Cuentos completos de Julio Ramón Ribeyro

El escritor, impulsado por la tradición familiar, estudió Letras y Derecho en la Universidad Católica del Perú, abandonando los estudios de derecho en el último año al recibir una beca para estudiar periodismo en Madrid.

Julio Ramón Ribeyro fué una figura destacada de la Generación del 50 en Perú junto con Mario Vargas Llosa, Enrique Congrains, Carlos Eduardo Zavaleta y otros. Escogió vivir alejado del Boom latinoamericano esquivando la fama debido a su personalidad: un hombre discreto e inseguro, silencioso y con una gran tentación al fracaso. El no escribía por oficio, ni siquiera por vocación; lo suyo era un impulso fatal, una necesidad inaplazable y dejar de hacerlo como dejar de fumar, le habría hecho la vida insoportablemente insípida.

Lo mejor de su obra es la cuentística con el tema del  realismo urbano de los años 50-60 en una Lima cambiante y conflictiva: el racismo, la Lima colonial y obsoleta, el flujo campo-ciudad, la frustración , la marginalidad, la soledad, el fracaso, el desarraigo.

Ribeyro construye sus frases  » palabra por palabra » buscando con obstinación trazar un camino hacia un estilo neutro, es decir, hacia la supresión de cualquier estilo.

Este novelón de 749 páginas con 87 cuentos es una  maravilla, es un portento. Con justa razón se considera que Ribeyro es  el mejor cuentista peruano, pero quizás también, el mejor latinoamericano . ¿ Por qué ? porque su prosa es diáfana y pura como una gota de rocí0 y que cada palabra escrita ocupa un lugar perfecto. Su narración es sencilla e irónica con personajes de la clase media establecida o de la clase baja ascendente.

Julio Ramón Ribeyro escribió un DECALOGO PARA CUENTISTAS, una joyita que les presento:

1.  El cuento debe contar una historia. No hay cuento sin historia. El cuento se ha hecho para que el lector pueda a su vez contarlo.

2.  La historia del cuento puede ser real o inventada. Si es real debe parecer inventada, y si es inventada, real.

3.  El cuento debe ser de preferencia breve, de modo que pueda leerse de un tirón.

4.  La historia contada por el cuento debe entretener, conmover, intrigar o sorprender, si todo ello junto, mejor. Si no logra ninguno de estos efectos, no sirve como cuento.

5.  El estilo del cuento debe ser directo, sencillo, sin aspavientos ni digresiones. Dejemos éso para la poesía o la novela.

6.  El cuento debe solo mostrar, no enseñar. De otro modo sería una moraleja.

7.  El cuento admite todas las técnicas: diálogo, monólogo, narración pura y simple, epístola, collage de textos ajenos, etc., siempre y cuando la historia no se diluya y pueda el lector reducirla a su expresión oral.

8.  El cuento debe partir de situaciones en las que el o los personajes viven un conflicto que los obliga a tomar una decisión que pone en juego su destino.

9.  En el cuento no deben haber tiempos muertos ni sobrar nada. Cada palabra es absolutamente imprescindible.

10.  El cuento debe conducir necesaria, inexorablemente a un solo desenlace, por sorpresivo que sea. Si el lector no acepta el desenlace es que el cuento ha fallado.

La observación de este decálogo, como es de suponer, no garantiza la escritura de un buen cuento. Lo más aconsejable es transgredirlo regularmente, como yo mismo lo he hecho. O aún algo mejor : inventar un nuevo decálogo.(Sobre el arte de narrar por Julio Ramón Ribeyro).

Me demoré casi dos meses en leer los cuentos, de manera deliberada para saborearlos y leerlos ordenadamente  de a dos por dos. Con un placer tan grande que  volver a abrir el libraco fue cada vez un placer recomenzado. Casi todos los cuentos llevan su fecha de publicación así como el lugar de escritura, lo que permite seguir al escritor peruano por sus andanzas por la Vieja Europa.

Los cuentos están  » ordenados » por  capítulos : 9 capítulos para los 87 cuentos. Mis preferidos:

Tristes querellas en la vieja quinta de un humor feroz.

Almuerzo en el Club también de un humor irresistible.

Alienación o la triste historia del cholo que quiere parecer gringo por su deseo de triunfar en el mundo de los blancos.

Solo para fumadores o relato magistral sobre el vicio de fumar. Casi no hay textos sobre este problema en toda la literatura.

Los gallinazos sin plumas del más puro estilo neorrealista italiano donde la sordidez de la cotidianedad de dos niños que tratan de sobrevivir en las fauces de la gran urbe. Sobrecogedor y rayano en el relato de horror.

Es emocionante escuchar a Ribeyro, entrevistado muy poco antes de su muerte a fines de 1994 tras haber recibido  el prestigioso premio Juan Rulfo, entrevista patrocinada por la Cancillería peruana como reconocimiento a la obra del literato :

http://www.youtube.com/watch?v=dtLGN-mSyec

CUENTOS COMPLETOS, Alfaguara 1994,  ISBN  84-204-8142-4

Une réflexion sur “Cuentos completos de Julio Ramón Ribeyro

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s