Y que se duerma el mar de Gustavo Martín Garzo

Escritor vallisoletano, nacido en 1948, licenciado en Filosofía y Letras, especialidad en Psicología, fundador de revistas literarias. Casado con la escritora Esperanza Ortega.

Le he leído dos  libros :  «  Las historias de Marta y Fernando « , Premio Nadal 1999,  que relata el mutuo conocimiento  día a día de una pareja de recién casados con sus dichas y desdichas y  » El pequeño heredero  » de 1997 escrito en buen castellano , pero con párrafos interminables, un poco espeso , que relata la vida en un pueblo remoto allá por los años 1936, de una chica joven y bella, Remedios,  que se hace cargo afectivamente de un pobre huérfano llamado Ismaelillo que será su amuleto y a quien iniciará en el aprendizaje de la vida. No le he leído «  El lenguaje de las fuentes  » que le valió el Premio Nacional de Narrativa en España en 1994 y donde Martín Garzo da la palabra al mundo simbólico de la Biblia.

El libro de esta reseña me atrajo por su tema: la infancia de María, la madre de Dios, tema sobre el cual se sabe tan poco , así como poco se sabe sobre la infancia y la juventud de Jesús. Es un libro un poco extraño , entre sueño y realidad, muy poético, lleno de bellas historias y que deja de María una impresión de dulzura y de mansedumbre increíbles.  Uno de los temas es el dolor, el sufrimiento de los inocentes, la enfermedad, el fracaso. Pero el autor incurre en una herejía afirmando en su ficción que la Virgen era manca de nacimiento, le faltaba la mano derecha lo que causó grandes pesares a sus padres que eran de edad avanzada.

María nació en Emaús, no lejos de Jerusalén y su nombre tiene varias traducciones, en el libro se admite que viene del hebreo que significa « amada « , era hija de Ana y de Joaquin, ricos terratenientes. María se crió rodeada de esclavos y servidumbre. Tenía también sangre moabita, los moabitas eran descendientres de las hijas de Lot, y estaban excluídos de  la comunidad israelita, pues habían rechazado el paso de los supervivientes del Exodo, aunque los matrimonios entre israelitas y mujeres moabitas nunca faltaron ( el rey David provenía de uno de esos matrimonios).

La infancia de la Virgen fue contemplativa, aislada , tenía visiones, premoniciones, presentimientos que anticipaban sucesos futuros en el mundo que compartía con los demás.

A la edad de 14 años su madre ya viuda, la comprometió con José de Nazaret que tenía tres veces su edad y era viudo con dos hijos, carpintero de profesión y bastante holgado. Segunda herejía de Martín Garzo que lo hace tartamudo, aseverando que lo era desde pequeño y que era pesado de boca y de lengua, sin poder hablar de forma fluida, especialmente cuando se sentía tenso.

Cuando María se supo preñada , y según alguna profecía que le habían hecho, tuvo pánico que le fueran a robar su criatura y venderla como esclavo,como hacían con los hijos de otras mujeres porque a imitación de los romanos, se  abandonaban los hijos que no se querían criar. El recién nacido era colocado a los pies de su padre; si este se inclinaba y lo levantaba entre sus brazos, significaba que lo aceptaba; pero si le daba la espalda, el niño era abandonado. Abandonar a los niños, y en especial a las niñas, a los inválidos y enfermos, era una costumbre muy común entre los romanos. Incluso muchos pequeños eran vendidos en el mercado como mascotas de los adultos o como bufones para las fiestas ( pg 108 ).

Lo que resalta muy bien en el libro es la constante transhumancia de las personas en esta época remota: siempre estaban viajando entre dos puntos, a pie  o a lomo de burro o de camello y a menudo en caravanas. Y pasaban de Europa hasta Egipto pasando por Asia Menor como algo de lo más natural.

El Título del libro emana de un poema de Simonide de Céos, poeta lírico griego, el primero que cantó los hombres y no los dioses o los héroes:  » Quiero que duermas, niño; y que se duerma el mar, que al fin se duerma esa aflicción inacabable « .

¿Acaso la lectura de este libro me ha aportado algo ? No, nada, un leve placer de lectura. Y no me agrada que se fantasee sobre la Virgen, las cosas de la fe son intangibles.

Aquí va un enlace para escuchar a Martín Garzo hablar de su libro :

http://cervantestv.es/2012/06/11/entrevista-a-martin-garzo/

Y QUE SE DUERMA EL MAR, Lumen-narrativa,2012   ISBN  978-84-264-0

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s