Paisaje de otoño de Leonardo Padura

Segundo libro de Padura que leo en torno al protagonismo del teniente Mario Conde.

Este tomo clausura la serie de cuatro que Padura aunó con el nombre de  » Las cuatro estaciones « . Es el otoño en La Habana , estación peligrosa por los ciclones que asolan la isla cada año.

Mario Conde quiere presentar su renuncia porque está hastiado con su profesión , sobre todo desde que han sacado a retiro a su jefe, conocido como  El Viejo. Pero la jerarquía le arranca la promesa de que podrá acogerse a retiro en cuanto resuelva en unos días el enigma de un asesinato.

El finado es un gusano o comemierda como llaman los cubanos a todos aquellos que han huído  la isla de Fidel. Un antiguo  funcionario, nada menos que el segundo jefe  de la dirección provincial de Bienes  Expropiados, que era el departamento que confiscaba las riquezas a los cubanos que huían del comunismo. El personaje era importante y sabía del valor de las cosas en su posesión por lo que se volvió corrupto. Durante un viaje a la Unión Soviética, se asiló en Madrid pasando luego a Miami como la gran mayoría de los cubanos.  Este hombre volverá a la isla con el falso pretexto de visitar a su padre gravemente enfermo, pero en realidad, para recuperar un tesoro artístico de un valor inestimable. Pero es asesinado durante su estadía y es a Mario Conde a quien le incumbe resolver el crimen, contra la promesa de su ansiada libertad.

La narración es pretexto para situar a Conde, eterno borrachín, pata del alma de sus amigos de juventud, que sueña con alejarse de esta Habana corrupta para por fin , ponerse a escribir pues se sabe que siempre ha sido su anhelo más profundo. Siempre vive en torno a su amigo Carlos, el lisiado de la guerra de Angola, cuya madre, Josefina prepara suculentas comidas con productos que surgen milagrosamente en la olla y que traen el agua a la boca , como por ejemplo , la receta del pollo a la chorrera.

También la música es omnipresente para los cubanos y especialmente para Conde que tararea boleros, sobre todo en dos situaciones precisas : cuando presiente que puede enamorarse o cuando está total y desesperadamente enamorado. Aunque su suerte  en amores no había sido especialmente propicia para el cultivo de sus cualidades bolerísticas, varias de esas letras, hechas con las mismas palabras para cantarle al amor o al desengaño, al odio o la pasión más pura, se habían prendido en su mente por la vehemencia de sus fiebres amorosas cíclicas, durante las cuales las había cantado. Y había uno en particular que le gustaba sobre cualquier otro bolero en la faz de la tierra y de la lengua ( 137) :

http://www.youtube.com/watch?v=JwEhvccG3Ac

Mario Conde es un apetecible soltero de 36 años, pronto ex-policía, prealcohólico, pseudoescritor, cuasiesquelético y posromántico, con principios de calvicie, úlcera y depresión y finales de melancolía crónica, insomnio y existencias de café, dispuesto a compartir su cuerpo, fortuna e inteligencia con mujer blanca, negra, mulata, china o árabe no musulmana, capaz de cocinar, lavar, planchar y, tres veces a la semana, aceptar sus buenas faenas de amor ( 237).

Al final del libro , Mario Conde se decide a comenzar a escribir en su cocina y con su vieja Underwood la historia de un hombre y sus amigos, antes y después de todos los desastres : físicos, morales, espirituales, matrimoniales, laborales, ideológicos, religiosos, sentimentales y familiares, de los que sólo  se salvaba la célula originaria de la amistad, tímida pero insistente como la vida. Y así Conde escribía, confiado de que aquella historia de un policía, un joven herido, un muchacho que quiso ser un gran pelotero y se enamoró de una mujer diez años mayor que él, de un tipo empecinado en rehacer la historia, de una mujer bella, leve, pero con unas nalgas pétreas, de un escritor prostituído por su ambiente, y de toda una generación escondida.  » Pasado perfecto »:Si, así la titularía, se dijo. ( 259 )

Porque así se titula el primer tomo de las aventuras de Mario Conde  » Pasado perfecto » : Leonardo Padura cierra el ciclo de manera magistral : la última línea lleva al primer tomo de la serie.

PAISAJE DE OTOÑO, Leonardo Padura Fuentes, Colección Andanzas, Tusquets Editores 1998;   ISBN 84-8310-070-3

Une réflexion sur “Paisaje de otoño de Leonardo Padura

  1. Es el segundo libro que leo de Leonardo Padura, me resultó muy ameno. El enigma interesante pero aun más las reflexiones sobre Cuba y los cubanos.
    A la espera de la lectura de Pasado Perfecto.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s