El descubrimiento de la pintura de Jorge Edwards

  Jorge Edwards Valdés (Santiago de Chile 1931) acaba de dejar el cargo de Embajador de Chile en París: escritor, abogado, periodista y diplomático de carrera. Obtuvo la ciudadanía española en 2010 y residirá desde ahora en Madrid.

El descubrimiento de la pintura será el quinto libro que le reseño en este blog y seguirán otros porque  me encanta leerlo. Este libro lo acabo de encontrar en Chile y no lo había visto antes, por lo que lo compré y lo leí de inmediato. Los otros libros reseñados son:

 La mujer imaginaria (http://pasiondelalectura.wordpress.com/2013/05/07/la-mujer-imaginaria-de-jorge-edwards/)

El origen del mundo (http://pasiondelalectura.wordpress.com/2013/05/09/el-origen-del-mundo-de-jorge-edwards/)

Los círculos morados(http://pasiondelalectura.wordpress.com/2013/07/24/los-circulos-morados-de-jorge-edwards/) y

La muerte de Montaigne (http://pasiondelalectura.wordpress.com/2013/12/30/la-muerte-de-montaigne-de-jorge-edwards/).

No sabría decirles cual de los cuatro me gustó más porque todos me gustaron rabiosamente. Es   su estilo que me gusta y conviene.

Este libro, El descubrimiento de la pintura es una novela de a penas 160 páginas, amena, diáfanamente escrita ; firmada en Santiago de Chile en 2013, lo que me hace suponer que fue terminada  allá, donde Don Jorge debió comprobar  la exactitud y la veracidad de algunos datos;  es vox populi que él trabaja básicamente con su memoria,  que es prodigiosa.

Aquí el escritor nos cuenta de otro pariente suyo lejano,  por el lado materno, el inefable Jorge Rengifo Mira, alias Rengifonfo, alias Fonfo o  Fonfito. Fue éste un personaje excéntrico y muy especial en la infancia de Jorge Edwards, un poco "rarito" como se decía púdicamente entonces . El Rengifonfo era un pintor del domingo,  autodidacta nato,  cuya fibra artística  le venía por el lado de la  familia Mira,   que tenía dos connotadas y reconocidas pintoras , las hermanas Mira, que vendían muy bien sus pinturas. En cambio el pobre Rengifonfo sólo producía mamarrachos que nadie compraba, pero que él presentaba, impertérrito, cada año, al Salón oficial del Palacio de la Alhambra, vigilando sus  cuadros  cual  guardia pretoriana.

Rengifonfo no sólo lo inició al mundo de la pintura, sino que lo inició a la música clásica ya que como buen parásito social que era, pero  emparentado ,  él venía a almorzar todos los domingos al clánico caserón de los Edwards . Las tediosas comilonas domingueras se veían animadas con las tardes musicales de Fonfito. Se contaba con el beneplácito del  medio hermano mayor de Jorge Edwards, José Clodomiro Edwards,  el Cloro, casado con una poco simpática noruega osuda y caballuna . Pero estos domingos musicales no solo servían para escuchar  excelente música clásica, sino que también servían para la educación sexual de los muchachos. Había siempre un catalejo en la pieza de música, pieza ubicada frente al cerro Santa Lucía, catalejo que servía para enfocar de cerca la gimnasia erótica de parejas lícitas o ilícitas, en este céntrico cerro santiaguino.

El libro está lleno de recuerdos y de anécdotas de la familia o del Santiago de aquel entonces. Se lee con delicias.

Es Jorge Edwards un verdadero chileno, pelador muy fino, muy irónico,  muy atinado, muy observador (¿ producto de su antigua timidez?). Un libro  divertido sobre  esta familia burguesa chilena sobre la cual  el talento narrativo de  Jorge Edwards hace maravillas.

EL DESCUBRIMIENTO DE…,  Lumen Narrativa 2013,  ISBN 978-956-8856-06-9

Esprit d’hiver de Laura Kasischke

Esprit d’hiver (Mind of winter, 2013) est la dernière parution en France de cette écrivaine nord-américaine (Michigan 1961)  qui sait décrire si bien sa région du middwest. C’est avant tout une poétesse ayant récolté plusieurs prix. Il paraît que ses romans sont plus lus en France qu’aux USA. Ce sera le troisième roman que je lis d’elle, prêté gentiment par Mme Z.

Le premier roman commenté dans ce blog fut À moi pour toujours le 4 février 2014 et le deuxième, En un monde parfait le 17 février 2014. On écrivait dans le Monde des livres qu’il y a un curieux mélange de surréalisme et de thriller, de drame psychologique et de surnaturel domestique, de gothique et parfois de gore dans les romans de Laura Kasischke.

Je commence à comprendre le modus operandi de l’écrivaine. Voici un roman qui commence comme les autres deux , c’est à dire , baignant dans la plus totale banalité, dans un décor bien planté qui sera ici la journée du 24 décembre dans une maison s’apprêtant à fêter, comme chaque année  un Noël en famille. Dans ce décor parfaitement décrit vont s’introduire petit à petit des éléments étranges et inattendus comme une tempête de neige et de blizzard d’une rare violence qui sera à l’origine de l’isolement forcé de la mère et la fille. Puis dans ce huis clos étouffant entre  fille et  mère (qui m’a fait évoquer des scènes du film Shining d’après le livre de Stephen King) et à l’aide de flash backs incessants, nous apprendrons que la fille est une enfant adoptée,  que ses parents américains du middwest sont allés la chercher en Sibérie. Ceci nous fera rentrer dans les arcanes et le pathos de l’adoption, avec ses stéreotypes et ses drames, ses doutes et ses angoisses, mais avant tout le côté bassement vénal de la chose. Il y rôde aussi du surnaturel, car la mère adoptive sait des choses que son conscient s’est refusé de reconnaitre jusqu’alors.

Mais c’est encore plus compliqué car la mère est porteuse d’une mutation génétique qui a nécessité l’ablation de ses deux seins et de ses ovaires, et sa fille semble aussi touchée par la maladie mais d’une autre nature. La mère était autrefois poète, mais aujourd’hui elle ne peut plus écrire un vers, depuis son opération et l’adoption. Kasischke sait de quoi elle parle quand elle dit…une véritable poétesse. Pour être la poétesse qu’elle avait désiré être quand elle suivait ses cours d’écriture créative. Une poétesse américaine du monde, comme Carolyn Forché, ou une poétesse du plus profond intime, comme Louise Glück, ou une poétesse de l’amour et de la perte, comme Marie Howe, ou une poétesse de l’humour et de l’ironie, comme Tony Hoagland . Voilà les poétesses qu’elle avait souhaité être.La mère adoptive est un personnage terriblement névrosé, terriblement coincé dans les pires cauchemars, et elle semble si pesante par moments sur sa fille adoptive, que nous nous attendons forcément à une issue violente.

Encore un livre de Kasischke qui nous met mal à l’aise parce que le venin est savamment distillé et que nous ne savons pas jusqu’où le mal va aller. Lecture encore une fois dérangeante car elle appuie sur les points qui font mal.

ESPRIT D’HIVER,  Christian Bourgois  Éditeur 2013,  ISBN 978-2-267-02522-4

La llama doble de Octavio Paz

Poeta, escritor, ensayista y diplomático mexicano (Ciudad de México 1914-1998). Premio Nobel de Literatura 1990. Su obra es extensa y abarcó géneros diversos con poemas, ensayos y traducciones. Estuvo casado en primeras nupcias con la escritora Elena Garro a quien le leí el interesantísimo libro Los recuerdos del porvenir. Contrajo enseguida dos otros matrimonios.

En 1945 llegó a Paris, donde permaneció hasta 1951 conociendo a los surrealistas y publicando en 1950 en Paris su libro El laberinto de la soledad, ensayo antropológico sobre los pensamientos y la identidad mexicanos. La Biblioteca Cervantes de Paris lleva su nombre.

 2014 es el Año de Octavio Paz en virtud de que el 31 de marzo 2014 se cumplieron 100 años del natalicio del escritor. Se destaca que sin la obra de Paz y sus aportaciones teóricas, sería difícil comprender la vida cultural de Hispanoamérica, y al igual que otros escritores como Juan Ramón Giménez, Vicente Huidobro, Cesar Vallejo o Pablo Neruda, abrió caminos para nuevas generaciones del siglo 21. La aportación intelectual del escritor abarca la filosofía, la poesía, el ensayo, la historia, el arte, las relaciones internacionales, la música, y, "a semejanza de los sabios griegos, trató de llegar a la totalidad del conocimiento".

Sus premios son legión, además del Nobel, se le otorgó el Cervantes en 1981. Su obra ensayística es vasta y variada (28 títulos !). La llama doble es un ensayo erudito, escrito a los 79 años y publicado en 1993, sobre el amor, el sexo y el erotismo; es un libro magnífico, poderoso, interesante y docto. Reúne anotaciones de décadas que Octavio Paz va a plasmar en el papel con toda su madurez, experiencia, lucidez, conocimiento y ponderación, lo que hace que el resultado sea aún más interesante, incluso si encontré que algunos pasajes hacia el final del libro, resultaban demasiado alargados y redondantes. El material acumulado es notable y les haré una selección completamente parcial y arbitraria  que asumo enteramente  y que dará a algunos, espero,  el deseo de leer el ensayo in toto.

Para empezar, sobre el título hay un párrafo que me gustó mucho. La llama doble según el Diccionario de Autoridades es :  "la parte más sutil del fuego original y primordial, la sexualidad, levanta la llama roja del erotismo y ésta, a su vez, sostiene y alza otra llama, azul y trémula: la del amor. Erotismo y amor: la llama doble de la vida.

 El testimonio poético nos revela otro mundo dentro de este mundo. Los sentidos, sin perder sus poderes, se convierten en servidores de la imaginación y nos hacen oir lo inaudito y ver lo imperceptible. ¿ No es ésto, por lo demás, lo que ocurre en el sueño y en el encuentro erótico? Lo mismo al soñar que en el acoplamiento, abrazamos fantasmas. Nuestra pareja tiene cuerpo, rostro y nombre pero su realidad real, precisamente en el momento más intenso del abrazo, se dispersa en una cascada de sensaciones que, a su vez, se disipan.

Hay una pregunta que se hacen todos los enamorados y en ella se condensa el misterio erótico ¿quién eres? Pregunta sin respuesta…Los sentidos son y no son de este mundo. Por ellos, la poesía traza un puente entre el ver y el creer. Por ese puente la imaginación cobra cuerpo y los cuerpos se vuelven imágenes. La relación entre poesía y erotismo es tal que puede decirse, sin afectación que el primero es una poética corporal y que la segunda es una erótica verbal. Ambos están constituídos por una oposición complementaria. El lenguaje es capaz de dar nombre a lo más fugitivo y evanescente: la sensación;  a su vez, el erotismo no es mera sexualidad transfigurada: metáfora. El agente que mueve lo mismo al acto erótico que al poético es la imaginación. Es la potencia que transfigura al sexo en ceremonia y rito, al lenguaje en ritmo y metáfora. La imagen poética es abrazo de realidades opuestas y la rima es cópula de sonidos: la poesía erotiza al lenguaje y al mundo porque ella misma, en su modo de operación, es ya erotismo. Sexo, erotismo y amor son aspectos del mismo fenómeno, manifestaciones de lo que llamamos vida. El más antiguo y básico de los tres es el sexo. Es la fuente primordial. El erotismo y el amor son formas derivadas del instinto sexual: cristalizaciones, sublimaciones, perversiones y condensaciones que transforman a la sexualidad y la vuelven, muchas veces, incognoscible. Ante todo, el erotismo es exclusivamente humano: es sexualidad socializada y transfigurada por la imaginación y la voluntad de los hombres. El erotismo es invención, variación incesante: el sexo es siempre el mismo. El protagonista del acto erótico es el sexo, o más excatamente, los sexos. En todo encuentro erótico hay un personaje invisible y siempre activo: la imaginación, el deseo. El erotismo es ante todo y sobre todo sed de otredad. Y lo sobrenatural es la radical y suprema otredad,  la línea que señala la frontera entre el amor y el erotismo. El amor es una atracción hacia una única persona: a un cuerpo y a una alma. El amor es elección; el erotismo aceptación. Sin erotismo no hay amor, pero el amor traspasa al cuerpo deseado y busca al alma en el cuerpo y, en el alma, al cuerpo. A la persona entera. Una de las funciones de la literatura es la representación de las pasiones; la preponderancia del tema amoroso en nuestras obras literarias muestra que el amor ha sido una pasión central de los hombres y las mujeres de Occidente. La sexualidad es animal; el erotismo es humano. Es un fenómeno que se manifiesta dentro de una sociedad y que consiste, esencialmente, en desviar o cambiar el impulso sexual reproductor y transformarlo en una representación. El amor, a su vez, también es una ceremonia y representación pero es algo más: una purificación como decían los provenzales, que transforma al sujeto y al objeto del encuentro erótico en personas únicas. El amor es la metáfora final de la sexualidad. Su piedra de fundación es la libertad: el misterio de la persona.

El amor humano es la unión de dos seres sujetos al tiempo y a sus accidentes: el cambio, las pasiones, la enfermedad, la muerte. Aunque no nos salva del tiempo, lo entreabre para que, en un relámpago, aparezca su naturaleza contradictoria, esa vivacidad que sin cesar se anula y renace y que, siempre y al mismo tiempo, es ahora y es nunca. Por esto, todo amor, incluso el más feliz, es trágico.

Montaigne no se equivocó enteramente al juzgar incompatibles la amistad y el amor. Son afectos, o como él dice, fuegos distintos. tampoco la oposición entre amor y amistad es absoluta: no sólo hay muchos rasgos que ambos comparten, sino que el amor puede transformarse en amistad. Por último: el amor y la amistad son pasiones raras, muy raras.[Montaige tuvo una amistad muy fuerte con La Boétie, que muchos tildaron de extraña, pero que existió realmente y que el propio Montaige explicó lacónicamente así: "porque él es él y yo soy yo"].

El impulso amoroso nos arranca de la tierra y del aquí; la consciencia de la muerte nos hace volver: somos mortales, estamos hechos de tierra y tenemos que volver a ella. El amor es vida plana unida a si misma: lo contrario de la separación. En la sensación del abrazo carnal, la unión de la pareja se hace sentimiento y éste, a su vez, se transforma en consciencia: el amor es el descubrimiento de la unidad de la vida. La doble faz de la sexualidad reaparece en el amor: el sentimiento primitivo de la vida es indistinguible del sentimiento no menos poderoso de la extinción del apetito vital, la subida es caida y la extrema tensión, distensión.

¿ Qué ve la pareja, en el espacio de un parpadeo ? La identidad de la aparición y la desaparición, la verdad del cuerpo y del no-cuerpo, la visión de la presencia que se disuelve en un esplendor: vivacidad pura, latido del tiempo. ( Esta es la bella y poética conclusión de Octavio Paz, firmada allá por el 1° de mayo de 1993).

Ensayo erudito y "pensado" que los invito a leer y meditar, porque la especie humana sale (¿injustamente?) engrandecida.   LA LLAMA DOBLE, Seix Barral(Biblioteca Breve)1993,  ISBN 84-322-0692-X

L’ange du matin d’Arni Thorarinsson

Árni ÞórarinssonAuteur de polars et journaliste islandais ( Reykjavik 1950) ayant un diplôme de littérature comparée de Norwich (Angleterre).

Ce livre, L’ange du matin, est le quatrième livre traduit en France    et le premier livre que je lui lis;  il m’a semblé un polar beaucoup trop compliqué et lourdingue, un peu "bavard" et bien loin du polar captivant et tendu que j’affectionne de lire. Il est question dans le livre de crise morale et financière en Islande, en même temps que dans le reste de la planète. Les rôles me semblent un peu distendus, ici,  le journaliste Einar mène l’enquête à la place du policier habituel. Les noms islandais sont difficiles et confondants.

Cette société nordique perdue dans un glaçon, semble souffrir comme les autres pays de la crise mondiale et ne donne pas envie d’y vivre.

Un polar réfrigérant et un peu raseur. Désolée Françoise.

 

L’ANGE DU MATIN, Points Policier N°3142(2012),  ISBN 978-2-7578-3707-8

Salvatierra de Pedro Mairal

Pedro Mairal: "Quería q la novela fluyera como un río"Escritor argentino (Buenos Aires 1970) con varios libros, autor de la novela Una noche con Sabrina Love de 1998 que recibió el Premio Clarín de Novela y que fue llevado al cine  en 2000 bajo la dirección de Alejandro Agresti. Pedro Mairal fue incluido en  2007 con otro escritor argentino, entre los mejores escritores latinoamericanos de menos de 39 años por el jurado de Bogotá 39 (39 escritores de 17 países latinoamericanos), cuando Bogotá fue Capital Mundial del libro en 2007.

Leí Una noche con Sabrina Love, es un libro bueno y fuerte, jocoso y patético, hiperrealista,  que narra la obsesión de un muchachito pueblerino de 17 años por una actriz del porno, muchachito que ganará  un concurso para pasar una noche con la actriz, para lo cual tiene que viajar a la capital y vivir ciertas experiencias que le van a mostrar el lado oscuro de las cosas, la sórdida realidad. La película, que lleva exactamente el mismo título es muy buena  y se puede visualizar  en youtube.

Me gustó mucho este libro,  Salvatierra de solo 155 páginas, muy bien escrito, en un estilo compacto, preciso, simple y potente, con  una trama muy original e impecable. Es la historia de Juan Salvatierra, conocido como Salvatierra a secas, que reside  en la ciudad ficticia de Barrancales ( que podría ser Gualeguay y las ciudades a orillas del río Uruguay);Salvatierra quedó definitivamente  mudo después de un accidente de caballo que sufrió a los 9 años. El hombre  dedicará toda su vida, desde sus 14 años,  a pintar un lienzo descomunal de 4 kilómetros de largo, con el promedio de una tela por año y pintando todos los días del año,  como una especie de diario íntimo, como una autobiografía ilustrada, porque quizá debido a su mudez, él necesitaba narrarse a si mismo, contarse su propia experiencia en un mural continuo. Estaba contento con pintar su vida; no necesitaba mostrarla. Vivir su vida,  para él, era pintarla. Los rollos de tela estaban  almacenados en un galpón al sur de Barrancales, cerca del camino del río, que había pertenecido al abuelo, en un lugar alto donde no llegaba la inundación y donde el pintor iba cada día después de su jornada de trabajo en el Correo. Salvatierra lo abría a las 7 de la mañana, pintaba hasta las 10. Cerraba para ir a su trabajo en el Correo y volvía a abrirlo a las 5 de la tarde.

A los 25 años Salvatierra se casó con Helena Ramírez, que tenía 21 y trabajaba en la biblioteca de Barrancales. De esta unión nacerán 2 hijos, Luis y Miguel y una hija, Estela,  que morirá ahogada en el río a los 12 años. Salvatierra pintará a su hija ahogada, como dormida, purificada por el río, una Ofelia de aguas cálidas y turbias. Salvatierra había querido pintar la fuerza del río en su tela, y el río le  había pedido a cambio a su hija de doce años. El río se la llevaba despacio pero implacable, sin que él pudiera detenerlo.

Esta tela estaba pintada como la fluidez de un río, la fábula de un pueblo y la historia de una familia. Estaba pintada en  un estilo calificado como "art brut", un arte realizado de un modo absolutamente ingenuo y autodidacta, sin intención artística. Salvatierra lograba una continuidad entre las escenas. Eso era algo que lo obsesionaba. Quería captar en la pintura la fluidez de un río, la fluidez de los sueños, la manera en que las cosas se transforman en los sueños, con toda naturalidad, sin que el cambio parezca absurdo sino inevitable, como si encontrara la violenta metamorfosis que se esconde dentro de cada ser, de cada cosa, de cada situación.

Al morir Salvatierra, sus dos hijos deciden rescatar este lienzo monumental que cuenta la vida de la familia , pero también toda la historia del pueblo. Quisieran también que esta obra sea reconocida como patrimonio cultural y testimonial . Estudiando el lienzo, se dan cuenta que falta el segmento correspondiente al año 1961. Entonces, la novela se convierte en un relato policial donde los hijos  siguen la huella al lienzo hasta que lo encuentran, tras peripecias y aventuras. Este hallazgo será capital para la conclusión del libro y nos permitirá comprobar las burocracias increíbles de un pueblo chico, las mafias locales y otras anomalías. Frente a la tela, su hijo Miguel se cuestiona acerca de ese padre que conoció mal y que se esconde detrás de su pintura: ¿ qué era ese entretejido de vidas, gente, animales, días, noches, catástrofes? ¿Qué significaba? ¿Cómo había sido la vida de mi padre? ¿Por qué necesitó tomarse ese trabajo tan enorme? ¿Qué nos había pasado a Luis y a mí, que habíamos terminado con estas vidas tan grises y porteñas, como si Salvatierra se hubiese acaparado todo el color disponible? Había algo sobrehumano en la obra de Salvatierra, era demasiado.

Lindo, precioso, este libro, se lee como si se leyera el lienzo de Salvatierra que nos cuenta tantas cosas, entre poesía y el más puro pragmatismo. La mudez de Salvatierra podría ser una metáfora de la incomunicación entre padres e hijos.

SALVATIERRA, Emecé Cruz del Sur2008,  ISBN 978-950-04-2948-1

Sombre dimanche d’Alice Zeniter

Alice-Zeniter-Prix-de-la-Closerie-des-Lilas-2013Alice Zeniter est une écrivaine et dramaturge française née en 1986 en Basse Normandie, avec une formation de normalienne. Elle a enseigné le français plusieurs années à Budapest. Son premier livre a été publié à l’âge de 16 ans; celui- ci a reçu , entre autres prix, le Prix Inter 2013.

Sombre dimanche est le nom d’une chanson célèbre en Hongrie, composée par Rezsö Seress et qui va donner le titre au  roman  et dont voici quelques paroles:

Sombre dimanche, / les bras chargés de fleurs blanches, / un dimanche matin, poursuivant mes chimères, / la charrette de ma tristesse est revenue sans toi.

J’ai beaucoup aimé ce livre , écrit de façon sobre, directe et percutante pour nous embarquer dans la saga de la famille Mandy à Budapest où le grand père du grand père actuel avait construit une petite maison dans les champs en bordure de la ville, maison qui, vers 1890, sera déjà presque entièrement entourée de rails, mais la famille Mandy continuera à l’ habiter, parce qu’ils sont enracinés dans leur passé malgré leur vie réglée par le passage des trains .

La chute du communisme n’apportera pas le bonheur, loin de là. La troisième génération sera encore, si cela se peut, plus malheureuse, plus perdue dans un monde devenu encore plus impitoyable.

Toute l’histoire récente de la Hongrie va transparaître à travers les membres de cette famille: le grand père  Imre Mandy qui se soûle à la palinka (eau de vie ) pour noyer le désespoir d’avoir mal aimé sa femme Sara; Sara la grand mère qui mourra à 35 ans, d’un excès de communisme, selon son mari; le père Sál Mandy, taciturne et qui tient un petit café-tabac à la gare, il est le seul à ne pas porter le prénom d’Imre, comme c’était la tradition chez tous les mâles premiers-nés de la famille (et nous saurons pourquoi!); la mère Ildiko, guichetière au bureau des voyages intérieurs des chemins de fer hongrois et qui rêvait de tenir le bureau de l’international; la fille Agnès Mandy qui ne sera plus la même après son histoire d’amour avec le professeur français, et notre héros, Imre Mandy qui va grandir sous nos yeux tout le long du roman et qui aura aussi du mal avec son destin.

Le constat est dur, car a un moment, le grand père dira que, "en Hongrie, ceux qui ne sont pas satisfaits émigrent. C’est bien. C’est mieux. Avant ils se pendaient. C’était l’émigration à l’hongroise"(page 188).

Livre très attachant, mais aussi intéressant car probablement un vrai témoignage sur la Hongrie moderne et sur les budapestois. Le récit ne baignera jamais  dans le pathos, malgré les histoires sombres; il y a pas mal d’humour, parfois assez décapant ; l’écriture peut être aussi crue, sans jamais tomber dans la vulgarité. Le langage de l’écrivaine se met au service de ses personnages, faisant apparaître cette histoire sur un ton juste et vrai, assez  mélancolique . Merci Françoise P. pour ce cadeau.

La chanson triste qui donne le nom au livre et qui revient comme un leitmotiv , je vous la livre en version française avec  Claire Diterzi

http://www.youtube.com/watch?v=tM473qo1y4w

SOMBRE DIMANCHE, Éditions Albin Michel 2013,  ISBN 978-2-226-24517-5

La mujer que vigila los Vermeer de José María Conget

José María Conget. Por Joaquín Blanes.Escritor español (Zaragoza 1948), licenciado en Filología Moderna,  que ha profesado cátedra en el extranjero (Glasgow, Lima, Nueva York, Paris, Londres), comisario de exposiciones sobre el nuevo cómic español, teórico de la historieta, gran cinéfilo, gran lector de literatura latinoamericana (Borges, Mario Vargas Llosa, Bryce Echenique);  galardonado con el Premio de las Letras Aragonesas 2007 por el conjunto de su obra.

Su obra es homogénea y reposa en los  siguientes tópicos: el autobiografismo con sus aficiones de lectura, sus amistades; la sentimentalidad con el catálogo de los usos amorosos de la segunda mitad del siglo XX (sexo, celos, amor); el humor con parodia y juegos de palabras; un experimentalismo con hábil alternancia de registros linguísticos elevados o populares; una mirada sobre nuestra época que invita al análisis o a la crítica política abierta o a la reflexión sobre la sociedad española. Como escribiera muy justamente Antón Castro en Heraldo ( 2010), la obra de José María Conget descansa sobre el talento, sobre el ingenio. Es un escritor sereno, con un oficio increíble, seguro, sin afectaciones, un maestro de la memoria sentimental y de las emociones.

En resumen, un autor interesante cuya lectura apasiona desde la primera línea porque los relatos son claros y las historias bien hilvanadas. ¡ Qué diferencia con la lectura de las novelas cortas que acabo de terminar, de la laureada Alice Munro, primer premio nobel canadiense, especializada en los relatos cortos ! que no lograron cautivar mi atención, a pesar de haberme "obligado", por respeto a la autora, a terminar el libro (El amor de una mujer generosa). Y no es que quiera comparar a José María  Conget con Alice Munro, pero sin hacerlos competir, profeso una preferencia neta por el Sr Conget, cuya lectura me interesó de inmediato.

La mujer que vigila los Vermeer  son 9 relatos cortos,  a veces muy cortos, pero totalmente completos y coherentes, que acaparan de inmediato el interés y la atención del lector. Los 9 relatos me gustaron aunque me cansó un poco el carácter pequeño de las letras,  utilizado en esta edición por la editorial Pre-Textos , sobre todo que son textos muy compactos, casi sin diálogos.

El último relato es el que da título a la obra, La mujer que vigila los Vermeer : es la historia de un enamoramiento durante décadas de un escritor hacia una mujer que él llamará la Musa, casada con otro escritor que nuestro hombre odiará con saña. La Musa es muy observadora y detallista, y adora los Vermeer que descubrirá en una exposición itinerante del gran maestro holandés, pero no sólo gusta de mirar los cuadros, sino también los visitantes, sus reacciones. Así, en el famoso cuadro donde una mujer lee un libro, la Musa detecta la presencia de una peineta que le sujeta el pelo y ella encuentra que en esa peineta está toda la personalidad de la mujer del cuadro, más que en el libro que lee (¿a que no la habíais visto?, y no, no la habíamos visto y el detalle me sobrecogió, ¿cómo podía captar la timidez o el coqueteo o el hastío, lo que fuera, de una olvidada mujer en una oscura pintura y nunca había detectado el inmenso amor que yo le tendía como un puente que se negaba a atravesar, que yo no podía atravesar sin su consentimiento?) El caso es que este amor en sentido único lo va a polarizar parte de su vida, va a ser el móvil de todas sus acciones y pensamientos hasta el desenlace final que es tan genial que no se los cuento, porque me tranformaría en un spoiler horrendo. El relato reúne todas las características típicas del escritor, con especialmente una buena dosis de humor. Es mi relato preferido.

Muchos relatos giran en torno a la escritura y a los escritores, lo que hace que este libro me resulta  entrañable.

LA MUJER QUE…, Editorial Pre-Textos (Narrativa Contemporánea)2013,  ISBN  978-84-15576-38-9