentiras suenen veraces y el homicidio respetable. Una profesión donde todos se dicen expertos en generalidades y forman un vasto océano de diez centímetros de profundidad. Con una advertencia de rigor : la profesión tenía antes y tiene ahora la misma cantidad de canallas y de mediocres. Muchos periodistas del pasado resultaron mitómanos incurables, y muchos periodistas de hoy se preocupan por ser nobles y rigurosos, y por cuidar el sustantivo y el verbo,  a pesar del enorme vacío de la época. Pero lo cortés no quita lo valiente. El periodismo es necesario para la democracia, y el periodista debe ser defendido, pero también debe revisar permanentemente sus pecados con el simple propósito de enmendarse, de aprender y de no volver a cometerlos ( pg 226).  En boca de un viejo periodista acota que cualquier persona vista de cerca es un monstruo y cualquier monstruo visto de cerca es una persona. Cualquier vida es una novela, y entre el cronista y su testigo suele establecerse un vínculo estrecho, una empatía inexplicable. Fernández Díaz se define como un novelista contaminado por el periodismo y un periodista cruzado por la literatura. Un escritor que carga con esa doble vocación, y con el látigo de la autoexigencia.

Cita en el libro a tres autores argentinos que he leído y apreciado mucho, todos periodistas y escritores como él: su amigo y émulo Tomás Eloy Martínez a quien le leí una novela que me encantó, El vuelo de la reina; a Guillermo Martínez que me deslumbró con Crímenes imperceptibles y a Martín Caparrós a quien reseñé Los living en este blog en marzo del 2012.

Les cito in extenso uno de los relatos que más me gustó, se intitula « Narciso suda la gota gorda »:

Tenía una mujer bella y firme, con una marcada obsesión por el gimnasio,  un exagerado sentido estético y un consecuente magnetismo entre los hombres: cada vez que entraban juntos en un restaurante ellos giraban invariablemente la cabeza para mirarla. Era un espectáculo notable. Y aunque él no cedía a los celos ni resultaba feo o desagradable, tenía la íntima e inconfesable sensación de estar ubicado un escalón por debajo de su deslumbrante esposa.

Una noche de verano, mientras él preparaba cuidadosamente el asado a las brasas, ella bromeó al pasar sobre sus  » flotadores ». El marido se miró tres veces al espejo y durmió mal. Se trataba de unas leves adiposidades que solo quedaban de manifiesto en un pellizco,  pero dentro de su cabeza fueron convirtiéndose  en gigantescos colchones inflables. El lunes mismo buscó en la carta de la obra social un centro especializado y asistió con el alma en vilo. Era un centro muy serio: lo obligaron a un chequeo general y le dieron una dieta insípida y un riguroso  cronograma de ejercicios a cargo de un personal trainer. Luego fueron convenciéndolo de que necesitaba un tratamiento integral. Empezaron por una operación en frío para eliminar los  » flotadores », puesto que en el diagnóstico inicial se daba por hecho que ni siquiera con aparatos, sudor y paciencia lograría quitarse esa maldita grasa localizada.  El éxito de la intervención lo llevó a un peeling con puntas de diamante y más tarde a un botox en el entrecejo.

Fue un invierno duro y conmovedor: un hombre de rigor prusiano decidido a cambiarse a sí mismo ante los ojos azules e incrédulos de su guapísima mujer. Aunque en verdad durante aquellos meses se veían bastante poco dado que las exigencias del centro médico eran muy altas. Entre la mañana y la noche ( después de la oficina él asistía a distintos consultorios y salía a correr dos horas por los bosques de Palermo), pasaba una cantidad asombrosa de tiempo dedicado a su metamorfosis.

El operativo de embellecimiento, cuando llegó la primavera, incluyó tratamientos capilares para darle nutrición al pelo, y también depilación permanente de torso, espalda y piernas.  Ya era, a esa altura, un triatlonista de alta performance. Había adelgazado catorce kilos y contraído aversión por determinados platos. La parrilla del fondo de su casa, por ejemplo, yacía oxidada y fuera de  circulación al llegar las navidades. En los primeros días de enero, su mujer lo dejó por un publicista viejo, gordo y pelado que la había hechizado con su ingenio.

LAS MUJERES…, Editorial Capital Intelectual 2012,  ISBN 978-987-614-346-2

Une réflexion sur “Las mujeres más solas del mundo de Jorge Fernández Díaz

  1. Jorge Fernández Díaz es un escritor que comenzó como periodista y lo sigue siendo, actualmente secretario de redacción de La Nación, uno de los más importantes periódicos de Buenos Aires, Argentina.
    Lo descubrí casualmente en el curso de uno de mis viajes al Río de la Plata y tengo que decir que su libro Corazones desatados, que leí un par de veces me encantó! A él le siguieron Fernández y Mamá, de muy buena factura ambos.
    El último que leí es Las mujeres más solas del mundo, citado en este blog, que encuentro un poco desparejo, con relatos de valor desigual y por ende de interés menor al de sus obras anteriores.
    Con Las mujeres más solas del mundo tuve la impresión de leer recortes periodísticos de diferentes medios, un poco descolgados entre sí.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s