Máscaras de Leonardo Padura

Otro episodio de la serie policial con el teniente  Mario Conde, de la tetralogía conocida como Cuatro Estaciones, donde cada opus refleja una estación del año, lo que  permite apreciar las sutilidades climáticas de Cuba.

Este tomo sucede durante el tórrido verano de la isla y nos impone  el calor reinante desde la primerísima línea :…el calor es una plaga maligna que lo invade todo. El calor cae como un manto de seda roja, ajustable y compacto, envolviendo los cuerpos, los árboles, las cosas, para inyectarles el veneno oscuro de la desesperación y la muerte más lenta y segura. Es un castigo sin apelaciones ni atenuantes, que parece dispuesto a devastar el universo visible, aunque su vórtice fatal debe de haber caído sobre la ciudad hereje, sobre el barrio condenado… El calor lo aplasta todo, tiraniza al mundo, corroe lo salvable y despierta sólo las iras, los rencores, las envidias, los odios más infernales, como si su propósito fuera de provocar el fin de los tiempos…¿ Pero cómo  puede hacer tanto calor, coño ?…

¡ Cómo la prosa de Padura nos describe bien las cosas y cómo escoge bien sus términos para hacernos las descripciones tan vívidas ! ¡ Cómo la prosa está arraigada en esas peculiaridades tan cubanas y cómo Padura hace que las sensaciones sean tan explícitas y llenas de sensualidad caribeña !

Este es quizás, el opus que menos me ha gustado de la tetralogía, porque la temática, aunque interesante, no logró cautivarme.

Mario Conde tiene dificultades en su trabajo, está « castigado » por sus superiores a raíz de una pelea pública a trompazos con uno de sus colegas, el teniente Fabricio. Ha sido juzgado por el Tribunal Disciplinario y condenado por un período de 6 meses a llenar tarjetas y pasar telex en la Oficina de Información hasta que el caso sea analizado y se decida si vuelve a las investigaciones. Pero su jefe, el Viejo, lo llama porque necesita ayuda en un caso  difícil, el asesinato del hijo homosexual de un alto personaje de la diplomacia cubana. Aquí incurrimos en el mundo de la homosexualidad y del travestismo habaneros, con una intriga policial como hilo conductor. Mario Conde resolverá el caso en 4 días y se dará una semana de asueto después de la investigación, en los brazos de una hembrita acogedora que conocerá en sus incursiones detectivescas. No es el caso contar el final de la historia porque hay que guardar suspense para el lector potencial.

El título está muy bien escogido, las máscaras que lleva la gente en general, para ocultar lo que hay que ocultar, y así poder sobrevivir. Donde el problema no es ser, sino parecer : la máscara por el placer de la máscara, el ocultamiento como la verdad suprema.

Padura hasta nos presenta cultismos como el vocablo líporis ( 2 veces citado ) que expresa la vergüenza ajena, que podría ser una palabra de origen euskara. También se puede encontrar la palabra alíporis para la misma acepción.

Texto-pretexto para darnos informaciones interesantes sobre la vida habanera underground. Algunas frases memorables como.. »lo peor de los muertos es que dejan vivos » o « un tipo rarísimo, más maricón que domingo por la tarde »…

Una parte del relato ocurre en París y lo describe bajo su mejor aspecto …Paris no se acaba nunca, y el recuerdo de cada persona que ha vivido allí es distinto del recuerdo de cualquier otra…cuando llegué a Paris en aquel mes de abril de 1969, ya había despuntado una primavera tan hermosa que dolía y daba ganas de hacer algo para ser más feliz, si es que la felicidad existe, para ser más inteligente y abarcarlo todo, saberlo todo, o para ser más libre, si es que eso también existiera, existiría o existió alguna vez. Y recuerdo que sentí la magia de un sol cariñoso, como de terciopelo, bañando los Campos Elíseos, los grandes palacios napoleónicos, la frivolidad de los cafés. Todavía siento como una caricia en la piel la luz de la tarde contra la luceta frontal de Notre Dame, el rumor histórico y oscuro del Sena a la altura de la Cité…Ninguna otra ciudad del mundo puede revelar el milagro de la armonía como lo hace Paris. En Paris la tarde y la noche se funden como una sinfonía cautelosa, el amanecer parece una consecuencia necesaria, tímida pero irrevocable, y si el espíritu del hombre puede penetrar par ósmosis esa sensibilidad del aire, las piedras, los olores de Paris y sus colores, vivir en esa ciudad puede ser un regalo de los dioses…[Imàgenes cliché a más no poder, pero tan evocadoras de la rutilante Lutecia].Leonardo Padura recibió en Paris el Premio Roger-Caillois 2011 por el conjunto de su obra.

Y crítica imperturbable de la sociedad cubana:  » la falta de memoria es una de las cualidades sicológicas de este país. Es su autodefensa y la defensa de mucha gente…Todo el mundo se olvida de todo y siempre se dice que se puede empezar de nuevo, y ya: está hecho el exorcismo. Si no hay memoria, no hay culpa, y si no hay culpa no hace falta siquiera el perdón porque esta isla tiene la misión histórica de estar recomenzando siempre, de volver a empezar cada treinta o cuarenta años, y el olvido suele ser el bálsamo para todas las heridas que quedan abiertas…( pg 111 )

Sin olvidar las referencias musicales y gastronómicas, con la sabrosa cocina de Josefina, esta vez con las recetas de la bandeja paisa, especialidad de la ciudad colombiana de Medellín : frijoles con picadillo de carne, chicharrones de puerco, plátanos maduros, huevos, chorizo, carne de res y arroz blanco cocinado en manteca de puerco.Y la receta del pavo relleno con congrí, un mejunje hecho con ajo, pimienta, comino, orégano, albahaca, perejil, naranja agria, sal, cebolla en ruedas grandes, frijoles negros, lascas de tocino, ají, vino seco, laurel y arroz y a hornear largo ( ¡ santa Madonna !).

MÁSCARAS,  MAXI Tusquets Editores  2012,  ISBN  978-84-8383-597-5

Une réflexion sur “Máscaras de Leonardo Padura

  1. Primer libro de este autor cubano que leo. Me gusta leer otros cubanos como Zoé Valdés, Daína Chaviano, Pedro Juan Gutierrez, Eliseo Alberto, Jesús Díaz, Reinaldo Arenas.
    La prosa de Leonardo Padura es buena, buen espanol con expresiones caribenas entretenidas. Una historia truculenta con un fin trágico. Decadencia pura.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s