El lugar donde estuvo el paraíso de Carlos Franz

Carlos Franz es un escritor chileno (Ginebra 1959) que posee  también la nacionalidad española. Estudió derecho, pero se dedicó exclusivamente a la literatura después de hacer un taller literario con José Donoso. Colabora con varios periódicos.

Tiene unas siete publicaciones entre 1988 y 2011. Su nombre fue citado por Carlos Fuentes (junto con otro chileno, Arturo Fontaine, también por leer) en el magnífico ensayo sobre La gran novela latino-americana  (2011), lo citó como un representante de la « nueva narrativa chilena » con la  siguiente frase: « voz nueva, poderosa, creativa y comprometida con la palabra« . Viniendo de un Carlos Fuentes ésto es gloria y desde entonces  tenía pendiente leerlo. Memoria chilena, la biblioteca virtual de la Biblioteca Nacional chilena lo define como un escritor con gran manejo estilístico al servicio de narraciones vinculadas al dolor, al destierro, al viaje. Tengo otro libro de él que espera lectura sobre mis cargados anaqueles, se trata de Almuerzo de vampiros.

El lugar donde estuvo el paraíso fue finalista del Premio Planeta Argentina 1996 y fue llevado al cine en 2001 por el español Gerardo Herrero, bajo el mismo título y con el actor argentino Federico Luppi en el rol principal.El lugar donde estuvo el paraíso
Trataré de ver la película, pero sólo después de la lectura para hacer funcionar primero la imaginación y no influenciarme con la adaptación cinematografica que a veces es muy libre.

El libro es muy bueno, describe muy bien esta vida errante y artificial del insondable Ministerio de Relaciones Exteriores, la errancia permanente, el lado oscuro que no puede evitar de codearse con gente patibularia, la propensión al alcohol,  inevitable falso amigo para evitar el tedio y anegar  penas.

Es la historia del Cónsul chileno  (nunca sabremos su verdadero nombre) en Iquitos, al comienzo del Golpe Militar. El Cónsul  recibe a su hija de 19 años, Anna,  como cada año durante las vacaciones largas. Pero esta vez el Cónsul tiene casa y pareja, una misteriosa y bella joven loretana a penas mayor que su hija. El clima de Iquitos es pegajoso, venenoso, descrito con lujo de detalles, a tal extremo que las descripciones provocan sensaciones sinestésicas poderosas. Página 170 tenemos la clave del título: Quizá este infierno sea el sitio donde una vez estuvo el Paraíso…

Una idea del clima selvático reinante en un lugar como Iquitos y el agobio que puede  resultar …(habla Anna, la narradora) mi verano tocaba a su fin. Pero era sólo mi idea del verano. Aquí no había estaciones de verdad. Aquí la vida brotaba para pudrirse enseguida, aplastada por su propia exuberancia. Las lluvias continuarían, y con ellas vendría la crecida. El río se hincharía. Belén la ciudad flotante se elevaría unos diez metros y volvería a bajar. Eso sería todo. El calor y los olores y el verde parejo de la selva serían siempre los mismos. Una podía caer fácilmente en la ilusión de que el tiempo no pasaba. Tal vez por eso el Cónsul había soñado toda su vida con estos puestos en la banda cálida del mundo. Quizá en estos lugares sin estaciones era más sencillo persuadirse de que realmente se es inmune. Inmune al cambio, al deterioro, a la muerte. Lo único que puede esperarse después del calor, es la lluvia, y después de ésta, aguardar de nuevo el calor.

El papel de la hija lo encontré ambiguo y venenoso. Tiene con el padre una relación un poco especial; no es la de padre e hija, sino la de una pareja, pero sin  incesto. En todo caso Anna, tan joven y que es además la narradora, tiene reflexiones que no corresponden a una muchacha de esta edad, además que consume alcoholes fuertes como quien toma Coca-cola…y se permite interferencias graves con la gente. Es una persona bastante descolocada y el perfil sicológico le correspondería mejor a una treintañera, que será la edad de Anna al final de la novela.

El exilio y el desarraigo es una idea que merodea a lo largo de la novela. Carlos Franz es hijo de diplomático y debió conocer  bien estas situaciones. Página 32 leemos…por lo visto, siempre el exilio de un hombre puede haber sido el paraíso de otro…Sólo había que tener a mano la voluntad de escapatoria, de fuga, la huida de esa inmovilidad donde las cosas y las almas se asientan y corren el riesgo de echar raíces… »Vivir en el exterior ». Era una de sus nociones favoritas. El había tomado distancia para ver la vida desde donde uno no puede hacer ni recibir daño: desde el exterior. Desde el perímetro de esas cosas que la otra gente llama vida: la familia, la política, el propio país…El Cónsul era doctor en una ciencia cuya única receta era el cambio de aires, la amputación de las raíces, la expatriación.

También la idea del viaje es recurrente en la novela. El Cónsul ha pasado su vida viajando (¿huyendo?)...El tiempo había quedado entre paréntesis allá, en nuestro lejano país. Dicen que quien consiguiera viajar cerca de la velocidad de la luz no envejecería. Permanecería él mismo, mientras el universo se fuga hacia el pasado. Tal vez por eso viajamos.

La parte política de la novela está rápida y claramente planteada, pero no es parte importante en la historia. Sirve solo para fijarnos la época de la narración. Lo que realmente prima es el clima malsano, la relación extraña entre padre e hija, la dependencia al alcohol  del Cónsul, su desliz  hacia la corrupción, la tragedia final y su decadencia.

Buen libro, lectura que se pega a la piel como el clima pegajoso de Iquitos.

 

EL LUGAR DONDE, Planeta 1996,  ISBN 950-742-782-1

Eux sur la photo d’Hélène Gestern

Hélène Gestern est un écrivain français née en 1971, qui vit et travaille à Nancy; elle est aussi enseignante,  chercheuse au CNRS dans un laboratoire spécialisé dans les recherches lexicales et elle est membre  du comité de rédaction de la revue La faute à Rousseau consacrée à l’autobiographie.

Eux sur la photo est son premier roman, publié en 2011 à 40 ans et ce fut un vrai coup de maître puisque il a été vendu a plus de 50 000 exemplaires et qu’il a  été récompensé par plusieurs prix littéraires, dont les plus  intéressants, ceux accordés par des lecteurs et non ces prix commerciaux des maisons éditoriales; et c’est le bouche à oreille qui marche très-très bien pour diffuser ces livres. C’est un beau cadeau que m’a fait Françoise P.

C’est un roman épistolaire entre Hélène et Stéphane. Hélène cherche des informations sur sa mère biologique, décédée lorsqu’elle avait 3 ans, et elle commencera son enquête à partir d’une photographie. Peu à peu, elle remontera dans le temps et la relation épistolaire avec Stéphane s’enrichira d’un vrai sentiment amoureux qui va progresser par petites touches délicates et pleines de bienveillance mutuelle. Eux sur la photo, ce sont la mère d’Hélène et le père de Stéphane; ils auraient vécu une histoire d’amour autrefois dans la décade 70; peu à peu, à petits pas mesurés et avec tact,  Hélène et Stéphane vont découvrir progressivement une histoire orageuse et compliquée que leurs parents ont vécu autrefois. En même temps, Hélène et Stéphane vont se rapprocher, s’épauler mutuellement devant un passé qui va se révéler  dévastateur. Le récit est très bien fait car on passe d’un couple à un autre, d’une histoire à l’autre de façon impeccable.  L’histoire de leurs parents va leur permettre  d’assumer une sorte de revanche amoureuse, comme si un aléa les avait attendus pour boucler leur destin en quelque sorte.

C’est un beau roman sur les secrets de famille, sur les racines de chacun, sur le poids de la famille; sur les souvenirs liés aux photos, sur la mémoire familiale, sur l’impérieuse recherche identitaire, sur les interdits de l’époque et aussi sur le charme slave de cette famille d’immigrés russes. C’est aussi un vibrant hommage à la photographie qui apporte du poids aux histoires, parce qu’elle fixe à jamais les images. Dans le livre, la correspondance progresse et les photos (12)  servent d’introduction aux chapitres; ces photos sont  décrites avec minutie et lyrisme, elles sont très « vivantes ».

Il y a dans ce roman un vrai paradoxe entre un style tout en délicatesse et une rare violence dans les sentiments.

J’ai beaucoup apprécié le style d’Hélène Gestern fait de délicatesse, d’émotions, avec une façon pudique et réservée pour écrire cette histoire d’amour si bouleversante par son côté immanent, mais aussi par les circonstances. Je crois que ce serait malvenu de raconter l’histoire par le menu, car les futurs lecteurs n’auraient rien à découvrir en lisant le livre alors que c’est à la fin  que l’on apprend le dernier secret.

Je cite en entier un paragraphe d’une lettre que Hélène écrit à Stéphane (page 297): Aujourd’hui, Stéphane, lorsque je pense à eux deux, je mesure la force de leur lien, ce lien qui nous a conduits l’un vers l’autre à trente-sept ans de distance, à partir d’une improbable coupure de journal. Je me dis que ce matin ensoleillé, à Saint-Malo, la tendresse de notre premier café partagé, dans la lumière rase de février qui faisait onduler la mer comme cristal et feuille d’or, c’est à eux que nous le devons. Oui, c’étaient eux sur la photo, qui nous parlaient, nous appelaient…Je les contemple jusqu’au vertige et je crois les entendre nous dire qu’il faut vivre maintenant, saisir la chance qu’ils ont laissée échapper.

 EUX SUR LA PHOTO, Arléa-Poche N° 201 (2014), EAN  9782363 080394

Kassel no invita a la lógica de Enrique Vila-Matas

Escritor español (Barcelona 1948) con vasta bibliografía entre novelas y ensayos; estudió derecho y periodismo. Ha sido reconocido con numerosos premios literarios, entre ellos el Premio Rómulo Gallegos en Venezuela (concedido cada dos años) y el Médicis en Francia. Su obra ha sido traducida a más de 25 idiomas. El escritor es o fue gran amigo de latinoamericanos como Bolaño, Sergio Pitol, Ricardo Piglia, Villoro, etc.

Su narrativa es innovante porque ha fundado un nuevo género en el que el relato se pierde en el ensayo. Su obra entremezcla realidad y ficción y nos brinda lo mejor de cada género; está considerado también como un adalid de la metaliteratura y su universo comporta humor, ironía, erudición e inteligencia. Me encantan las incesantes pasarelas del autor hacia otros libros, hacia otros autores, hacia la pintura, hacia la música, hacia tantas cosas: tenemos un hombre del Renacimiento porque en aquella época se podía abarcar casi todo el conocimiento.

Le he leído varios libros y a pesar de su relativa complejidad, han logrado interesarme a fondo porque se sitúan en un universo muy literario, donde la literatura está llevada a su cúspide. Los voy a citar por orden cronológico de publicación, y no de lectura : Suicidios ejemplares (1991), un conjunto de 12 relatos de excelente factura, alrededor del tema de la muerte y del suicidio. Dos de los relatos me gustaron particularmente, « El arte de desaparecer« (un tema recurrente?) donde el protagonista, Anatol ,se instala en la isla de Umbertha donde todo se escribe con « hache »; Anatol escribe a escondidas para no exponerse y al llegar a la jubilación, descubre que le agrada ser reconocido por lo que lega todos sus escritos, muy denigrantes, a la isla de Umbertha, y decide  desaparecer. Otro relato que me gustó fue « Los amores que duran toda la vida » donde abuela y nieta se cuentan historias. La historia de la nieta es terrible y además verdadera porque ella está implicada en la historia.

Lei la trilogîa fantásticamente metaliteraria sobre las patologías de la escritura : Bartleby y Compañia (2000), donde Vila-Matas toma el nombre de Bartleby,  un oficinista de un relato de Herman Melville, un hombre que nunca leyó, que nunca hizo nada como los demás, que no va a ninguna parte y que nunca dijo quien realmente era. Un bartleby es un ser habitado por una profunda negación del mundo. El protagonista de la novela de Vila-Matas es un jorobado que rastrea el mal endémico de las letras contemporáneas, la pulsión negativa o la atracción por la nada. Y  Vila-Matas nos enumera hasta 86 autores que se pasearon por el laberinto del NO escribir. Hay una mezcla sabia de erudición y ficción que perturba al simple lector. El segundo tomo de la trilogía es El mal de Montano  (2002) que obtuvo el Premio Herralde del mismo año: el mal de Montano es una enfermedad que se llama literatosis. El protagonista de la novela es un crítico literario, que se inventará un hijo que padece este mal y cuya vida será marcada por referencias y personajes  literarios; el meollo del asunto es que el crítico literario se sabe enfermo de lo mismo y quiere salir de este embrollo  para entrar en el mundo real. El libro está lleno de referencias metaliterarias y curiosamente una parte del relato sucede en Chile, en un balneario llamado Tunquén que realmente existe y que pertenece a las comunas de Algarrobo y Casablanca de la zona central chilena. El último opus de esta brillante trilogía es Doctor Pasavento (2005), un libro denso y profundo, un aluvión de citaciones  literarias. La obra se articula alrededor de un autor suizo-alemán, Robert Walser, que existió realmente y murió durante un paseo estando  hospitalizado por depresión nerviosa. Doctor Pasavento es el seudónimo del protagonista quien decide  desaparecer cuando se dirige hacia Sevilla para dar una conferencia porque está obseso con la idea de desaparecer y de que todos lo busquen. El problema es que nadie lo busca y poco a poco su ser y su personalidad se esfuman en la nada. Entonces toma el seudónimo de Doctor Pasavento o de Doctor Pyncho, siquiatra,  y sigue las huellas del escritor Robert Walser. Pasavento busca aislarse en el extranjero, pero nadie puede huir de si mismo y de su pasado. Tengo varias citaciones guardadas de este libro que es de una riqueza increíble.  Les cito sólo una: Y envejecer sirve para comprobar que hemos caminado y que el tiempo ha caminado con nosotros.

Solo me queda citar Dublinesca (2010), que es otro libro tan complejo que es difícil de resumir. Tiene un argumento estupendo: Samuel Riba es editor desde hace treinta años y se retira, convencido que es el final de la literatura tradicional y el advenimiento de la era « numerizada ». Quiere volver a Dublin siguiendo las huellas  de Joyce y organizar el entierro de « la vieja literatura ». El relato tiene múltiples pasarelas hacia tópicos diversos y un humor corrosivo. Aquí descubrí el significado de la palabra japonesa HIKIKOMORI o sujeto que vive de noche pegado a Internet y duerme de dia desconectado del mundo (un zombi?).

Kassel no invita a la lógica (2014) tiene un título enigmático que vamos a analizar. Al parecer Vila-Matas se inspiró de Italo Calvino, quien afirmaba que Turin invitaba a la logica, pero esta lógica lleva a la locura. Kassel es una ciudad alemana de la región de Hesse, conocida por ser el lugar donde los hermanos Grimm recopilaron la mayor parte de sus cuentos y donde acaece, cada cinco años, una importante manifestación de arte moderno vanguardista, muy vanguardista, llamada dOCUMENTA,  con minúscula en la « d » y luego todo en mayúscula. El libro transcurre durante dOCUMENTA  13; la treceava manifestación del evento, que tiene sus detractores  que la llaman Detrimenta o NOcumenta. Esta feria de arte moderno dura 100 dias, en el paįs más importante para el arte moderno en Europa, que es la opulenta Alemania; esta feria existe desde 1955; es una revancha del arte moderno frente al totalitarismo. La muestra 13 reunió más de 200 artistas, filósofos, científicos, críticos y escritores con eventos que trascendieron la ciudad de Kassel y se dieron hasta Canadá y Afganistán.

Después de la guerra la gran reconstrucción de Kassel no llegó hasta 1955, cuando sus ciudadanos optaron con mucho coraje por un camino más inseguro que el elegido por otros compatriotas y decidieron, en lugar de un desarrollo industrial, un renacer de tipo cultural, y le encargaron a Arnold Brode, arquitecto y profesor, la primera dOCUMENTA, que tuvo un carácter claramente reparador: Alemania, que bajo la dictadura de Hitler había calificado al arte contemporáneo de degenerado y había expulsado y asesinado a sus artistas, le rindió homenaje al arte de los años veinte y treinta, con una exposicion  que, según palabras de Bode, « acercaba finalmente el arte a los obreros ». Nada era descartable en un lugar como Kassel, que, al abrir sus puertas a las ideas de la vanguardia, estaba rechazando implícitamente cualquier invitación  a la lógica. Pues Kassel no destacaba precisamente por bailar al son de lo lógico.

dOCUMENTA 13 no es una exposición como las demás, pues no está pensada solo para ser contemplada, sino que también para ser vivida. En arte no se innova ya que eso ocurre en una industria. El arte ni es creativo ni innovador. Eso es para el mundo del zapato, de los coches, de la aeronáutica, es un vocabulario industrial.  Y dOCUMENTA iba más allá de una gran exposición; era, en realidad, una disposición de ánimo.

Durante esta manifestación, un escritor catalán que podría ser Enrique Vila-Matas, es invitado para posar como una escultura viviente en un restaurante chino de los alrededores (porque la manifestación es tan grande que desborda hacia las afueras de la pequeña ciudad de Kassel): el escritor debe sentarse en una mesa bajo el rótulo « Writer in residence » y escribir y hacer parte del decorado para que la gente se acerque y vea una escultura viviente en pleno trabajo creativo.

El personaje central del libro es un ser lleno de manías, con una tremenda  fobia a la senescencia, él encuentra « la forma » gracias a fármacos que le procura un « buen » doctor , pero cae cada atardecer en una profunda angustia existencial.   Y tiene una manía muy divertida que consiste a sacar a veces en la conversación un « macguffin », que podria  definirse como una frase totalmente ilógica que no tiene nada que ver con el contexto y que podría ser la representación de lo que no se quiere nombrar (en chileno coloquial dicen « una cabeza de pescado »).

La literatura y el arte son objeto de reflexiones interesantes, página 44 Vila-Matas escribe sobre literatura: porque contrariamente a lo que creen tantos, no se escribe para entretener, aunque la literatura sea de las cosas más entretenidas que hay, ni se escribe para eso que se llama « contar historias », aunque la literatura está llena de relatos geniales. No. Se escribe para atar al lector, para adueñarse de él, para seducirlo, para subyugarlo, para entrar en el espíritu de otro y quedarse allí, para conmocionarlo, para conquistarlo…Y sobre arte, página 230 leemos :en Kassel seguro que se veían cosas que no parecían muy estéticas, pero que aportan conocimiento. Hay personas que van en busca del conocimiento, personas creativas que circulan por el lado menos práctico de la vida; personas que intentan inventar un mundo nuevo.

Un libro realmente original donde Vila-Matas mezcla magistralmente realidad, conocimientos y ficción de tal manera que el lector se pierde entre los géneros, pero se divierte y aprende.

En epígrafe les cito el intelectual verso de Martinus von Biberach citado en el libro (en  lengua vernacular), y en traducción española :  Vengo de no sé dónde / soy no sé quien / muero no sé cuándo, / voy a no sé dónde, / me asombro de estar tan alegre. Este verso se puede leer en la tumba de von Biberach y estaba en una de las obras presentadas en dOCUMENTA 13, del berlinés Bastian Schneider intitulada The last Season of the Avant-Gards.

KASSEL…, Seix Barral Breve,  ISBN 978-84-322-2113-2

Le nain du roi de Pologne de Béata de Robien

Écrivain d’origine polonaise, diplômée de l’Université de Cracovie où elle a suivi des études de lettres. Elle vit en France depuis 1974;  elle écrit des pièces de théâtre, des scénarios pour la TV, des romans et des biographies directement en français.

J’ai publié un billet, en juillet 2014, sur un autre de ses livres, le très intéressant Roman de la Pologne qui nous explique la  foisonnante et compliquée histoire de ce grand pays qui est la Pologne.

Le nain du roi de Pologne est un livre dans la même veine, c’est à dire, intéressant et par moments très drôle. Le livre est écrit sous forme de journal apocryphe dudit nain Jan Krassowski connu aussi sous le pseudonyme de Domino ou petit Polacron. Il faut dire que ce nain je l’avais déjà croisé, au moins deux fois: la première fois, dans la monumentale biographie de Catherine de Médicis de Jean Orieux, et la seconde,  dans Le roman de la Pologne de Béata de Robien.

Ce nain est un nain hors normes, d’abord il est d’excellente extraction puisque fils d’un nobliau désargenté qui le vendit à la Cour de France contre une véritable fortune: deux mille écus d’or; physiquement il est une rareté car c’est un nain harmonieux, gracieux, beau, une miniature d’homme aux proportions parfaites, mesurant un mètre à peine . En revanche, il est largement doté  du côté intrigant, calculateur, fourbe, traître, comme on le dit de la gente lilliputienne. Car il faut savoir que un nain ne déteste rien de plus que…un autre nain. Jan Krassowski est très imbu de sa personne, conscient du rôle important qu’il joue à la Cour de France et adorant sa souveraine, la Reine noire, la controversée Catherine de Médicis.

Catherine de Médicis raffolait des nains et en avait une collection . Elle avait même essayé de créer une race de nains: on avait creusé une fosse dans laquelle nains et naines se livraient à toutes sortes de fantaisies érotiques sous les yeux de la famille royale et de toute la noblesse rassemblée. La reine avait été bien déçue par son élevage. Il n’était pas venu de petits nains…

Jan Krassowski est arrivé à la Cour de Catherine de Médicis à l’âge de quinze ans et il est devenu assez rapidement le favori. Ils étaient une trentaine de nains à se faire la guerre sans merci à la Cour, à s’espionner, à médire les uns sur les autres. C’était un milieu impitoyable.

C’est Jan Krassowski qui a donné l’idée à Catherine de Médicis de récupérer le trône de Pologne pour son fils préféré, le Duc d’Anjou, car le dernier roi  « Jagellon » se mourait en Pologne sans descendance mâle. Et en France les trois rejetons Valois  s’entretuaient pour le trône de France: Charles IX régnait, le Duc d’Anjou se morfondait et l’avorton prénommé Hercule- François, complotait contre ses deux frères quitte à abjurer sa propre religion catholique et il se voyait régner comme François III, soutenu par les protestants .

Catherine de Médicis s’est piquée au jeu et elle a envoyé en Pologne son nain favori, d’origine polonaise, vingt-cinq années après que celui-ci ait quitté sa Pologne natale, pour plaider la cause du Duc d’Anjou qui n’était pas le seul candidat à vouloir ceindre la couronne de Pologne ( il y avait aussi le prince de Ferrare, Stéphane Bathory (palatin de Transylvanie), le fils de l’empereur Maximilien (l’archiduc Ernest), le tsar de Russie…), mais aussi pour épouser la soeur du défunt roi de Pologne, Anna Jagellonka, une pieuse vieille fille de l’âge de Catherine de Médicis. Pour arriver à ses fins le nain va mentir comme un arracheur de dents ou comme un fieffé politicien, nous dirions de nos jours. Lisez plutôt: «  Habilement, j’amenai les Polonais qui m’entouraient à se demander avec inquiétude qui succéderait à leur roi si celui-ci, malade, venait à mourir. Je mis en avant le duc d’Anjou qui, n’étant point marié, se flatterait qu’une aussi noble dame que la serenissima infante (une Jagellon), accepte sa demande en mariage. A toutes les objections des magnats, je trouvais immédiatement une réponse sensée et irréfutable. En politique comme en amour, il ne faut pas manquer de tout promettre. J’acceptais toutes les conditions. Je ne m’encombrais d’aucun scrupule- le roi aura toujours le loisir d’annuler les engagements de son nain. J’affirmai que si on l’élisait, le Duc d’Anjou gouvernerait conformément à la Constitution et en respect des libertés acquises par les nobles; qu’il n’y aurait aucune place pour la violence, car son âme ignore l’inclémence et l’injustice. Le duc ne manquerait pas de bénéficier du soutien du pape, car il ne cesse de répandre la foi catholique. Il n’hésiterait pas, même à solder les dettes de la Pologne : je m’y engageais… »(déjà au XVIè siècle, on surendettait cette pauvre France).

Ce sera une ambassade très réussie  puisque le duc d’Anjou sera Roi de Pologne sous le nom de Henri I et y régnera exactement 2 ans, au bout desquels il fuira la Pologne en catimini en volant au passage tous les bijoux de la couronne de Pologne et de la Lituanie. Il partira pour la France, afin de récupérer le trône après  la mort de son frère le roi Charles IX, mort de tuberculose avancée. Il faut lire la description que font les Polonais de leur éphémère roi  français : » la fistule qui porte sous l’œil droit n’est pas belle à voir. Lorsqu’il se signe, on aperçoit sous son aisselle une autre plaie ouverte et suintante. Il se gausse de nos nuques rasées mais à vingt et un ans, il est presque chauve. On croirait qu’il a renversé sous lui un seau de senteur pour embaumer autant la violette. Attifé, pommadé, fardé de poudre rose, les lèvres avivées de rouge, deux boucles à chaque oreille, des grappes de perles sur la toque, des cocardes sous les chausses, le pourpoint tellement ajusté à la taille, on dirait une demoiselle, ricanent les Polonais ».

Une histoire truculente, racontée avec faconde, sur un petit épisode de l’Histoire de Pologne où Jan Krassowski a été le roi des nains.

In memoriam: pour toi ma Yola.

 

LE NAIN DU ROI DE POLOGNE, Plon 1994,  ISBN 2-259-18052-3

Nadar desnudas de Carla Guelfenbein

 

Carla Guelfenbein es una escritora chilena (Santiago 1959) de origen ruso-israelita. Se exilió con sus padres en 1976 à Londres a raíz del golpe de estado de 1973 regresando a Chile en 1987. Lleva una crónica dominical en la sección Mujeres del diario La Tercera, intitulada « Tan lejos, tan cerca« , escrita con un estilo jocoso, pero bien documentado que recuerda el estilo de Isabel Allende en la Revista Paula ( por el lado  jocoso).

Le  leí un par de novelas : su segunda , La mujer de mi vida de 2005, que ganó el premio a la mejor novela del año, acordado por los lectores de el diario El Mercurio: es una historia conmovedora entre tres amigos unidos por una amistad muy fuerte: un inglés y una pareja de chilenos del exilio ( hombre y mujer). Ellos viven una situación tormentosa porque el inglés está enamorado de la chilena y traicionará la amistad con el chileno. Al cabo de varios años y de las vueltas de la vida, la pareja de chilenos vivirá su love story. La novela trata sobre la perseverancia del sentimiento amoroso a través del tiempo.

La otra novela es El resto es silencio de 2008,  su tercer libro: es una novela coral con muchos narradores lo que hizo difícil captar el meollo del asunto, la trama es complicada, pero se va volviendo interesante y profundamente humana: Clara está casada con Juan, un neurocirujano, cuya ex mujer se suicidó por locura. Del matrimonio nació Tommy, un hijo minusválido que no soporta su situación ni el hecho que su madre se haya suicidado. Alma se alejará de Juan y revivirá una historia con Leo que fue amante de su madre…complicado, no? Pero las cosas de la vida son a menudo complicadas.

Nadar desnudas es su cuarta novela y narra un triángulo amoroso entre un padre (Diego), su hija (Sophie) y la mejor amiga de la hija (Morgana). La novela transcurre en el Chile de la Unidad Popular, dos años antes del golpe de estado de septiembre del 73.  Diego es un personaje importante del gobierno de Allende y vive desde hace poco con Sophie, una hija que tuvo con una francesa de la cual se divorció; Sophie es muy frágil y tiene antecedentes graves, con una tentativa de suicidio; la chica es una  artista precoz,  hiper sensible. En el edificio vive Morgana una española, hija de diplomático que será una verdadera y la única amiga de Sophie; Morgana de 22 años se enamorará de Diego, que tiene 45.  La pareja ocultará su relación, temiendo la reacción de Sophie y las cosas resultarán muy complicadas. La historia se reanuda 28 años después y los personajes implicados tendrán que afrontar las opciones tomadas otrora.

El título Nadar desnudas viene de una noche en que Sophie y Morgana se introdujeron fraudulosamente en el Stade Français de Santiago y nadaron desnudas hasta la saciedad, fue el comienzo de una amistad fuerte que no tenía nada de sáfico. Fue esa noche que Morgana tocó el alma de Sophie, que despertó su cuerpo y que abrió su corazón.

Hay una tesis en la novela,  defendida por un personaje que aparecerá hacia el final y que es decisivo para el (frágil) equilibrio de Sophie. La tesis se basa  en la correspondencia amorosa de los poetas de la generación del 27: la imposibilidad del amor como se ha empecinado nuestra cultura en concebirlo: un estado de felicidad perenne. Porque el verdadero amor es el amor imposible. El que nunca llega a asentarse por completo. 

Tiene esta escritora un estilo muy personal. Ella ahonda  sus personajes con un escalpelo y deja al lector formarse una opinión.

Mientras la gran Historia se lleva a cabo, las personas continúan su pequeña vida, continúan amándose, detestándose, haciendo el amor. En suma, viviendo. Eso es ‘Nadar Desnudas’”, explica Carla Guelfenbein  (cf The Clinic septiembre 2013)

 NADAR DESNUDAS, Alfaguara 2012,  ISBN 978-956-347-329-2

Mystère rue des Saints-Pères de Claude Izner

Claude Izner est le nom de plume de deux sœurs écrivains: Liliane (1940) et Laurence (1951) Korb, parisiennes, romancières et réalisatrices de cinéma. Liliane Korb était chef monteuse de cinéma puis bouquiniste sur les bords de Seine. La cadette, Laurence (connue aussi comme Laurence Lefèvre) a étudié l’archéologie, puis est devenue romancière et finalement, aussi bouquiniste. Elles signent depuis 2003 les enquêtes de Victor Legris :  des romans policiers historiques dans le Paris de fin du XIXè siècle, une époque qu’on appellera après la Grande Guerre, la Belle Époque. C’est Sylvie L. qui m’a prêté ce livre.

Mystère rue des Saints-Pères est le premier fascicule sur 12, échelonnés entre 2003 et 2014. Ce premier opus a été récompensé par le prix Michel Lebrun 2003, prix du roman policier francophone qui existe depuis 1986 et qui porte le nom de l’écrivain Lebrun depuis 1996.

Ces romans mettent en scène un libraire de trente ans, Victor Legris, propriétaire de la librairie Elzévir, rue des Saints Pères à Paris, dans un Paris des années 1880-1890. Il y a une bonne description de la IIIè République française, de l’Expo Universelle de 1889 qui voit l’inauguration de « la Tour de Monsieur Eiffel »,  vedette incontestée de ce premier roman. Mais la série met aussi en scène des personnages historiques comme Anatole France, un client de la librairie, Gustave Eiffel, Sadi Carnot, et d’autres

C’est un roman policier assez convenu, où l’intrigue est lente, parsemée de détails sur Paris, mais où le principal intérêt réside dans la description minutieuse d’un Paris de l’époque,  avec beaucoup de personnages dans les petits métiers, disparus aujourd’hui, des descriptions de la vie courante des gens. Le plus drôle pour moi c’est que dans ce premier tome, celui qui a plus de flair déductif pour l’affaire en cours est Kenji Mori, l’associé japonais de Victor Legris.,ce dernier, étant plus préoccupé par ses conquêtes féminines que par son commerce . Le personnage de Kenji Mori est assez énigmatique et l’on devine qu’il  cache un secret qui sera  vraisemblablement dévoilé dans les opus qui suivront.

L’histoire policière est très rocambolesque: des meurtres seront perpétrés avec du curare dans un Paris accaparé par l’Expo Universelle de 1889. À première vue ces morts n’ont pas de point commun, mais au fil de l’enquête on apprendra le lien logique qui les relie. Le volage Victor Legris fera la connaissance de la pétulante dessinatrice rousse d’origine russe, Tasha, de laquelle il tombera éperdument amoureux, mais cela lui posera un cas de conscience car il la soupçonne d’agissements troubles….

Un livre agréable et intéressant à lire qui laissera sur leur faim les amateurs d’émotions fortes, mais qui ravira les amoureux de Paris.

MYSTERE RUE…,   Coll. 10/18 Grands Détectives N°3505,  ISBN 978-2-264-03491-5

El juego del ángel de Carlos Ruiz Zafón

 

Carlos Ruiz Zafón es un conocidísimo autor español (Barcelona 1964) desde que en 2001 publicó su best seller planetario La sombra del viento, libro que se vendió…a más de 10 MILLONES de ejemplares; el libro era la primera entrega de una serie de cuatro, alrededor del tema del Cementerio de los Libros Olvidados. Por el momento ha entregado sólo tres .

Son varios los libros leídos a Ruiz Zafón: Marina de 1999 que tiene toda la pinta de ser un prelegómeno de La sombra del viento, es decir, una novela gótica arraigada en la vieja Barcelona, esotérica y con un fuerte suspenso, con amor y con desdichas y la omnipresencia de la música y de lugares conocidos de la Barcelona medieval. Es un libro destinado a una biblioteca juvenil que deja presagiar el genial primer tomo de la futura tetralogía. La historia ? un muchacho se escapa varias veces de un internado y explora una casa vieja habitada por un anciano y su hija; en este caserón va a descubrir un pasado extraño poblado de monstruos fabricados por un húngaro loco.

Le leí dos veces La sombra del viento, la primera vez para mi solaz y la segunda para la reunión del club de lectura en español. Es un libro estupendo, con la trama algo enrevesada, pero con un enganche del lector, una tensión emocional, un suspenso, ma-gis-tra-les. También encontré que tiene muy buen vocabulario y bastante humor. La trama: Daniel Sempere, hijo de librero, descubre un autor, Carax,  cuyos libros desaparecen uno a uno; entonces esconderá un tomo en el Cementerio de los Libros Olvidados para salvarlo del autodafé. Carax conlleva una terrible historia, el meollo del libro, que nos lleva hasta el final casi sin respirar. El tercer tomo de la tetralogía no me gustó nada, El prisionero del cielo de 2012 porque no encontré ninguno de los ingredientes que me sedujeron en el tomo uno: no es una novela gótica y no logró captar mi interés en ningún momento. Aquí reaparece Daniel Sempere, casado con Isabella y padre de un hijo quien ayuda al inefable Fermín (que tiene una labia tan divertida) a recuperar una identidad perdida durante la Guerra Civil. Quedé tan defraudada con esta lectura, que dejé este segundo tomo empolvarse sobre mis cargados anaqueles porque se me caían los brazos de flojera, especulando una lectura latosa.

Grave error, El juego del ángel engancha desde el primer capįtulo y a pesar de una trama bastante descabellada y fantasiosa, el libro no se puede soltar y el lector  va de susto en susto hasta el desenlace final sin olvidar las pinceladas de humor. Es una novela gótica en todo su esplendor, con caserones tétricos y abandonados, con descripciones climáticas a juego con los caserones tétricos, con personajes patibularios, con muertos a granel, con fantasmas y otras linduras en una Barcelona de 1920. Es la historia de David Martin, un chico de los recados de un periódicos que será escritor y contratado por un extraño personaje que él llamará el patrón. La historia de David reboza de fantasia que mezcla ficción y realidad y nos hace perder pie. El final de la gruesa novela (más de 600 páginas !) es desconcertante. No es la trama de sus novelas que nos seduce en Ruiz Zafón, sino su talento sin par para contarnos una historia e implicarnos en una narración que nos envuelve como una tela de araña. La primera tirada de esta novela se hizo a UN MILLÓN de ejemplares, cáspita !

Lo que más me ha gustado en la obra de Ruiz Zafón es que EL LIBRO es el gran protagonista de sus relatos. El Cementerio de los Libros Olvidados es un santuario hecho de libros. Página 653 leemos « este lugar es un misterio. Un santuario. Cada libro, cada tomo que ves, tiene alma. El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien desliza la mirada por sus páginas, su espíritu crece y se hace fuerte. En este lugar los libros que ya nadie recuerda, los libros que se han perdido en el tiempo, viven para siempre, esperando llegar a las manos de un nuevo lector, un nuevo espíritu… »

Difícil mantener la calidad después  de estos millones de tiradas. Imagino que por esta razón, el cuarto opus de la tetralogía aun no ve la luz editorial, el reto es enorme La aceptación por el público de estos tres tomos es muy variada; hay lectores que prefieren el tomo tres al primero por ejemplo; incluso he leído por ahí que hay lectores que prefieren el tomo dos, lo que quiere decir que hay para todos los gustos y eso está bien.

Cada uno de los tres libros de esta futura tetralogía, llevan en la portada una  foto diferente de la antigua Barcelona, son fotos del gran fotógrafo que fue Francesc Català-Roca.  Les doy un enlace para ver algunas de sus preciosas fotos en « Una España en blanco y negro »:  fotos de gran calidad , enfocando siempre lo humano:

EL JUEGO DEL ÁNGEL, Vintage Español 2008,  ISBN 978-0-307-45537-6